powered ByGiro.com

Descargar
0:00

  Dada la actualidad del planteamiento; ANNCOL presenta a sus lectores, la conceptualización que desde el punto de vista sistémico, hace el profesor José Luis Piñeyro sobre el Imperialismo y la política exterior del EU hacia América Latina, contenido en el Libro Crisis e Imperialismo UNAM. México.2012. cuyo en lace se da al final

PRECISIÓN CONCEPTUAL GENERAL: EL IMPERIALISMO

Por José Luis Piñeyro*

Para la terminología actual de las ciencias sociales, especialmente en la sociología y la ciencia política, el uso de la categoría imperialismo está casi eliminada tanto en los análisis históricos y sobre todo de los coyunturales (1).

Se supone es una etapa superada y para nada superior del sistema capitalista imperialista mundial actual. La globalización (2)  la integración regional, el libre comercio internacional son algunos conceptos o nociones que sustituyen las relaciones imperialistas entre países dominantes y dominados con todas las particularidades sean de carácter binacional como sucede con México/ EU o bien multinacional con América Latina (AL) y otras regiones geopolíticas.

 Igualmente, otras categorías como clases sociales –y por supuesto lucha de clases–  explotación económica, dominación política, pobreza estructural son substituidos por términos más aceptables como exclusión económica, consenso político y gobernabilidad democrática, deuda social acumulada, etc.

Situación similar se repite con los nexos entre dos Estados nación, donde la dependencia es suplida por la “interdependencia”, las diferencias de poder nacional por las “asimetrías”, el intercambio comercial desigual por el “déficit” comercial, etc.

Los eufemismos están al orden del día, uno reciente es llamar “comisión de abusos” y no aplicación de torturas a los prisioneros iraquíes por parte de las fuerzas de ocupación angloamericanas, o también catalogarlos como “detenidos” y no prisioneros de guerra para que así no sean sujetos jurídicos de acuerdo con la Convención de Ginebra. Obviedades y olvidos que es preciso mencionarlos ya que un rasgo del pensamiento único o neoliberal es el recurso a  la amnesia histórica o a las sutilezas conceptuales.

Antes de recrear los rasgos generales del imperialismo y su pertinencia analítica para interpretar el nexo México/ EU o con AL, y por tanto su política exterior con nuestra América, resulta imprescindible anotar que, si bien tales rasgos son de carácter económico, como lo reconoció Lenin, de ninguna manera el fenómeno imperialista se agota en lo material, sino que abarca dimensiones políticas, militares y culturales, entre otras. No en balde, en el prólogo de Lenin al conocido texto de Bujarin sobre la temática, señala que su valor científico radica en vislumbrar al imperialismo como “un todo integral e histórico” (Bujarin, 1980: 24).

Es decir, el fenómeno imperialista es una estructura económica política internacional:  articulada, contradictoria, desigual e histórica, donde la potencia hegemónica en turno adopta diversas iniciativas y tácticas que responden a sus cambiantes intereses y necesidades, así como del conjunto del sistema imperialista. No entraremos a recrear los rasgos económicos más específicos que desarrolla Lenin sobre el imperialismo debido a que no son necesarios para los objetivos de este ensayo, empero, éstos aparecen en otro artículo de contraste conceptual (Piñeyro, 2004: 110).

Por lo tanto, dicho sistema, en primer lugar, es una estructura internacional conformada y articulada por una potencia hegemónica y un conjunto de países capitalistas dominantes y otros dominados con todas las gradaciones de una situación específica. Las acciones o invasiones del Estado hegemónico no pueden entenderse exclusivamente por motivaciones materiales propias, sino que entran en juego cuestiones de prestigio, morales y de ejemplo para los Estados aliados, amigos, neutrales y enemigos, así como de responsabilidad del Estado líder e incluso de cohesión social o electoral frente a su nación. Ejemplos históricos, entre otros muchos, son la guerra de agresión norteamericana a Vietnam en los años sesenta y setenta del siglo pasado o la invasión militar a la minúscula isla de Granada, en 1983. Ambos muestran que con el primer país EU no tenían grandes inversiones o relaciones comerciales o bien en el sudeste asiático y, por el contrario, sí las tenía el Japón; para la segunda nación, no sólo no había éstas, tampoco poseía recursos energéticos o minerales estratégicos o significaba una amenaza militar. Claves para entender esta conducta imperial son: el liderazgo mundial en una zona estratégica para el primer caso, y de prestigio para consumo político interno y mensaje claro para AL en el otro.

