powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Las Milicias del Procurador Ordoñez

A Uribe Vélez lo motiva únicamente el odio, que algunas veces es útil, pero la mayoría es mal consejero. En cambio, Ordoñez (el corruptor general de la nación como lo llama el columnista Ramiro Bejarano) además del odio tiene “teología” de la que carece Uribe.

Por eso es laudable que, en la actual batalla de ideas que se está librando en Colombia, finalmente y como inicio de la próxima campaña presidencial 2018, el diario El Tiempo decano y centro del oligopolio mediatico contrainsurgente dominante en Colombia, haya decidido ceder una columna de opinión y destacar al Procurador Ordoñez como uno de sus más desatacados ideólogos “formadores de opinión”, en lugar de Uribe Vélez quien no va más allá de escribir el renglón de un Twit.

El Procurador Ordoñez en su columna (03.07.2016) plagada de rabulerías y datos adulterados proporcionados hace años por la Inteligencia Militar (I.M) con su chabacanería típica, pregunta al Presidente de todos los colombianos ¿y las milicias de las FARC qué?  (ver http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/presidente-y-las-milicias-que/16635731)

Es claro que, partiendo del principio erróneo, compartido por toda su clase social de que las FARC están derrotadas política y militarmente y, por lo tanto, firmaron o pactaron en la Habana una DDR (Desarme, Desmovilización y Reinserción) más conocida como “carro, casa y beca”, con la cual se concluyeron los anteriores procesos con guerrillas diferentes a las FARC. Se pudo pactar el bipartidismo ampliado de Liberales-Conservadores-Esperanzados; reconocer la toma de la sociedad y el Estado realizada por la mafia Narco Para Militar ascendente a bombazos, y además, se pudo plasmar todo (claro que maquillado con algunos derechos fundamentales) en la llamada Constitución Aperturista del 91, (Serpa, Álvaro, y Navarro)  que ha servido, hasta ahora, como sombrilla protectora para profundizar y generalizar el capitalismo mafioso y la guerra contrainsurgente integral de Gaviria, Samper, Pastrana y Santos.

No tengo duda de que Ordoñez en sus largas vigilias, ayunos, abstinencias, y cilicios en su pobre carne pecadora y transido de ansiedad mística para saber cuál era su lugar en aquella estructura de Poder, debió leer o mejor estudiar minuciosamente el libro escolástico “La Jerarquía Celeste” de Dionisio Areopagita, donde este santo varón expuso su teoría medioeval (mitad terrenal y mitad angelical) del Poder Militar conque el dios judeo cristiano disponía para imponer la Ley suya, dictada a Moisés entre zarzas ardiendo.    

Una compleja Corte Celestial a la usanza de las cortes medioevales europeas, compuesta por una rigurosa y altamente burocratizada jerarquía de nueve coros u órdenes angelicales distribuidas en tres niveles: El Nivel supremo, más cercano a Dios, compuesto de Serafines, Querubines y Tronos o ruedas que conducen el carro del todopoderoso. El Nivel medio de Virtudes, Dominaciones y Potestades. Y el Nivel Inferior de Arcángeles, Ángeles, Serafines, y Diáconos, bastante lejos de la luz cegadora del Señor, pero prontos a servirle para no caer en las tinieblas.

Con una ideología así ¿cómo entender que sus enemigos aquí en la tierra, los comunistas descreídos, agnósticos o hasta ateos, a quienes les declaró la Ley del Exterminio por practicar con fines terrenales y pecaminosos el principio sagrado de Santo Tomás de Aquino de la Legitima Defensa de sus vidas, y para ello hubieran construido pacientemente, oh sacrilegio, un Partido Comunista en armas?

No creo que con una mentalidad así, sea posible llegar a entender una verdad básica tan dialéctica como compleja: Que las FARC- EP son un partido comunista en armas y que, como cualquier partido político que ha tomado las armas para resistir, puede constituir estructuras multiples y diversas, fluidas y en perpetuo movimiento que se pueden desdoblar, ampliar o recoger según las realidades que enfrenten, salir a la superficie o clandestinizarse y en fin….entender la simpleza que significa que detrás de cada arma, sea corta, larga o muy larga, hay un cerebro altamente politizado y consiente de los riesgos que ha asumido en su resistencia.

Simpleza a la que se le debe agregar la asimilación propia, también política y militar, de las experiencias triunfadoras en otros lugares, países y pueblos en armas que enfrentaron exterminios Imperiales y oligárquicos tanto o más difíciles, como por ejemplo el heroico Pueblo Vietnamita que, pudo legarles a los colombianos su famoso trípode de la Victoria consistente en: 1-Un Partido Comunista. 2- Un cuerpo de Milicias Populares. 3- Y un Frente de Liberación o, Movimiento Bolivariano en nuestra patria.

Y eso es lo que se nota en la columna de Ordoñez en comento, que como se dice en España: - “No tiene ni puta idea de lo que ese tío habla”. Porque si un partido comunista en armas, pacta la entrega de estas a una Organización Mundial como las Naciones Unidas, y bajo el imperio (finalmente reconocido por el Estado colombiano) de la Convención de Ginebra: Quiere decir que una organización política que también tenía el carácter de ser militar, ahora (por efectos de la incomprensible dialéctica) se convierte, integra e integralmente, en una organización política plena que abandona la clandestinidad para adoptar una característica nueva, acorde con la realidad que surge,  sin abandonar sus principios políticos básicos Marxistas, Leninistas y Bolivarianos. El triunfo de la Política (con mayúscula) sobre su negación, la guerra.

Son milicianos comunistas de carne y hueso, muy actuales y sobre todo muy diferentes a las quimeras fantasiosas de las milicias celestiales del Areopagita, con las cuales en pleno siglo XXI, el fanático Ordoñez sueña con re-constituir en Colombia una vez sea presidente, con el auxilio amarillo del odio contrainsurgente oligárquico e imperialista que, le suministra a porrillo el chalán paraco del Ubérrimo y su corte fáctica de los 12 apóstoles.   

Fuente Imagen Internet                 

         

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Volver