powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Más opiniones (439)

Con mucho gusto publicaremos los artículos que nos envíen a la siguiente dirección:

Les agradecemos de precisar en el titulo de su correo "sección opinión" para facilitar su rápida publicación...

El jueves 10 de diciembre de 2015, fue la presentación del nuevo libro del profesor Miguel Ángel Beltrán, en el auditorio Camilo Torres de la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia; Las FARC-EP (1950-2015): Luchas de ira y esperanza, el cual contempla un trabajo muy encomiable desde distintos puntos de vista, se observa también la evolución sostenida hacia un estadio avanzado de elaboración teórica y metodológica del espinoso problema que aborda, la cual se transforma prontamente en una referencia académica del pensamiento crítico. Agitación política Un decenio de agitación política: México, la Revolución cubana y el movimiento de liberación nacional MLN (1958-1968), es un texto donde el profesor Miguel Ángel Beltrán analiza la agitación política que vive México a finales de los años 50, y comienzo de los 70, en el contexto del triunfo de la Revolución Cubana (1959) y el ascenso de la lucha antiimperialista en el continente americano. Como parte de este análisis, la investigación concentra su atención en el sexenio presidencial de Adolfo López Mateos (1958-1964), destacando la movilización social que acompaña sus primeros años de gobierno y el papel del liderazgo que juega en esta coyuntura el general Lázaro Cárdenas. Al mismo tiempo,…
Escuchamos con atención los discursos hechos, durante la instalación de este período de sesiones del Congreso de la República. Resaltamos lo dicho por el nuevo presidente del Senado, quien llamó a acabar la polarización, para abrirle paso al Nuevo país y su convocatoria a que “se haga bien la paz”. Es conocido que los relojes de los políticos de los partidos tradicionales, apenas marcan tiempos de 4 años, más allá de los cuales dejan de funcionar. Por esto, Santos se afana en meter en este lapso toda la gestión de gobierno, así quede mal embutida. De aquí proviene el acelere del actual Plebiscito, en el cual los colombianos deben pronunciarse sobre el proceso de paz en desarrollo; cuando aún no se ha firmado un Acuerdo Final con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el gobierno mantiene congelada la negociación con el Ejército de Liberación Nacional.   Pensamos que con este Plebiscito exprés no queda bien hecha la paz Muchos dicen que el afán de Santos es ganarle el pulso al ex presidente Uribe, puja en la que el proceso de paz apenas es un medio para lograr su objetivo. Riña que polariza a las elites gobernantes y detrás de…
Quince años después de la cumbre de Génova, cuando la globalización neoliberal festejó sanguinariamente su triunfo, muchas señales nos hacen pensar que todo se está precipitando: el dominio neoliberal que ha garantizado un equilibrio de poder a nivel global se está desmoronando y la guerra civil fragmentaria se expande en cada área del planeta, involucrando incluso a Estados Unidos, donde la amplia difusión de armas alimenta la matanza cotidiana de la cual los afro-americanos son las víctimas privilegiadas. Las señales se multiplican, pero ¿cómo interpretarlas? ¿Qué tendencia se vislumbra? Y, sobre todo, ¿cómo recomponer la autonomía social, cómo proteger la vida y la razón de la locura homicida atizada por el capitalismo financiero y que el fascismo en sus variantes nacionalistas y religiosas agrede cada vez más fuerte? El 2 de julio de 2016, pocos días después del referéndum que sancionó la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, The Economist, la revista que siempre apoyó con entusiasmo las políticas neoliberales, declaró repentina y dramáticamente la desintegración del proceso de globalización. En un editorial titulado “La política del odio”, la revista, que muestra en la portada un calzoncillo con los colores de la bandera inglesa y el grito punk Anarchy in the UK, podemos…
