powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Farc se dirige a Jean Arnault. "Nos parece temerario el apunte gubernamental de que el Mecanismo de Monitoreo guarda silencio “ante muchos hechos violatorios de los protocolos que rigen el CFHBD y la Dejación de Armas”. Esta no es otra cosa que una acusación a las FARC de estar violando los protocolos, lo cual desconoce todos los esfuerzos que hemos hecho para llegar a las Zonas Veredales, a pesar de la falta de gerencia y de la improvisación del Gobierno. Entre tanto el paramilitarismo se mueve y se extiende a sus anchas amenazando y asesinando a dirigentes populares en las áreas dejadas por las FARC e incluso en sitios aledaños a su actual ubicación", advierten.

Señor JEAN ARNAULT

Representante del Secretario general de NNUU para el proceso de paz

 El último contingente guerrillero conformado por combatientes de los Frentes Tercero, 14 y 15 de las FARC ya está en la Zona Veredal Transitoria de Normalización de Agua Bonita, en Montañita Caquetá. Se ha concluido de esta manera el ciclo de ubicación de las FARC en las 26 zonas y puntos transitorios de normalización convenidos. Con este paso trascendental e histórico hemos reafirmado nuestra indeclinable determinación de paz.

Sin embargo, como es de conocimiento público, ninguna de las 26 zonas y puntos tiene la infraestructura para albergar a los guerrilleros en condiciones de normalidad. Todos ellos están pernoctando en cambuches improvisados, y no es cierto que el 80 por ciento de las áreas comunes están concluidas como lo afirma la cancillería y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz (OACP). A la gente nuestra le ha tocado hacer sus dormitorios con plásticos y palos al mismo tiempo que ponen su mano de obra en la construcción de las mencionadas áreas comunes y de lo que irán a ser sus lugares de vivienda. Si hay demora en las construcciones no ha sido por falta de voluntad de las FARC, sino porque los materiales no llegan a tiempo, aunque advertimos en la última etapa mayor empeño de parte del Gobierno en resolver este tipo de dificultades.

Valga precisar que lo que la cancillería y la OACP denominan Tercera Fase, que sería la construcción de los alojamientos por parte de las FARC, no es una responsabilidad nuestra sino del Gobierno. No obstante obstante, estamos poniendo toda nuestra cooperación, sin que esta aparezca consignada en protocolos, para sacar la obra adelante.

Cualquiera que pase por las zonas podrá percatarse que no hay áreas de recepción y que si los guerrilleros están instalados en las adyacencias de las zonas campamentarias, es precisamente porque no están terminadas. En la mayoría de dichos lugares no están resueltos problemas como el del agua potable, la energía, la conectividad, ni el de la vialidad. ¿Si no hay campamento, qué protocolos se pueden invocar que no sean los del sentido común? En todo caso la guerrilla ha actuado de manera disciplinada, responsable y con absoluta cordialidad e integrados con las comunidades, a las que agradecemos su cálido recibimiento.

Nos parece temerario el apunte gubernamental de que el Mecanismo de Monitoreo guarda silencio “ante muchos hechos violatorios de los protocolos que rigen el CFHBD y la Dejación de Armas”. Esta no es otra cosa que una acusación a las FARC de estar violando los protocolos, lo cual desconoce todos los esfuerzos que hemos hecho para llegar a las Zonas Veredales, a pesar de la falta de gerencia y de la improvisación del Gobierno. Entre tanto el paramilitarismo se mueve y se extiende a sus anchas amenazando y asesinando a dirigentes populares en las áreas dejadas por las FARC e incluso en sitios aledaños a su actual ubicación.

Nunca la cancillería ni la OACP han planteado en el marco de la CSIVI la realización de un balance con el MM&V como puede derivarse de la lectura de las actas, por lo que no es bueno que de manera prejuiciada el gobierno ahora le eche la culpa de las falencias en terreno a las FARC y a la Misión de Naciones Unidas y no suena bien que la OACP pretenda asumir el control del Mecanismo de Monitoreo y Verificación.

