powered ByGiro.com

Descargar
0:00



ANNCOL _ Noticias alternativas de Colombia - Prensa

El comandante del XXI Frente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (FARC – EP), Donald Ferreira, concedió este reportaje a la página web: www.pacocol.org en el marco de la vigilia nacional por la paz, actividad realizada los días 30 y 31 de octubre.
 
El comandante insurgente que lleva cerca de 20 años combatiendo por la paz con justicia social, la unidad y la democracia, señaló enfáticamente que su prioridad es la misma que ha identificado al movimiento insurgente: La paz. “Estamos empeñados en un solo propósito: La paz estable y duradera”.

Al abordar los resultados del reciente plebiscito, el comandante fariano indica que los colombianos fueron engañados, el Estado no asumió su responsabilidad, la corrupción del sistema electoral que coloca muchas veces a votar hasta a los muertos, la negación a la guerrilla para movilizarse libremente a hacer pedagogía por la paz, son entre otras, razones de peso para explicar los adversos resultados. “Si el santismo hubiera querido que hubiera ganado el Sí, le hubiera metido con toda la fuerza a esto”, afirma.
 
Pero, según el comandante Donald Ferreira, el resultado hay que mirarlo por el lado positivo. En ese sentido indica categóricamente: “El revés sirvió para que el pueblo despertara”. Tiene claro que el único interés de la oligarquía es desarmar a la insurgencia. Le corresponde entonces al pueblo luchar para que el acuerdo se implemente y se materialice. “Nosotros hemos cumplido nuestro papel”, señala. Agrega: “Consideramos que con estos acuerdos podemos parar la guerra”.
 
Critica abiertamente la Reforma Tributaria que viene liderando Santos en el parlamento: “La reforma tributaria es completamente antipopular, está en contra de lo acordado en la Habana”.

 El comandante insurgente critica duramente la postura del uribismo en relación con el proceso de paz y los diálogos de la Habana (Cuba): “Los uribistas no han llevado argumentos justos, sino iniciativas saboteadoras”, afirma.

 Dijo también que la guerrilla está lista a hacer política sin armas: “Estamos preparados para decirle honestamente al pueblo colombiano por qué es que hemos luchado todo este tiempo”. Además, expresó su profunda convicción y sinceridad para reconocer sus errores, pedir perdón, resarcir y unir las manos para luchar por la toma del poder. “La Farc no desaparece, se legaliza”, afirma. El reportaje completo es el siguiente:

 
-         Comandante Donald Ferreira, ¿Qué significa el proceso de paz que se viene dando en Colombia?

 
Significa algo muy importante porque a través de este proceso dialogado y concertado por las partes, desarmamos las mentes guerreristas de este país, que no quieren una verdadera paz estable y duradera.

 
-         La vigilia por la paz iniciativa de ustedes, ¿Cómo la interpreta usted?

 Me parece que es una integración importantísima donde el pueblo se da cuenta que no es como lo dice la propaganda mediática de los medios de comunicación, sino que es otra realidad verdadera. Aquí se sabe quiénes sí estamos pregonando la verdadera paz con justicia social en Colombia sin ningún tipo de lucro, sin ningún tipo de mentira y sin ningún tipo de propaganda oscura que se pregona a través de los medios de comunicación.

 Se siente uno muy feliz integrándose con la sociedad, con el pueblo y como usted lo ha podido apreciar y mirar cómo la gente tiene ese anhelo de paz, la esperanza que está basada en este proceso, donde todos estamos empeñados en no dejarlo acabar.

 Este fue un encuentro donde estuvieron todas las organizaciones de las comunidades religiosas del país: Adventistas, Pentecostales, Presbiterianos, Católicos, nosotros las Farc – Ep, organizaciones sociales del país, autoridades gubernamentales, estuvo por ejemplo la policía nacional con nosotros, un hecho nunca antes visto, el abrazo de reconciliación pues ya no nos estamos matando a tiros, no les estamos haciendo caso a los enemigos de la paz que desde lo más alto ordenan que nos matemos entre hermanos; no, aquí entre todos, estamos empeñados en un solo propósito: La paz estable y duradera.

 
-         ¿Qué lectura hace el movimiento guerrillero de los resultados presentados en el reciente plebiscito?

 
Varias cosas: El pueblo colombiano no es que no esté de acuerdo con la paz, el pueblo colombiano fue engañado durante el proceso de la campaña del plebiscito. Todo deja ver que hubo una desinformación profunda en el tema de la pedagogía de los acuerdos.

 Gran parte es culpabilidad del Estado, porque él tiene las manos libres para andar, decir y explicar qué es lo que se ha acordado en la Habana. A nosotros nos han reprimido mucho este espacio, no nos han dado la oportunidad de salir a expresar la pedagogía por la paz, los acuerdo de la Habana a toda la sociedad, tampoco hemos tenido acceso a los medios verdaderamente como debería ser.

 Segundo, porque en este país el sistema electoral es el mismo corrupto de siempre, el consejo nacional electoral pone a votar hasta a los muertos, a los corruptos, la corrupción está allí y adicionalmente la campaña negra programada directamente desde la extrema derecha encabezada por el uribismo, son los que han facilitado que entre los medios masivos de comunicación mantengan dirigiendo una propaganda venenosa hacia la mente de las comunidades, en contra de la paz y la pedagogía por la paz.

 Mucha gente al día siguiente de haberse dado el plebiscito, se dio cuenta que había sido completamente engañada. A ellos, les decían que si votaban por el Sí, entonces les iban a quitar la finquita y se la iban a distribuir, porque eso era el “comunismo”, que porque eso era el “ateísmo”, a las iglesias se les decía que era la gran bestia o el diablo que había entrado, que era la profecía. Cosas completamente mentirosas, porque los acuerdos de la Habana es una esperanza para millones colombianos que  sufren la pobreza, la desigualdad, el hambre, la desocupación para los campesinos que no tienen tierra, cómo trabajar y dónde trabajar.

