powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Blog de Alberto Pinzon Sánchez

Alberto Pinzón Sánchez

Alberto Pinzón Sánchez

médico, antropólogo y ensayista colombiano.

Libros :

1. “Monopolios misioneros y destrucción de indígenas”. Libro sobre el departamento de Vaupés y su experiencia antropológica en 1973. 1a edición Diciembre 1979. Leer más.

2. El EncuentroUn relato de ficción del encuentro entre Manuel Marulanda Vélez y Ernesto ‘Che’ Guevara, que marcó un giro en el proceso de la revolución en América Latina y, donde se imagina el pasado para interrogar el futuro.

3. Salvo la ilusión todo es el poder  Breve ensayo autibiografico en: 

http://www.cronicon.net/fica/pdf/pinzon.pdf

4. Simón Bolívar conductor político y militar de la guerra anti colonial. Biografía integral sobre nuestro padre fundador 

 5-Archivo de columnas en ANNCOL: http://2014.anncol.eu/index.php/opinion/2012-09-09-22-19-25

6-RELATO:  LA LEGITIMA DEFENSA  en : http://anncol.eu/index.php/colombia/cultura-sociedad/item/347-del-companero-alberto-pinzon-sanchez

7-RELATO: El empedrado del Carare en:  http://anncol.eu/index.php/opinion/item/1080-alberto-pinzon-sanchez

8- Realato: El Mazamorral (relato de historia y fratricidio) en:  http://anncol.eu/index.php/opinion/item/1929-alberto-pinzon-sanchez

9- Librillo. Cuentos de Provincia en : http://es.scribd.com/doc/282070307/Cuentos-de-Provincia-APS

10 Relato:  Los Cimarrones Comuneros en: https://anncol.eu/opinion/item/3641-alberto-pinzon-sanchez

Nada refleja mejor las relaciones de producción y las fuerzas productivas de una sociedad concreta en un momento dado de su historia, que la Guerra.

Como es evidente, este principio del materialismo histórico enunciado por sus fundadores, va más allá del famoso aforismo del general prusiano von Clausewitz (tan citado sin haberlo leído y menos haberlo comprendido) de que….”la guerra  no es simplemente un acto político sino un verdadero instrumento político, una continuación de las relaciones políticas, una gestión de las mismas con otros medios”… , que traductores mediocres simplificaron quitándole tres de las palabras básicas y explicativas de su pensamiento original (como instrumento, continuación y gestión) para convertirla en el mazacote sin sentido de que “la guerra es la política por otros medios”, con el cual se solazan en Colombia los escolásticos dominantes y militaristas, quienes nunca ven procesos sociales en curso; sino solo una guerra infinita sin final, y para lo cual han requerido de la eliminación o congelación de la esfera política, entendida esta última como la condensación o expresión de las contradicciones sociales y de la lucha de clases.

Si miramos la historia de Colombia (no la oficial, o la de los jugosos centros de memoria burocrática) sino la que se ha dado en la realidad; se puede ver que durante el siglo XIX hubo 9 enfrentamientos fratricidas ejecutados por gamonales regionales y grandes comerciantes, especuladores y exportadores dominantes de los partidos liberal y conservador, quienes para resolver el asunto del Poder Estatal afectado por las recurrentes crisis del mercado internacional de nuestras exportaciones selváticas, así como el de las tierras baldías especialmente los latifundios eclesiásticos; sin ningún escrúpulo llevaron sus peonadas particulares o “montoneras” ( armadas principalmente de machetes y algunos viejos y obsoletos fusiles) a las degollinas que denominaron cínicamente “guerras civiles”. La más destructiva y sangrienta (más de 100.000 muertos en un país de escasos 4 millones de habitantes) que fue aprovechada por los EEUU para apoderarse sin ninguna dificultad de Panamá.

Ganada esta guerra en 1902 por el partido conservador en el gobierno, se vino la “paz con todos sus horrores” anunciada por el presidente Marroquín, de las grandes expropiaciones de tierras y venganzas del sanguinario general constitucional Arístides Fernández y sus continuadores en todo el territorio del país hasta 1930,  cuando la lucha reivindicativa popular y campesina de los dos años anteriores (masacres de Barranca, rio Magdalena, Bananeras, ect) y las denuncias a la  corrupción de la rosca goda gobernante, dieron al traste con lo que los historiadores oficialistas han dado en llamar la hegemonía conservadora,  dándose inicio a un complejo periodo de 16 años de luchas sociales populares y campesinas, así como de venganzas partidistas llamado la hegemonía Liberal, durante el cual (para confirmar lo dicho sobre la eliminación de la política y los adversarios) se realizó el primer genocidio político impune realizado en la historia moderna de Colombia:

La muerte en todo el país de 6.000 dirigentes del partido conservador (según la propia denuncia de Laureano Gómez) y que llevó a este partido a armar en todo el país diversos grupos de defensa propia, talvez el más popular o conocido los “Chulavitas” de las cabeceras del rio Chicamocha; los que luego en 1946, al concluir la llamada oficialmente hegemonía conservadora y subir nuevamente el partido conservador al Poder para implementar plenamente en Colombia la política estadounidense anticomunista de la Guerra Fría, fueron usados como herramienta paramilitar de gobierno en la guerra política para realizar el segundo genocidio político impune realizado en Colombia hasta 1953:

El de los cuadros de base Gaitanistas, que dejó intacta la cúpula del partido Liberal y cuya cifra no podrá nunca conocerse por haber quedado contabilizados dentro de los 300.000 muertos de la llamada oficialmente Violencia liberal-conservadora y el ulterior pacto de silencio que los arropó.