Desde orillas opuestas se conjugan posturas que invitan a votar no o a la abstención en el plebiscito que convocará Santos sobre la aceptación o rechazo a los acuerdos que se firmen en La Habana. Ambos hablan del inaceptable apoyo a Santos y a su política como si ello fuera el tema en debate. De un lado el Centro Democrático, Uribe y sus áulicos, apelan a la ignorancia y a la estupidez de algún sector de la población al cual espantan con el fantasma del “castro-chavismo” que se implantará en Colombia tras la firma de los acuerdos. La defensa de los intereses de los latifundistas y su fijación por la guerra los induce a esa campaña negativa. Ella amerita espacio aparte en otra columna. De otro lado, algunos amigos de posturas revolucionarias o democráticas se unen al objetivo uribista al plantear las limitaciones de lo firmado, que no conduce al cambio estructural del país; es decir, lamentan que las discusiones no pongan sobre el tapete la revolución por acuerdo. Se presenta la postura en formas diversas: desde el rechazo frontal bajo la consideración de una supuesta traición del movimiento guerrillero hasta el lamento por la aceptación del plebiscito como mecanismo…
Mientras varios subalternos del senador Uribe se pelean entre sí por el dudoso honor de representar su facción política en las elecciones presidenciales de 2018, el jefe tendría otros proyectos. En efecto, no sería raro que él hubiera estructurado un plan A, B y Z con otro nombre: Fernando Londoño Hoyos, conservador de partido y uribista de  ideas y métodos extremistas. Un obstáculo se interpone: la destitución e inhabilidad para ejercer cargos públicos durante 15 años que la Procuraduría del año 2004 le impuso a Londoño por la falta gravísima que cometió cuando abusó de su autoridad de alto funcionario y cuando actuó como tal, a pesar del conflicto de interés en que estaba incurso.  Esa sanción, aún vigente, impide que el ministro del Interior del primer gobierno Uribe pueda ejercer cargos oficiales hasta el 2019, es decir, un año después de las elecciones. Pero en el país sin límites éticos que es Colombia todo tiene solución.  Un magistrado del Consejo de Estado que le debe su carrera a la tierra de Londoño (Caldas), y que se identifica con su línea política y la de Alejandro Ordóñez —el mejor amigo del cuestionado exministro—, proyecta anular la decisión de 2004 con…
Prisioneros en desobediencia civil, se cosen la boca, peligran sus vidas "Se dice que no se conoce a un país hasta que no se está en sus cárceles" Nelson Mandela Mientras el gobierno colombiano en cabeza del presidente Juan Manuel Santos, habla de paz y se prepara para confrontar la protesta social que se vislumbra aumentará en este país suramericano después del post-acuerdo con la insurgencia de las FARC-EP y da su aprobación para abrir las puertas a las multinacionales para que sigan saqueando las riquezas nacionales sin conflicto armado, está dejando morir a más de 121 mil reclusos, de los cuales 8 mil son mujeres, unos 4 mil son prisioneros políticos y otros 110 mil son presos sociales, confirmándose que del total de estos prisioneros unos 40 mil son solo sindicados. Así lo establece en parte un estudio dado a conocer por la propia Defensoría del Pueblo de Colombia publicado el 18 de julio del presente año y que coincidió con el inicio ese mismo día de una jornada de desobediencia civil que llevan a cabo decenas de prisioneros políticos y sociales en diferentes cárceles colombianas las cuales se mantiene hasta el momento, cuando ya los prisioneros se han…
Todas las cuerdas vocales ejecutan en Piedad Córdoba una sinfonía de las luchas populares que nos representan en clave de “SÍ mayor”. Su voz ya no es asunto de una sola persona ni es sólo palabra colombiana. Es el clamor de humanidad que exige Paz por el pasado, por el presente y por el futuro. Con urgencia. Ya tenemos con Colombia muchas deudas. No hemos sido suficientemente solidarios ni nos hemos expresado como la Historia lo ha requerido. Habrá que decírnoslo frente al espejo de la lucha para que nos devuelva el retrato correcto de lo que debemos estar haciendo hoy de la mano de quienes luchan sobre una “mesa de diálogos” por la Paz auténtica: sin trampas y sin traiciones. Esta es una gran lucha por la Humanidad. Es imposible, inaceptable, hacerse omisos o hacerse sordos incluso si se tienen debates o desacuerdos con unos u otros métodos de lucha. Hace mucha falta la crítica comprometida… en serio. En las “mesas de diálogo” por la Paz estamos todos involucrados, aunque no lo sepamos. Uno no se cansa de advertir a Piedad Córdoba los peligros -que ella siempre parece aminorar- llevada por el fuego de una militancia irredenta y ascendente en favor…