Por otra parte, ¿Si no están terminadas las zonas, dónde se piensa ubicar los contenedores? Pareciera haber más preocupación en el Gobierno por la ubicación de las armas que por la ubicación de la gente.

Estamos totalmente de acuerdo en que lo que siga sea la activación de los protocolos, pero con la realización de las condiciones mínimas para su ejecución. De igual manera, debe darse la activación de la implementación plena para el conjunto de los acuerdos.

Lo que ocurre respecto a las zonas y Puntos Veredales y el Proceso de Dejación de Armas tiene que ver con la implementación de todo lo acordado, y en esto, el cumplimiento de los compromisos debe ser recíproco. Pacta Sunt Servanda: lo pactado obliga y debe ser cumplido de buena fe. Respondámonos a esta sencilla pregunta: ¿Si el Acuerdo de Paz de La Habana ya fue refrendado por el Congreso en representación del pueblo, por qué pretenden algunos voceros de la institucionalidad modificar el texto de los compromisos?

Todos sabemos que hay un concierto de enemigos de la reconciliación que desde hace rato está buscando destruir la Jurisdicción Especial para la Paz, sabotearla, enredarla con sofismas para proteger a terceros, es decir, a quienes sin meter la mano directamente, dieron órdenes que causaron victimizaciones o de otros que financiaron al paramilitarismo, y que como denominador común, le tienen miedo a la verdad. No se pueden mezclar el agua y el aceite que son la JEP y la Jurisdicción ordinaria, aduciendo de mala fe, la persecución a delitos de ejecución permanente.

Es el colmo que después de varios meses de firmado el acuerdo no haya seguridad jurídica para los guerrilleros de las FARC.

Que la implementación no sea convertida en una nueva renegociación, por favor. Y debe entenderse que los compromisos son de ambas partes. En consecuencia, por ejemplo, antes de fijar fechas límites para la Dejación de Armas, debiéramos fijar los plazos para la materialización de aspectos de los acuerdos que ya debieran estar cumplidos.

Necesitamos que se aplique la Ley de amnistía aprobada hace 45 días por el Congreso de la República para que el proceso se llene de confianza. Que se produzca ya la excarcelación de los guerrilleros y de todos aquellos privados de la libertad por su involucramiento en el conflicto, especialmente, de todos los detenidos como consecuencia de la protesta social. Que los guerrilleros ni nadie piense que pueden estar siendo engañados.

Estamos dispuestos a presentar a la mayor brevedad las listas de los compañeros y compañeras que deben moverse por todo el país haciendo pedagogía de paz, pero ¿cómo completar estos nombres si seguimos a la espera de la liberación de los amnistiados? Ni siquiera los indultables por vía de la ley 418 han terminado de salir de las cárceles.

Por todo lo anterior, es que las FARC están planteando en la CSIVI, no solamente el comienzo de la segunda misión de Naciones Unidas, sino la activación inmediata del componente internacional de la implementación, como la participación, en los términos del acuerdo, de todas las instancias internacionales previstas en el mismo.

Y dentro de estas circunstancias aparece como una necesidad la recalendarización del proceso de dejación de armas.

Cordialmente,

ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP

 

Advierte Jairo Rivera, del colectivo Voces de Paz a Pazifico Noticias. Invita a los colombianos a hacer veeduria en la Implementación de los Acuerdos y los impulsemos, enfatiza el vocero en su visita a la ciudad de Cali. ANNCOL se suma a esta iniciativa convocando a otros medios alternativos nacionales e internacionales

Miremos video de Pazifico Noticias:

 

Con este titular registra la BluRadio. Y otra gran cantidad de medios a nivel nacional e internacional difunden la 'pereza institucional' en la construcción de sitios adecuados para los guerriller@s. Contrasta la lentitud del gobierno en ejecutar lo firmado en el teatro Colón de Bogotá el próximo pasado 24 de noviembre con la decisión de las Farc en concentrarse para su conversión en un partido político.

 

Horacio Duque.