Sin embargo, todas y cada una de las iniciativas buscan mantener, fortalecer y reproducir de  manera  ampliada  la  estructura  imperialista mundial  donde  pueden  suceder  errores  de  cálculo  de  las  correlaciones de  fuerza  nacionales  o  regionales,  controversias  interimperialistas  y eventuales derrotas causadas por las fuerzas de resistencia político militar nacional o regional.

En el mismo sentido, cuando Borón critica uno de los supuestos de un famoso libro sobre el imperialismo (véase Negri/Hardt, 2000) con respecto a la supuesta sustitución del imperialismo por un imperio desterritorializado y descentrado que actúa según una lógica global y restablece la paz en situaciones de conflicto para impulsar la justicia y el derecho internacional, entre otras críticas, Borón señala: “Las intervenciones de EU en distintas regiones del globo reconocen distintas motivaciones, pero nunca fueron hechas, como sostienen Negri y Hardt, para establecer el derecho internacional” (Borón, 2004: 84).

En segundo lugar, el sistema imperialista es un todo integrado donde  los  diversos  fenómenos  (financieros,  comerciales,  energéticos, militares) están cada vez más interconectados bajo distintas condiciones de dependencia. Esto, por más que la ideología neoliberal pretenda desestructurarlo como aconteció con la invasión a Irak presentándola como un mero problema de contraterrorismo (y de supuesta promoción de la democracia y de los derechos humanos) cuando de hecho impacta diferenciadamente, a los países productores de petróleo (EU, Inglaterra, Rusia, México, etc.) e importadores (Alemania, Italia, China, etc.), a los aliados de la potencia norteamericana, a sus amigos y a sus supuestos enemigos, a la estabilidad regional de Medio Oriente, etcétera.

En tercer lugar, el imperialismo es una estructura contradictoria tanto entre los polos capitalistas desarrollados  como entre estos  y las economías subdesarrolladas así como con los movimientos sociales de resistencia en ambos niveles de desarrollo capitalista.

En cuarto lugar, el imperialismo es un sistema desigual no sólo porque genera desigualdad internacional e interestatal sino porque reproduce y amplía las asimetrías nacionales entre regiones, clases, etnias, razas y géneros al contrario de la proclama de que el sistema planetario de libre comercio y la democracia de mercado (Clinton dixit) tienden a reducir las polarizaciones sociales.

Por último, el sistema imperialista es una estructura histórica, es decir, concreta, hace referencia al imperialismo capitalista de EU y no al romano como gustan establecer parangones ciertos intelectuales, quedándose en los aspectos aparenciales y no sustanciales entre ambos. No abordaremos sus evidentes diferencias económico-sociales, sólo cabe señalar que, con anterioridad, ninguna potencia imperialista como hoy lo son EU, tiene ese poder militar indisputado, una cobertura económica política mundial y la capacidad de destrucción planetaria; en contraste con el imperio romano que cubría un área comercial restringida y tenía limitaciones de influencia y arrasamiento bélico.

En síntesis, la conducta histórica de EU guarda  más  actitudes de continuidad que de ruptura hacia AL, pues su clase política gobernante y la clase económica dominante desde siempre la han concebido como su área de influencia exclusiva. Evidencia lo anterior, desde la doctrina Monroe lanzada en 1823 por el presidente de igual apellido que reivindicaba aquello de “América para los americanos” (frente a las pretensiones territoriales de las potencias europeas) pasando por el Destino Manifiesto proclamado  en  1840,  que postulaba  que  “el  pueblo”  norteamericano tenía la misión político religiosa de “civilizar” a los pueblos bárbaros al sur de su frontera, hasta las versiones más recientes del supuesto choque de civilizaciones elaborada los años noventa del siglo pasado.

Igualmente, lo cierto es que desde siempre, EU ha tenido planes económicos, políticos y militares para cada nación y región de AL, según la cercanía o lejanía geográfica; los intereses comerciales y de inversión directa e indirecta existentes y de la cuantía, calidad y tipo de recursos naturales y humanos; e incluso de la necesidad de promover sus valores político morales.

