powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Domingo, 03 Julio 2016 06:45

Las Milicias del Procurador Ordoñez

A Uribe Vélez lo motiva únicamente el odio, que algunas veces es útil, pero la mayoría es mal consejero. En cambio, Ordoñez (el corruptor general de la nación como lo llama el columnista Ramiro Bejarano) además del odio tiene “teología” de la que carece Uribe.

Por eso es laudable que, en la actual batalla de ideas que se está librando en Colombia, finalmente y como inicio de la próxima campaña presidencial 2018, el diario El Tiempo decano y centro del oligopolio mediatico contrainsurgente dominante en Colombia, haya decidido ceder una columna de opinión y destacar al Procurador Ordoñez como uno de sus más desatacados ideólogos “formadores de opinión”, en lugar de Uribe Vélez quien no va más allá de escribir el renglón de un Twit.

El Procurador Ordoñez en su columna (03.07.2016) plagada de rabulerías y datos adulterados proporcionados hace años por la Inteligencia Militar (I.M) con su chabacanería típica, pregunta al Presidente de todos los colombianos ¿y las milicias de las FARC qué?  (ver http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/presidente-y-las-milicias-que/16635731)

Es claro que, partiendo del principio erróneo, compartido por toda su clase social de que las FARC están derrotadas política y militarmente y, por lo tanto, firmaron o pactaron en la Habana una DDR (Desarme, Desmovilización y Reinserción) más conocida como “carro, casa y beca”, con la cual se concluyeron los anteriores procesos con guerrillas diferentes a las FARC. Se pudo pactar el bipartidismo ampliado de Liberales-Conservadores-Esperanzados; reconocer la toma de la sociedad y el Estado realizada por la mafia Narco Para Militar ascendente a bombazos, y además, se pudo plasmar todo (claro que maquillado con algunos derechos fundamentales) en la llamada Constitución Aperturista del 91, (Serpa, Álvaro, y Navarro)  que ha servido, hasta ahora, como sombrilla protectora para profundizar y generalizar el capitalismo mafioso y la guerra contrainsurgente integral de Gaviria, Samper, Pastrana y Santos.

No tengo duda de que Ordoñez en sus largas vigilias, ayunos, abstinencias, y cilicios en su pobre carne pecadora y transido de ansiedad mística para saber cuál era su lugar en aquella estructura de Poder, debió leer o mejor estudiar minuciosamente el libro escolástico “La Jerarquía Celeste” de Dionisio Areopagita, donde este santo varón expuso su teoría medioeval (mitad terrenal y mitad angelical) del Poder Militar conque el dios judeo cristiano disponía para imponer la Ley suya, dictada a Moisés entre zarzas ardiendo.    

Una compleja Corte Celestial a la usanza de las cortes medioevales europeas, compuesta por una rigurosa y altamente burocratizada jerarquía de nueve coros u órdenes angelicales distribuidas en tres niveles: El Nivel supremo, más cercano a Dios, compuesto de Serafines, Querubines y Tronos o ruedas que conducen el carro del todopoderoso. El Nivel medio de Virtudes, Dominaciones y Potestades. Y el Nivel Inferior de Arcángeles, Ángeles, Serafines, y Diáconos, bastante lejos de la luz cegadora del Señor, pero prontos a servirle para no caer en las tinieblas.

Con una ideología así ¿cómo entender que sus enemigos aquí en la tierra, los comunistas descreídos, agnósticos o hasta ateos, a quienes les declaró la Ley del Exterminio por practicar con fines terrenales y pecaminosos el principio sagrado de Santo Tomás de Aquino de la Legitima Defensa de sus vidas, y para ello hubieran construido pacientemente, oh sacrilegio, un Partido Comunista en armas?

No creo que con una mentalidad así, sea posible llegar a entender una verdad básica tan dialéctica como compleja: Que las FARC- EP son un partido comunista en armas y que, como cualquier partido político que ha tomado las armas para resistir, puede constituir estructuras multiples y diversas, fluidas y en perpetuo movimiento que se pueden desdoblar, ampliar o recoger según las realidades que enfrenten, salir a la superficie o clandestinizarse y en fin….entender la simpleza que significa que detrás de cada arma, sea corta, larga o muy larga, hay un cerebro altamente politizado y consiente de los riesgos que ha asumido en su resistencia.

