powered ByGiro.com

Descargar
0:00



El encuentro de Movimiento Social y Político Marcha Patriótica Europa, realizado en Rennes, Francia los días 22, 23 y 24 de julio, se aprobó un llamamiento por la libertad de los prisioneros y prisioneras políticas que en un numero de unos 9500 se encuentran recluidos en las mazmorras de la oligarquía colombiana.

A continuación el comunicado:

 

Rennes, Francia Julio 24 de 2016

Señores:

Bermanch

Representante de la UE en la Mesa de Conversaciones de La Habana

Tom

Representante de Alemania en la Mesa de Conversaciones de La Habana

Bernard Aronson

Representante de los Estados Unidos de América en la Mesa de Conversaciones de La Habana

Federica Morgherini

Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Seguridad

Eurodiputados en el Parlamento Europeo

Países garantes y acompañantes

CELAC

UNASUR

Banki Moon

Secretario General de las Naciones Unidas

Máximos representante de ACNUR

Corte Internacional de la Haya

Secretorio General de la OIT

Consejo Noruego de Refugiados

Comité Internacional de la Cruz Roja

El encuentro de Movimiento Social y Político Marcha Patriótica Europa, realizado en Rennes, Francia los días 22, 23 y 24 de julio, teniendo en cuenta que en Colombia existen más de 9.500 prisioneros\as políticos los cuales se encuentra en condiciones infrahumanas en medio de una violación permanente de sus derechos elementales por parte del Estado y del sistema penitenciario colombiano:

Exigimos:

  • Amnistía e indulto, restitución de derechos plenos de los que son merecedores como ciudadanos de un “Estado Social de Derecho”.
     
  • Solución a la grave problemática de salud que afecta a la población carcelaria que somete a la tortura y a la pena de muerte a los\as prisioneros\as de todo el país, motivo por el cual exigimos la libertad inmediata para los enfermos crónicos y enfermos en estado terminal, así como la instauración de atención integral de salud al interior de todo el sistema penitenciario.
     
  • Revisión de casos de prisioneros\as que llevan más años privados de su libertad para que le sean restituidos todos sus derechos y libertades.
     
  • Pedimos la libertad inmediata para Huber Ballesteros, David Revelo, Miguel Angel Beltrán, Ingrid Pinilla y todos\as los prisioneros\as cuyo único delito es ejercer su derecho a la libertad de expresión y al pensamiento crítico.
     
  • Solicitamos a las organizaciones internacionales que trabajan en la defensa de los derechos humanos, que soliciten la autorización de Auditoria permanente dentro de los centros penitenciarios que permitan verificar el cumplimiento de atención digna e integral y la salvaguarda de los derechos de los\las internos.
     
  • Solicitamos que se de cumplimiento a lo pactado en la Mesa de Diálogo de la Habana el pasado 23 de junio de 2016 sobre el Acuerdo sobre Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de las Armas firmado por las FARC-EP y el gobierno colombiano que dice: “...Según el punto 5. Acuerdo sobre las Víctimas del Conflicto, en su numeral 23.- firmado el pasado 15 de diciembre 2015 “A la finalización de las hostilidades, de acuerdo con el DIH, el Estado colombiano puede otorgar la amnistía “más amplia posible”. A los rebeldes que pertenezcan a organizaciones que hayan suscrito un acuerdo final de paz, según lo establecido en el numeral 10, así como a aquellas personas que hayan sido acusadas o condenadas por delitos políticos o conexos mediante providencias proferidas por la justicia, se otorgará la más amplia amnistía posible, respetando lo establecido al respecto en el presente documento, conforme a lo indicado en el numeral 38...”.
     

Atentamente,

Movimiento Social y Político Marcha Patriótica Europa

Capítulos: Alemania, Bélgica, Estado Español, Francia, Reino Unido, Suecia.

“Estoy convencido de que la guerra se acabó y lo acordado es irreversible”, dice, sin siquiera titubear, Bernie Aronson, el enviado especial de Estados Unidos para las negociaciones de paz con las Farc. (Ver también: Así comienza el fin del conflicto)

Aronson, que la semana pasada completó 25 visitas a Cuba en cumplimiento del rol que le asignó el presidente Barack Obama, cree que lo importante ahora es que el pueblo colombiano respalde el acuerdo de manera masiva para garantizar su legitimidad.

En entrevista con EL TIEMPO, el ex subsecretario de Estado también anuncia que tiene luz verde de su Gobierno para acompañar un eventual proceso de paz con el Eln.

Tras los anuncios de la semana pasada, ¿qué tan confiado está Estados Unidos de que el acuerdo con las Farc es ya una realidad a la vuelta de la esquina?

Estoy convencido de que la guerra se acabó, y que lo que se acordó es irreversible, asumiendo que sea aprobado por los colombianos en el plebiscito. Si son unas semanas o mes y medio más para ultimar detalles, ya es solo cuestión de tiempo. Pero ya llegamos al final. (Lea: Los tres desafíos inmediatos que enfrenta el proceso de paz)

¿Cree que todo estará listo para este 20 de julio, la nueva fecha que se ha mencionado para la firma definitiva?

El 20 de julio es para llegar a un acuerdo final sobre el lenguaje del acuerdo y poner las iniciales, pero no es la firma final del acuerdo. Es posible que para el 20 de julio, esto se pueda lograr, pero también podría extenderse un poco más. No creo que sirva enfrascarse en temas de tiempos, pues estamos en un muy buen lugar en este momento.

¿Qué sigue para usted de aquí en adelante?

Hay todavía algunas discusiones entre las partes y si puedo ser útil, allí estaré. Hay potencialmente negociaciones con el Eln y el presidente Santos me ha pedido que esté involucrado, y lo estaré, al menos inicialmente. También está la implementación de los acuerdos y me quiere asegurar que el Gobierno en Washington está marchando de una manera eficiente para ayudar en donde podamos. Algunos ya están en proceso, como el esfuerzo de desminado. También está la desmovilización de los niños soldados, y en eso espero colaborar. Todavía hay cosas por hacer.

¿Su gestión como enviado especial para un eventual proceso con el Eln ya está aprobada por el Departamento de Estado?

El Presidente me preguntó si sería útil y me interesaría reunirme con el Eln, de la misma manera como lo hice con las Farc. Con el permiso de mi Gobierno le dije que sí. ¿Cuál sería mi rol específico en ese proceso a futuro? No se lo puedo decir por ahora.

Al proceso con las Farc aún le falta. ¿Hay algo que le preocupe de manera particular?