 Esto está demostrando y está certificando el gran fraude que hubo. Sin embargo, podríamos decir también que el revés sirvió para que el pueblo despertara, el pueblo estaba dormido. Al otro día del plebiscito el pueblo se botó a las calles a defender el proceso y sigue en pie de lucha, cosa que nosotros destacamos y valoramos, teniendo en cuenta que nosotros estamos dispuestos a darlo todo por el proceso de paz.

 También advertimos que en la tropa de la burguesía hay un gran sector de soldados y de policías que vienen diciendo no queremos ser el segundo actor para ir a una guerra de rapiña. No nos queremos matar más entre hermanos, queremos es entre todos construir una nueva Colombia en paz, paz estable, duradera y con justicia social.

 
-         En cualquier país del mundo los resultados hubieran sido catalogados de empate técnico. Colombia resulta la excepción. ¿Acaso, no sería una patraña entre el uribismo y el santismo para generar la incertidumbre que está viviendo el país?

 No hay duda. Los resultados se dieron muy bien, porque si el santismo hubiera querido que hubiera ganado el Sí, le hubiera metido con toda la fuerza a esto. Pareciese mucho, lo hemos dicho en comunicados públicos, que el santismo al parecer no quería que los acuerdos llegaran a buen puerto de paz.

 Por eso, se trenzaron entre ellos. ¿Qué tiene presionado al gobierno? No es que Santos tenga una verdadera vocación de paz con justicia social, estable y duradera. El que ha jugado el papel real es el pueblo colombiano a través de la movilización y la lucha. Las marchas, el empeño de la comunidad internacional, también el esfuerzo de nosotros los guerrilleros para sostener el cese al fuego, también a los soldados colombianos, en este caso las patrullas en tierra, que no nos han provocado, ni en ningún momento han caído en las provocaciones de sus superiores de tratar de hacernos algún daño.

 Eso es, pero en el seno de la oligarquía solo está interesada en desarmar a la insurgencia, porque somos un estorbo en sus zapatos para las pretensiones de Washington, los Estados Unidos. Esa es la gran pretensión de ellos. Para nosotros y para el pueblo colombiano es buscar felicidad a la sociedad, a las generaciones venideras. En eso estamos todos comprometidos: Los guerrilleros y el pueblo colombiano que lo viene demostrando con la movilización en las calles.

 
-         Esta burguesía además de criminal no acepta reformas a favor del pueblo fácilmente. ¿Usted cree que esto será un obstáculo serio para concretar el proceso de paz que al parecer está al alcance de la mano?

 Claro que lo es. De hecho la Reforma Tributaria lo dice. Es completamente antipopular, está en contra de lo acordado en la Habana. La única solución es el pueblo en las calles. Así será el único que va a presionar el gobierno  a que tiene que por lo menos respetar un acuerdo que ya está firmado, porque el gobierno nunca estará interesado en resolver los problemas económicos profundos del pueblo colombiano. Él está interesado es en cumplirle al Fondo Monetario Internacional, a la Banca Mundial, a sus políticas neoliberales, terminar su gobierno con engaño y luego construir otro para seguir engañando, porque nosotros no le representamos la solución a los problemas de la sociedad como él la concibe.

 Aquí nos toca es a nosotros y el pueblo en las calles, la organización, la lucha y la movilización. Pero también la presión contra la oligarquía. Claro, no puede decir uno totalmente que el gobierno no ha tenido voluntad, seríamos injustos. El presidente Juan Manuel Santos de todas maneras ha tenido cierta voluntad, pero también es muy presionado por la extrema derecha y mucha gente que lo rodea.

 Aquí no es solamente el gobierno el que no quiere la paz, aquí es un problema de la oligarquía, del Estado, de los aparatos del Estado y de cómo funciona el sistema en este país: Los terratenientes, los empresarios, los extranjeros que vienen a invertir aquí a saquearnos, las multinacionales; la parte militarista, aquellos amigos que se lucran de la guerra. Uribe Vélez es dueño de 150 soldados privados, mercenarios. Él cobra por prestárselo al mejor postor que los necesite. Al mismo tiempo es dueño de millón ciento cincuenta mil hectáreas mal habidas durante sus administraciones, más todo lo demás que ya se conoce de él.

 Los generales: Hay grandes generales que están interesados en la guerra en Colombia, porque les representa divisas, les representa dinero, grandes ganancias. Así como políticos, presidentes. Lo que pasa es que el pueblo ya está cansado y se dio cuenta que esta es la oportunidad para cambiar y no dejarse seguir engañando. Esto de ganar el No, representó el despertar del pueblo colombiano y ahora sí está la pedagogía en las calles. Es lo que se está haciendo.

 Estas vigilias son de integración para nosotros decir: No estamos nosotros en contra de la religión, en contra de las iglesias. Al contrario. Son nuestros hermanos y por ellos también luchamos, porque muchas de nuestras familias, empezando por mi madre, son evangélica, y nosotros los respetamos como tales. Nos une la construcción de una sociedad que no sea más explotada, que no sea más oprimida, que no haya más miseria, que no haya más desigualdad y que todos construyamos esa paz, pero no la paz de callar los fusiles y sigamos con la pobreza y la miseria, es la paz con justicia social, la paz de solucionar las necesidades de cada miembro de nuestro pueblo sumergido en la pobreza y en la miseria absoluta.

 
-         El comandante Timoleón Jiménez dijo recientemente que este acuerdo no le pertenece ni a la guerrilla, ni al gobierno, le pertenece al pueblo. ¿Qué opinión le merece?

 Es correcta porque el compromiso de buscar una solución pacífica al grave conflicto social y armado que vive nuestro país, terminó tanto para el gobierno como para las Farc – Ep el 26 de septiembre con la firma del acuerdo en Cartagena, pero también el 23 de agosto anterior con la firma en Cuba y el acuerdo formal firmado en Mayo, además, es un acuerdo que está en Berna (Suiza), acuerdo completamente asegurado allí para que no haya forma de desbaratarlo fácilmente.