Simpleza a la que se le debe agregar la asimilación propia, también política y militar, de las experiencias triunfadoras en otros lugares, países y pueblos en armas que enfrentaron exterminios Imperiales y oligárquicos tanto o más difíciles, como por ejemplo el heroico Pueblo Vietnamita que, pudo legarles a los colombianos su famoso trípode de la Victoria consistente en: 1-Un Partido Comunista. 2- Un cuerpo de Milicias Populares. 3- Y un Frente de Liberación o, Movimiento Bolivariano en nuestra patria.

Y eso es lo que se nota en la columna de Ordoñez en comento, que como se dice en España: - “No tiene ni puta idea de lo que ese tío habla”. Porque si un partido comunista en armas, pacta la entrega de estas a una Organización Mundial como las Naciones Unidas, y bajo el imperio (finalmente reconocido por el Estado colombiano) de la Convención de Ginebra: Quiere decir que una organización política que también tenía el carácter de ser militar, ahora (por efectos de la incomprensible dialéctica) se convierte, integra e integralmente, en una organización política plena que abandona la clandestinidad para adoptar una característica nueva, acorde con la realidad que surge,  sin abandonar sus principios políticos básicos Marxistas, Leninistas y Bolivarianos. El triunfo de la Política (con mayúscula) sobre su negación, la guerra.

Son milicianos comunistas de carne y hueso, muy actuales y sobre todo muy diferentes a las quimeras fantasiosas de las milicias celestiales del Areopagita, con las cuales en pleno siglo XXI, el fanático Ordoñez sueña con re-constituir en Colombia una vez sea presidente, con el auxilio amarillo del odio contrainsurgente oligárquico e imperialista que, le suministra a porrillo el chalán paraco del Ubérrimo y su corte fáctica de los 12 apóstoles.   

Fuente Imagen Internet                 

         

 

 

Viernes, 01 Julio 2016 10:02

Ordoñez: El perseguidor perseguido

No es la primera vez (como tampoco será la última) que el contrario de esta contradicción real se trasforma en su opuesto, y menos en Colombia, donde la Ley desde la época de las enjalmas, siempre ha sido usada siguiendo el antiguo mandato santanderista de “para mis amigos el contrato (con los Ingleses) y para mis enemigos la ley”, finalmente y después de tantos años de triquiñuelas ha sido revelado públicamente al mundo por el “dúo dinámico” de Fiscales Generales de la Nación, Montealegre-Perdomo.

 Pero esta vez, el piadoso y beatífico Procurador Ordoñez, implacable y sañudo perseguidor de los “comunistas malos”, hoy acaba de recibir la notificación del Consejo de Estado, uno de esos tantos organismos jurídicos existentes en el “país de los leguleyos y rábulas santanderistas”, donde le anuncian una investigación en su contra por “dilaciones y conducta desleal” en el proceso que se adelanta contra su tramposa re-elección en el cargo viene desempeñando desde hace años.  

Nada excepcional en el “jet set” del Poder Contrainsurgente en Colombia, si no fuera porque ante los hechos cumplidos del avance irreversible del proceso de Paz de la Habana y su refrendación popular, los dirigentes políticos y periodísticos de la fracción de clase dominante liderada por el miniführer Uribe Vélez y enfrentada “visceralmente” a la fracción de JM Santos, no hubieran empezado a darse cuenta de que llegaron al final del callejón sin salida y, empiezan a recular.

 Para confirmarlo, basta con leer la habitual columna de opinión que tiene el Gremlin Apuleyo en EL Tiempo, diario decano del oligopolio mediatico contrainsurgente en Colombia, titulada “Hay que doblar la página” (01.07.2016) y se puede leer en:   http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/hay-que-doblar-la-pagina/16634013

Entonces viene “la luz” en nuestra ayuda: Es decir que si la estrategia del Uribismo anunciada por el Gremlin Apuleyo, entre otras cosas, es concentrarse en la campaña electoral del 2018; la persecución contra el perseguidor Ordoñez y su posible salida de su cargo, simplemente es, liberarlo de ataduras burocráticas, no sin antes hacerle una buena propaganda mediática (que ya se empieza a ver) de que Ordoñez, ahora perseguido, sale injustamente del cargo por imposición del Presidente JM Santos, quien por presiones de las FARC, está pidiendo al Consejo de Estado lo saquen de “Pro- Curator Legis”, como castigo por haberse opuesto radicalmente al proceso de paz de la Habana y, haber servido de soporte legal y jurídico al combo de Uribe Vélez.

