powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Opiniones (1085)

Realmente asusta y genera muchísima desconfianza el laberinto burocrático que se abre ante la implementación del Acuerdo Definitivo, que con tanta alegría celebró el país tras las complicadas conversaciones que se dieron en La Habana entre el gobierno nacional y las FARC-EP. Ya nos hemos referido a lo relacionado con las zonas veredales transitorias de normalización, incumplimiento que el tartamudeo y las mentiras de los altos funcionarios no logra ocultar. Pensando de buena fe y en gracia de discusión, admitamos que se trata efectivamente de eso, de la realidad oprobiosa de un Estado que tras sellar los más serios compromisos resulta incapaz de llevarlos a la práctica de modo eficiente por cuenta de las trabas e incompetencias de sus agentes. Frente a semejante evidencia no queda otro recurso que dar la batalla por su agilización efectiva. Más cuando madres gestantes, niños de brazos y enfermos graves lo requieren con urgencia. Algo habrá que hacer y ya, para que el más anhelado sueño de los colombianos de buena voluntad, la paz y la tranquilidad, no se convierta en letra muerta en los pasillos de las oficinas públicas. Para eso se requerirá de una gran movilización nacional. Que los amantes de un…
"La imaginación al poder".  Pintada durante el Mayo francés, 1968 “Hasta ahora los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintas maneras; de lo que se trata es de transformarlo”, sentenciaba terminante el joven Marx en la tesis XI sobre Ludwig Feuerbach, en 1845. Para muchos esa fue la declaración de muerte de la filosofía clásica. De todos modos, siguió habiendo filosofía. Para muchos, la obra del alemán Martin Heidegger fue la última expresión de un gran sistema filosófico, tal como existieron por más de dos milenios en la tradición occidental, desde los griegos clásicos hasta el idealismo alemán. Pero desaparecido Heidegger, el gran filósofo del siglo XX, siguió habiendo filosofía. ¿Pero acaso es inmortal la filosofía? En todo caso, sin decidir la respuesta aún, preguntémonos qué significa “filosofar”: ¿para qué se hace filosofía? ¿Es eso posible hoy día? La respuesta a la pregunta planteada dependerá de quién la formule. Para nosotros, la gran mayoría, o quizá la totalidad de los lectores de este breve texto –si es que los tiene; quizá muchos se aburran y no lleguen al final–, seguramente occidentales, son inevitables ciertas representaciones, en algún caso ya estereotipadas, cuando hablamos del tema. Filosofía: saber por…
En los dos últimos siglos, la historia de Colombia es rica en mostrarnos una conducta política repetitiva de dominación oligárquica-imperial sobre el pueblo trabajador, o mejor una “tecnología político ideológica de dominación”, entendiendo por tecnología un saber aplicado, por ejemplo, el inmenso conocimiento concentrado y aplicado que hay en una gota de vacuna contra la poliomielitis. Tecnología de dominación, consistente en “sectarizar y polarizar a la chusma” en dos bandos aparentemente irreconciliables, representados en dos trapos con simbolismo político ideológico y religioso, uno rojo y otro azul, para llevarlos al enfrentamiento armado. Una vez pasada la devastación militar que los historiadores y violentólogos nacionales o extranjeros han dado en denominar “guerras civiles”, cualquiera que hubiera sido la fracción oligárquica triunfadora, ofrecía a la fracción vencida un “pacto nacional” de reconciliación y reparto del presupuesto oficial y de la burocracia estatal que, generalmente se convertía en Constitución de la República de Colombia; pacto que por excluir intencionalmente los reclamos “populares” y no tocar los asuntos esenciales o básicos de la sociedad (como el asunto del desarrollo capitalista en el campo y la tenencia de la tierra fuente de todos los conflictos colombianos) sino los supra estructurales, duraba en promedio una década…