En 1953, viene la dictadura de Rojas Pinilla que refuerza  las bases legales del “anticomunismo” oficial y hace posible la confluencia entre el partido conservador y el liberal, para sellar una alianza en las alturas con el pacto de silencio de Sitges en 1957, entre Laureano Gómez y Lleras Camargo, que derrocó al dictador y estableció la  amnesia (¿amnistía?) de los 17 años del Estado de Sitio permanente del Frente Nacional, durante la cual se da el tercer genocidio político impune de Colombia:

La de los incontables militantes comunistas fusilados entre 1957 y 1984, cuyas cifras talvez aproximadas se podrán tratar de establecer en el periódico Voz; fusilamientos y desapariciones continuadas entre 1984 y 1998, con el exterminio político también impune de los  5.000 cuadros de la Unión Patriótica.

Lo demás ya se sabe: la irrupción plena en el proceso social y económico de los colombianos de TRES fenómenos tan complejos  y dinámicos como deletéreos: Uno, el omnipresente, toti potencial, y proteiforme narcotráfico a partir de 1970 con Turbay Ayala. Dos, la puesta en marcha plenamente de la estrategia Paramilitar del Estado, o paramilitares de segunda generación, a partir de la visita a Colombia del general estadounidense William P. Yarborough en 1962, la consolidación definitiva a partir del gobierno de Lleras Camargo y los generales “coreanos” (en 1957) del Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) que ha dominado con sus 10 ruedas dentadas el acontecer político conflictivo de los Colombianos en los últimos 60 años, con sus efectos terroríficos en el exterminio de la protesta social, en la destrucción del tejido social y en desarraigo y despojo social, al llevar a cabo la estrategia de Guerra contrainsurgente de “quitarle el agua al pez”. Y tres, a partir de 1997, la puesta en marcha en Colombia, por parte del gobierno de los EEUU, del famoso y tan debatido Plan Colombia y la War on Drugs.     

Con esto se puede decir que la Guerra en Colombia ha tenido TRES funciones básicas,  nunca desentrañadas del todo, las cuales también van más allá de lo planteado por el materialismo histórico y por el general Clausewitz:

 1-Como forma de hacer política y acceder al Poder hegemónico del Estado exterminado al contrario “Impunemente”.

 2-Como un mecanismo de “modernización” del país (pero como dicen los entendidos sin modernidad)

 3- Como Herramienta, o gestión, no de la política como dice Clausewitz,  sino del capital Transnacional en su imparable proceso de acumulación (sangre y lodo) y con las cifras de gerencia y enriquecimiento que hoy puede mostrar sobre el desastre social de Colombia.

Así pues que Colombia más que periodizaciones pseudo históricas, necesita de la verdad que desentrañe la responsabilidad del Estado en las tres impunidades referidas, así como en la Guerra sin fin que hemos padecido como pueblo,  y que todavía algunos espíritus enfermos de odio anticomunista, intentan continuar ad eternum.  

Fuente imagen: datuopinion.com          

No es lo mismo JM Santos haciéndose propaganda desde su casa periodística de El Tiempo, que el presidente de “todos” los colombianos hablando en el “sacrosanto recinto de la democracia (genocida) de Colombia”. Tampoco es lo mismo el malhumorado y arrogante Humberto de la Calle diciendo al país desde el oligopolio mediático contrainsurgente (OMCi) que puede patear a antojo la mesa de Habana, que el sumiso plenipotenciario del gobierno en la Habana hablándoles a los parlamentarios colombianos en vísperas de elecciones.

Y ni qué decir del nuevo ministro de defensa el globuloso “empresario” Villegas, dando entrevistas a los medios adictos al departamento de guerra psicológica de ejército colombiano, que rindiendo informes de gerencia en la plenaria del senado, sobre el número (supuesto) de guerrilleros de las FARC, como indicador de eficiencia, pero evitando (no se sabe por qué) los terribles o tremendos indicadores de COSTOS (que como empresario debieran preocuparlo) sobre las 372 acciones armadas realizadas desde el levantamiento de la tregua unilateral el 22 de mayo 2015, por esos 6.000 guerrilleros reducidos o restantes. Y que según la ONG paz y reconciliación, regresaron a los promedios mensuales de 186 acciones armadas por mes, semejantes a los de hace 4 años, cuando los números aproximados del ministerio de defensa decían que las guerrilleros eran 9.000. Es decir que, al haber sido reducidos dramáticamente y bombardeados, en lugar de disminuir aumentaron la “eficacia”, entendida esta como el indicador de gerencia que combina la eficiencia con la efectividad. ¿De acuerdo señor empresario?

Todo parece indicar que han cambiado o por lo menos se han movido dos cosas: Una el nivel de realismo de sus respectivos discursos, y otra, el escenario no solo de salón, sino del panorama pre electoral que parece haberse tomado literalmente el “corazón y la mente” contrainsurgente de los políticos colombianos.

¿Qué ha producido el hecho político de que ante el parlamento colombiano, el núcleo duro de la política de paz del gobierno haya debido recurrir a presentar los hechos con un poco más de realismo al acostumbrado en los últimos 70 años de Contrainsurgencia, cuando siempre los presentó como la derrota de las Farc en los próximos meses?  Dieciocho dijo Marta Lucia en el 2002,  cuando Uribe Vélez la puso al frente de su tropa.