Tal como van  de mal las cosas con la implementación de los acuerdos de paz, plagada de irregularidades e incumplimientos del gobierno de Santos en las Zonas Veredales Transitorias y en la aprobacion de las leyes de la paz, quien mas se beneficia politicamente de ello es el ex Presidente Alvaro Uribe Velez y sus estrategias para regresar, con uno de sus candidatos, a la Presidencia de la Republica en las votaciones del 2018.

Sube la temperatura política con ocasión de las campañas políticas para seleccionar los candidatos de los partidos y movimientos políticos a la presidencia de la república, que será votada en el primer semestre del año 2018.

Hay muchas cábalas y nombres en la palestra pública.

La pregunta que resulta obligado plantearse en estos momentos es por la persona o grupo más opcionádo para llegar a ser el próximo jefe de la Casa de Nariño, durante el periodo comprendido entre los años 2028-2022.

Como están las cosas quien tiene las mayores opciones de acceder a dicho cargo es el ex Presidente Álvaro Uribe o alguien por él escogido entre los líderes del Centro Democrático (Duque, Holmes, Santos, Zuluaga, Ramos o Londoño).

El doctor Uribe Vélez adelanta una incansable y disciplinada campaña política por todo el país y su discurso es un eficaz instrumento de interpelación de amplios grupos populares. Triunfó en recientes votaciones adelantadas en tres municipios que acudieron a escoger su alcalde por ausencia del titular en Cerete, San Ángel y El Fresno.

Un verdadero campanazo.

No comparto sus ideas pero eso no me impide reconocer que se trata de un verdadero profesional de la política, caracterizado por la coherencia, la perseverancia y la agudeza para entender los mundos de vida de las capas populares que lo acompañan y respaldan con entusiasmo.

Dos datos consolidan la hipótesis de sus amplios potenciales presidenciales para recuperar el poder nacional.

Uno es que en el 2018 solo habrá dos partidos con posibilidades reales de llegar a la segunda vuelta: el Centro Democrático y la Unidad Nacional. En la primera vuelta de 2014 el Centro Democrático obtuvo con Oscar Iván Zuluaga 3’759.971 votos y la Unidad Nacional, con Juan Manuel Santos 3’301.815, mientras candidatos que de nuevo aparecen para el 2018 como Marta Lucía Ramírez por el Partido Conservador y Clara López por el Polo Democrático, sólo obtuvieron 1’995.698 y 1’958.414, respectivamente.

Otros nombres adicionales que entran en la baraja como Vargas Lleras, de Cambio Radical y Petro, del Polo Democrático Alternativo, obtuvieron en la primera vuelta de 2010, 1’473.627 y 1’331.267, respectivamente. Nada hace pensar que los volúmenes electorales de esos partidos minoritarios hayan aumentado de manera significativa. La única votación nacional posterior a 2014 fue la del Plebiscito de 2016 que fue una repetición al detalle de la segunda vuelta electoral de 2014, en la cual es difícil discriminar de quienes fueron los votos por el Sí o por el No, pero confirmó una polarización que confirmaría también a los dos partidos que tendrían la mayor opción para pasar a la segunda vuelta en 2018.

Pero como la política está llena de sorpresas, no sobra recordar, igualmente, que el Partido Verde con Antanas Mockus y la candidatura a la vicepresidencia de Sergio Fajardo, quien será otro candidato en 2018, obtuvo 3’134.220 votos en 2010, desplazando a los partidos tradicionales en la segunda vuelta en una gigantesca Ola Verde que murió luego tristemente.

Ante ese panorama no es difícil pensar que debería haber unas alianzas previas a la primera vuelta electoral. Las más obvias son dos. La del Partido Liberal cuya última participación presidencial en 2010 lo colocó en un penoso último lugar y el triunfante Partido de la Unidad Nacional, basada en el hecho de que el último tiene los votos pero el primero tiene el candidato.

Una alianza de Humberto de la Calle como candidato a la Presidencia con un representante de la Unidad Nacional a la Vicepresidencia sería imbatible si la opinión pública considera positivo lo que se haya hecho hasta entonces en la ejecución de las normas e instituciones nacidas del proceso de paz.