Lo expuesto no significa que la planeación estratégica norteamericana no  contenga  información  de  inteligencia  deficiente,  errores  de cálculo  sobre  las  correlaciones  de  fuerza  sociales  al  tomar  decisiones, subestimación de situaciones reales, apreciadas como potenciales, como resulta evidente con la resistencia social en la guerra  de  Irak, o bien, confrontaciones entre  el  Departamento  de  Estado  y  el  Departamento de Defensa y entre las agencias de espionaje civiles y las militares con respecto a qué estrategia y tácticas impulsar en una coyuntura normal o de crisis. 3. Ejemplo histórico, ¿qué hacer con el general Manuel Noriega en el Panamá de 1989. Asesinarlo a tiros, se dice que proponía la CIA o bien envenenarlo; secuestrarlo, planteaba el Departamento de Estado; invadir y secuestrarlo por ser supuesto o real narcotraficante argumentaba el Departamento de Defensa, etc. Lo indiscutible era que había que eliminarlo de la escena política panameña y de alguna manera  centroamericana, era un mal ejemplo regional, además, el Canal de Panamá era una zona estratégica de transporte interoceánico y de instalaciones militares de EU.

Obviedades como las señaladas, no eran tan claras para analistas que previo a la invasión militar norteamericana a Panamá, señalaban, que había un “empantanamiento total” en el proceso de toma de decisiones por parte de los departamentos y órganos de seguridad nacional de EU, cuando las diferencias eran tácticas y no de estrategia. Así sucedió con el general Noriega quien primero fue un confiable y amistoso confidente de la CIA y después se convirtió en un deleznable narcotraficante y cruel dictador del pueblo panameño.  Igual sucedió con Bin Laden en 1986, anteayer catalogado “luchador por la libertad” por el presidente Ronald Reagan en la guerra antisoviética en Afganistán, y después, como el peor terrorista mundial para el presidente George Bush Jr. en 2002 y hoy en 2011, para Barack Obama, su organización Al Queda es la principal organización terrorista mundial (White House, 2010: 60).

Tampoco lo aquí planteado implica que EU conforma un ente omnipotente y omnipresente, responsable único de todos los problemas y crisis pasadas, presentes y futuras. Aliados entre distintas clases sociales y responsables del grueso de la oligarquía doméstica, también actúan al interior de cada país y  región.  No se pretende estimular posiciones complacientes o derrotistas sino más bien destacar la complejidad de la seguridad hemisférica, tema del próximo apartado.

Múltiples trabajos de investigación de corte teórico (Orozco, 1996, 2001, 2008), histórico (Selser, 1994, 1997, 2001),  (Mc  Clintock, 1993) o coyuntural (Dieterich, 2002) reconfirman lo planteado, pero,  lo  que  queremos  dejar  asentado  son  varios  aspectos.  Primero, que sin duda son más las continuidades que los cambios en la conducta de EU con respecto al trato con AL. Éste debe ser un punto de partida analítico primordial.

 Segundo, la seguridad hemisférica no es un tema nuevo en la agenda de EU para las relaciones interamericanas, ha existido como tal, aunque bajo diversos nombres.

Tercero, el carácter realista de corte político militar del ejercicio del poder de EU sobre AL, no significa subestimar el debate en el otro plano de dicho ejercicio, el político diplomático, pero, sin caer en ingenuidades o tergiversaciones de los nexos interamericanos y de los proyectos de dominación norteamericanos y sus fuerzas de apoyo interno dirigidas por las respectivas oligarquías trasnacionalizadas.

Lo descarnado de la política internacional lo muestra un estudio clásico que revela el doble accionar de los EU durante el siglo pasado (Child, 1979, 1980). Allí se explica cómo EU, por un lado, recurría a la vía político diplomática encabezada por el Departamento de Estado para ensanchar y afianzar el panamericanismo a través de reuniones de cancilleres, firma de tratados, etc.  y por el otro lado, preparaba planes de intervención  o invasión militar a cargo del Departamento de Defensa, entonces llamado de Guerra. Doble accionar y doble moral como indica la visión pragmática y realista del poder, los héroes de hoy pueden ser los peores enemigos del mañana según lo dicten los intereses de seguridad nacional del momento.