Está servida con todas las de la Ley, la candidatura presidencial de Ordoñez, quien sin ninguna duda buscará según la columna de Apuleyo, las coincidencias necesarias con el Conservatismo y con Cambio Radical, el partido del vice-presidente Vargas Lleras.

Eso en lenguaje contrainsurgente es lo que se conoce como “operación con bandera falsa”; porque si Ordóñez se queda en su puesto, no hará nada diferente a lo que ha venido haciendo durante todos estos años y todo el país conoce ampliamente. Cuando mucho, inhabilitará de por vida las ilusiones que tiene Gustavo Petro para llegar a ser el futuro Presidente de todos los colombianos.    

Fuente Imagen Internet

 

         

      

Cada día que pasa JM Santos, el astuto jugador de naipes, (pero ausente de la realidad por estar concentrado en la próxima jugada) se encuentra con un nuevo hecho social que golpea su gobierno en pleno, sufre un barrigazo, como le señaló cierto consejero que le sopla al oído desde uno de los diarios del oligopolio contrainsurgente.   

Barrigazo cuando descubrió que el Catatumbo no era otro Bronx bogotano, donde desde hace muchos años, pero muchos, la tradicional incuria gubernamental y la podrida complicidad policial del anillo, permitieron a pocas cuadras del llamado Palacio Presidencial la creación de una zona de descomposición y podredumbre social  de que se tenga noticia en el mundo, sin ningún control o domesticación oficial y, regida solamente por las leyes más criminales del capitalismo neoliberal más salvaje, primitivo, degradante conocido.   

Barrigazo cuando se dio cuenta de la incapacidad o impotencia, de las innumerables y seleccionadas “Task Forces” civiles y militares del heroico ejército colombiano, enviadas a “militarizar” la región limítrofe del Catatumbo para rescatar a la “opinadora” del diario el Tiempo Salud Hernández, de la provocación contra el proceso de paz realizada en acuerdo con su jefe Uribe Vélez y otros medios periodísticos contrainsurgentes; debiendo esperar pacientemente a que el ELN los liberara de buena voluntad después de haberlos “retenido para registrarlos”. Es decir, sin haberles podido imponer a los guerrilleros la voluntad del gobierno y del Estado que representa.  

Barrigazo como en 2013, cuando se dio cuenta de que el tal Paro Agrario Étnico y Popular, ignorado como siempre ocurre con los reclamos de la despreciada gentecita de a pie (explotada y oprimida) no solamente era una realidad “realmente existente” en las seis “zonas rojas” sin control o Catatumbos señalados por los medios contrainsurgentes; sino una realidad nacional generalizada que contaba con amplios apoyos y solidaridades de clase de otros sectores sociales también explotados y oprimidos como obreros, campesinos, maestros, camioneros, empleados bancarios, estudiantes, intelectuales, poetas, colectivos de mujeres y transgénero. Y con la solidaridad nacional e internacional de ONGs, partidos políticos y otros sectores sociales y movimientos populares, democráticos y progresistas.

Paro Agrario Étnico y Popular, excelentemente nombrado y conducido, cuya bandera de lucha hoy como siempre es y ha sido simplemente exigir (lo mismo que están pidiendo las dos insurgencias de Las FARC y el ELN)  que les cumplan los acuerdos signados anteriormente, y frente al cual, el gobierno ha respondido con la única respuesta que conoce desde hace 200 años: Violencia oficial, bombardeos militares, represión sangrienta y robotizada con balas oficiales recalzadas que presentan como armas de la guerrilla; muerte indiscriminada y desmesurada y más muerte, en lugar de simples soluciones democráticas.   

Barrigazo terrible, al darse cuenta definitivamente que el Bloque de Poder Contrainsurgente, cuya dirección en el Estado se disputa a mordisco limpio con su rival Uribe Vélez, ha perdido definitivamente el control hegemónico (político e ideológico) sobre un amplio sector del campesinado y trabajadores del campo, ect, de negritudes y de indígenas, agrupados y movilizados en el actual Paro Agrario Étnico y Popular; quienes ya no comen más cuento oficial.