 Me parece que fueron cinco años discutiendo los problemas de este país; no pudimos llegar a lo mejor, que es lo que siempre hemos querido los revolucionarios, pero por lo menos logramos avanzar y hoy consideramos que con estos acuerdos podemos parar la guerra. En adelante, le queda al pueblo defender el acuerdo en la calle. El mismo gobierno lo ha dicho, nosotros también lo hemos dicho, que nosotros hemos cumplido nuestro papel, ahora es el pueblo en las calles defendiendo el proceso y exigiendo la implementación de ellos ya, porque es que en los acuerdos no se consiguen cosas personales para nosotros los guerrilleros, sino grandes beneficios para la sociedad más desfavorecida del país.

 
-         Usted ha sido testigo de excepción de varios intentos de paz. ¿Cómo ve este que al parecer está en su recta final?

 Creo que sí. Me atrevo a decir que sí. Vemos con un optimismo muy grande. El más reciente comunicado conjunto Farc – Ep y Gobierno Nacional, ratifican los acuerdos e implementa los insumos que de una u otra manera quedaron en el Sí y en el No, consideran que en algunos casos se pueden hacer algunas consideraciones. Por lo tanto, somos optimistas de poder sacar este proceso adelante. Los uribistas no han llevado argumentos justos, sino iniciativas saboteadoras y eso el mismo gobierno ha llegado a reconocerlo.

 Hace un buen rato el presidente se reunió con mujeres de toda Colombia y se comprometió ante ellas que el proceso realmente va a salir adelante. En esa misma dinámica estamos empeñados las Farc – Ep. Así lo han dicho las dos delegaciones, de manera de que este proceso lo vamos a ganar entre todos y lo vamos a construir incluyendo, ustedes los medios alternativos, que son los únicos los que verdaderamente dicen la verdad sobre estos importantes eventos.

 
-         Comandante: ¿Cómo se vienen preparando para dejar las armas y defenderse solo a través de la palabra y del argumento político?

 Normal. Nosotros las Farc desde hace 52 años hemos sido un movimiento político, que nos obligó el Estado a coger las armas es otra cosa. Siempre en ese contexto político, nuestra visión ideológica ha sido la lucha por el pueblo, la lucha de clases, la lucha por una sociedad más justa. En eso nos han formado en toda la etapa guerrillera. Estamos preparados a asumir ese nuevo reto. Claro, no quiere decir que no tengamos tropiezos, desigualdades en el transcurso de la lucha, pero estamos preparados para salirle a decirle al pueblo honestamente por qué es que hemos luchado todo este tiempo.

 Iguales son nuestras propuestas para cambiar esta sociedad. No es que nosotros sepamos todo, pero sí como un Partido de vanguardia, podemos expresar libremente a la sociedad de que nuestros argumentos son realistas, tienen vigencia  y que mientras no se solucionen los problemas de desigualdad total que hay en este país, no vamos a cejar en el propósito de buscar esos cambios urgentes. Nosotros estamos preparados en todo campo. Algunos en el espacio político y organización, otros estamos preparados en distintos campos que se vengan, la guerrillerada tiene un buen optimismo, va a ver para todos trabajo. Ningún guerrillero va a quedar botado como ha sucedido en otros procesos anteriores, no quiero mencionar nombres por respeto, pero estos procesos son más integrales porque aquí nos sentimos reivindicados todos. Y no solamente nosotros sino también la sociedad como tal. Estamos preparados.

 
-         Comandante: Pero, una cosa es tener dos fuerzas a su favor, en este caso, la fuerza del fusil y la fuerza de las ideas. Quedarían solamente con la fuerza de las ideas…        

 La fuerza de las ideas, la fuerza de la palabra, es el arma más grande, periodista. El fusil siempre ha pasado para nosotros a un segundo plano. De resto, las fuerzas, las palabras, nuestros pronunciamientos, nuestra ideología, nuestra conciencia de lucha, nuestra conciencia de clase es un arma no muy fácil de desarmar. Uno muere con ella encima. Usted puede perder el fusil, pero no puede perder la cabeza, la firme convicción de la lucha, de los ideales por los cuales está luchando. Así eso no es la razón.

 Además, la guerra es la continuidad de la política por otros medios, dicen los clásicos. Y nosotros mientras hayan garantías vamos a utilizar las dos armas: Estamos preparados para llegar al poder por las dos vías: O por las vías pacíficas o por las vías coercitivas en caso que no nos deje más opción la oligarquía. Esta vez al parecer están abiertos los espacios para hacer política, vamos a hacerla.

 Los riesgos se corren en ambas partes. Si estamos en el combate militar corremos el riesgo de que una bala nos asesine, nos mate y si estamos en el ámbito político, los dirigentes también corremos la misma suerte de que nos puedan asesinar. De manera que eso depende de nuestro carácter, de nuestra disciplina, de nuestra formación y de nuestra malicia indígena para preparar el terreno para lo que se nos avecina. En eso se viene trabajando mucho para el nuevo momento que se abre en el horizonte de las posibilidades.

 
-         Comandante: El común de la gente suele decir que ustedes van a desaparecer si hay un acuerdo de paz. ¿Es cierto esta preocupación del pueblo?

 La Farc no desaparece, lo que sucede es que la Farc se legaliza. Se legaliza en un movimiento político sin armas. No es novedad que se convierta en movimiento político, pues toda la vida ha sido movimiento político, que nos tocó usar las armas por el único y legítimo derecho de defender nuestra integridad, nuestra palabra y nuestra ideología. De hecho entonces, nosotros no desparecemos. Al contrario. Vamos a movilizarnos más. Esa es nuestra divisa, vamos a movilizarnos más, vamos a trabajar mucho por la organización, la formación. Ahora, es cuando vamos a estar más entrelazados con las masas, orientándolas, aprendiendo de ellas, movilizándolas, llevándolas al combate popular por las ideas y construyendo con ellas otra sociedad. El norte de nosotros sigue siendo la toma del poder para el pueblo y con el pueblo. Ese es nuestro norte. Si el Estado nos permite luchar así por las vías pacíficas y si no es posible nos tocaría retomar de nuevo los métodos coercitivos. Eso depende mucho de todo el pueblo colombiano y la fuerza que le metamos.