En resumen, al examinar la problemática de la seguridad hemisférica que a continuación abordaremos, no cabe caer en ingenuidades analíticas, pero tampoco en la desconfianza permanente o en actitudes pesimistas o conformistas de que no hay opciones más que el panamericanismo a ultranza, o bien un latino americanismo idealizado que subestime EU, el tipo de gobiernos neoliberales en el poder y el estado de ánimo y organización política de las naciones, en especial de los sectores populares y de los gobiernos que aspiran a representarlos en sus necesidades sociales e intereses nacionales....

Notas (1)   En el famoso diccionario de Bobbio et al (1991) e igualmente en el de Reyes (1988) sí aparece el concepto de imperialismo, pero desaparece, por ejemplo, en Baca et al (2000). Convendría hacer un cotejo más amplio de diccionarios para ver hasta dónde predomina esta tendencia a suprimir dicho concepto y otros más arriba.

(2)  .“La elección del nombre implica una selección, y por lo tanto una discriminación de significados y asociaciones posibles en torno a un mismo aspecto de la realidad: un tipo particular de régimen de producción y apropiación del excedente, un tipo particular de organización y ejercicio del poder político, una dada identificación sociolaboral. Algo similar ocurre con el que es posiblemente uno de los temas más socorridos en los análisis de la realidad contemporánea:  la globalización”. (Vilas, 2000: 10).

(3)  Estos problemas los señala el análisis militar realizado después de la invasión a Panamá. (Gray/Manwaring, 1998).

*Tomado del libro Crisis e Imperialismo UNAM. México.2012. Ponencia de José Luis Piñeyro “Seguridad y política exterior de los EU hacia AL”. páginas 189 y siguientes.

Libro que se puede descargar totalmente en el siguiente enlace:

  https://www.clacso.org.ar/libreria-latinoamericana-cm/libro_detalle_resultado.php?id_libro=1299&campo=cm&texto=175

 

 

 “He arado en el mar y edificado en el viento”, fue la sentida y desosegante frase de nuestro Padre Simón Bolívar, cuando sus antiguos compañeros de armas Páez, Santander y Flores, por sus mezquinas y estrechas ambiciones de gamonales provincianos y estimulados por los empréstitos ingleses, rompieron en tres pedazos su sueño futurista de la gran Colombia y la Patria Grande.

Hoy, esa frase nos puede servir para expresar el enrarecimiento  frustrante que podemos estar sintiendo todos aquellos nuestroamericanos, deseosos de una Solución Política a la histórica guerra contrainsurgente y anticomunista, adelantada contra el pueblo trabajador colombiano por el Bloque de Poder Contrainsurgente dominante en el país; al percibir la frialdad frustrante de los hechos presentados por el Presidente de Colombia JM Santos en un transcendental escenario trasnacional y Global, sobre el futuro de los diálogos de paz de la Habana, que después de cuatro años de trabajo incansable por lograr y construir acuerdos para finalizar la confrontación armada; el Bloque de Poder Contrainsurgente, esta vez “en bloque” y por boca suya, advierte en convertir en una Guerra Urbana de características apocalípticas.

No se trató de un “lapsus linguae” como bien lo explica Alfonso Cuellar, uno de los más refinados, vistosos y atractivos “ruiseñores de la contrainsurgencia colombiana”, entrenado de analista de seguridad en las guerras USA en el Golfo Pérsico, quien cada Semana, desde esa trinchera de la contrainsurgencia que es Semana.com, la revista del sobrino del Presidente, nos aclara el sentido de los fallos y sentencias del poderoso y omnipotente bloque de clases del que es vocero privilegiado.  

Explica la dislexia presidencial así (discúlpenme, pero debo citarlo en extenso y subrayar lo pertinente):

…..  “Asumamos, en primera instancia, que fue, como McCain, un problema de comunicación, de forma y no de fondo. Que no es nada nuevo lo de las FARC. Que es más una hipótesis oficial basada en experiencias pasadas con la guerrilla. Puede ser, pero no creo que sea fortuito que se hable ahora del fantasma de la guerra urbana.

El gobierno sabe que es en las ciudades donde abundan los escépticos y opositores a las negociaciones. Se refleja en todas las encuestas. Después de cuatro años, es evidente que el discurso de los beneficios de la paz NO ha calado. Que la opinión pública no interioriza mensajes como el que creceremos dos por ciento más o que habrá progreso. Para muchos, el conflicto en el Catatumbo es igual de lejano que el de Siria.