¿Por qué el presidente Santos en su discurso sobre la patria boba el 20 de Julio 2015, en un pasaje realmente notable y destacable; cambió  de “enemigos de alto valor”?   Y ya no sean las fart o el terrorismo, sino que (…) “se trata de que concentremos nuestras energías en luchar contra los verdaderos enemigos que son; la Pobreza, la Inequidad, el Desempleo, la Corrupción, la Inseguridad y (vaya uno a creerlo)  la GUERRA”……  

La respuesta es sencilla: Además de la crisis (de todas las esferas) de la vida económico social en Colombia, y a que la geo-estrategia del Pentágono ha inducido un cambio en los “politiqueros colombianos”; tal cambio se debe al hecho de que todos, todos, dentro y fuera del país, entendieron la diferencia entre tregua unilateral de dos meses decretada por la Farc, y, la contraofensiva del levantamiento de la misma, producida cuando los estrategas militares del gobierno (Pinzón, Asprilla y demás espadones militaristas) pretendieron darle un golpe de avilantez a la insurgencia asesinando y volatilizando con bombas violatorias del DIH a Jairo Martínez y sus compañeros, con el fin de modificar, a última hora, la correlación de fuerzas a su favor.

También, hay que decirlo, a otra circunstancia política en desarrollo: El aislamiento paulatino de Uribe Vélez, cuya concepción de “Impunidad militar para continuar la guerra”, ha sido reducida al “viril aliento” (pobre Rafael Núñez) y la los berrinches del “soldado sin coraza” del descompuesto Alfredito Rangel, o a las pataletas de la loca de las naranjas.

Por esto Santos, con un poco más de realismo, des-escala el nivel de la rivalidad con “el rufián de barrio”, toma una pequeña distancia con él, y simplemente le ofrece (sabiendo que lo va a rechazar)….que hablemos con serenidad y sin medias verdades, y a que busquemos los acuerdos en medio de las diferencias. ¡Que no nos pase lo de la Patria Boba!"  

Contando también, realistamente, que con la prolongación de la nueva tregua unilateral decretada este 20 de julio por las FARC y los avances y acuerdos venideros en las conversaciones en la Habana, se podrán realizar las próximas elecciones, donde se definirá definitivamente la rivalidad Santos-Uribe, que serán “las más tranquilas y seguras en muchas décadas en Colombia” .

Solo nos cabe preguntar ¿y sin la tradicional corrupción?

Fuente imagen: https://es.noticias.yahoo.com/fotos/presidente-colombia-juan-manuel-santos-pronuncia-discurso-lunes-foto-230618815.html

Hace unos días leí en una columna de opinión del El Espectador, diario decano del oligopolio mediático contrainsurgente, una afirmación para helarle el corazón a cualquiera: En Colombia, afirmaba el plumígrafo, no estamos divididos en cuanto a la guerrilla; todos la odiamos. Estamos divididos en como exterminarla; si por las armas o en una mesa de negociaciones.

Hoy después de que el procurador Ordoñez utilizando el teléfono y las redes oficiales le responde al presidente Santos de que “es un ratón con las Farc, pero un león con el procurador” y, para evitar mayores insultos públicos desestabilizadores, todo el establecimiento llama a moderar  y "desescalar"  el lenguaje que se ha convertido en un bumerang.

Ordoñez quien es bumangués y según el lenguaje santandereano un exitoso “encarama-pingos”, es decir, que como el mono de la fábula sabe en qué palo se encarama y a quien insulta personalmente sin sufrir ninguna consecuencia, sino por el contrario obteniendo grandes beneficios, ha ganado con esto la nominación a una candidatura presidencial de las fuerzas ultra reaccionarias y nazi fascistas de la irracional guerra eterna, que están detrás de él aplaudiéndolo e incitándolo.

La manipulación del lenguaje es tan antigua como el lenguaje mismo, pero la creación moderna de “una  neo lengua” si es una herencia del nazi fascismo europeo de comienzos del siglo XX, y su máxima y más conocida  expresión manipulativa se dio durante el tercer Reich Alemán implementada por el teólogo Göbbels. Hay muchos análisis científicos y desde diversas disciplinas  sobre este fenómeno.

En Colombia, hizo su aparición con la conformación del Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) hace ya 60 años y, como suplemento esencial al dos otras ruedas dentadas de esta máquina anticomunista de muerte: una el paramilitarismo “post-chulavita” o de segunda generación, y otra, el oligopolio mediático contrainsurgente y sus diversos “manuales para cubrir el conflicto colombiano”, copiadas de los diversos manuales e instructivos operativos y de combate publicados  regularmente por el departamento E5 de guerra psicológica, que pusieron a funcionar a su regreso a Colombia los oficiales “coreanos”, entre ellos los más importante Ruiz Novoa, Violencia Tovar y el afamado sádico Rincón Quiñonez.

En el tercer Reich alemán, la base de la manipulación propagandística, según la descripción que Göbbels hace en su diario es que el miedo o terror es una de las emociones más persistentes y paralizadoras que tiene ser humano: con esto pudieron cazar a sus millones de víctimas como si fueran conejos. Y para movilizar la sociedad hacia la cacería, Göbbels también afirma que no hay una emoción más fuerte y movilizadora que el odio: odio a los judío-bolcheviques, a los degenerados sexuales de todo tipo, gitanos y gentes mestizas de piel coloreada de las razas inferiores. Círculo cerrado.