 
-         Comandante, ¿Cuántos años en el movimiento guerrillero?

 Más o menos un promedio de cerca de unos 20 años de lucha. Cerca de 20 años de lucha y de experiencia. No digamos en la guerra, porque nosotros no somos guerreristas, pero sí una experiencia rica con mis compañeros de lucha. He aprendido a vivir como comunidad, como hermanos, no con egoísmos y rencores, ni con individualismos, sino trabajando colectivamente, que es una cosa mucho más hermosa. Estar aquí en la organización como tal, estar organizado políticamente es la cosa más hermosa que se pueda dar. Nadie tiene necesidades, nadie sufre de necesidades y el día que la tengamos, la tenemos todos; ninguno aquí se crece más que el otro, ni ninguno aquí es más acomodado que el otro. Aquí, no hay ricos y pobres. Todos somos una sociedad.

 Esto nos lleva a pensar que en adelante hay que seguir con esta dinámica, enseñarle al pueblo esta práctica revolucionaria, esta experiencia que nos identifica, nuestros conocimientos. No he sido una persona estudiada, no he sido una persona letrada. También soy hijo de campesinos. No pudieron darme estudio que hubieran querido mis padres, por su crisis económica, por su persecución, por su pobreza. No tuve otro camino que empuñar las armas y venir a las Farc a aprender de organización y de lucha. No me arrepiento de esto.

 
-         Precisamente, ¿Qué lo motivo a ingresar a la guerrilla? ¿A qué edad lo hizo?

 Tendría unos 22, 21 años. Tengo 40 años actualmente. Trabajaba en el campo con mis padres. Hacía parte de un sindicato en el departamento de Tolima: Sintragritol. No hubo las oportunidades para realizar nuestros requerimientos que eran las necesidades del pueblo. Comenzaba la persecución, a sacarnos de un lado para otro. Mi familia era perseguir por estar en zona guerrillera. Mi papá hacía parte de la Unión Patriótica, movimiento político abierto de masas donde el pueblo podía opinar democráticamente y desde donde se buscaba una nueva forma de hacer política, pero que no pudo hacerse. Ese entusiasmo fue bajado a tiros, los desplazamientos, las persecuciones contra la Up terminó no teniendo otra alternativa de mantener de un lado para otro. Entonces yo tomé la ruta de las armas.

 Eso me fue llevando en la zona donde estábamos, fue terminando todo este proceso hasta que efectivamente nos tocó ir aprendiendo. Uno ingresa a la guerrilla no con plena conciencia, consiente sí porque a la guerrilla a nadies traen obligado. La conciencia se adquiere a través de la lucha, es un proceso que se asimila día a día. En los primeros días, me sentía muy triste, muy aburrido, pues me hacían falta mis padres. Además, no estaba enseñado al trajín, a prestar guardia, a andar de noche, a muchas cosas. Pero, poco a poco me fui adaptando porque el ser humano es un ser que se va adaptando a su nueva realidad dialécticamente de acuerdo a las circunstancias.

 Así, fue dándose toda mi etapa de mi vida guerrillera. He aprendido mucho de mis camaradas y pienso que no he aportado lo que debería haber aportado, pero me siento bien y complacido.

 
-         Comandante: ¿Recuerda usted su primer combate?

 He combatido en varias ocasiones. Mis primeros combates fueron en el departamento de Tolima. Fuimos a hostigar el ejército y caí en manos de ellos, precisamente, porque me enviaron por ser “pollo” a hacerle la inteligencia a una patrulla y uno por ser terco y no cumplir a cabalidad sufre las consecuencias. Me dijeron no me fuera por ese camino, váyase por este otro. No hice caso. Me fui por ese camino y me cogieron. Al muchacho que iba conmigo le dieron una “planera”. Un soldado que quería marihuana me dijo que le diera para comprarla, yo le di como mil pesos que tenía, era harta plata. Le dije vaya y compre en esa tiendita unos cigarrillos para eso, se descuidó y me le volé.

Allí, tuvimos unos combates, yo disparé pero contra nadie, porque la verdad estaba era con susto, miedo. Así fueron mis primeras experiencias. En esa experiencia fue herido un teniente que era pastuso, yo había estado conversando con él por la mañana, incluso, le llevé hasta unos dulces a él y a un sargento. No supe de más. Esas fueron mis primeras experiencias de mi vida guerrillera.

Después, estuve en varios combates, en varios encuentros. Aquí, eso es normal, combatir es normal. En los últimos diez años se hizo frecuente combatir normalmente, muy frecuentemente; combatir a un enemigo que cambiaba de táctica frecuentemente, por lo que nos obligaba a nosotros a hacer lo mismo. Pudimos salir gracias a la conducción de nuestros comandantes, tuvieron la sapiencia para nosotros no caer aniquilado en cualquier momento.

 
-         El ejército nacional ofrecía mucha plata por su cabeza…

 Ofrecen plata por todos. Por mí ofrecían plata. No sé 20, 30, 40, 100, 200 millones de pesos, de acuerdo. Era una cuestión mentirosa  porque cuando la gente sapeaba, que nosotros nos dábamos cuenta, iba a cobrar los engañaban, no les daba nada. Era más que todo una propaganda mediática para tratar de involucrar a los campesinos en el conflicto y ponerlos en contra de nosotros para que nos sapearan.

Eso nos conlleva a nosotros a tomar muchas medidas. Es una forma de aislarnos de las masas, incomunicarnos completamente y quedar ellos libres para envenenarles el cerebro con toda esa propaganda cochina que hicieron en la guerra.

 
-         Comandante: Finalmente, ¿Qué mensaje le daría usted a la comunidad nacional e internacional de cara al proceso de paz que se viene desarrollando en Colombia?

 Que nos organicemos, nos movilicemos, exijamos la implementación de los acuerdos. No nos dejemos creer de la arrogancia de los enemigos de la paz, los que a diario están recitando la guerra, los rencoristas del odio. No nos dejemos inculcar odio en nuestras mentes que es lo que a diario le están inculcando a la gente. Búsquenos, visítenos, encontrémonos, hablemos, dialoguemos.