Mi esperanza es que Colombia esté unida en respaldo al proceso cuando llegue la hora de votar. Por supuesto eso les corresponde a los colombianos. Sería muy útil un contundente y amplio triunfo del sí para que esto no sea un tema que genere división y más bien se convierta en una oportunidad y una responsabilidad de los ciudadanos.

¿Le preocupa la oposición que se le hace al proceso?

Colombia es una democracia y hay diferentes puntos de vista y debe haber un buen debate. Pero a la larga espero que los colombianos escojan la paz, y por una gran mayoría, pues eso sería una base sólida para la implementación de los acuerdos.

¿Cree que hay riesgo de que gane el no en un plebiscito?

No quiero especular. Muchos países en el mundo, entre ellos el mío, son muy volátiles y por eso nunca se debe decir nunca. Pero la reacción inicial tras los acuerdos anunciados la semana pasada fue muy positiva. La gente salió a las calles a celebrar. (Ver: Farc empiezan campaña por el 'sí' para la refrendación de los acuerdos)

¿Le preocupan a EE. UU. las zonas de despeje que se acordaron con las Farc y que sea una repetición de lo que sucedió con El Caguán hace 15 años, o que solo entregarán las armas en 180 días tras la firma del acuerdo?

Me parece que el cronograma para el desarme es muy bueno. Ciento ochenta días para completarlo no es largo y comenzará con las armas pesadas y explotando el inventario de armas y municiones no usadas. También hay que darle tiempo a la ONU con el fin de que desarrolle su estrategia. En cuanto a los despejes, conozco que se ha consultado a la Fuerza Pública y a las autoridades locales y que el Gobierno ha hecho un buen trabajo a la hora de delimitarlas.

¿En qué se diferencia este acuerdo con las Farc de otros en los que usted participó en Centroamérica?

La parte más significativa es que los de Centroamérica se dieron antes de la Convención de Roma y del establecimiento de la Corte Penal Internacional (CPI), y los de Nicaragua y El Salvador terminaron en amnistías para los actores. Colombia está frente a un nuevo escenario en el que no pude haber impunidad frente a crímenes de guerra o graves violaciones a los derechos humanos. Este acuerdo no proporciona impunidad. El tribunal especial que se creará (para juzgar esas violaciones) es un nuevo desarrollo en el área de la resolución de conflictos.

¿Ve algo en lo acordado que podría activar una intervención de la CPI?

No he visto evidencia de eso hasta ahora. La visión de ellos es que mientras existan procesos locales para establecer culpas y sanciones para los responsables, la CPI no tiene un rol. No hablo por ellos, pero el acuerdo sobre justicia transicional es público desde hace 6 meses y no he visto evidencia que la CPI esté reclamando su derecho a intervenir y me sorprendería si lo hicieran. Pero eso solo se sabrá con el tiempo.

Esta semana, una comisión del Senado aprobó una partida de US$ 391 millones que había solicitado el presidente Barack Obama para ayudar en la implementación de los acuerdos. En la Cámara se está considerando hasta elevar la cifra en US$ 100 millones.¿Cree que el Congreso le cumplirá a Colombia?

Esos dos desarrollos son prueba de que el Congreso quiere cumplir y los veo con optimismo. Que una Cámara aprobara lo mínimo que pidió el Presidente y la otra incluso más, muestra que el consenso bipartidista que ha respaldado a Colombia desde el comienzo sigue firme e intacto y que tienen el deseo de apoyar ahora que se está dando el paso hacia la paz.

Donald Trump, candidato a la presidencia por el Partido Republicano, ha dejado claro que de ganar la Casa Blanca piensa replegar la presencia de EE. UU. en el mundo.¿Qué tan en riesgo estarían los recursos para Colombia durante una eventual presidencia del magnate?

No es mi tarea especular sobre lo que hará o no un presidente de EE. UU. Pero sí diría que Colombia es un país donde el involucramiento de EE. UU. fue efectivo, si se mira donde estábamos cuando arrancó el Plan Colombia y donde estamos ahora, cerca de firmar la paz. Ojalá las figuras políticas de mi país reconozcan esto, y el voto del Congreso de esta semana sugiere que ellos lo entienden y que esto es un logro bipartidista para EE. UU.

¿Cree usted que las Farc deberían recibir curules en el Congreso colombiano de manera automática?

Eso depende del Gobierno colombiano y del pueblo colombiano. Lo que las Farc me han dicho es que ellos ya tenían miembros del Congreso electos popularmente cuando existía la Unión Patriótica y que se perdieron cuando fueron asesinados. Desde su punto de vista entregarles cupos automáticos es una reparación. Pero este es un tema en el que EE. UU. no tiene una posición. Les corresponde a los colombianos decidirlo.

De una u otra manera, las Farc terminarán en la arena política.¿Podrá EE. UU. reconocer y entablar una relación con un grupo al que todavía consideran narcoterrorista y cuyos líderes están pedidos en extradición?

Yo ya llevo un año y medio tratando con ellos. Lo que les he dicho es que si se desarman del todo y suspenden todas sus actividades ilegales –tráfico, extorsión, secuestro y se convierten en un partido político legal–, EE. UU. los tratará como tales. Si hay personas que tienen deudas pendientes con la justicia de EE. UU. por narcotráfico, eso tendrá que mirarse de manera individual. Teniendo en cuenta nuestras propias limitaciones legales, apoyamos el proceso mediante el cual las Farc se transforman de una organización militar ilegal en una organización política legal.

Entonces, si cumplen con esos requisitos, ¿incluso podrían, por ejemplo, visitar EE. UU?

No quiero especular. Será una cosa que se determinará caso por caso.

Muchos dicen que lo más difícil viene ahora, cuando comiencen a implementarse los acuerdos.¿Está Colombia preparada?

Creo que sí, y hay que resaltar que no hay ningún otro país en Latinoamérica que tenga más experiencia en la desmovilización de organizaciones militares. En las últimas décadas han pasado unos 58 mil por ese proceso. Ademas tiene una de las economías más fuertes y un presidente muy capaz, que ha demostrado su capacidad al llevar estas negociaciones a buen puerto.

También está la comunidad internacional, que se ha comprometido a ayudar a Colombia. La Unión Europea ofreció 540 millones de euros, EE. UU. también contempla una suma grande y estamos organizando un esfuerzo internacional para desminar al país. Pero también es un examen para Colombia, para su clase empresarial, sus líderes políticos, de si estarán a la altura de este reto. (Ver video: 'Trabajemos para que la paz sea completa en Colombia': Ban Ki-moon)

Resaltaría sin embargo que muchos de los acuerdos que se alcanzaron son buenos sin que existiera la guerra con las Farc. Los compromisos que se han hecho para desarrollo rural en infraestructuras, carreteras, titulación de tierras para campesinos son cosas que se han tratado de hacer por décadas y que nosotros respaldamos. O los acuerdos para combatir al paramilitarismo y las ‘bacrim’ que son buenos no por que se acordaron con las Farc sino porque Colombia lo necesita. Los colombianos no deberían ver esto como un precio que toca pagar para acabar con la guerra sino una oportunidad para realizar reformas que son buenas para todos.