Los testigos de Jehová fueron los únicos religiosos que se opusieron a los nazis diciendo que la religión cristiana estaba basada en el amor y no en el odio y que, además era incluyente y ecuménica. El resultado fue que todos, literalmente todos, fueron convertidos en cenizas en los diversos campos de concentración. ¡Ay de Pio XII ¡

En Colombia no hubo modificación a estas dos bases conceptuales y operativas del nazi fascismo europeo, solo adaptaciones locales que llegaron de la mano de la teoría de la Seguridad Nacional implementada por el Imperialismo norteamericano post revolución cubana.  Los chusmeros gaitanistas del 50, luego fueron  bandoleros 10 años después y un poco más tarde pasaron a ser “comunistas enemigos internos” de la democracia bipartidista y de la ley es decir de las Instituciones.

Pero como toda jerga se modifica constantemente, estos fueron convertidos en 1983 por el “slang” gringo de la neo lengua del señor embajador en Colombia Lewis Tambs, en la palabra reductora de “narco-terroristas”, y así quedó establecida la matrix mediática e ideológica imperialista de la contrainsurgencia colombiana: Odio y desprestigio a los narco terroristas y, terror del Estado para quitarle el agua al pez.

Lo demás han sido derivaciones degradadas y corrompidas de esta matrix, como por ejemplo; los guerrilleros vestidos de civil. El Estado de opinión. La Seguridad Democrática. Le mando la moto marica. Los Falsos Positivos y el militarismo de los héroes de la patria maniatados por las teorías de los Derechos Humanos, o el aplazamiento del gustico sexual del “miniführer” Uribe Vélez; complementado con el racismo, la homofobia y la irracionalidad del procurador Ordoñez, con los que sus seguidores pretenden reemplazar la lucha de clases por la lucha de sexos.

La degradación del lenguaje y los insultos en Colombia, así como mentir con neo palabras esperpénticas para degradar a las clases subalternas en resistencia no es cosa de ayer; viene como lo hemos venido diciendo desde el origen mismo de la conformación del Bloque de Poder Contrainsurgente(BPCi) y con el inicio del conflicto social y armado colombiano.

Solo que ahora las fracciones de la oligarquía Santos -Uribe (el canalla y el rufián) y ahora el “folclórico”  Ordoñez, en su lucha por el control de la máquina contrainsurgente al utilizarlo, han descubierto que es un bumerang peligroso al que quieren ponerle moderación y resolverlo en un solo día, como si esto fuera así de fácil y no se necesitara una pedagogía larga y persistente para desmilitarizar toda la sociedad colombiana y, llevarla hacia la convivencia pacífica y racional de una paz con justicia social democracia y soberanía .

Imagen propia: .Auscwitz Arbeit Macht frei

El reciente acuerdo (obviamente diplomático) alcanzado con el gobierno Islámico de Irán (14.07.2015) que como lo dijo su presidente Rouhani “es un acuerdo de gana-gana” y con el cual se intenta resolver “globalmente” un complejo conflicto internacional que se remonta a la guerra fría del Sha de Persia y a revolución islámica ocurrida en 1979; así como los pasos dados por el gobierno de los EEUU y el gobierno revolucionario de Cuba con miras a normalizar sus relaciones diplomáticas deterioradas a partir de la revolución cubana de 1959 y los posteriores desarrollos de la guerra fría anticomunista en Nuestramérica:

Muestran palpablemente cómo los pueblos que luchan (incluido también el pueblo Vietnamita que combinó con maestría inigualable la diplomacia y las ofensivas militares) y logran sobreponerse con valentía a todas las adversidades impuestas por el Imperialismo anglosajón dominante, pueden no solo hacerlo retroceder, sino contribuir decisivamente en abrir la “nueva época” que se está abriendo paso: la de su ocaso.

La situación en las estratégicas regiones del Asia central y el cercano oriente, tan convulsionadas y atravesadas por toda clase de conflictos de intereses, guerras de rapiña y repartos imperialistas territoriales; ha visto en este nuevo acuerdo con el gobierno Iraní una clara posibilidad de resolver los problemas por la vía diplomática es decir por la vía política, a la cual se oponen con terquedad psicótica, claro está, quienes están en la guerra sin ninguna meta concreta, excepto la de enriquecerse y lucrarse con los negocios y despojos que produce la guerra misma.

En Nuestramérica también el descongelamiento de la situación de guerra fría con el gobierno revolucionario de Cuba ha sido valorado muy favorablemente por los gobiernos de todo el continente. Solo la mafia republicana de Miami se ha opuesto fanáticamente.   

Sin embargo en nuestro continente, concretamente en Colombia, sobrevive el ultimo resabio de la guerra fría y el anticomunismo contrainsurgente que la caracterizó,  (inaugurado en 1947 con el TIAR responsable del 9 de abril de 1948) que es el conflicto social armado de Colombia en proceso de solución diplomática, es decir política, en la Habana; el cual absurdamente está siendo torpedeado por el jefe del Comando Sur del US Army quien en sus planes geoestratégicos para desestabilizar a Venezuela, utiliza a sus aliados internos colombianos vinculados al partido republicano de EEUU y al lobby militar israelí como son los figurones del “eje del mal Uribe-Ordoñez-Pinzón”, y quienes a pesar de saber a ciencia cierta que “ni en 20 años derrotamos a las Farc”,  (sic) insisten en llevar a Colombia a una situación militar inútil de “Apocalipse Now”.

¿Qué buscan, más negocios de guerra, más despojos y más enriquecimiento Lícito?

En lugar de aprender la lección que les están dando los pueblos que persisten en la lucha y que al final seguramente triunfarán. Por ejemplo, es seguro que el pueblo griego con esa conciencia que ha adquirido y esa capacidad de lucha política cada día más fuerte, a la larga triunfará. Lo mismo se podrá decir del pueblo de Ucrania,  y de muchos más pueblos que en estos momentos desafían en todo el mundo las agresiones de todo tipo (drones, infiltraciones paramilitares, imposiciones financieras y económicas, ect) del Imperialismo global, y lo desafían con movilizaciones políticas de masas y gran conciencia en el futuro de la humanidad.