 Estamos dispuestos a que si hemos cometido errores que se hayan podido dar porque ninguna guerra es perfecta, estamos dispuestos a reconocerlos, a tratar de resarcirlos, darnos la mano, olvidar el pasado y a construir una sociedad sin clases, a luchar por la implementación de los acuerdos. Son provechosos para ustedes los acuerdos de la Habana. Léalos. Consúltelos con expertos. Léalos despacio. Decen cuenta. Organícese como dicen los acuerdos, construyan la democracia participativa. Construyamos una Colombia verdaderamente en paz, sin hambre, sin desigualdad, sin pobreza y sin miseria. Muchas gracias señor periodista.  

El jefe del equipo negociador aseguró que siguen confiados en sacar adelante un nuevo acuerdo.

En el marco de las conversaciones de paz que se adelantan en La Habana, Humberto de la Calle aseguró que fue un día muy difícil entre las delegaciones de Gobierno y Farc.

En el encuentro, se abordó el tema de las sanciones restrictivas a la libertad; dijo además que se continuará durante toda la noche intentando lograr un consenso en los puntos más complejos como justicia, el término de duración de la jurisdicción, los temas relacionados con terceros, entre otros.

“Justamente lo que estamos haciendo es recoger lealmente, lo que recibimos de los voceros del No como múltiples propuestas que ya hemos dicho se han agrupado en 57 ejes temáticos. Hemos tenido avances pero también dificultades. Quiero dar un parte de tranquilidad, estamos encontrando caminos de entendimiento”, aseguró.

Otro de los temas es reincorporación y aspectos relativos a solidificar temas como sostenibilidad fiscal.

Entre tanto, en la Plaza de Bolívar de la ciudad capital cada minuto se fortalece la acampada por la paz, iniciativa que comenzó con cuatro carpas y hoy ya son 87 y siguen llegando personas de todo el país que se unen a la lucha por el fin de la guerra interna.

A las exitosas y masivas marchas por la defensa del Acuerdo de Paz llevadas a cabo en Bogotá, Medellín y Cali, se suman las convocatorias existentes para nuevas movilizaciones en varios lugares del territorio nacional. Para el miércoles 12 de octubre se anuncia la llegada a Bogotá de tres mil víctimas del conflicto, campesinos, afros, y siete mil indígenas para exigir la inmediata implementación del acuerdo de paz suscrito entre el Gobierno Nacional y las FARC.

Entre tanto, en la Plaza de Bolívar de la ciudad capital cada minuto se fortalece la acampada por la paz, iniciativa que comenzó con cuatro carpas y hoy ya son 87 y siguen llegando personas de todo el país que se unen a la lucha por el fin de la guerra interna.

“A la Acampada por la Paz en la plaza de Bolívar han llegado jóvenes, adultas y adultos mayores, de todas las clases sociales. Estudiantes de todas las universidades públicas y privadas, periodistas, campesinos sobrevivientes, víctimas y organizaciones de derechos humanos y de paz. El lugar está muy organizado, limpio y con normas de convivencia, lo cual ha logrado que lleguen muchas personas a unirse. Ya tienen vigilancia. Acordonamiento del lugar. Comida, carpas y frazadas. Han recibido apoyos de la tarima móvil de la Alcaldía de Bogotá, al igual que carpas y baños”, nos informan los organizadores, quienes advierten que allí no nadie está autorizado para recibir dinero.

Se reciben donaciones en comida (pan, enlatados, frutas, bebidas, agua), velas para las vigilias, frazadas, globos blancos, bolsas para basuras, plásticos para protegerse de la lluvia. El campamento por la paz no se levantará hasta el acuerdo ya.

Además de la acampada, diferentes organizaciones sociales y políticas del Distrito Capital se aprestan a dar recibimiento a las delegaciones de la ONIC (Organización Nacional de Indígenas de Colombia) y sectores agrarios, que ya están acercándose la zona urbana, por lo cual invitan a la ciudadanía bogotana para hacer un corredor humano el 12 de octubre, a las 2:OO pm desde el Planetario Distrital, Calle 26 con Carrera Séptima, hasta la Plaza de Bolívar en el que con flores y aplausos serán recibidas dichas delegaciones que saldrán de la Universidad Nacional y del Centro de Memoria y Reconciliación de la Av. 26 respectivamente.

Desde la región Caribe, en Montería, nos informa el profesor Domingo José Ayala Espitia, presidente de la Asociación de Educadores de Córdoba –Ademacor- que en la sede central del sindicato se desarrolló la reunión convocada por los movimientos por el sí en el plebiscito, sectores del no, sociales, comunitarios, fuerzas políticas para concretar un plan de acción y tareas encaminadas a defender los acuerdos de paz ente el Gobierno nacional y la FARC-EP, mantenimiento del cese bilateral del fuego permanente y definitivo. En especial la preparación de la gran marcha prevista para el 12 de octubre a partir de las 8:OO am con salida desde el campus central de la Universidad de Córdoba hasta la el Parque Simón Bolívar, en el centro de la capital sinuana.

De igual forma en Tuluá, departamento del Valle del Cauca, tendrá lugar una gran marcha campesina, indígena y popular, convocada por las organizaciones de esa región del Valle y el Norte del Cauca, según nos indican voceros de la asociación agraria Astracava, de la Marcha Patriótica y la Unión Patriótica UP y el PCC.

Esta semana será bastante movida en la exigencia del cumplimiento al Acuerdo de Paz. Es deber de todos los colombianos unirse, participar y brindar sus energías para el éxito en estas jornadas.

Mediante un comunicado del Gobierno, las FARC y la Organización de Naciones Unidas se informó que arrancó el proceso de verificación del cese bilateral de fuego con la etapa de capacitación a más de 80 personas, observadores internacionales, delegados y delegadas de 8 países que hacen parte de la CELAC. Las personas serán capacitadas por integrantes de las FARC y del gobierno así como de la ONU.