Y al comprobar que han fallado todos los mecanismos de engaño, de zalamerías y de cooptaciones de ministros obreros y de ministros consejeros sociales, de zarrapastrosos bien vestidos y perfumados con alhucema y pachulí baratos.

Barrigazo más terrible aún, al confirmar día tras día que ha fallado su astucia y habilidad de jugador de póker, con la cual siempre contó para ganar tiempo e imponer su victoria cuando decidió entrar en un proceso de paz con la insurgencia de las FARC; diciendo arrogantemente que “la llave de la paz estaba únicamente en su bolsillo”. Que, jugada tras jugada, incertidumbre tras incertidumbre, regateo tras regateo, tiempo va y tiempo viene hasta llegar a la victoria final o pax santista, como si dispusiera de todo el tiempo posible y las circunstancias no se modificaran constantemente, en lugar de llegar a acuerdos prontos y expeditos para superar el síndrome social de la desconfianza por el reiterado incumplimiento oficial a los acuerdos pactados (lo que hoy es el motor del Paro Agrario actual).

Esa llave de la paz de Santos, ha sido sacada de la faltriquera santista, lentamente, por un Pueblo Trabajador actuante, que finalmente ha entendido que la llave de una verdadera Paz con Justicia Social, con una verdadera Democracia y una verdadera Soberanía Popular, es la más amplia y unitaria Movilización Social como la que estamos viendo y presenciando, y no, las elecciones oficiales realizadas con un estatuto electoral inspirado en las leyes que rigen el Bronx bogotano.

Bienvenida la movilización social en todas sus formas de expresión. Bienvenida la toma de conciencia social y bienvenida la lucha por una verdadera paz con justicia social y soberanía. Que, al Pueblo Trabajador colombiano fraguado en miles de combates de masas durante más de 200 años, tampoco le va a temblar la mano a la hora de seguir movilizado.

Si Santos y su ministro Echeverri ofrecen más violencia oficial, más bombardeos, más robots represivos con balas recalzadas y más muerte; hay que pararles la mano con más Movilización Social. Parodiando a  Churchill: de barrigazo en barrigazo hasta el barrigazo final.

Fuente Imagen: Internet. Santos anuncia que no le temblará la mano.                                       

 

CUSCO / Dick & Miriam Emanuelsson / Resumen Latinoamericano / Entre 1995-2001 fueron esterilizadas forzosamente 346.219 mujeres y 24.535 varones, según un informe realizado por una comisión parlamentaria independiente, el año 2002. El mismo congreso nacional del Perú investigó los casos de anticoncepción quirúrgica y concluyó que 314.605 mujeres fueron esterilizadas en el marco del Programa Nacional de Planificación Familiar del gobierno de Alberto Fujimori. El Comité Latinoamericano y del Caribe de los Derechos de la Mujer (Cladem) concluyó que sólo el 10 % de las mujeres que fueron esterilizadas en aquel periodo dieron su “consentimiento genuino”.


La autora del prólogo del libro del jefe paramilitar Carlos Castaño.

 

POR DICK EMANUELSSON / 2016-05-28 / Ya está en libertad la periodista española Salud Hernández Mora. Sin precedentes fue movilizado el Estado Colombiano para su liberación. La policía puso 100 millones de pesos en la mesa para aquella persona que facilitara su liberación.

Otro discurso: “No me verán en el gabinete del presidente Santos”, dijo Clara López el 16 de junio de 2014, un día después de la segunda vuelta presidencial que ganó Juan Manuel Santos con el respaldo de López. Y ahora manda en el Ministerio de Trabajo en un gobierno totalmente antiobrero que tiene que reprimir a los trabajadores que defenderán sus cargos de trabajo contra la nueva Ley de Tercerización. El modelo neoliberal está completo y le toca a Clara administrarlo.

Jueves, 07 Abril 2016 13:07

La traición de JM Santos a Uribe Vélez

La eclosión de los hechos del pasado 02 de abril /16; la marcha uribista nacional (55.000 personas en todo el país según cifras dadas por la Policía Nacional*) y el paro armado del Narco-Para-Militarismo (insisto: tres personas distintas y un dios verdadero) pusieron al descubierto como nunca antes el resquebrajamiento o rasgadura definitiva y muy probablemente irreversible, de la ideología contrainsurgente dominante en Colombia desde hace 70 años, con la cual el Bloque de Poder adelantó contra el pueblo trabajador, todos esos años, la guerra contrainsurgente y de odio, que se ha aceptado llamar conflicto social y armado de Colombia. Odio contrainsurgente y anticomunista, del cual se ufanan todos los ruiseñores y “spinn doctors” del régimen. Todos sin excepción. ¡Ay doctor Pizarro.