Hace un par de semanas, el subsecretario para Asuntos de Narcotráfico, William Brownfield, dijo en una audiencia en el Congreso que había preocupación por el aumento de los narcocultivos en Colombia y que en cierta medida era culpa del Gobierno, pues los acuerdos con las Farc en esta materia frenaron los esfuerzos de erradicación. ¿Es esta una percepción generalizada en su Gobierno?

No creo que el secretario Brownfield sugiriera que acá falta un compromiso de Colombia para enfrentar el problema. Ha sido nuestro socio por muchas décadas en la erradicación de cultivos y en el combate contra los grupos ilegales. Pero no hay duda de que la producción ha aumentado y eso nos preocupa a nosotros y al presidente Santos, y estamos trabajando para enfrentar el problema.

Pero también se están batiendo marcas en el frente de la interdicción de drogas y esfuerzos efectivos para golpear las estructuras del negocio. También hay programas pilotos con las Farc y el Gobierno y en eso estamos trabajando juntos. Hay compromiso para reversar la tendencia y tomará tiempo. Pero creo que podemos lograrlo.

Si llegan a la paz, ¿cuándo cree que las Farc saldrán de la lista de organizaciones terroristas elaborada por su país?

No puedo especular. Pero les hemos dicho a las Farc que una vez se desarmen y cesen toda actividad ilegal comenzaremos la revisión de ese tema. Hay que ver qué tan rápido suceden las cosas en el terreno.

¿Ve usted algún escenario en el que su Gobierno le da la libertad a Simón Trinidad?

Ya sobre esto me he referido antes (en este mismo diario) y la posición de EE. UU. no ha cambiado desde entonces. (Que el guerrillero está pagando una condena de 60 años por secuestro, que no existen discusiones en torno a su liberación y que EE. UU. no forma parte de las negociaciones con las Farc.)

Sábado, 25 Junio 2016 06:40

Incertidumbre

“AY, como es cruel la incertidumbre…. Ay, esta amarga pesadumbre”, cantaba a mil voces el conocido y nunca olvidado bolero caribeño, medio siglo antes de que Lyotar, el filósofo de la Post modernidad, condensara en esta simple frase, “se tiene por Post moderna la incredulidad con respecto a los grandes retos”

Y con ella, sintetizara la esencia de esta época del desencanto que siguió a las masivas e industrializadas carnicerías humanas de las llamadas guerras mundiales, al afianzamiento filosófico de las leyes de la relatividad, al temor, la angustia y la ansiedad ante una hecatombe nuclear mundial; a la guerra fría, las arrasadoras y  recurrentes crisis económicas financieras y civilizatorias del capitalismo trasnacional neo liberal triunfante y, al afianzamiento definitivo del pensamiento complejo junto con la teoría matemática del caos.

Así (fear, uncertanly and doubt) temor, incertidumbre y duda, enfrentados al pensamiento dialectico leninista del “análisis concreto de la situación concreta”, se convirtieron en una estrategia comercial y política. Y también literaria. No hubo merchante y demagogo reaccionario que no recurriera a ella y cosechara los correspondientes triunfos electorales para afianzar o prolongar su dominación y explotación neoliberal incontenible.

En Colombia, país de un humus histórico de 200 años de perfeccionamiento bipartidista demagógico y guerrerista, esta yedra venenosa proliferó vertiginosamente como núcleo filosófico de la ideología anticomunista y contrainsurgente con la cual, desde inicios del siglo XX, desde la Ley Heroica de Abadía en 1928, se cementó y aglutinó el Bloque de Poder Contrainsurgente dominante actualmente. ¿hay necesidad de mencionar cada uno de sus innumerables ejemplos?

Bien, entonces los remito simplemente al incierto y dudoso artículo “Dos Álvaros”, escrito 25.06.2016 por Alfonso Cuellar, el encantador columnista contrainsurgente de Semana.com, o, al del escolástico prestidigitador de la incertidumbre Hernando Gómez Buendía, quien en su último artículo del diario El Espectador “¿Al fin, hubo o no acuerdo? escribe malintencionadamente, desconociendo el reciente acuerdo firmado en la Habana para finalizar la guerra, que:

 … “El mecanismo de refrendación popular. Los chismoperiodistas dicen que las Farc aceptarán el plebiscito, pero esto no consta en el acuerdo (ni en los discursos del jueves)” ….

Claro, no consta porque en el acuerdo signado, muy al final se dice que ambas partes; “aceptan el mecanismo de participación popular que la Corte Constitucional indique y en los términos que ese alto tribunal señale”. Hombre, en lugar de tirar como el calamar la tinta escolástica de la duda, mejor hubiera ido una página más atrás en el diario en el que escribe, para leer el texto completo de lo acordado (ver http://www.elespectador.com/noticias/paz/el-texto-completo-de-los-acuerdos-firmados-habana-articulo-639605)

Cosa muy parecida, para no decir en términos Post modernos casi igual, está sucediendo con el terremoto que ha producido en las finanzas globales y en la geo-estrategia del Imperialismo neoliberal global, el llamado “Brexit” o la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Todos a una, desde cualquier lugar de este mundo ancho y ajeno, escriben como si fuese el bolero romántico, “Ay, hemos entrado en el reino cruel y amargo de la incertidumbre”, lo que equivale a la frase de Marx: “Es una petición de Principio”, es decir, a no decir nada.

En mi modesta opinión, prefiero seguir con el pensamiento de ese gran Geo-estratega del Imperialismo anglosajón Sir Winston Churchill, quien ante cualquier acontecimiento por pequeño que fuera siempre preguntaba: “¿Y, a quien beneficia ese muerto?

Entonces la respuesta viene de inmediato, tal y como lo estamos viendo, pero no analizando: A China. De paso a Rusia y también de paso a Alemania, que se quita la punta de lanza más grande de la globalidad financiera (la City of London) metida por los EEUU (Wall Street) en las finanzas de la Unión Europea, que como ya se empezó a ver,  está convirtiendo a Frankfurt en su reemplazo, y quiérase o no, obligará al agrietado edificio europeo a mirar más hacia Europa Oriental y Rusia como mercados indispensables que llenen el vacío dejado por Gran Bretaña. Además, como también ya se anunció, obligará a un alto en su neoliberalismo desbordado para tratar de frenar la Xenofobia ultraderechista y sobre todo nacionalista. ¿A quién le interesa el aislamiento físico de ese hueco especulativo y financiero que es el casino inglés de Gibraltar? Solo al Popular Rajoy.