Pero una fórmula entre el candidato a la Presidencia del Centro Democrático escogido por Álvaro Uribe (¿Iván Duque?) con la vicepresidencia de Marta Lucía Ramírez, que es la candidata conservadora con más votos, sería imbatible si los electores consideran que los resultados del proceso de paz son negativos y poco significativos en el mejoramiento de las condiciones de vida de los más pobres y en la superación de las lacras éticas que carcomen, como la corrupción de la mermelada y la contratación fraudulenta, el ejercicio de la política.

Quien, como Vargas Lleras, quede por fuera de esas dos alternativas muere.

No es difícil, entonces, inferir que el proceso de paz será pieza clave en la campaña presidencial en curso, y como van las cosas quien puede sacar el mejor partido del desastre gubernamental en esta materia es el ex Presidente Uribe Vélez y quien escoja como su candidato presidencial.

Un triunfo presidencial del Centro Democrático en el 2018, es la muerte de los acuerdos de paz entre el gobierno del señor Santos y las Farc. Así de sencillo. Obviamente será también el regreso a la guerra y la confrontación violenta con otros actores y sujetos políticos.

Lo demás es cuento.

 

 

 

 

En entrevista con la rpaSUR_Radio el jefe guerrillero de las FARC Henry Castellanos “Romaña”, se expresa sobre el incumplimiento del gobierno colombiano y afirma que “a 4 meses de empezar a discutir la implementación de los acuerdos, a 50 días de la firma del acuerdo general en Bogotá, hasta hoy no han llegado los beneficios de dichos acuerdos a los territorios”
 

Escuchemos:

 

Guerrilleros y guerrilleras pertenecientes al frente 57 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejercito del Pueblo explicaron ante las cámaras de Barricada TV las condiciones sociales y económicas que provocaron la decisión de levantarse en armas e integrarse a la insurgencia mas antigua del continente.

Miremos:

 

Sábado, 11 Febrero 2017 06:12

Desde la ZVTN "la Paloma" en Nariño

Farc reafirma compromisos, anuncia renovación política y que no bajará la Guardia hasta que el Estado pague la deuda social y económica con el pueblo colombiano, dice comandante del frente 29, Ramiro Cortez.

¨Las Farc somos una impronta que va dejando huella en campos y ciudades,¨ agrega.

 

 

 

 

El negociador de paz lidera el grupo de integrantes de las Farc que se desplaza hacia Monterredondo.

Después de cuatro años Pablo Catatumbo, volvió a echarse literalmente el equipo al hombro. Desde su llegada a La Habana, Cuba, el pasado 7 de abril de 2013 no se ponía el uniforme de las Farc para transitar por las montañas de Colombia. 

Como comandante del Bloque Occidental coordinó todo el desplazamiento de sus hombres a las Zonas veredales de los municipios de Caldono y Buenos Aires, pero además estableció la ruta para el movimiento de otro grupo al punto de transición y normalización de Miranda, Cauca. 

La talla de su uniforme ya no es la misma de hace cuatro años, los kilos de más le pasaron factura, pero aun así se volvió a vestir con ese camuflado que tuvo durante un poco más de 40 años, tiempo que lleva en la organización. Es el mismo uniforme que dejó antes de irse para Cuba y el mismo que tenía el día que murió su gran amigo Alfonso Cano. 

El traslado por las montañas estuvo cargado de emociones para Catatumbo, recordó lo bueno y lo malo que ocurrió allí durante muchos años. Una mezcla de sentimientos porque recuerda que durante la guerra hubo muchas noches sin dormir, sin comer y replegándose para evitar las tropas del Ejército que estaban por la zona. 

Aunque ya tiene más de 60 años se puso las botas de nuevo y caminó por más de cinco horas sin descanso, siempre a la cabeza del grupo. Una imagen simbólica que demuestra la última marcha armada de las Farc antes de su paso a la legalidad. 