En el comunicado conocido hace pocas horas, resaltan que es un hecho histórico que después de 50 años de confrontación están unidas las partes en confrontación para capacitar a los observadores internacionales provenientes de Argentina, Bolivia, Chile, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay y Uruguay.

La capacitación constará de ejercicios teórico prácticos sobre la metodología de verificación, aspectos logísticos, de seguridad, de los procedimientos operativos para las Zonas Veredales Transitorias de Normalización y los Puntos Transitorios de Normalización, y temas de género, entre otros. Los integrantes de esta delegación estarán concentrados en la ciudad de Popayán hasta el próximo 6 de septiembre.

COMUNICADO
Popayán, Cauca.  31 de agosto de 2016

El Gobierno Nacional, las FARC-EP y la Misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia, informamos que hoy empezó la primera fase de capacitación del grupo de mujeres y hombres que harán parte del mecanismo tripartito encargado del monitoreo y la verificación del Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo, en el marco de la etapa preparatoria a la activación de este mecanismo.

Resaltamos como un hecho histórico que durante una semana partes enfrentadas durante más de 50 años, se reúnan con el acompañamiento de la Misión de la ONU, para capacitar a 80 integrantes que liderarán el monitoreo y la verificación conjuntos a nivel nacional y regional.

Entre las mujeres y hombres observadores internacionales de la Misión, están delegados de ocho países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC): Argentina, Bolivia, Chile, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay y Uruguay.

La capacitación, que se extenderá hasta el próximo 6 de septiembre en Popayán, es realizada por instructores del Gobierno Nacional, las FARC-EP  y la Misión de la ONU. Es un ejercicio teórico-práctico que comprende varios aspectos del Acuerdo Final, en especial el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y la Dejación de las Armas, y los protocolos que regularán la actividad del Mecanismo de Monitoreo y Verificación.

En las varias sesiones de estudio y trabajo se incluye la metodología de verificación, aspectos logísticos, de seguridad, de los procedimientos operativos para las Zonas Veredales Transitorias de Normalización y los Puntos Transitorios de Normalización, y temas de género, entre otros aspectos. La capacitación comprenderá además ejercicios prácticos para reforzar los conocimientos adquiridos.

Este primer nivel de capacitación constituye un paso importante hacia la construcción de una paz estable y duradera. Es no solo el inicio de la materialización de los acuerdos alcanzados en La Habana, sino también del firme compromiso de los integrantes del mecanismo para consolidar un proceso confiable y transparente de monitoreo y verificación, que dé plenas garantías a las comunidades y la sociedad en general.

Así lo señaló Santos, al referirse al plebiscito por la paz. Dijo que la Corte le dio esa facultad.

El presidente Juan Manuel Santos aseguró este miércoles que la Corte Constitucional le dio el mandato a él y al Gobierno para definir la pregunta que deberán responder los colombianos este 2 octubre en el plebiscito con el que se buscan refrendar los acuerdos de La Habana.

"El Presidente tiene la facultad de redactar la pregunta que se le dé la gana, pero eso sí, que sea clara y sencilla", dijo Santos al intervenir en la conmemoración del Día nacional de rendición de cuentas.

De igual modo, el Presidente de la República resaltó la sencillez de la redacción de la pregunta mediante la cual los colombianos serán consultados sobre si apoyan o no el acuerdo logrado con las Farc.
 

“La pregunta fue la pregunta más sencilla que uno puede escoger en estas circunstancias… ¿Cuál es la forma más sencilla posible? Pues si el acuerdo tiene un título, preguntarle al pueblo colombiano: ¿aprueba usted sí o no este acuerdo? y le pone el título al acuerdo", señaló.

Finalmente, el Presidente de la República desvirtuó versiones según las cuales a través de la citada pregunta, el Gobierno Nacional está induciendo el voto.

Ahora están diciendo que estamos induciendo el voto. No. Francamente es lo más claro y lo más sencillo que hemos podido hacer”, puntualizó.

 

Le precisan las Farc al gobierno de Juan Manuel Santos, en Comunicado titulado "Algunas precisiones necesarias"

"Nuestro desplazamiento a las Zonas Veredales de Transición y Normalización y los Puntos de Transición y Normalización se producirá cuando los Acuerdos de La Habana estén en firme y se hayan cumplido los requisitos allí pactados, como la entrada en vigencia de la ley de amnistía e indulto..."

Toman como ejemplo lo ya sucedido en un municipio antioqueño, "No vamos a arriesgarnos a que un juez, como sucedió en el Bagre, Antioquia, (Ver denuncia) nos emita una orden de captura por porte ilegal de armas, como miembros de otra organización guerrillera".

 

El Juan Manuel Santos firmó el decreto para convocar al plebiscito y oficializó la pregunta que se pondrá a consideración del electorado el 2 de octubre para refrendar los acuerdos de La Habana.

E

Terminó el suspenso alrededor del plebiscito. Horas después de que el Congreso autorizó convocar a las urnas para refrendar los acuerdos entre el Gobierno y las FARC para el 2 de octubre, el presidente Juan Manuel Santos divulgó la pregunta que tendrán que responder los colombianos.

Le recomendamos: Arranca la intensa campaña del plebiscito por la paz

El mandatario estuvo acompañado por todos sus ministros, el vicepresidente Germán Vargas Lleras incluido, cuando firmó el decreto que convoca a las urnas. La pregunta que se pondrá a consideración de los colombianos es: “¿Apoya el Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?”

En otras palabras, el mismo título del documento de 297 páginas que desde hace varios días fue publicado en páginas oficiales como en medios de comunicación, por eso Santos la calificó de un  interrogante concreto, claro y sencillo.
 
El presidente aclaró que no será un plebiscito armado, pues ya comenzó el cese al fuego bilateral y definitivo. A propósito, dijo que el Ministerio de Defensa le reportó que hubo “cero” ataques contra soldados y policías.
 