Ante el hundimiento del Brasil, que actualmente presenciamos, un nuevo bloque va a surgir en el grupo de las “potencias emergentes” dentro de la multilateralidad global inevitable, y lo mejor es que se está realizando sin que pueda evitarlo la decadencia política y económica de los EEUU.  

¿Desde cuándo el Marxismo es nacionalista? ¿Desde cuándo y a nombre de la clase obrera y los demás explotados, oprimidos y humillados del mundo, se puede hablar de que nacionalismos trasnochados del Siglo 19 son una posición revolucionaria al avance inconcebible de las Fuerzas Productivas, a la gran centralización y concentración inevitable del Capital a nivel mundial y,  al desarrollo concomitante de las Relaciones de Producción junto con las multiples formas de la Conciencia Social?  

Todo lo contrario (también se está viendo) la xenofobia, el racismo, la incertidumbre ante la invasión de los bárbaros de piel coloreada y de religiones ajenas, la estrechez nacional de la que hablaba Lenin, fueron las columnas del pensamiento del nazi fascismo de Hitler, Mussolini, Franco y también como se ve, a ese paradigma de los Dos Álvaros colombianos.

Así pues, ¿a quién benefician esos muertos? Me refiero a lo acontecido esta semana en Londres y en la Habana. La certidumbre airada de las precarias respuestas dadas por el Oligopolio Mediatico Contrainsurgente de Colombia, por el contrario, nos está indicando a quienes NO ha beneficiado, ni  beneficiará y también a quienes ha herido; a medida que la realidad social siga avanzando movida por la lucha de clases y se gane en certeza y en realidades políticas, como por ejemplo, la necesaria salida del Imperialismo Inglés de la guerra contrainsurgente de Colombia, que ya no tendrá la plétora financiera para seguir financiándola y después de los acuerdos de la Habana, no tendrá la base jurídica para seguir produciendo victimas en Colombia y ayudando a matar colombianos.

Lo más probable o posible (aunque también es incierto) es que los jugosos contratos Presidenciales de JM Santos a míster Tony Blair, no vayan más. By, míster red Bean     

Imagen Internet  

   

 

   

      

 

 “He arado en el mar y edificado en el viento”, fue la sentida y desosegante frase de nuestro Padre Simón Bolívar, cuando sus antiguos compañeros de armas Páez, Santander y Flores, por sus mezquinas y estrechas ambiciones de gamonales provincianos y estimulados por los empréstitos ingleses, rompieron en tres pedazos su sueño futurista de la gran Colombia y la Patria Grande.

Hoy, esa frase nos puede servir para expresar el enrarecimiento  frustrante que podemos estar sintiendo todos aquellos nuestroamericanos, deseosos de una Solución Política a la histórica guerra contrainsurgente y anticomunista, adelantada contra el pueblo trabajador colombiano por el Bloque de Poder Contrainsurgente dominante en el país; al percibir la frialdad frustrante de los hechos presentados por el Presidente de Colombia JM Santos en un transcendental escenario trasnacional y Global, sobre el futuro de los diálogos de paz de la Habana, que después de cuatro años de trabajo incansable por lograr y construir acuerdos para finalizar la confrontación armada; el Bloque de Poder Contrainsurgente, esta vez “en bloque” y por boca suya, advierte en convertir en una Guerra Urbana de características apocalípticas.

No se trató de un “lapsus linguae” como bien lo explica Alfonso Cuellar, uno de los más refinados, vistosos y atractivos “ruiseñores de la contrainsurgencia colombiana”, entrenado de analista de seguridad en las guerras USA en el Golfo Pérsico, quien cada Semana, desde esa trinchera de la contrainsurgencia que es Semana.com, la revista del sobrino del Presidente, nos aclara el sentido de los fallos y sentencias del poderoso y omnipotente bloque de clases del que es vocero privilegiado.  

Explica la dislexia presidencial así (discúlpenme, pero debo citarlo en extenso y subrayar lo pertinente):

…..  “Asumamos, en primera instancia, que fue, como McCain, un problema de comunicación, de forma y no de fondo. Que no es nada nuevo lo de las FARC. Que es más una hipótesis oficial basada en experiencias pasadas con la guerrilla. Puede ser, pero no creo que sea fortuito que se hable ahora del fantasma de la guerra urbana.

El gobierno sabe que es en las ciudades donde abundan los escépticos y opositores a las negociaciones. Se refleja en todas las encuestas. Después de cuatro años, es evidente que el discurso de los beneficios de la paz NO ha calado. Que la opinión pública no interioriza mensajes como el que creceremos dos por ciento más o que habrá progreso. Para muchos, el conflicto en el Catatumbo es igual de lejano que el de Siria.

El miedo es visceral y por ello, utilizarlo es más efectivo. Si bien la frase del Presidente de que la guerra urbana es “más demoledora que la rural" es infortunada y hasta hiriente para nuestros compatriotas en el campo, tiene su lógica: el gobierno quiere sacar a los citadinos de su zona de confort. Que comprendan lo que está en juego. 

No comparto la estrategia -el temor siempre es cortoplacista y dificultará la reconciliación en el futuro- pero es una herramienta válida de comunicación política. Incluso si termina siendo un burdo chantaje.

Me preocupa más pensar que el Presidente hablaba en serio y que sí haya "información amplísima" de que las FARC se estén preparando para la guerra, con énfasis en las ciudades. De ser cierto, confirmaría los peores vaticinios de los críticos acérrimos del proceso, los que alegaban que la guerrilla se estaba fortaleciendo; que su voluntad de dejar las armas no era sincera; que su promesa de abandonar la combinación de todas las formas de lucha era una mentira. Que recibían a víctimas, conversaban con dignatarios extranjeros y hablaban de paz, paz y paz, sólo para la foto.

Ya veremos a los pseudo expertos en negociaciones -tanto criollos como extranjeros- minimizando la revelación de Santos. Que comprensiblemente las FARC tienen plan B militar. Que obviamente aterrorizarán a las ciudades si no se firma y aprueba lo convenido con el gobierno. Que desde el primer día se dijo que nada estaba acordado, hasta que todo estaba acordado.  En fin, que es mucha alharaca por nada.