Así como lo hizo en la mesa de negociación en La Habana, lideró a sus hombres al lugar que será su ‘hogar’ durante seis meses, la vereda La Elvira del municipio de Buenos Aires, Cauca. Allí llegó con 246 guerrilleros, incluida su compañera sentimental y de batallas Camila Cienfuegos. Sabe que es la última vez que portará ese uniforme, lo colgará para siempre porque ingresó a esa zona como comandante guerrillero y en un tiempo saldrá como un ciudadano en proceso de reinserción en la legalidad. 

Su presencia en la zona veredal está cargada de simbolismos, fue quien hizo los contactos exploratorios con el Gobierno debido a la insistencia de su gran amigo Henry Acosta, quien con el tiempo fue considerado el hombre clave de la negociación. En los momentos tensos de los diálogos mantuvo la cordura propia y de sus “camaradas” para evitar que la mesa se rompiera e incluso cuando murió su amigo Alfonso Cano, pidió respetar lo que había pedido en vida su compañero. Mantener los diálogos de paz. 

En la mesa de La Habana fue un hombre fuerte, después de Iván Márquez, era quien llevaba la batuta de los diálogos por parte de las Farc. El Gobierno se sorprendió con él porque pensaron que a su llegada la mesa se complicaría por tratarse de un comandante que salía de las montañas y resultó todo lo contrario. 

Trabajó de la mano con el general Óscar Naranjo, ese oficial que los persiguió durante tantos años, y entre los dos construyeron las garantías de seguridad uno de los puntos más importantes de la negociación. 

Aunque casi toda la guerrilla ya está llegando a las zonas veredales, la imagen de Catatumbo ingresando a La Elvira solo demuestra varias cosas: Las Farc se acabarán como movimiento armado, pasarán a partido político en la legalidad y que la guerra se acabó en Colombia. 

Horacio Duque.

Recojemos el registro que hace el Periodico de Popayan, el Nuevo Liberal, del evento de constitucion del movimiento agrario (campesinos, indigenas y afros) de la coca, la Coccam.

La Coccan hace parte de las organizaciones locales, territoriales en el tema de la erradicacion de los cultivos de hoja de coca, marihuana y amapola. 

Su constitucion y organizacion es un acontecimiento historico asociado a la emergencia de un nuevo movimiento social con su propia identidad, discurso y conciencia de los derechos de los campesinos.

Los campesinos cocaleros no son narcotraficantes, son ciudadanos que trabajan la tierra y luchan por su supervivencia y mejores condiciones de vida.

La Coccam es el fruto de los avances de la democracia ampliada acordada entre las Farc y el gobierno de Juan Manuel Santos.

La siguiente es la notica en el diario Nuevo Liberal, de Popayan.

En la tarde de este sábado, los labriegos de quince departamentos se movilizaron de forma pacífica por las principales calles de Popayán. La guardia campesina veló por el buen comportamiento de los campesinos. / Fotos Francisco Calderón – El Nuevo Liberal.

Los campesinos cocaleros del país dieron un paso firme en su primera actividad como Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana, Coccam: fueron labriegos organizados que se movilizaron por las calles de Popayán de forma pacífica pero contundente.

Cerca de 5.000 campesinos de quince departamentos, como Nariño, Putumayo, Caquetá, Antioquia, Bolívar, Tolima, entre otros, recorrieron las principales calles de la capital del Cauca como forma de culminar dos días de labores deliberativas, con el fin de crear una propuesta colectiva para presentársela al gobierno con el único y exclusivo fin de adelantar una sustitución gradual y con garantías de los mal llamados cultivos ilícitos.

“Compañeros y compañeras, esta actividad es un primer gran paso para la conquista de nuestros objetivos como campesinado organizado, como colombianos que le apostamos a la solución de problemas sociales…acá estamos, diciéndole al mundo que no somos narcotraficantes, ni guerrilleros, ni paramilitares…somos trabajadores de la tierra que peleamos para que el agro colombiano sea rentable, que le permita a nuestras familias contar con un sustento digno”, fueron las palabras de Luz Perly Córdoba al recibir a los marchantes en el tradicional Puente del Humilladero, luego de un nutrido y alegre recorrido.