Horacio Duque. Como con la justicia restaurativa de la Jep, en el campo de la educación se han concertado los intereses neoliberales y plutocráticos para impedir la implementación de los acuerdos de paz en dicha materia. Un proyecto de Decreto Ley que propone los espacios para la educación técnica, tecnológica y científica en el sector rural que será objeto de una amplia reforma integral, es estigmatizado con mentiras y sofismas por los grupos que monopolizan y se enriquecen como billonarios con el negocio turbio de planteles y universidades de garaje. Con lenguajes seudo cientificos y con argumentos inconsistentes los asesores del mercado neoliberal (Oscar Sánchez y Cajiao) educativo quieren impedir los ajustes institucionales y legales de paz en el sector educativo nacional. Sabotean la Catedra de la paz y la ciencia de la paz y ahora, aliados con el uribismo parapolítico, pretenden que todo siga igual. No se saldrán con la suya. Ayyy!!! Amilkar Acosta, otro de la  delincuencial elite guajira metiendo las manos en los dineros publicos. Qué verguenza. Qué cinismo el de estos politiqueros.  La implementación de los acuerdos de paz es un sistema complejo y denso que compromete muchas variables de la sociedad y su Estado. En el texto del Acuerdo de paz firmado…
La edición digital de El País, de España, correspondiente al domingo 29, incluía una crónica de su investigador Joaquín Gil, en cuyo titular se sindicaba directamente a las FARC por el secuestro y asesinato del ciudadano español Sergio Muñiz Brioso, en hechos acaecidos entre junio y agosto de 2013, pero reciclados a raíz de unos audios, conocidos y revelados por el medio con notoria perversidad. Quizás alguien intervino, porque el lunes 30 la misma crónica apareció publicada nuevamente, aunque con otro titular. Ahora simplemente decía, Cinco balas para cerrar una negociación. No sé si es demasiado suspicaz preguntarse a qué negociación se refería el titular, si a la de la liberación de Sergio Muñiz o a la del proceso de paz de La Habana, al que se ataca con sobrada bajeza en la crónica en mención. Según esta, Sergio Muñiz viajó a Cali en junio de 2013,  a pasar un mes en compañía de dos amigos colombianos de los que no se dice nada más. Al día siguiente los tres desaparecieron en manos de Los Rastrojos. El día 7, un amigo de Sergio se presentó ante su familia para mostrarles un mensaje recibido en su teléfono, en el que Sergio…
ANÁLISIS ESPECIAL DOMINICAL El uribismo es una religión política en la que el fanatismo por el líder es un teflón que perdona todos los actos de corrupción de sus militantes. Los más sonados escándalos tienen a los buenos muchachos uribistas como protagonistas: unos en la cárcel, otros investigados y muchos huyendo de la justicia. El uribismo es una secta en la que la gente entra sana y termina contaminada de virus fatales de corrupción y atada a expedientes en la Fiscalía, la Procuraduría o la Contraloría, y a la que los medios le registran sus andanzas pero los votantes los siguen y perdonan sin pudor. La suerte del uribismo, sin embargo, pareciera estar cambiando. La multinacional brasileña Odebrecht, famosa por construir megaobras de ingeniería parece ser la única capaz, hasta ahora, de estremecer los pilares de la iglesia uribista de todos los uberrimos purísimos. Las noticias judiciales han demostrado que Odebrecht es el más grave escándalo de corrupción protagonizado por una multinacional en Colombia,  en el que se han visto comprometidos altos directivos del gobierno de Álvaro Uribe, que recibieron coimas por 11 millones de dólares. Las declaraciones del poderoso magnate y dueño de la empresa, el brasileño Marcelo Odebrecht,…
Horacio Duque. El país está gratamente impresionado con el masivo, ordenado y disciplinado desplazamiento de la guerrillerada de las Farc hacia las 26 Zonas veredales transitorias. Está en curso el salto hacia la movilización politica de los combatientes de la resistencia agraria. La oligarquia pretende la desmovilizacion y division del proceso popular contenido en la histórica marcha de las Farc/Ep. Los nuevos territorios son espacios de lucha y de acción para defender y ejecutar la reforma agraria popular y  organizar la democracia ampliada. Enorme impacto está ocasionando en toda la sociedad la marcha de los combatientes guerrilleros de la resistencia agraria que encabeza las Farc-EP. Miles de guerrilleros se desplazan, de manera organizada y disciplinada, hacia las denominadas Zonas Veredales y Puntos Transitorios, que de acuerdo con lo establecido en el acuerdo de paz del Teatro Colon, son 26. El gobierno no ha dado cumplimiento a sus compromisos en cuanto a la organización e instalación de las infraestructuras correspondiente como consecuencia de la decidía, negligencia y burocratismo de las entidades correspondientes y sus encargados. No obstante ese lunar, los miembros de las Farc avanzan en sus tareas y se instalan para dar los pasos siguientes. Las guerrillas van a transformar y llenar de…