Nunca he aceptado la premisa de que la mesa en La Habana es entre partes iguales; menos aún dada la debilidad militar y política de las FARC. Que sea necesario como acto de buena fe tratarlas con dignidad es otro cuento. Pero otra cosa, y especialmente después de cuatro años de conversaciones donde la guerrilla ha logrado más que en medio siglo de matar colombianos, es considerar normal que las FARC se “preparen para la guerra” por si las moscas. Es una traición contra todos los que se la han jugado a favor del diálogo.

Lo verdaderamente triste es que en las FARC aún haya quienes piensan que una guerra urbana sigue siendo una opción viable. Como si a punto de bombas y asesinatos lograrán ganarse el esquivo apoyo de sus compatriotas””.

Ver http://www.semana.com/opinion/articulo/alfonso-cuellar-santos-dijo-que-farc-haria-guerra-urbana-si-fracasa-proceso-de-paz/478106

¿Cuál es el fondo de la frase de Santos y la impactante y resonante aclaración clasista que de ella hace el adonis Cuellar?

No se trata del cuento, ese si viejo, de voltear el argumento y decir que la Oligarquía Contrainsurgente colombiana (con sus dos fracciones santista y uribista) soportada por el sector más guerrerista del complejo militar-Industrial-financiero de los EEUU (no se sabe aún si es Trump o Clinton) tiene ya decidido y muy adelantado el plan militar de apoderarse de Venezuela, para lo cual necesitan que haya paz en Colombia. Esta puede ser una razón externa, una espina de las que conforman el espinazo de pescado con el que se suele representar la complejidad del llamado “conflicto colombiano”.  

Sino que hay también profundas razones internas, inherentes a la lucha de clases que se está librando al interior de la formación económica y social colombiana, que el Bloque de Poder Contrainsurgente dominante está tratando de resolver en medio de los actuales diálogos de la Habana y que aún no está resuelta o están por resolverse, incluso sacrificando el anhelo de la paz que anima a todos los colombianos y nuestroamericanos.

Y esa lucha interna en la esfera de lo económico, obviamente se refleja intensamente en Lo político, como lo anotaba el más objetivo periodista Daniel Coronel (también desde la revista Semana) al enumerar los 32 pre-candidatos presidenciales que, dos años antes de que JM Santos termine su mandato, están desde ya dándose codazos, a ver quién se va a sentar en la silla vacía que deje el actual Presidente de todos los colombianos.

La comparación no es con Haití donde el caos introducido por la invasión Imperialista estadounidense ha llevado a los infortunados haitianos a tener más de 50 candidatos; sino con la misma historia colombiana; en donde desde hace 200 años la oligarquía señorial ahora Trasnacionalizada, siempre ha dirimido por medio de la polarización sectaria y la guerra quien se queda con el botín del Estado. En eso estamos: Esa es la Guerra Urbana de las Farc, ampliamente informada por el embajador en USA Pinzón, que fue anunciada por JM Santos y es amplificada con perfidia por la revista de su sobrino.  

 No es sino leer el artículo de Coronel (ver en http://www.semana.com/opinion/articulo/daniel-coronell-candidatos-presidenciales-2018-suenan-vargas-lleras-ordonez-fajardo-y-de-la-calle/477192

Para ver cuáles son las propuestas y proyectos que están en “las apuestas del juego electoral”, haya o no acuerdos en la Habana. Y eso es precisamente lo que Santos está haciendo con la polarización política con la fracción Uribista en torno al Plebiscito para la Paz.

Poniendo a depender el supremo fin de finalizar un conflicto armado tan largo y complejo como el colombiano, de un albur electorero como el tal Plebiscito que, puede (y es muy probable) se pierda

Lo que está en juego no es la refrendación pseudo-democrática o electorera de los acuerdos de la Habana con el tal Plebiscito, sino, el compromiso irreversible que ha hecho JM Santos a su cauda clientelista, desde la Presidencia de la República, de inundar o mejor aceitar con los dineros y enormes caudales oficiales la poderosa máquina clientelista, local, regional y nacional, que lo sostiene.

Al ver repugnado tanta mezquindad oligárquica, uno no puede sino recordar desconsolado y adherir a la triste frase del Libertador Simón Bolívar: “Hemos arado en el mar y edificado en el viento”.   

Fuente imagen Internet       

         

 

           

    

Viernes, 17 Junio 2016 14:13

La guerra urbana de JM Santos

El Presidente de Colombia JM Santos, contra toda regla de comportamiento político esperada en una persona de su Poder, en una intervención que algunos comentaristas han calificado de desafortunada pero que no lo es, en una intervención “fríamente calculada” realizada en Foro Económico Mundial (WEF) para América Latina que se realiza (17.06.2016) en Medellín, hizo dos afirmaciones que dejaron desconcertados, no solo a los “empresarios  antioqueños” y del resto del país que allí se encontraban, sino a todos los burócratas y políticos internacionales o mejor trasnacionales asistentes.

Santos, acorralado no solo por la formidable movilización social nacional del Paro Agrario Étnico y Popular que se acaba de realizar, así como por el avance de la política saboteadora a los acuerdos de la Habana que vienen adelantando sincrónicamente y con éxito Uribe Vélez- Ordoñez-Lafauríe.

Y además, resintiendo los errores de su propia estrategia “electorera y politiquera” de imponer a raja tabla y de manera unilateral un Plebiscito como refrendación de los eventuales acuerdos a los que se llegue en la Habana entre las FARC-EP y el Estado colombiano y para colmo, colgarle el mico de ponerlos a depender de la suerte ambigua de ese mismo Plebiscito; llamó de urgencia a su embajador en Washington Juan Carlos Pinzón, el tristemente célebre saboteador de la Paz y aliado agazapado de Uribe Vélez, para intercambiar informaciones.

Lo más probable, para conocer cuál sería la reacción de Washington frente a la situación de desestabilización Imperialista que se adelanta contra el gobierno venezolano y que generaría el escenario posible y probable de paz con las FARC y guerra con el ELN extendida a Venezuela; escenario que como una pesadilla describió detalladamente el ex combatiente eleno Carlos Arturo Velandia, más conocido como Felipe Torres, en un artículo de opinión ampliamente divulgado (Ver http://prensarural.org/spip/spip.php?article19504)

 Al parecer el embajador Pinzón, “our man in Washington”, quien de paso fue promovido por los políticos Santistas como remplazo del Vargas Lleras para sucederlo dentro de dos años en la Presidencia de Colombia, le dio a su jefe otras informaciones. Es decir, lo desinformó y entonces Santos, tuvo que salir a decir lo que dijo:

- “Tengo información amplísima que ellos (las FARC) están preparados para volver a la guerra, y la guerra urbana que es mucho más demoledora que la guerra rural. Eso es una realidad, lo sé, y por eso es tan importante que lleguemos a un acuerdo”.