Salió a flote también el nudo de contradicciones que hay en las alturas de Poder dominante en Colombia, entre quienes están por continuar sustentando su Poder contrainsurgente basados en su terrorífico instrumento Narco-Para-Militar, y, entre quienes desde el actual gobierno han optado seguir la inteligente recomendación del U. S Departament of State actualmente dirigido por John Kerry, de separarse de este Frankenstein criollo para buscar y encontrar con las insurgencias armadas una Solución diplomática o menos traumática al mentado “conflicto” colombiano, y  con el fin de salvar lo que queda del régimen dominante sumido en la más pavorosa crisis no solo económica y de inquietud y movilización social, sino de corrupción, de descomposición repugnante y  de ilegalidad e ilegitimidad nunca antes vista. ¡Ay del anillo del general Palomino!

Desde 2010, cuando JM Santos anunció su decisión presidencial de iniciar un proceso de dialogo con las insurgencias armadas, supimos la tenaz y persistente oposición a esta salida de su anterior socio Uribe Vélez, quien la calificó de “la traición de Juanma a la seguridad democrática”, riña sobre la cual montó toda una campaña política para hacerlo reversar. Como JM Santos continuó con su decisión inmodificable, cada vez se fue haciendo más grande o ensanchando la pelotera entre los partidarios de la vieja pax contrainsurgente de Uribe Vélez y la neo-paz neoliberal de Santos. Era desde luego una traición individual, nunca de clase social, ni menos al proyecto neoliberal compartido.

Con el correr de los días, nuevos sectores se fueron agregando al núcleo Para-Político y Mafioso inicial de los Uribes (Mario con los apóstoles, Londoyos, los Valencia Cossío, la multimedia contrainsurgente y los sectores militaristas contrainsurgentes ampliamente conocidos Rito Alejo, Narváez, ect), y a la reivindicación regresiva y reaccionaria de Uribe Vélez, por ejemplo, se sumó alborozado el sector del Opus Dei y de Traducción Familia y Propiedad de Ordoñez, hasta aglutinar un importante sector de expresión que anteriormente permanecía de muy bajo perfil e incluso clandestino, el cual fue conocido en el país como “los enemigos agazapados de la paz” de la década de los 80.

Los mismos que hoy definitivamente han salido a la luz pública y a la calle sin ninguna pudibundez, a marchar el mismo día que los Urabeños o Úsuga, los Rastrojos o rondas campesinas populares, y las Águilas Negras de Vicente Castaño, que operan como un Poder fáctico Narco-Para-Militar anexo al Estado en 234 municipios de Colombia, paralizaron mediante la intimidación, el terror y la violencia contra la población civil desarmada, las actividades generales en una amplia zona de Colombia, oponiéndose de facto al programa estatal de la restitución de tierras y, retando de hecho y a la mejor manera de Pablo Escobar, también sin mojigatería, el Poder del Estado y poniendo a JM Santos en un gran dilema:

Si les aplica todo el “peso de la Ley”, como gusta decir, y la “flamígera” legalidad y legitimidad de la mellada espada del Estado; o atemorizado como está, pasa de agache a semejante reto para convertirse en un perjuro o si se quiere, en traidor a la Constitución de Colombia que con tanta ceremonia y pompa religiosa juró defender.

Es decir, el manto protector de la ideología contrainsurgente que anteriormente servía para justificar la guerra contra el Pueblo Trabajador (por ejemplo los Falsos Positivos) ya no puede arropar más, pues al romperse este dos de abril pasado, ha dejado al descubierto a los usufructuarios que estaban agazapados debajo recibiendo su protección. La sutil línea semántica entre Uribeños y Urabeños ha sido borrada.