Dijo que esperaba que los colombianos le dieran el SÍ al plebiscito, aunque pidió que tomen la decisión con libertad, tranquilidad y seguridad. Aseguró que todos los que quieran hacer campaña en un sentido o en otro tendrán todas las garantías. “Ahora sólo falta el voto. Esta en sus manos, las del pueblo colombiano”
 
El plebiscito
 
Tras conocerse la pregunta, según el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, arrancarán formalmente las campañas por el Sí y por el NO, por lo que comenzarán los 30 días de pedagogía de los acuerdos y de divulgación del texto de los mismos, que correrán un día después de la firma del decreto.

Y para regular las campañas, el Consejo Nacional Electoral expedirá la reglamentación, o las reglas de juego que tendrán la campañas. Dicha reglamentación garantizará el cumplimiento de los principios de la administración pública y la participación en condiciones de igualdad, equidad, proporcionalidad e imparcialidad, de las campañas por el sí o por el no, para lo cual regulará el acceso a los medios de comunicación y demás disposiciones necesarias.

Salvo prohibición de la Constitución Política, los servidores públicos que deseen hacer campaña a favor o en contra podrán debatir, deliberar y expresar pública y libremente sus opiniones o posiciones frente al plebiscito. Queda prohibido utilizar bienes del Estado o recursos del Tesoro Público distintos de aquellos que se ofrezcan en igualdad de condiciones a todos los servidores.

Antes del inicio formal de esta campaña, Uribe y el Centro Democrático afirmaron que la campaña es desigual, incluso calificaron de trampa al plebiscito. Se quejan de que la Cámara de Representantes, por orden gubernamental, eliminó la disposición aprobada por el Senado en el sentido de que el Estado concurriría con publicidad tanto para la campaña del Sí como para la del No, y que a cambio, el Gobierno despliega toda su maquinaria y su aparato a favor del Sí. “Entregan una casa y dicen a quién recibe las llaves de votar por el sí”, denunció en el Senado. “No tenemos más armas que la palabra y caminar por las calles de Colombia”, advirtió.

En estos 32 días se anticipan numerosos debates entre promotores del Sí y los del No, en distintos escenarios. Académicos, foros en medios de comunicación, a los cuales Uribe dijo que no iba rehusar.

Pero el que se advierte más importante es el que tendrá lugar en el Senado. Por propuesta de los senadores de La U Jimmy Chamorro y Armando Benedetti, la próxima semana los partidos y los negociadores debatirán alrededor del contenido de los acuerdos de La Habana.    

Aunque Uribe está convencido que habrá “plebiscito armado”, pues las FARC no habrán entregado las armas, el senador del Polo Iván Cepeda asegura que, por el contrario, la campaña trascurrirá sin armas, pues el jefe de las FARC, Timoleón Jiménez, aseguró que cumplirá el cese al fuego.

Por eso, Cepeda invitó a las partes a que el debate sea transparente, sereno y respetuoso sobre el contenido de los acuerdos. “No más mentiras, no más tergiversaciones, ni manipulación de miedos de los ciudadanos”, reclamó.

Otro senador del Polo, Jorge Robledo, aclaró que el plebiscito no será una consulta a favor del Gobierno y que mucho menos por votar Sí  al plebiscito se le esté dando respaldo al presidente Juan Manuel Santos. “En el Polo estamos Sí al plebiscito y No al presidente Santos”.

Claudia López, senadora de la Alianza Verde, pidió juego limpio en la campaña y señaló al uribismo de estar “de manera sucia, mentirosa y engañosa, desde sus cuentas  de redes sociales, tergiversan mis posiciones a favor de la paz”.

Carlos Fernando Galán, senador de Cambio Radical, aclaró que el partido del vicepresidente Germán Vargas Lleras, desde el minuto uno ha estado firme respaldando el proceso de paz, como lo hará ahora con en el plebiscito. Para la muestra, recordó el voto favorable a todas las iniciativas de paz aprobadas por el actual Congreso. Repitió tres veces el apoyo al Sí en el plebiscito, pero eso sí, dijo que en esta campaña no guardarían silencio ante las inquietudes que generen los acuerdos de La Habana.

Por eso, este martes el presidente de la República, con un decreto, prácticamente marcará la alargada de la campaña por el plebiscito. Un mes en el que un país polarizado se debatirá entre dos opciones, la campaña irá hasta el primero de octubre, 24 horas antes de la votación más decisiva a la que estarán sometidos los colombianos en las últimas décadas.

Denuncia una unidad del Bloque del Magdalena Medio pidiendo su devolución inmediata. "...pretenden presentarlos ante la opinión pública como integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) para justificar su retención, lo que en nada ayuda a generar confianza y va en contravía de las alboradas de alegría en favor de la paz y la reconciliación de los colombianos que hoy recorren todos los rincones de nuestra patria".

Anexamos Comunicado en su totalidad:

COMUNICADO PÚBLICO

La Unidad Centro del Bloque del Magdalena Medio de las FARC EP hace conocer a la opinión pública que en la noche del día 27 de agosto del año en curso fueron capturados por unidades adscritas a la 11 Brigada del Ejército los camaradas Fernando Marín y Robín Indio integrantes del 4º frente de nuestra organización guerrillera en la vereda Moquí del municipio del Bagre, justo cuando se trasladaban al lugar donde nos encontramos preparando la Asamblea que elegirán nuestros delegados a la X Conferencia Nacional de Guerrilleros.

El nombre del camarada y comandante Fernando ha sido considerado dentro de los integrantes de la comisión política que se alistan a trabajar por la paz en la Zona Veredal de Transición y Consolidación de Carrizal en Remedios Antioquia. Unidades militares pretenden presentarlos ante la opinión pública como integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) para justificar su retención, lo que en nada ayuda a generar confianza y va en contravía de las alboradas de alegría en favor de la paz y la reconciliación de los colombianos que hoy recorren todos los rincones de nuestra patria.

Pedimos a las autoridades competentes que sean devueltos cuanto antes a nuestro seno donde los requerimos para continuar nuestra marcha hacia una Colombia más justa, soberana y en Paz.