Pero no se quedó en reconocer su propio error de haber puesto a depender de un incierto Plebiscito los acuerdos de la Habana. Fue más allá, al agregar esta advertencia que puso feliz a su rival Uribe Vélez:

   - “No se equivoquen. Si el plebiscito no se aprueba, volvemos a la guerra, así de sencillo; no es que se vuelva a la mesa de negociación para mejorarla, volvemos a la guerra. Esa es la verdad",”.

 Si así son las cosas, y si el Pentágono había presupuesto o mejor contado con una paz en Colombia para intervenir militarmente de manera más cómoda en Venezuela, tal como lo describió Felipe Torres, el escenario puede ser aún más caótico y perturbador de lo imaginado.   

 Si por las estupideces, politiquerías y mezquindades de JM Santos, fracasa este proceso de dialogo entre las insurgencias, tanto las Farc como el próximo con el ELN, lo más probable es que el escenario sea el soñado por cualquier NIHILISTA suramericano embargado de realismo: “Si no hay Patria para todos, No habrá Patria para nadie”  

En esto, Santos no se ha equivocado. Tampoco en que, por esto, es necesario y urgente llegar a los acuerdos finales yá.  

Imagen: Internet

 

  

 

 

Domingo, 05 Junio 2016 09:22

Paz en Colombia. Guerra en Venezuela

 Con los añicos de la Unión Soviética en el bolsillo, y la incorporación mediante la llamada guerra del Gofo de 1991, de la región Central del Asia a la globalización general; el filósofo estadounidense Francis Fukuyama, como ruiseñor del complejo militar industrial financiero de su país, le declaró la guerra a la Historia universal con una bien enmascarada formulación anti marxista: “La historia como lucha de ideologías ha terminado con un mundo final basado en una democracia liberal que se ha impuesto (obviamente mediante la guerra) tras el fin de la guerra fría´”.

 El centro de la formulación dirigía todo su filo filosófico contra dos de los pilares fundamentales del método materialista de la historia establecido científicamente por Marx y Engels: Uno, el que la historia de la Humanidad es la historia de la lucha de clases, por decirlo en breve, su motor movido por la contradicción social. Y otro, el que la violencia (ojo) no engendra o genera una nueva sociedad, sino que asiste como una partera, como un medio racional, a la sociedad antigua preñada de la nueva sociedad que está por nacer.

Desde la formulación de Fukuyama, criticada superficialmente o no tomada con la trascendencia que ha ido adquiriendo, la globalización neoliberal del Imperio capitalista trasnacional que salió triunfante de esa guerra llamada fría, ha ido modificándose vertiginosamente, profundizándose y adquiriendo nuevas características que sus ideólogos han denominado “olas” de la revolución científico-tecnológicas. Ya vamos en la cuarta ola: la de las plataformas robóticas que muy probablemente y debido al atropellado e irresistible desarrollo de las Fuerzas Productivas, mute o se desarrolle más rápido de lo esperado en una tecnología aún más sofisticada. ¿Cuál es el temor?

Si se es revolucionario, se sigue el método fundamentado por Marx y, no se confunde mecánicamente (como hasta ahora se ha hecho) las crisis capitalistas producidas por esas olas tecnológicas con revolución social. Es decir, si ya se acepta que la crisis capitalista por sí sola no derriba el capitalismo trasnacional depredador para poner de acuerdo o armonizar a esas Fuerzas Productivas con las Relaciones de Producción que le corresponden necesariamente; sino que, se requiere obligatoriamente de la conciencia y la praxis trasformadora de los hombres (y obviamente de las mujeres y niños de cualquier sexo, ect) entonces no hay nada que temer, y menos del futuro.

La guerra contra la Historia y contra Marx decretada en 1991 no ha sido ganada por quienes la decretaron. Todo lo contrario, nuevos continentes y pueblos nuevos han sido incorporados violentamente a la globalización neoliberal del imperialismo y nuevas contradicciones han ido aflorando ante nuestros ojos, en este cambio de era.

Sin embargo, y a pesar de haber concluido la llamada guerra fría, seguimos pensando (me autocritico) con las categorías introyectadas durante aquella época y más en Colombia, donde todavía, desde 1946, se libra una Guerra Contrainsurgente, apéndice directo de la guerra fría estadounidense contra el comunismo internacional, y  donde sus cruzados, históricamente han basado su pensamiento en la escolástica medieval que oculta las contradicciones materiales y reales, o las nubla bajo la forma de dicotomías. Por ejemplo, oponer el día con la noche: a Santos con Uribe.

Contradictorio es el mundo que está surgiendo y afianzándose a nivel global, y es sobre esta base, la de reconocer las contradicciones materiales para actuar conscientemente sobre ellas como debemos enfrentar las “turbulencias” que el Imperialismo neoliberal y depredador está generando en el mundo o globo actual, pero en especial en nuestro entorno nuestroamericano.

Hay contradicciones muy profundas de forma y contenido entre los grupos que se disputan el gobierno del complejo militar industrial de los EEUU: el grupo Obama- Clinton y el de Donald Trump, más marcadas cuando se trata de la posesión del Patio Trasero de sus negocios. Hay contradicciones ya casi insalvables con otros bloques comerciales que llamaron BRICS y que dificultan la expansión global del Imperio global centralizado. (Toni Negri tampoco estaba tan desenfocado como se le criticó)

Hay contradicciones muy profundas en Europa, entre quienes saben y son conscientes que sin la emigración extra-europea no será posible la supervivencia del capitalismo renano; y entre quienes con argumentos y practicas nazi-fascistas se oponen radicalmente a la “islamización de Europa en curso”. A esto se le llama con el eufemismo de crisis de los refugiados.

Hay contradicciones muy densas y oscuras pero muy reales, en lo que el comandante Raúl Castro, desde la Cuba en lucha contra el bloqueo criminal último vestigio de la guerra fría, llama “la turbulencia del ataque imperial contra Latinoamérica y el Caribe” (05.06.2016)  y  que ha sido calificado (escolásticamente) por la izquierda como un retroceso, o por la derecha como un avance, cuando lo que hay es una lucha de clases a nivel continental, como parte de la lucha de clases a nivel global entre las fuerzas de lo nuevo en resistencia muy aguda contra las fuerzas de lo antiguo. No de otra manera se entiende el reemplazo que se ha hecho de Cristina en Argentina o se está haciendo a Dilma en Brasil, o lo que viene en Perú, ect, ni el por qué los gobiernos de Bolivia o Ecuador “estén en capilla inmediata” para ser desestabilizados o mejor conducidos por la “ruta blanda” de Argentina y Brasil, la que tampoco ha descartado del todo el llamado “caos militar inducido”.