Finalmente el viejo topo de la historia, después de muchos años de estar horadando bajo el subsuelo, vuelve a sacar su pequeño hocico en los sitios más inesperados;  a mover la rueda de la historia que parecía detenida por Francis Fukuyama en 1989, y a hacer renacer la confianza en el porvenir humano. Como dijo Marx: ¡Bien hecho viejo Topo!

Fuente imagen: bbc.com  

Por primera vez en los últimos 50 años que llevo siguiendo la “performance” (desempeño) de J.M Santos,  estoy de acuerdo con él: La partida de naipes ha llegado a su fin.

En la última intervención (09.07.2015) durante la trasferencia de mandos militares y rodeado de la cúpula entrante; ya sin los faroles o los “blofs” que acostumbra a tener en esas ceremonias militares, con la humildad o quizás con el realismo del tahúr que al final del juego debe mostrar las cartas que tiene en la mano, Santos debió repetir y condensar de una sola vez, dos afirmaciones serias que sus dos plenipotenciarios para asuntos de la paz no supieron trasmitir (o pasaron inadvertidas) en sus entrevistas ante el oligopolio mediático contrainsurgente (OMCi) dominante en Colombia:

 -Del empresario Villegas: (….) “Yo quiero aquí decirles a las Farc, a través de este reportaje, que si firmamos yo seré el primer garante de esa seguridad” (….) 28.06.2015

-Del Dr. de la Calle: (…) “No soy capaz de darle un plazo porque esa es la pregunta del millón de dólares, pero sí me parece claro que el proceso está llegando a su fin, por bien o por mal” (…..) 05.07.2015

¿A qué se debe este súbito arranque de realismo? Fundamentalmente a cuatro cosas recientemente sucedidas. Veamos:  

   1-Primero, que con la llegada del empresario Villegas  reconocido amigo político del ex presidente Pastrana, a la jefatura de las FFMM y el vermífugo que este les está dando a los altos mandos militares partidarios de Uribe Vélez, Santos ha fortalecido su posición en dos aspectos fundamentales; uno, le ha quitado (además de los apoyos dentro del generalato) el gran apoyo de Pastrana al Uribismo que ya empieza a mostrar su debilidad interna, (ejemplo el debate con la ministra de educación Gina Parody) y dos, ha reducido la influencia (no profesional o golpista) dentro de las filas militares de la poderosa asociación “uribista” de militares en retiro (ACORE), reduciéndola a su real tamaño. ¿Cuál tuerca puede ahora  apretar el general Bonet escarnio, cuando no pudo apretarla cuando con su paisanos Mancuso y Jorgito 40  tenían el país a sus pies?

  2- Segundo que, según parece y por las denuncias que ha hecho sobre el fallo del Consejo de Estado, el procurador Ordoñez empieza a sentir en su propia silla y en su frondoso buró, los costos de su irracionalidad política y su fanatismo religioso.

   3- Tercero que, la respuesta de la Insurgencia guerrillera a los terroríficos bombardeos, violatorios del DIH y con los cuales el dúo diabólico Santos-Pinzón ordenó volatilizar al delegado de paz Jairo Martínez, junto con  40 jóvenes guerrilleros que escuchaban las charlas sobre la solución política al conflicto; derrumbaron ante la faz del mundo el cuento militarista y contrainsurgente de que las FARC estaban derrotadas o a “tiro de as”; con el cual el Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) ha justificado la guerra en Colombia durante los últimos 60 años.

Pero además, las Farc y la insurgencia colombiana mostraron que dentro del triángulo equilátero estratégico Tiempo-Espacio-Tecnología, estaban en condiciones de continuar resistiendo la ofensiva contrainsurgente todo el tiempo necesario hasta que el Bloque de Poder y su economía tras-nacionalizada colapsaran, en un escenario dantesco inimaginable y nihilista de “si no hay patria para todos, no habrá patria para nadie”. Por esto todo el mundo (dentro y fuera) ha saludado con un gran respiro el paso dado por la comandancia de las Farc de ordenar una nueva tregua unilateral, mientras nadie ha aplaudido las medidas militaristas de Santos.

 4- Cuarto que, el proceso de Unidad Popular amplia y democrática por la base y sin sectarismo (por lo menos en Bogotá), así como el avance y despliegue de la movilización popular en todo el país empiezan a preocupar al “núcleo central” del Bloque de Poder Contrainsurgente y le está limitando seriamente “los márgenes de maniobra” amplios con los que tradicionalmente contaban en las elecciones.  

Finalmente, por todo esto, coincidimos con el presidente Santos en que proceso de la Habana está llegando a su fin y para que nos entendamos lo decimos en su idioma favorito: The game is over. Solo discrepamos radicalmente con la amenaza del Dr. de la Calle en la dicotomía escolástica que nos presentó en la entrevista en comento del “por bien o por mal”, porque sencillamente no hay sino una sola posibilidad real y esta es por bien.

Es decir la partida debe terminar (game over) pero bien: Entregando a la sociedad colombina ojalá lo más pronto posible, el acuerdo firmado en la Habana de finalización del conflicto.