Cuando ingresé a las Farc-EP, allá en un lejano día de 1989, ante aquel recibimiento que me dieron Esteban González y Nelson Robles en las estribaciones de la cordillera Oriental, tenía ya la convicción de que se vendrían años duros, de aprendizaje, de marchas, de guardias, de rancha, de emboscadas, de alejamiento de la familia, de todo lo que hay que hacer para hacer posible el acto de rebelión armada al que me había empujado la guerra sucia contra la Unión Patriótica. Unos 28 años después me encuentro, al igual que cientos de camaradas con los que he compartido esta irregular forma de vida, ante la incertidumbre de una forma de vida diferente, alejado de las armas, del acoso y de esa extraña emoción que se siente al jugar al gato y al ratón, o al ratón y al gato, en medio del terreno donde se libró una vez la guerra de guerrillas en nuestro país. Estamos prestos a abandonar nuestro último campamento, a realizar nuestra última marcha, las últimas ranchadas, los últimos turnos de guardia y a sentir por última vez un fusil en nuestras manos, ahora que sólo lo descolgamos de una horqueta para hacerle aseo, mirar nuestra…
Horacio Duque Muy oportunas y esclarecedoras las tesis de la Ministra del Trabajo, Clara Lopez, sobre la actual coyuntura historica que vive Colombia con la paz firmada entre el Estado y las Farc, expresadas en una entrevista en el periodico El Tiempo, de hoy 5 de febrero del 2017. No al apartheid ultraderechista, uribista, vargasllerista y moirista contra los combatientes revolucionarios de las Farc, es lo que nos propone Clara. Si a la Convergencia democrática en defensa de la paz y la democracia ampliada. Vamos todos, todo el campo popular, a rodear y llevar nuestra solidaridad y apoyo a los guerrilleros, guerrilleras y niños de las Farc en las Zonas Veredales Transitorias. Existía amplia expectativa respecto de las decisiones políticas y electorales que tomaría Clara Lopez, la actual Ministra del Trabajo del gobierno del Presidente Santos. Un numeroso grupo de líderes populares vinculados al Polo Social pedía su concurso como candidata presidencial, en representación de dicho movimiento político de izquierda, en el marco de las definiciones correspondientes en dicha materia, en las que participa, también, el senador maoísta de derecha (afín al recalcitrante uribismo), perteneciente al Moir, Jorge Robledo, como representante de una heteróclita alianza en la que participan otros maoístas degradados, como el…

Gramsci y el Fascismo

No voy a relatar la bibligrafía de Gramsci sobre el fascismo. Solo recordar que contamos con una esplendida selección de articulos en forma de libro (1). Ante todo, tengo interés en dejar claro que esto es sólo una aproximación precipitada dada la urgencia de tomar en serio el peligro de una amenaza fascista a nivel mundial. Al desempolvar los escritos de Gramsci, siempre es reconfortante ver cómo basa su análisis en la situación económica y la lucha de clases. Esto no quiere decir que tenga una posición determinista: da al ámbito político una cierta autonomía, señalando las divergencias e irregularidades temporales entre actividad de los partidos políticos y resultados electorales, de un lado, y cambio económico, del otro. En cuanto a la lucha de clases, Gramsci suele huir del simplismo. Así, por ejemplo, explica que hay "una amplia franja de clases intermedias" "entre el proletariado y el capitalismo"; también habla de los "estratos más bajos de la clase obrera". Gramsci alertó sobre el fascismo mucho antes de que éste accediera al poder. En un primer momento, la mayor parte de los marxistas opinaba que los fascistas no constituían un peligro serio: podían atacar los edificios de los sindicatos y apalear algunos trabajadores para…
Página 4 de 52
Volver