El miedo es visceral y por ello, utilizarlo es más efectivo. Si bien la frase del Presidente de que la guerra urbana es “más demoledora que la rural" es infortunada y hasta hiriente para nuestros compatriotas en el campo, tiene su lógica: el gobierno quiere sacar a los citadinos de su zona de confort. Que comprendan lo que está en juego. 

No comparto la estrategia -el temor siempre es cortoplacista y dificultará la reconciliación en el futuro- pero es una herramienta válida de comunicación política. Incluso si termina siendo un burdo chantaje.

Me preocupa más pensar que el Presidente hablaba en serio y que sí haya "información amplísima" de que las FARC se estén preparando para la guerra, con énfasis en las ciudades. De ser cierto, confirmaría los peores vaticinios de los críticos acérrimos del proceso, los que alegaban que la guerrilla se estaba fortaleciendo; que su voluntad de dejar las armas no era sincera; que su promesa de abandonar la combinación de todas las formas de lucha era una mentira. Que recibían a víctimas, conversaban con dignatarios extranjeros y hablaban de paz, paz y paz, sólo para la foto.

Ya veremos a los pseudo expertos en negociaciones -tanto criollos como extranjeros- minimizando la revelación de Santos. Que comprensiblemente las FARC tienen plan B militar. Que obviamente aterrorizarán a las ciudades si no se firma y aprueba lo convenido con el gobierno. Que desde el primer día se dijo que nada estaba acordado, hasta que todo estaba acordado.  En fin, que es mucha alharaca por nada.

Nunca he aceptado la premisa de que la mesa en La Habana es entre partes iguales; menos aún dada la debilidad militar y política de las FARC. Que sea necesario como acto de buena fe tratarlas con dignidad es otro cuento. Pero otra cosa, y especialmente después de cuatro años de conversaciones donde la guerrilla ha logrado más que en medio siglo de matar colombianos, es considerar normal que las FARC se “preparen para la guerra” por si las moscas. Es una traición contra todos los que se la han jugado a favor del diálogo.

Lo verdaderamente triste es que en las FARC aún haya quienes piensan que una guerra urbana sigue siendo una opción viable. Como si a punto de bombas y asesinatos lograrán ganarse el esquivo apoyo de sus compatriotas””.

Ver http://www.semana.com/opinion/articulo/alfonso-cuellar-santos-dijo-que-farc-haria-guerra-urbana-si-fracasa-proceso-de-paz/478106

¿Cuál es el fondo de la frase de Santos y la impactante y resonante aclaración clasista que de ella hace el adonis Cuellar?

No se trata del cuento, ese si viejo, de voltear el argumento y decir que la Oligarquía Contrainsurgente colombiana (con sus dos fracciones santista y uribista) soportada por el sector más guerrerista del complejo militar-Industrial-financiero de los EEUU (no se sabe aún si es Trump o Clinton) tiene ya decidido y muy adelantado el plan militar de apoderarse de Venezuela, para lo cual necesitan que haya paz en Colombia. Esta puede ser una razón externa, una espina de las que conforman el espinazo de pescado con el que se suele representar la complejidad del llamado “conflicto colombiano”.  

Sino que hay también profundas razones internas, inherentes a la lucha de clases que se está librando al interior de la formación económica y social colombiana, que el Bloque de Poder Contrainsurgente dominante está tratando de resolver en medio de los actuales diálogos de la Habana y que aún no está resuelta o están por resolverse, incluso sacrificando el anhelo de la paz que anima a todos los colombianos y nuestroamericanos.

Y esa lucha interna en la esfera de lo económico, obviamente se refleja intensamente en Lo político, como lo anotaba el más objetivo periodista Daniel Coronel (también desde la revista Semana) al enumerar los 32 pre-candidatos presidenciales que, dos años antes de que JM Santos termine su mandato, están desde ya dándose codazos, a ver quién se va a sentar en la silla vacía que deje el actual Presidente de todos los colombianos.

La comparación no es con Haití donde el caos introducido por la invasión Imperialista estadounidense ha llevado a los infortunados haitianos a tener más de 50 candidatos; sino con la misma historia colombiana; en donde desde hace 200 años la oligarquía señorial ahora Trasnacionalizada, siempre ha dirimido por medio de la polarización sectaria y la guerra quien se queda con el botín del Estado. En eso estamos: Esa es la Guerra Urbana de las Farc, ampliamente informada por el embajador en USA Pinzón, que fue anunciada por JM Santos y es amplificada con perfidia por la revista de su sobrino.  