Fuente imagen Semana.com       

El sol empezaba a despuntar en Vélez aquel domingo de mayo de  1898. La mañana era luminosa y la brisa cedía paso a un calor parejo que parecía brotar de la calle que descendía desde su caserón colonial de tapia y solar situado a un lado del colegio universitario, hacia la plaza y a la Iglesia transversal recientemente reconstruida por el empeñoso párroco José Nepomuceno Riaño. Isidoro de mediana estatura y con la energía de sus 30 años iba vestido con un levitón azul de paño delgado, calzones de tela de castilla color marrón y botines de cuero negro con la suela embarrada. Prestaba el brazo Izquierdo a su joven esposa Luisa, quien mostraba su cara redonda y sonrosada por entre unos bucles color castaño y portaba un vestido largo hasta el tobillo, de una tela delgada color ámbar que permitía ver unas  zapatillas de cuero con trabilla y un tacón discreto. Un poco detrás caminando como a salticos o jugando los seguían sus dos hijas; Anita de 8 años y Lucrecia, de apenas seis añitos de edad.

En el atrio de iglesia los esperaba sonriente el padre José Nepomuceno, y la razón del encuentro era la celebración de una misa mayor, que Isidoro había pagado expresamente, en conmemoración de los 10 años de su boda celebrada en la parroquia de Puentenacional. Había llegado con su familia a la casa paterna el día anterior desde la finca “la Asunción”, ubicada no muy lejos de la iglesia del poblado de Guavatá. La misa bastante ceremoniosa, incluidos los cánticos lóbregos con que el organista acompañaba los recios acordes del viejo armonio de fuelle de la iglesia y el emotivo sermón del padre Riaño, estimulado por el vaho caliente oloroso a incienso y a mirra que impregnaba todo el solemne ambiente. No se detuvo en la mención de la efeméride de la boda de Isidoro; sino que con un regocijo no disimulado, puso todo el énfasis en el triunfo de las armas alcanzado por el egregio gobierno del presidente Caro, exactamente tres años atrás en la batalla de Enciso, contra las fuerzas disolventes y anticlericales de la revolución del liberalismo radical  y en defensa de la gran victoria que significó para la nación colombiana la expedición de la constitución regeneradora, que ya tenía 12 años de estar funcionando.

Terminada la misa y después de saludar personalmente en la puerta de la Iglesia a la mayoría de los asistentes, el padre Riaño tomó del brazo a Isidoro y lo invitó junto con su esposa a la casa cural ubicada a un lado de la iglesia, a tomar un chocolate tramado con almojábanas y mantecados y panderos, que le habían obsequiado las dueñas del hotel Santander. La señora Luisa pretextando algo que hacer en la casa se retiró con sus dos hijas pequeñas, dejando solos al párroco y a Isidoro.

Una vez concluido el refrigerio, El padre fue a su habitación unos pasos al lado y regresó trayendo en las manos un libro antiguo encuadernado con forros de cuero crudo. Mientras se aproximaba, Isidoro pudo apreciar mejor su porte altivo a pesar de los años y el peso que sobre su cuerpo hacía la larga sotana, e intentó, inútilmente, entender el gesto simultáneo que expresaban sus ojos brillantes y la mueca de su boca retraída hacia atrás, como si fuera una sonrisa.

-Mira Isidoro, le dijo en lenguaje eclesial, este es la copia manuscrita que reposa en esta parroquia, del diario de viaje que en 1803 el fraile franciscano párroco de Puente Nacional fray Pedro Pardo hizo por la Provincia del Carare, cuando viajó por el camino del Carare hasta el rio Magdalena. Aquí se explica desde hace un siglo y en detalle, la importancia que para nuestra santa madre iglesia ha tenido toda esa región del Carare y el Opón, llamada así por los dos grandes ríos que la atraviesan. No es solamente la vía de comercio de la provincia de Vélez y las provincias circunvecinas, para sacar hasta el rio Magdalena con destino a las ferias de Monpox y Cartagena los pocos bienes que estas tierras producían, como harinas de Leiva, bocadillos, dulces y panelas de Vélez, Moniquirá y Puentenacional, lienzos bastos, textiles, lazos y alpargates del Socorro y Sangil, o traer de España y el extranjero algunos lujos y fierros que nos era menester; sino que es una gran región de una selva inhóspita y baldía rica en toda clase de árboles con maderas finas y frutos exportables, extensos territorios vacuos donde hay minas de oro, de carbón, como de otros metales, minerales y aceites. Además, lo más importante; donde habitan un gran número de indios cerreros o si me permites salvajes, muchos de ellos agresivos, que demandan urgentemente su evangelización e incorporación al concierto de la civilización nacional.

Fuente imagen foropicos.net

-Este camino ha sido utilizado con cierta regularidad  desde los tiempos coloniales. Todavía están los empedrados que don Pablo Morillo hizo construir a los patriotas veleños presos durante el periodo de la reconquista. Y después de la Independencia, a pesar de las trabas puestas por los comerciantes bogotanos quienes preferían la ruta de Honda, se siguió utilizando por nuestros vecinos y pobladores como vía de comercio,  búsqueda de productos de la selva para exportar, y como territorio baldío libre para apropiar: El propio general Santander inició la ola de la adjudicación de baldíos, haciéndose titular 6.400 hectáreas en la zona conocida como el caserío de Landázuri, seguido por el gobernador de Vélez Manuel María Zaldúa, hermano del presidente Zaldúa, quien se hizo titular 60.000 fanegadas para mantener abierto el camino y unas instalaciones de acopio llamadas las bodegas de puerto Carare.       