Tampoco se entendería la contradicción que plantea el gobierno de los EEUU al reiterar un apoyo irrestricto al proceso de paz de Colombia (http://www.noticiasrcn.com/nacional-dialogos-paz/estados-unidos-reitera-apoyo-al-proceso-paz-colombia)

Mientras despliega una inmensa ofensiva de todo tipo, por ejemplo con el “esclavo de las leyes” Almagro, para tener una justificación o legitimación internacional con el fin de intervenir militarmente en Venezuela, la que conducirá necesariamente a una confrontación militar de repercusión irremediable en Colombia; tal y como lo dice una aliada suya, la canciller del gobierno Santos María Ángela Holguín, cuando advierte que un conflicto violento en Venezuela afectaría muy negativamente a Colombia (http://www.rcnradio.com/nacional/canciller-advierte-conflicto-venezuela-colombia-seria-la-mas-afectada/)

Así pues, con lo dicho, retornamos al inicio de este escrito para no solo confirmar sino recordar los dos fundamentos del marxismo que, se pretendieron derrotar filosófica y militarmente en 1991 o que talvez se han ido olvidando: Mientras existan clases sociales la lucha de clases seguirá siendo el motor de la Historia universal. Y, la Violencia política como condensación económica, seguirá siendo una comadrona o partera de una nueva sociedad.

¿No estamos, acaso, asistiendo al parto de una nueva era global? ¿Cuál es el temor? 

Fuente Imagen Internet: Cumbre Caribe 05.06/16     

 

 

En una entrevista especial para ANNCOL, el líder comunista brasileño habla cómo surgió la crisis y los diferentes actores implicados.

Roque Dalton, el insuperable poeta y ensayista revolucionario salvadoreño nacido en 1935, fue secuestrado el 13 de abril de 1975, junto con otro compañero de nombre Armando Arteaga, por un comando del Ejército Revolucionario del Pueblo -ERP- al que ambos pertenecían, y llevados ante el jefe máximo de la organización el “maoísta” Joaquín Villalobos, quien para la ocasión se hizo acompañar de Jorge Meléndez, Alejandro Rivas y Vladimir Rogel, miembros también de la dirección de esa organización militarista.  

 “Te vamos a hacer un concejo de guerra porque eres un intelectual pequeñoburgués de mierda, revisionista de derecha y agente pro-cubano infiltrado en nuestras filas”.

No le dijeron más.  O su envidia no le dio para más. Lo llevaron a un rancho enrejado o “casa de seguridad” que en ese campamento servía de cárcel, donde lo tuvieron 27 días aislado, torturándolo mientras lo interrogaban, y golpeándolo salvajemente mientras hacían mofa de sus dotes de intelectual con zapatos. Finalmente, los 4 jefes del ERP decidieron calladamente su muerte traicionera.   

La noche del 10 de mayo de 1975, fue colocado de espaldas a la pared y un guerrillero raso ignorante de quien tenía enfrente, le hizo dos disparos de pistola: Uno le hirió en la espalda cerca al hombro derecho y otro le destrozó la cabeza esparciendo sus sesos por toda la habitación.

Y para justificar su infame acción, los jefes simularon un muerto más de los escuadrones de la muerte oficial y arrojaron el cadáver del poeta en un paraje volcánico semidesértico y siniestro llamado el Playón, donde los paramilitares oficiales solían arrojar los restos acribillados de sus fusilados diarios, para que fueran devorados por los perros y los gallinazos.

El cadáver del pobre Roque no pudo o no supo cómo defenderse de esa última rapiña y así, 18 años después, en 1993, roídos, deshilachados y confundidos ya con la tierra, fueron encontrados algunos de sus despojos por una comisión denominada ONUSAL de expertos chilenos en identificar cadáveres.

Sus asesinos no se pudieron deshacer de su infamia: Alejandro Rivas, huyó del país en 1976 con dos de los cinco millones de dólares que el ERP había cobrado como rescate por el secuestro de un empresario que terminó asesinado; se realizó una cirugía plástica que cambió su fisonomía, adquirió otra identidad y se sumergió en el olvido de su culpa.

Su protegido Vladimir Rogel, un militarista de escasa inteligencia, quien despreciaba a los intelectuales y se había dedicado a golpear e insultar al poeta durante su cautiverio, fue “ajusticiado” con sus antiguos compañeros por ladronismo.   

 Jorge Meléndez ingresó al Partido Social Demócrata y se convirtió en director de Protección Civil del gobierno de Mauricio Funes, candidato del FMLN y desde su posición privilegiada todavía trata de evadir con relativo éxito, los multiples juicios penales que se le adelantan por el asesinato aleve y traicionero de Roque Dalton.   

Ah y Joaquín Villalobos, a quien sus paisanos llaman el guanaco relamido, después de los acuerdos de Paz entre el variopinto FMLN y el estado de El Salvador de 1992, y de fundar un “Partido  Demócrata” de fachada que no tuvo ninguna acogida, debió ser recogido por el Servicio Secreto Británico a quien tanto le colaboró, y que lo camufló como profesor de la Universidad de Oxford, desde donde se dedicó verter su baba traicionera y asesina rápidamente reproducida por el grupo anticomunista PRISA de España, contra todo lo que signifique Marxismo.

Esta vez, convertido en politólogo internacional y asesor político-militar del grupo ultraconservador trasnacional que comanda Álvaro Uribe Vélez, a quien asesoró durante todo su mandato con el plan militar contrainsurgente “Patriota” y en la construcción del concepto reaccionario y caballito de palo del miniführer Uribe, de “Castro-Chavismo”.

Actualmente, el guanaco Villalobos quien como gran cosa ha reconocido que “el asesinato de Roque Dalton fue un error de juventud”, asesora también a la revista colombiana Semana. com (ay la revista del sobrino del Presidente de Colombia que vive hablando de la ética de los asesinos) con bodrios ahistóricos cuyo argumento central es, sin ningún conocimiento de nuestra incomparable historia colombiana, equiparar la Guerra Contrainsurgente de más de 70 años que libra el imperialismo anglosajón (EEUU e Inglaterra) y su lacayos y cipayos de la oligarquía trasnacional colombiana, contra el pueblo trabajador colombiano, el que se ha dado en llamar “conflicto histórico social y armado de Colombia”:  compararla, digo, con la guerra social (de la cual forman parte los Maras) librada en El Salvador en la década de los 80 y, hacer símiles totalmente extrapoladas, en ningún caso parecidos, entre los procesos de paz que allá se dieron con los que actualmente se desarrollan en la Habana entre las FARC -EP y el Estado colombiano.