Álvaro Forero: En una entrevista que le hizo Juan Carlos Irragori, publicada en un libro llamado Patadas de ahorcado, al final Antonio Caballero contesta: "La historia es de los vencedores, y me temo que, aunque me haya ido bien en la vida, yo soy de los vencidos. Pero pataleo como hacen los ahorcados". Hoy está escribiendo la historia de Colombia desde el punto de vista de los vencidos. ¿Cuál es la historia detrás de la iniciativa, cómo surgió? Antonio Caballero: Llevo muchos años, desde el bachillerato, entendiendo que la historia nos la cuentan mal. En primaria y bachillerato llegábamos solo hasta la Patria Boba. Ya ni siquiera se enseña eso en los colegios. Los niños tienen una historia completamente deformada, así como gran parte de los adultos de Colombia. Me he dado cuenta que eso era completamente absurdo. ¿Por qué no nos querían contar la historia de Colombia? Llevo 50 años teniendo la idea de hacer un libro de la historia de Colombia, contando lo que no nos cuentan. Gracias a la directora de la Biblioteca Nacional –Consuelo Gaitán-, se le ocurrió que podíamos hacerlo, usando la pagina web de la Biblioteca Nacional. Esperaba hacer eso en alguna revista de historia mensual, para sentirme…
La implementación requiere de una nueva institucionalidad donde las partes implicadas en el post-acuerdo participen efectivamente en decisiones sobre la construcción de la paz, esa institucionalidad debe coordinar la gestión y ejecución de fondos públicos y de cooperación,debe garantizar transparencia y la participación activa de las víctimas de la guerra y de las organizaciones sociales. Mucha incertidumbre hay sobre el financiamiento y la implementación de los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC, sobre el modelo de participación de las partes y de las organizaciones sociales en el post-acuerdo. Una larga historia de conejos a los acuerdos con los movimientos sociales, de incumplimiento de la palabra y de los compromisos y de corrupción por parte de la institucionalidad generan esa sensación. El tema de la implementación apenas se empieza a abordar en La Habana con el reto de garantizar un nuevo escenario institucional y una ruta de financiación que aseguren el cabal y transparente cumplimiento de los acuerdos. Se han anunciado varios fondos de financiamiento a los acuerdos de paz. Los Estados Unidos comprometieron 450 millones de dólares con el Plan Paz Colombia que debe ser aprobado por el congreso estadounidense. La Unión Europea constituyó un Fondo Fiduciario…
Según Renán Vega Cantor, en su informe para la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas (CHCV), Estados Unidos ha tenido en el conflicto armado colombiano una injerencia “constante y directa desde finales de la década de 1940”, tanto en la ayuda militar al Estado, como en las políticas de contrainsurgencia. Por ello, considera a los gobiernos de ese país como “responsables directos en la perpetuación del conflicto armado en Colombia” y en el bloqueo “a las vías no militares de solución a sus causas estructurales”. Quizás es una conclusión demasiado general, que pasa por alto matices de diferenciación en el comportamiento de actores dominantes en una y otra nación. Así, por ejemplo, Estados Unidos no solamente ha suministrado asesoría militar a Colombia, sino que su Congreso la ha condicionado al cumplimiento de obligaciones en derechos humanos. De otra parte, no parece justo culpar a la administración Obama de bloquear la solución negociada del conflicto. Pese a ello, el estudio contiene dos observaciones valiosas. En primer lugar, advierte acertadamente que en Colombia ha existido una “contrainsurgencia nativa” desde comienzos del siglo XX, “con el fin de reprimir las protestas sociales y destruir los emergentes movimientos políticos de izquierda, que en…
a firma de los Acuerdos de La Habana entre el gobierno colombiano y las Farc-ep, enfila en la terminación del conflicto interno armado y la No repetición. Lo de No repetición no alude solo a que no se den masacres y/o asesinatos políticos, extrajudiciales etc. Este primordial aspecto no ha sido abordado en el contenido mismo de la expresión de su significado. Lo de No repetición pareciere ser solo enunciado formal de efecto de aceleración. Algo consecuencial al efecto del fin del conflicto armado. Lo de entelequia no lo asumo sobre la acepción de embuste o de engaño; como del análisis filosófico y político de una idea no realizable, inalcanzable. Llamo generación de la violencia, a los nacidos durante la década de 1940. En Colombia alude a los gestados durante el desarrollo de la II Guerra Mundial y concebidos durante el magnicidio del caudillo Jorge Eliecer Gaitán. Esa generación fue la que dio la pauta del paso insurreccional de las guerrillas disidentes del sistema liberal-conservador, a las guerrillas de inspiración comunista, bajo la orientación ideológica del Partido Comunista Colombiano (PCC); la de creación y desarrollo de la escisión del movimiento comunista internacional en 1963, generador de los Partidos marxistas- Leninistas…
Página 9 de 21
Volver