 No es sino leer el artículo de Coronel (ver en http://www.semana.com/opinion/articulo/daniel-coronell-candidatos-presidenciales-2018-suenan-vargas-lleras-ordonez-fajardo-y-de-la-calle/477192

Para ver cuáles son las propuestas y proyectos que están en “las apuestas del juego electoral”, haya o no acuerdos en la Habana. Y eso es precisamente lo que Santos está haciendo con la polarización política con la fracción Uribista en torno al Plebiscito para la Paz.

Poniendo a depender el supremo fin de finalizar un conflicto armado tan largo y complejo como el colombiano, de un albur electorero como el tal Plebiscito que, puede (y es muy probable) se pierda

Lo que está en juego no es la refrendación pseudo-democrática o electorera de los acuerdos de la Habana con el tal Plebiscito, sino, el compromiso irreversible que ha hecho JM Santos a su cauda clientelista, desde la Presidencia de la República, de inundar o mejor aceitar con los dineros y enormes caudales oficiales la poderosa máquina clientelista, local, regional y nacional, que lo sostiene.

Al ver repugnado tanta mezquindad oligárquica, uno no puede sino recordar desconsolado y adherir a la triste frase del Libertador Simón Bolívar: “Hemos arado en el mar y edificado en el viento”.   

Fuente imagen Internet       

         

 

           

    


Jorge Beinstein.

 

La coyuntura global está marcada por una crisis deflacionaria motorizada por las grandes potencias. La caída de los precios de las commodities, cuyo aspecto más llamativo fue desde mediados del 2014 la de las cotizaciones del petróleo, descubre el desinfle de la demanda internacional mientras tanto se estanca la ola financiera, muleta estratégica del sistema durante las últimas cuatro décadas.

 

La fiebre del Oro ha sido una constante en los conquistadores de antes y de ahora, sólo que han cambiado el método o sistema en que lo hacen, pero el objetivo es el mismo: saquear las riquezas que tienen los pueblos, acrecentar sus capitales y dejar en la miseria a los sometidos.

Además de las justas reivindicaciones socioeconómicas del Paro Nacional programado para el 17 de marzo, esta movilización general de los sectores democráticos del país debe ser la oportunidad para respaldar el proceso de paz y sentar un precedente político contra aquellas voces que buscan sabotear las negociaciones de La Habana, afirmó la presidenta del Polo Democrático Alternativo, Clara López Obregón.

[ANNCOL] Los trabajadores sindicalizados en FTCCP, afiliada a la mayor central obrera en el Perú, la CGTP, denuncian en un comunicado que la ola de hostigamientos contra sus trabajadores sigue en todo el territorio del país andino. Es de notar que la mafia en el sector de construcción es de vieja data ligada al sector de APRA y su central CTP en complacencia con sectores del empresariado. A continuación ANNCOL reproduce el comunicado llegado a nuestra redacción. Varios sindicalistas han sido asesinados, otros han sido heridos y víctimas en los ataque a esta organización sindical clasista.

El gobierno del partido “izquierda” SYRIZA, que colaboró en el gobierno con el partido nacionalista ANEL, esta desde comienzos del enero 2016 enfrentando con grandes movilizaciones generadas de la situación económica insoportable que están experimentando los trabajadores y las  capas populares del país.

Miércoles, 17 Febrero 2016 07:32

La batalla por la legitimidad debe comenzar ya

Caco, chanchullo, cacorro, puyador, caficho, bujarrón, redondo, eran hasta hace pocas vulgaridades colombianas, es decir las usaba el vulgo, pero a partir de la actualización del diccionario universal del idioma castellano, han sido incorporadas plenamente a nuestro inmenso léxico, con sus fuertes, pero precisos significados.

En Colombia, donde la realidad desborda hasta el lenguaje cotidiano, nos hemos quedado sin palabras para describir la pavorosa podredumbre institucional que apesta a todo el país, pues todas aquellas palabras arriba enumeradas, se dan entremezcladas y de manera simultánea en el momento actual de des-legitimación que atraviesa el régimen de dominación, explotación neoliberal y despojo oligárquico-Imperial que intenta salvar desesperadamente JM Santos con sus “perradas y fullerías”.   

