powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Con la venta de ISAGEN Santos destapa sus cartas

¿Para salir de la crisis económica del país, para pavimentar la futura presidencia de Vargas Lleras o, para financiar lo que llama “post-conflicto con las FARC” ? Como lo alcancé a plantear el 12.01.2016 en el artículo, (http://anncol.eu/opinion/item/2961-alberto-pinzon-sanchez), el gobierno Santos se ha empeñado en vender o mejor entregar la empresa energética ISAGEN a los corruptos intereses de la “cuestionada” multinacional canadiense Brookfield.

Pero a medida que el rechazo popular y social se generaliza en el país; otras hipótesis vienen a sumarse a las tres anteriores: Todo parece indicar que las presiones del capital financiero Trasnacional, cuyo principal lobista (en este caso) es el nefasto ex premier ingles Tony Blair, amigo de hace varios años (¿recuerdan “la tercera vía”, el famoso libro escrito en 1999 en coautoría Blair-Santos?) , a través de sus socios en la junta directiva de la multinacional canadiense y a través de sus cipayos en Colombia, el más representativo,  el “cacao” Luis Carlos Sarmiento Angulo consocio de la familia Santos en el diario El Tiempo, dueño monopólico del sistema financiero colombiano y de Davivienda con su comisionista de valores en este negocio, así como el más grande contratista para la infraestructura vial de Colombia, en asocio con el conocido Rudolf Hommes, asesor directo del ministro conservador Mauricio Cárdenas el gran subastador en esta negociación, lograron imponer a rajatabla sus condiciones y su perversa lógica neoliberal.

Y si a esto agregamos; lo que ha dejado entrever el pesista Pinzón, ex ministro de guerra de Santos y actual embajador de Colombia en USA, su gestión “lobista” para que el gobierno de Washington invirtiera grandes sumas de dólares en la prolongación intervencionista del Plan Colombia, ha sido todo un fiasco. Un parto de los montes con palmadita en el hombro. 

Queda claro entonces, que esta “oportunidad de negocios” unió forzosamente la urgencia del gobierno por resolver las tres hipótesis iniciales, con la también urgente necesidad del capital financiero Trasnacional por apoderarse de un valor estratégico para el país en estos tiempos de crisis energética global, como la empresa energética ISAGEN donde se combinan ecología, energía y desarrollo social regional soberano y autónomo.

Al hacer esta torpe jugada, Santos ha inaugurado un año 2016 de grandes luchas y movilizaciones sociales y populares en defensa de la ecología, el agua, la energía estratégica, el desarrollo social soberano, el subsuelo, ect, a lo que irremediablemente se le sumará la movilización popular por una paz con justicia social, democracia de masas y soberanía.

Y este aspecto dinámico, es el que definirá el carácter progresivo o regresivo del desarrollo de la contradicción surgida, entre quienes “oportunistamente” como Uribe Vélez y su monseñor laico Ordoñez, tratarán de castrar la lucha convirtiéndola en un asunto “santanderista” y legalista de juzgados, comisiones impunes de acusación parlamentarias, o cortes de justicia donde mandan sus fichas, y, entre quienes impulsarán hasta el final ( con la voluntad irreducible de configurar un Bloque de Poder Popular alternativo) la movilización social y popular amplia, unitaria y orgánica, por una paz democrática con justicia social y soberanía popular.  

La historia, como lo demostró Gramsci con la gran crisis del año 30 en su lucha contra el “economicismo”, ha demostrado fehacientemente (mucho más en las ultimas crisis largas que ha sufrido durante los últimos 85 años) que, el capitalismo las sabe utilizar y superar siempre a su favor. Una crisis por sí sola no tumba nada, sin la acción consiente y la voluntad política orgánica de los hombres que desean superarla y transformarla.

JM Santos ha destapado sus cartas mostrando que el asunto de la paz para Colombia no era una cuestión fundamental humanitaria o civilizatoria de toda la sociedad, sino una maniobra más para impulsar su neoliberalismo militarista, mezquino, caduco y desgastado; con todos sus intereses espurios y depredadores y en beneficio de la clase sanguinaria y cipaya (la misma que vendió Panamá) la cual siempre ha representado.

ISAGEN ahora no es sino un paso más de su carrera económica. Antes, cuando fue ministro de hacienda de Pastrana, JM Santos participó directamente en la fiebre privatizadora de ese gobierno, con la venta de otras empresas energéticas fundamental para el país como ISA (interconexión eléctrica) Carbocol (carbones de Colombia) las represas de Betania y Chivor, junto con otras 14 empresas regionales menores. De manera que no es para sorprenderse.

Y para finalizar, como conclusión debe tenerse siempre presente que, JM Santos ha hecho esta jugada (típica de su póker) con el objetivo de que quienes estamos interesados en que se firme el pacto de finalización del conflicto interno colombiano en la Habana, entremos a apoyar sus torcidos e irresponsables negocios neoliberales para que su gobierno no tenga tropiezos o dificultades y, salga adelante la posibilidad de la ansiada paz para Colombia al concretarse la Solución Política del conflicto armado interno.

 Sin embargo, parece que el viejo topo y la realidad de los hechos va desarrollándose en otro sentido: La irresponsabilidad del presidente Santos con la venta de ISAGEN, no ha hecho otra cosa que agregar otra perturbación más a dicho proceso de paz……otra perturbación más.

Fuente imagen Internet: Blair, Santos y Vargas LLeras     

        

               

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon
Volver