La compleja y contradictoria realidad social colombiana expresada este 02.04.16, finalmente se ha movido hasta convertir “el desmonte” real y efectivo por parte del Estado del Narco-Para-Militarismo en una apremiante necesidad y en un cuello de botella que, como lo dijo el comandante Pablo Catatumbo no da paso a la firma de los acuerdos finales de paz en la Habana, y al parecer tampoco lo permitirá con el ELN. Además, al rasgarse definitivamente la ideología contrainsurgente hegemónica del Bloque de Poder dominante, se ha tornado obsoleta. Inservible

No es que lo viejo no muera y lo nuevo no nazca, como dice cierto maoísta caucano que cita de manera dogmática a Gramsci como si fuera Mao, sino que lo nuevo está naciendo por partes y en medio de grandes tensiones sociales. Como debe ser. Estamos asistiendo a una de ellas:

 O Santos y su ministro de Defensa, le aplican todo el Poder del Estado (incluido el militar obviamente) a los Narco-Para-Militares colombianos, llámense Post-Paramilitares, Neo-Paramilitares, Bandas Criminales o simplemente Chulavitas o, No. Y entonces, la traición es de otra calidad y llevará el desarrollo social hacia otras calidades.

* cifras tomadas de :  http://lasillavacia.com/historia/la-marcha-uribista-seg%C3%BAn-qui%C3%A9n-la-mire-55325

Fuente Imagen: Internet

 

           

     

              

CUSCO / DICK&MIRIAM EMANUELSSON / RESUMEN LATINOMERICANO / Keiko Fujimori está haciendo enfrentada en el proceso electoral con una creciente “oposición indignada” que la iguala a su padre. Éste dio la orden de esterilizar a las mujeres pobres del Perú en un programa nacional de planificación familiar, llamado “Plan de Salud Pública”. Fueron esterilizadas forzosamente más de 340.000 mujeres y 25.000 hombres, que solo se puede comparar con el programa de esterilización de Indira Gandhi 1996-1997.

Lunes, 14 Marzo 2016 13:44

El tercero de William Ospina

El escritor colombiano William Ospina, con una intuición y una lucidez propias de los artistas notables, escribió este domingo 12.03/16 en El Espectador, una inquietante columna de opinión (la cual dudo tenga impugnadores) titulada “El Tercero”, cuyo encabezado “cada día es más evidente que ni Santos ni Uribe pueden hacer la paz de Colombia”, determina la contundente argumentación del resto del escrito que, en el párrafo final perturba aún más. (ver http://www.elespectador.com/opinion/el-tercero)

No hay objeción a su limpia prosa y honesta argumentación; solo que el desasosiego me lleva a preguntar en un futuro imperfecto, ¿quién “será” ese tercero que, por ahora, solo aparece vagamente en una intuición de un escritor que piensa responsablemente en el futuro?

Puestos a analizar la “noria” ideológica y política dominante en Colombia, en la que nos (subrayo nos) movemos la mayoría de opinadores periodísticos, especialmente los políticos, es decir en el tiovivo de Izquierda y derecha que da vueltas eternamente sin parar, no hay solución a la incertidumbre planteada por el escritor Ospina.

Veamos: En el lado derecho del circulo vicioso, ¿quién podrá ser ese tercero?

¿El recién operado de un tumor cerebral “agresivo” Vargas Lleras, en quien JM Santos ha puesto todas sus complacencias infraestructurales y presupuestales, o el físico culturista Pinzón Bueno, actualmente “empollando” en la embajada de Washington, a quien el presidente tiene “in pectore” para tirárnoslo a cara como un gargajo agresivo cuando llegue la ocasión, o, el dechado de Roy Barreras?  ¿Acaso insistirá humildemente Angelino?

Será, ¿en el partido Liberal, ¿Pardo Rueda, Verano de las rosas, el afro descendiente guajiro Amilkar Acosta, una mujer combativa como Viviane o, en su defecto, se presentará nuevamente Serpa Uribe?

¿Y en el partido Conservador, saldrá ungido el exitoso ministro de hacienda y crédito público del actual gobierno Mauricio Cárdenas, o el actual jefe del partido David Barguil, o, ya que Noemí está fuera del tiovivo, será su remplazo la infaltable Marta Lucía?

Y en el apostolado Uribista, ¿será José Obdulio, o la paloma de la violencia, o la Faurie y señora, ya que Rangel será todo lo que se quiera menos presidenciable y Oscar Iván, según las caricaturas, logró cruzar “la frontera”?  ¿Se quitará Ordoñez la mitra arzobispal de inquisidor?