Unidad Centro Bloque Magdalena Medio FARC-EP
Agosto 29 de 2016

La conclusión de los acuerdos en la mesa de La Habana es el hecho más trascendental en la vida del país. La alegría es legítima, es el triunfo de la vía de la solución política, del diálogo constructivo y la perspectiva de que la firma definitiva concrete el final de la confrontación militar entre el gobierno y las FarcEp. El día de hoy el presidente ha decretado el cese al fuego definitivo a partir de las cero horas del 29 de agosto. La primera ley a aprobarse tras el plebiscito es la que contempla amnistía e indulto.

El Partido Comunista Colombiano se congratula de este logro alcanzado tras cuatro años de arduas y complejas conversaciones que han culminado felizmente. Toma inicio ahora la parte más difícil que concierne al conjunto del pueblo y compromete a toda a sociedad colombiana a movilizarse y a ejercer veeduría sobre la ejecución de lo acordado y el cumplimiento cuidadoso de las secuencias convenidas.

La primera y más importante tarea será la realización del plebiscito del 2 de octubre y la movilización patriótica y ciudadana para respaldar con el SI los acuerdos logrados que despejan horizontes de cambios democráticos, de reformas sociales y de estímulo a la intervención popular futura para decidir como constituyente primario un nuevo rumbo del país.

La larga lucha por la paz tomó un nuevo rumbo hace 36 años con el llamado del decimotercer congreso del Partido Comunista, en pleno estatuto de seguridad, a buscar una solución política al conflicto interno. Los acuerdos de entonces fueron importante preámbulo pero fueron frustrados por la contraofensiva guerrerista. Miles de comunistas y de luchadores/as de la Unión Patriótica y de otras agrupaciones de la izquierda perecieron en el exterminio. Hoy la sociedad entera debe mirar con sensatez, fortaleza y optimismo la opción de cerrar el largo capítulo de la guerra con un compromiso de No Repetición.

En efecto, el Partido Comunista Colombiano acoge la propuesta de la Introducción al Acuerdo Final que convoca “a concertar un gran acuerdo político nacional encaminado a definir las reformas y ajustes institucionales necesarios para atender los retos que la paz demande, poniendo en marcha un nuevo marco de convivencia política y social”, con posterioridad al plebiscito y plantea las más amplia unidad de la izquierda, del movimiento social y de las fuerzas democráticas hacia un nuevo Pacto histórico.

Saluda al gobierno revolucionario de Cuba por su incondicional apoyo y solidaridad, al gobierno de Noruega, a la Venezuela bolivariana, al gobierno de Chile, a la CELAC y sus gobiernos partícipes de la verificación, a Unasur, al Foro de Sao Paulo y a la solidaridad internacionalista que hoy saluda este memorable acontecimiento.

 
PARTIDO COMUNISTA COLOMBIANO
Comité Ejecutivo
Bogotá D C, agosto 25 de 2016

El presidente Juan Manuel Santos lo dijo en entrevista con la cadena 'CNN'.

n entrevista con la periodista Patricia Janiot, de la cadena CNN en español, el presidente Juan Manuel Santos indicó que la firma del proceso de paz sería entre el 20 y 30 de septiembre.

"Estamos decidiendo eso en los próximos días, debe suceder entre el 20 y el 30 de septiembre. Tenemos que fijar fecha y lugar y lo estamos resolviendo en los próximos días", indicó.

 

Añadió que el acto podría realizarse en la sede de la ONU, en Cuba o Bogotá: "En Bogotá por supuesto, está la posibilidad de hacerlo en Cuba, o en los dos sitios, o en Naciones Unidas. Puede ser fuera de Colombia".

Y continuó: "Hay un problema de agenda con la guerrilla porque ellos tienen que hacer su última conferencia, que es la décima, para tomar la decisión de disolverse como grupo armado y tienen que reunirse en algún sitio aquí en Colombia, en la selva colombiana, para tomar esa decisión. Estamos cuadrando ese hecho, más la parte logística de los jefes de estado que vendrían a la firma, más que no coincida con el plebiscito que va a ser el 2 de octubre".

En el diálogo periodístico, el mandatario mencionó frases como "a mí también me hubiera gustado ver a los miembros del secretariado (de las Farc) en la cárcel con barrotes, pero eso hubiese prolongado el conflicto por 20 o 30 años más".

(También: Santos ordena cese al fuego bilateral desde el 29 de agosto)

Sobre la décima conferencia, altas fuentes le dijeron a EL TIEMPO que ese encuentro, que es la máxima instancia de decisión de las Farc, se realizaría en el departamento del Meta, en la vereda La Julia, que en los últimos 40 años ha sido zona de altísima influencia de ese grupo subversivo.

(Además: ¿Qué es y por qué es importante la décima conferencia de las Farc?)

Altas fuentes le dijeron a EL TIEMPO que ese encuentro, que es la máxima instancia de decisión de las Farc, se realizaría en el departamento del Meta, en la vereda La Julia, que en los últimos 40 años ha sido zona de altísima influencia de ese grupo subversivo.

A las conferencias asisten los miembros del secretariado, los 21 miembros del estado mayor de las Farc y los mandos de bloques, frentes y compañías. Además, se tiene entendido que será antes de la firma final del acuerdo, por lo que en encuentro es inminente.

La seguridad de ese encuentro, que en casi 60 años siempre se realizó en la clandestinidad, ahora contará con la seguridad externa brindada por las Fuerzas Militares.

Estas conferencias comenzaron en 1965, un año después de que las Farc, y tuvieron como escenario a Marquetalia, Caldas. Los encuentros han sido el centro de las decisiones del grupo armado que han marcado más de 50 años de guerra: secuestro, expansión, narcotráfico, extorsión y minería ilegal, entre otros delitos.

 

Página 1 de 2

Prensa Colombiana

Noticiero Insurgente

No es ideología, son derechos; NC Noticias emisión 16 de octubre del 2016
No es ideología, son derechos; NC Noticias emisión 16 de octubre del 2016

Oct 18, 2016

TITULARES 1. El enfoque de genero no es ideología, son derechos 2. La marcha de las flores un contundente si a la paz 3. Listos los protocolos para la implementación del CFHBD 4. Así se vive en lo...

Radios alternativas

siga escuchando

Volver