-Poco después, continuó el padre Riaño, un enjambre de mineros y buscadores de oro ingleses y franceses, e incluso norteamericanos, se internaron en la región de la quebrada la Corcovada, obnubilados con la leyenda de que había un aluvión de oro que permitían empedrar todo el camino con pepas de oro y allí, en aquellas selvas la mayoría dejó sus huesos. Luego vinieron mineros del carbón que exploraron y denunciaron propiedades en la zona de Flores y Landázuri, aunque sin mucho éxito. Y a  continuación vinieron los comerciantes, especuladores y usureros con su codicia desmedida, entre ellos los más sobresalientes los hermanos Parra; encabezados por el fanático liberal del dejar hacer Aquileo Parra, muy anticlerical por cierto, quien fundó y organizó varias compañías comerciales para utilizar el camino del Carare trayendo bultos con bienes que venían de Europa y los Estados Unidos y exportando bultos de café, dulces y bocadillos, cueros y badanas, productos de fique y otros productos de estas selvas que cargaban principalmente peones cargadores y arrieros, a quienes les pagan salarios de miseria. Además, para recibir jugosos subsidios gubernamentales por construcciones y mejoras de ingeniaría en la vía, que estaban solamente en la imaginación de los socios de la compañía, pues la trocha y los ranchos de posada seguían siendo los mismos utilizados desde la época de los conquistadores españoles.       

-Pero hay que tener en cuenta que, el principal negocio de los hermanos Parra y con el que don Aquileo empedró su camino a la presidencia de la república, tal y como quedó escrito en los contratos que reposan en la notaría primera de este pueblo; consistió en hacerse adjudicar miles de hectáreas de tierras selváticas baldías por donde cruzaba la vía, con el fin de especular con compra de documentos del crédito publico, negociar con letras de cambio, con descuentos de obligaciones y sobre todo con la ganancias que obtenía al prestar dineros a intereses usureros, con lo que arruinó a muchos vecinos de esta provincia.

Y si bien Parra ha sido definitivamente derrotado por la fuerza de las armas teniendo que abandonar su casa en esta bella población, desde donde se lucró tanto en su patrimonio como en la política nacional; aún siguen viviendo aquí en Vélez sus socios compinches y testaferros, haciendo una férrea oposición al gobierno del presidente Caro, reuniéndose a plena luz del día en el club “la Bastilla”, allí en el marco de la plaza, para beber brandy y urdir conspiraciones dizque para derrocarlo. Isidoro respondió moviendo la cabeza afirmativamente  como toda respuesta, lo que permitió al párroco continuar.

-El  famoso camino del Carare, como le he podido comprobar personalmente, salvo algunas chozas miserables que se han construido por algunos colonos solitarios y enfermos, especialmente en la zona de Landázuri, es una trocha que cruza la selva baldía y por lo tanto no ha tenido ni tiene dueño como la selva misma. La ficción comercial para especular estuvo en apropiárselo mediante compañías anónimas, pedir dinero al gobierno para hacerle mejoras ficticias y mantenimiento al aire, hacerse adjudicar inmensos territorios baldíos aledaños, explotar el trabajo de cargadores y arrieros con sus mulas de carga y vender acciones a un sin número de socios crédulos y ambiciosos  que compraban una compañía imaginaria y cuyas construcciones solo estaban en el papel estampillado de Vélez.           

-La trocha se ha seguido utilizando en lo posible y a raíz del decaimiento de la producción del café, como tú mismo lo puedes comprobar en vuestra hacienda tan bellamente nombrada la Asunción. Ha decaído por la utilización masiva de los puertos en el rio Magdalena. Ahora los pocos productos de las provincias de Socorro, Sangil o Bucaramanga que antes buscaban el camino del Carare están saliendo por Puerto Wilches y por el puerto de Honda, que está mejor comunicado con Bogotá. Salen y entran la mayoría de productos de toda esta región central, por ejemplo, todas las estructuras metálicas con las que vuestro pariente Flavio Pinzón acaba de construir el puente sobre el rio Saravita en Puentenacional, fueron traídas de Inglaterra hasta el puerto de Honda en el rio Magdalena por la compañía del señor Barnes y luego, trasportadas con mulas hasta aquí.

-Todo este prolegómeno, apreciado Isidoro, es porque como tú lo sabes y es vox populi, los liberales radicales seguidores de don Aquileo Parra, instigados por el ambicioso político antioqueño Uribe-Uribe, están preparando con mucha dedicación una guerra, que ellos llaman revolución radical, contra el legítimo gobierno de Colombia contando con el apoyo de algunos gobiernos vecinos enemigos de Colombia como el de Venezuela, el de Ecuador y el nicaragüense. Hace unos días, prosiguió el padre Riaño después de un lento suspiro, nos llegó una nota de nuestra autoridad Superior, en donde nos alerta sobre lo cerca que estamos del inicio de otra guerra civil, que tiene como objetivo central romper la magnífica relación existente entre el gobierno actual de Colombia y la Santa Sede del Vaticano. Cosa que como tú bien lo sabes, sencillamente no podemos permitir. Isidoro volvió a mover la cabeza afirmativamente mientras continuaba mirando con sus ojos glaucos la cara del padre Riaño y su cara sonrosada que empezaba a tomar un brillo de pomada.

-Bien, la misma información nos decía que por razones tácticas evidentes, la guarnición militar asentada en la  cabecera provincial de Vélez, no podía moverse para ninguna otra parte por el inmenso riesgo que eso conllevaría. Pero lo importante de la nota decía que se tenía noticia muy cierta con nombres fechas y lugares de entrega, que desde Venezuela por el rio Magdalena arriba hasta puerto Carare, con destino a los radicales de Vélez, venía de contrabando un cargamento apreciable de fusiles “grass”, carabinas rémington y algunos revólveres colt. Estas armas Isidoro repitió con énfasis el padre, debemos impedir por todos los medios que lleguen al destino programado, porque imagínate el daño que producirán.