Una cosa fue el “variopinto” y viscoso FMLN salvadoreño del cual formó parte Villalobos y otra totalmente distinta, es la unificada y disciplinada FARC-EP de Colombia.

El guanaco Villalobos más bien debiera volver a leer aquellos versos que Roque Dalton escribió premonitoriamente antes de morir y que debió leer antes de ordenar su asesinato, para guardar un respetuoso silencio.

…… “Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre porque se detendría la muerte y el reposo. (…) Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas. Pronuncia flor, abeja, lágrima, pan, tormenta. No dejes que tus labios hallen mis once letras. Tengo sueño, he amado, he ganado el silencio”.

Fuente Imagen Internet Ficha policial de Roque Dalton.   

                        


Así quiere ganar mercado la empresa Desa; con una sola posibilidad de contacto, el correo electrónico. Las lenguas venenosas entre los periodistas de Honduras dicen que más parece una empresa de "maletin" con una casilla de correo en Ciudad de Panama.

 

Reflexiones subjetivas sobre un consorcio hidroeléctrico que prácticamente ha desaparecido del escenario público

El más grande error en el que hemos caído los partidarios de la Solución Política del conflicto social y armado de Colombia, es haber compartido la matrix mediática contrainsurgente impuesta por el oligopolio mediatico colombiano, de que la contradicción “objetiva y real” existente entre las dos fracciones del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante, que se disputan el presupuesto y las finanzas públicas del Estado colombiano, es una riña verbal y personal entre Santos y Uribe Vélez.

Que es una contradicción “subjetiva” de simples pareceres o apreciaciones o incluso métodos de “talantes personales” muy colombianos, por cierto, para enfrentar la realidad tanto nacional (o interna p ej sobre el conflicto armado) como internacional y global y no, un profundo choque histórico de intereses capitalistas y desarrollos económicos trasnacionales que, obviamente tienen sus expresiones en la esfera de la ideología, el derecho, la política, la ética y en las subjetividades.

En definitiva: haber pasado por alto el método Marxista de análisis de la realidad concreta históricamente determinada, y divagar sobre la “incertidumbre” de la post-modernidad, que es el pan de cada día con el cual J M Santos aborda cotidianamente los vaivenes de la paz y la guerra tanto en Colombia, como en Cuba, en Venezuela, o en Washington.

Método invencible que nos hubiera llevado necesariamente a concluir DOS cosas:

La primera, que a los únicos a quienes les interesa mantener unido y pegado en su interior al agrietado Bloque de Poder Contrainsurgente dominante en Colombia, es a sus miembros constitutivos. Por eso insisten todos los días a través de su propio oligopolio mediatico que esa pelea Santos-Uribe es personal, insensata o sin sentido, y debe ser morigerada o “arreglada”, para que se pueda llegar unidos a la firma de los acuerdos de la Habana y obviamente, enfrentar el periodo transicional del post-acuerdo.

Y que, para superar esa fisura (que ya se ha tornado fractura objetiva) basta con tomarse un café tinto como lo propuso Angelino Garzón, y no ver que la contradicción es objetiva que obedece a intereses diferentes y a lógicas capitalistas trasnacionales enfrentadas por los mercados, ambas arropadas bajo la cobertura neoliberal: En Colombia intereses económicos trasnacionales que obtienen ganancias del ejercicio de la guerra contrainsurgente VS intereses también trasnacionales que obtienen ganancias de otro tipo de negocios que son obstruidos por dicha guerra.

La segunda, es ver el asunto como únicamente doméstico y no entender el hecho tantas veces denunciado de que Uribe Vélez no está solo. Que él es el jefe de una tenaza Internacional o Global, cuyo objetivo es cerrar las dos pinzas, una sobre el actual gobierno venezolano y otra sobre el proceso de paz para Colombia de la Habana, con el objetivo geoestratégico claro y definido de apoderarse de esos dos países mediante el caos armado (como en la zona árabe) para luego expandir su dominación y sometimiento sobre Ecuador y sobre Bolivia, pues los gobiernos de Cristina en Argentina y Dilma en Brasil han caído como frutas maduras y  ya están entrando por el aro.  

Tal y como lo denunció la oportuna nota (obviamente silenciada) del periodista de Jamundí Luis Alfonso Mena, sobre la reunión internacional realizada en Miami por el Americas Socierty-Council of the Americas, el 12 y 13 de mayo 2016, coordinada por el conocido el expresidente español José María Aznar, a la cual asistieron además de los compinches de Uribe Vélez, el Procurador Ordoñez y el ex candidato presidencial Zuluaga; la enviada del Presidente de EE. UU Paula J. Dobriansky.  El amigo íntimo del ex presidente Pastrana Luis Alberto Moreno, actual presidente del Banco Interamericano de Desarrollo. John Negroponte ex secretario de Estado y jefe de inteligencia de la Administración de George Bush. Los expresidentes Luis Alberto Lacalle de Uruguay, Sebastián Piñera de Chile y Jorge Quiroga de Bolivia, Luis Almagro secretario general de la OEA, junto a Guillermo Lasso del partido Creo de Ecuador.  De Venezuela asistieron Lilian Tintori, María Corina Machado, Mitzy Capriles y José Toro Hardy exdirector de Petróleos de Venezuela. Como también los ejecutivos de las trasnacionales Cisco, Airbus, AES, Related Group y el Grupo Argos.  No podía faltar el periodista Andrés Oppenheimer  (ver  http://www.pacocol.org/index.php/comite-regional/valle-del-cauca/17688-el-ventrilocuo-de-la-extrema-derecha-continental

 Y en donde Uribe Vélez, llamó directamente y sin ninguna consecuencia a la invasión armada de Venezuela (ver video: https://www.youtube.com/watch?v=6u7WewAaXHM)

Es muy probable que los estrategas de este plan de recuperación paulatina del Patio Trasero de los EEUU, después de haber analizado concienzudamente la situación en Latinoamérica y el Caribe, estén haciendo el cálculo maligno de hacer coincidir tres eventos: La elección de Donald Trump como presidente de los EEUU, la caída del gobierno venezolano, con la destrucción de los avances logrados en el proceso de paz de la Habana. Con lo cual Libia, Somalia o Yemen serán nuestro espejo, imposible de mirar, tomándose un café tinto colombiano.  

Fuente Imagen: Internet

   

.

   

                                

Página 1 de 35
Volver