Y en el llamado lado Izquierdo del circulo vicioso; Piedad Córdoba está inhabilitada de por vida y no cuenta. Quedan en disputa o en eventual alianza, las tres únicas personas que cuentan con votos como para competir como siempre lo han hecho con honor: Robledo, Clara López y Cepeda. Y en el llamado centro-izquierda: el Rojaspinillismo (que dudo sea de izquierda) pero para el análisis está en otro carrusel y Petro o Navarro, aún no se saben por cual camino coger. (1)

Este no es, desde luego, un escenario entusiasmador, pero no hay que olvidar que la miseria y la crisis también han llegado (como se ve) a las alturas dirigentes, o que la pretenden dirigir.

Como dije, la “noria” izquierda-derecha, que se nos ha impuesto por la ideología y la política dominantes, es una trampa que nos ha impedido pensar en cómo salir de ella. Es como dicen en mi tierra, nos tiene “entrampados” y sin poder liberarnos de ella.

Por una razón muy sencilla. Porque en lugar de hacer un análisis horizontal o de lucha de clases, se ha persistido tercamente y en contra de la realidad, en el análisis lateralizado e inocuo.

A mi manera de ver si hay UN TERCERO, sospechado por el escritor Ospina, que puede garantizar la paz en Colombia y hacerla duradera y sostenible: Es como lo escribí en el pasado artículo, la lucha de masas infatigable e invencible por una Democracia (con mayúscula) de masas verdadera y legitimizada, que supere la “democracia genocida” y contrainsurgente que, durante los últimos 70 años nos han impuesto de manera ilegítima desde las alturas del poder oligárquico, el que ellos mismos han llamado, cínicamente, “nuestro conflicto interno”.

Un paso en esa dirección, además del paro popular que se avecina, es la Asamblea Constituyente, obviamente popular y progresista que, legitime y legalice constitucionalmente los acuerdos alcanzados en la Habana para finalizar ese conflicto interno. Lo demás es seguir en la misma noria infinita y repetitiva, sin principio ni final.

 (1) Nota. Si se me queda alguien por fuera de este tintero, no es por herir ninguna susceptibilidad, se debe, sin duda, a mi lejanía del país y los pocos ecos de esos ruidos que llegan por aquí.

Fuente imagen: Internet

"Causa indignación que los enemigos de la Paz incrustados en las Altas Cortes, desconozcan parte de la historia Nacional, contribuyendo a la impunidad en el peor de los crímenes cometidos en los últimos tiempos, el Genocidio de la Unión Patriótica".

Según un fallo de la Corte Suprema de Justicia de diciembre de 2015, publicado en estos días, el Alto Tribunal decide que los crímenes contra la Unión Patriótica no son de Lesa Humanidad.

El “Magistrado”   FERNANDO CASTRO CABALLERO, ponente de semejante arbitrariedad, nunca debió hacer parte del Alto Tribunal por su cercanía con VÍCTOR CARRANZA, jefe paramilitar que mando asesinar a muchos compañeros de la Unión Patriótica, especialmente en el Meta.  Fue uno de sus abogados, y ahora prepara ponencia contra la Unión Patriótica.

Causa indignación que los enemigos de la Paz incrustados en las Altas Cortes, desconozcan parte de la historia Nacional, contribuyendo a la impunidad en el peor de los crímenes cometidos en los últimos tiempos, el Genocidio de la Unión Patriótica.

 Lamentable que se produzcan fallos políticos y que el derecho sea atropellado de esta manera en momentos en que está por definirse la paz con las FARC.

Es otro obstáculo que le ponen los sectores reaccionarios del país a la firma de los acuerdos. Con que seguridad regresan a la vida política, los que dejan las armas?  Los garantías de no repetición, de asesinatos, desapariciones, torturas contra la oposición política, no la dan estos “Magistrados” ligados con el paramilitarismo.

Lo que se requiere es la aceptación del Gobierno de su responsabilidad internacional en el genocidio de la Unión Patriótica.
 
El Partido llevara a los tribunales internacionales la parte relativa al fallo contra la Unión Patriótica, como demostración del sesgo del alto tribunal de la justicia colombiana, para desconocer como crímenes de lesa humanidad y genocidio, los miles de asesinatos,  las desapariciones forzadas, las detenciones arbitrarias, torturas,  para que sea considerado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA como una nueva forma de re victimización.

 
COMITÉ EJECUTIVO UNIÓN PATRIÓTICA
Aída Avella Esquivel

Presidenta Unión Patriótica

Página 1 de 47
Volver