-¿Cuándo es esa entrega? Preguntó Isidoro con evidente inquietud. –Dentro de 12 días esperan entregar el cargamento en puerto Carare. Entonces, ¿qué sugiere su reverencia? insistió Isidoro. -Mira Isidoro esta es una situación bastante apurada, que requiere mucha reflexión, pero considerando que tú eres el único en quien nosotros podemos confiar y además que cuentas con personal a disposición. Hemos pensado en proponerte que organices prontamente una pequeña expedición hasta el puerto del Carare, te hagas presente y les des un golpe de mano, con el que ellos nunca cuentan, para apoderarse de esas armas o hundirlas en el rio si fuese necesario, con el fin de evitar que armen aquí partidas de facciosos anticlericales que pongan en riesgo la vida de esta región.

-Bien su reverencia; respondió Isidoro mostrando cierta inquietud en sus palabras y movimientos.-He entendido  completamente la situación y me voy ya a la finca a organizar el viaje al Carare cuanto antes. Su reverencia no debe preocuparse por nada. Desde este momento todo corre por mi cuenta y responsabilidad. El padre José Nepomuceno lanzó un suspiro profundo y agregó: -Gracias Isidoro, yo sabía eso. Posiblemente no habrá con qué pagarte esta buena acción que empedrará tu camino al cielo. Solamente Dios y la patria te lo premiarán con sus bendiciones.

Después de un efusivo abrazo de despedida y la señal de la cruz dada como bendición por el padre Riaño, Isidoro llegó a la casa y con cierta agitación contenida le explicó     en términos bastante vagos a su esposa Luisa, la necesidad de hacer un viaje urgente hacia el Carare durante una o dos semanas. Le dio instrucciones para que permaneciera en el pueblo donde todavía existía control y que en caso de apremiante necesidad únicamente  buscase al padre; le insistió en el únicamente. Fue a la pesebrera de la casa, ensilló el mejor caballo que tenía y en ese momento comía en una canoa de madera cogollos de palma cortada y con premura recorrió los 12 kilómetros de  Vélez a su hacienda “la  Asunción”. En la finca llamó a Alipio el principal viviente y sin muchas explicaciones le dijo que urgentemente alistara ocho de sus mejores peones, los más sanos, fuertes y baquianos para el monte, ojala conocedores de  las selvas del Carare, porque tenían un viaje urgente hasta el puerto. Cada uno deberá llevar en una capotera grande una muda completa de ropa de recambio, su pequeña vajilla metálica, cuchillo de cacería, sus cigarros y fósforos en un frasco pequeño de tapa metálica. Su propio sombrero, ruana terciada y su mejor machete bien afilado, así como su propio toldillo en buen estado.

Las provisiones generales; carne seca en tasajo, manteca de marrano en vejigas, panela, sal, café, cacao en bola, arroz, frijoles, aguardiente, velas, una escopeta para cacería, anzuelos grandes y pequeños, tres lazos de fique bien trenzados, una linterna, una hamaca y dos toldillos finos, dos carabinas rémington y dos revólveres colt con suficiente pertrecho para uso suyo, píldoras de quinina, curarina y dos frascos de píldoras Bristol; deberán ir empacadas en bultos de lona y cargadas por tres mulas en buen estado. La mula fina y de paso será su montura. Lo que no hubiese en la hacienda deberá conseguirse con mucho cuidado en los almacenes de Puentenacional y en ningún caso en Vélez, para no alertar a nadie.

En tres días Alipio muestra su eficacia, teniendo el viaje  preparado. Los ocho peones formados en fila, las tres mulas cargadas y la mula de silla listas frente a la casona de la hacienda. Es una mañana tibia y la luz del sol apenas se insinúa. Una ligera brisa movía los penachos de las cañas dulces de la mancha verde que está a un lado de la casa, produciendo un rumor suave de hojas frotadas. Isidoro, con un rayo de sol leve cayéndole sobre la cara, montado en su mula fina donde sobresalen de entre los estribos unos gruesos botines de cuero duro, le habló  fuerte a los peones en formación: Les explicó el viaje que iban a realizar, las dificultades que un recorrido así representa durante varias semanas, el objetivo final, muy importante para Dios y la patria, solamente cuando llegase el momento él personalmente se los dirá. Si alguien por el camino pregunta algo, la única respuesta posible es que son unos comerciantes que van a puerto Carare a vender unos bultos de mercancías y nada más. Las recompensas: a partir de ese momento cada uno de ellos ganará 10 reales por día y al concluir la tarea aquí al regreso, habrá una bonificación extra de 10 pesos para cada uno. Les insistió en la disciplina de su único mando y en la discreción de toda la misión. No se permitirá beber para emborracharse y el aguardiente que llevan es un tónico contra el cansancio, contra los mosquitos y una ayuda para el camino. Todos en coro rezaron un avemaría para pedir el socorro divino. Es el 19 de mayo de 1898

Iniciaron la marcha por el camino viejo y solitario, evitando el pueblo de Vélez, subiendo hacia la peña por un sendero apenas demarcado entre una vegetación no muy densa de árboles de tierra fría de mediano tamaño y hojarasca fangosa, hasta encontrar el lugar donde acampar en el sitio llamado el real de Ture desde donde a la distancia, a mano izquierda, se podían observar las 30 casa del caserío de Bolívar y algunos desmontes en las orillas de la trocha.