El flamante defensor del Pueblo, le muestra persistentemente su pene a su secretaría, para amenazarla con “puyarla”, cual si fuera arma de guerra. Tiene que renunciar por que su partido Liberal de gobierno, ante el escándalo público, le quita el respaldo burocrático.

 Según lo informan tímidamente algunos medios que no pudieron tapar más el asunto; el ”machote general”, jefe de la Policía Nacional no es solo caco, también cacorro, bujarrón y caficho, en una red de prostitución homosexual o comunidad del anillo, en la escuela militar de cadetes, cuyo enlace o caficho, con altos políticos civiles y parlamentarios era (hasta ayer) el flamante viceministro del Interior, ciudadano muy prestigioso en el partido político del presidente de la República (la U) que dirige el dechado de Roy Barreras, y está casado con una mujer (hay que reconocerlo) con dos hijos pequeños pero que resultó redondo. Los borrosos límites entre su vida privada, su vida pública y su doble vida, han sido defendidos airadamente por su jefe político en la revista Semana y, conqué argumentos (¡Ay, la revista Semana!).

El monumental chanchullo de 12 millones de millones de pesos (4 mil millones de dólares) de la refinería de Cartagena o Reficar, donde reconocidos cacos de cuello blanco de la perfumada burocracia oficial, no solo de este gobierno sino de varios anteriores, se enbolsillaron cínicamente la increíble cantidad de 12 millones de millones de pesos (4 mil millones de dólares) y sobre el cual la gran prensa oficial ha montado una gigantesca operación de desinformación y oscuridad, con la matriz de que “todos somos responsables para que no aparezca ninguno”; es algo que no tiene explicación ni justificación posibles.       

El tapabocas del senador Claudia López, los sapos por tragar de cierta periodista de garganta profunda que escribe en El Tiempo (femenina también hay que decirlo pues la “a” final no significa ya nada en la confusión colombiana) y el extraño silencio de la Iglesia católica nacional ante tal podredumbre, es algo que engruesa la manta que la cobija.

 Y mientras el régimen de dominación, que desde hace tantos años oprime y explota al Pueblo Trabajador colombiano, profundamente corrompido por tantos años de guerra contrainsurgente se desfleca en girones de carne gangrenada y fétida; su presidente y director máximo JM Santos absorto, indeciso o pasmado, como si “tal podredumbre no existiera”, continúa maniobrando con sus viejas jugarretas o perradas intentando salvarlo; en lugar de apresurarse a tenderle una rama de olivo al ELN , a concluir los acuerdos de la Habana, y, a convocar una Constituyente Democrática y de masas que re-legitime junto con la movilización social, todo lo que está desmoralizado, corrompido, gangrenado y des-legitimado.

Por el contrario, insiste en la polarización del adefesio del Plebiscito, y amenazante le grita al ELN que lo someterá con todo el peso de la Ley-legítima.

 Cuál Ley preguntamos: ¿La de Palomino, o, la de la dupla chanchullera de Montealegre- Springer?

Fuente Imagen Internet

Bogotá-  El jueves 17 marzo ha sido la fecha escogida para la realización de un paro nacional de protesta, preparatorio de lo que será el gran paro cívico nacional.

[ANNCOL] Obreras y obreros en una anterior lucha en la sabana de Bogota (Madrid) en lucha por salarios dignos y condiciones de trabajo humanas. La lucha se realizó durante varios meses contra la empresa estadounidense Wesmax. El estado colombiano y el Ministerio de Trabajo son los mejores aliados a los empresarios explotadores de las mujeres, que es la gran mayoría de los más de 100.000 obreros que trabajan ardúamente en las "camas" de los complejos en la región de Bogotá./.

Página 1 de 17

Uldarico Flórez - Abogado DD.HH de los Presos Políticos en "Voces del Sur" 15 julio 2017 "La 1820 con muchas trabas con jueces de los partidos tradicionales" - " El error de la Amnistia: no se podia dejar en cabeza de los Jueces de Ejecución de Penas la libertad de los PPolíticos"
  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon

Föreningen Jaime Pardo Leal

Föreningen Jaime Pardo Leal

Video Clip FARC EP

Volver