El momento más significativo de esta actividad fue cuando los campesinos se detuvieron para entonar el himno nacional luego de arribar a la plazoleta ubicada frente a la sede en Popayán del Banco de la República: negros, indígenas y campesinos se pusieron la mano en el corazón como muestra de que ellos también son hijos de esta nación, que la aman y que luchan por sacarla adelante.

Los cocaleros, amapoleros y marimberos dejaron muy claro que tienen toda la disposición dejar atrás esa vida azarosa y peligrosa de cultivar algo que va generar una descomposición social, pero dicen que el primer paso para adelantar esto es que el Estado colombiano cumpla con su deber de acompañarlos para que un carga de cacao de los llanos orientales se pueda sacar por carretera y que su cultivador cuente con los canales de distribución necesarios para la comercialización, pero lo más importante, que su producto sea pagado a un precio justo.

“En este momento histórico para el país, nosotros como campesinado organizado estamos en la primera línea de la lucha por contribuir a la solución de nuestra problemática, entre ellas, el abandono histórico que Estado nos ha tenido, ahora, con la implementación de los puntos  uno y cuatro de los acuerdos de paz con la Farc, vemos esa oportunidad de que seamos nosotros mismos los que presentemos las soluciones a nuestros obstáculos, pero lo más importante, trabajar para superarlos”, explica Gabriel Torres,  un campesino del valle del Río Cimitarra, sur del departamento de Bolívar al exponer que la llegada de la paz permitió que la comunidad de este punto del país se organizara para sacar adelante sus iniciativas.

“Ahora que las Farc se retiraron de los territorios, empezamos a adelantar un programa de seguridad comunal, que consiste en trabajar entre todos para evitar la incursión de personas violentas a nuestras veredas o de delincuentes que quieren atentar contra la comunidad. En el Cimitarra ya pasó el caso de un personaje que entró a robar ganado de la asociación pero la misma gente reaccionó, lo detuvo pero lo más importante, se lo entregó inmediatamente a la Fiscalía, claro ejemplo de que estamos en capacidad de solucionar nuestros propios problemas. Ahora, con el tema cocalero, estamos aplicando esa capacidad organizativa para trabajar para superar este tema junto con las iniciativas del Estado”, agregó Gabriel Torres.

En el evento participó un delegado de las Farc,  quien destacó que es el campesinado el llamado para que sea el protagonista en la implementación del acuerdo de paz firmado con el gobierno.

“Son ustedes los que deben pelear esta paz, porque han aguantado la dureza de la guerra, son ustedes que deben decirles al gobierno que está en la obligación acompañarlos para que un cultivo lícito sea rentable, que no sean algo de asistencialismo, ni de subsidios. No, es apuntarle a un programa de seguridad alimentaria”, explicó Jairo Quintana, representante de las Farc en este evento.

Los campesinos cocaleros y sus familias entonaron el himno nacional a su llegada al Centro Histórico de la capital del Cauca.

En medio de las intervenciones, se adelantaron preguntas ante el funcionario del Gobierno Nacional, quien recalcó que hay  voluntad de trabajar con este grupo poblacional, siempre colocando las cartas sobres las mesas, despejando los temores de las partes.

“Estamos comprometidos a trabajar con ustedes, de atender sus peticiones y de construir un agendas comunes, pero siempre apuntando a dejar atrás la problemática de los cultivos ilícitos, de que los programas de Estado sean siempre la forma de superarlos y no como una excusa para que más campesinos se conviertan más cocaleros para así ser interlocutor ante nosotros”, sostuvo el representante del Gobierno.

Al final, los campesinos cocaleros se comprometieron a socializar las experiencias adquiridas en este primero encuentro de la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana, Coccam, en sus veredas, corregimientos y municipios como el primer gran paso para el propósito que los congregó en la capital del Cauca: dejar en alto al campesinado colombiano.

Leer más en: http://elnuevoliberal.com/asi-fue-la-marcha-de-los-campesinos-cocaleros-en-popayan/#ixzz4XAcr2DTF

29 de enero del 2017.

Página 1 de 67
Volver