powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Blog de Alberto Pinzon Sánchez

Alberto Pinzón Sánchez

Alberto Pinzón Sánchez

médico, antropólogo y ensayista colombiano.

Libros :

1. “Monopolios misioneros y destrucción de indígenas”. Libro sobre el departamento de Vaupés y su experiencia antropológica en 1973. 1a edición Diciembre 1979. Leer más.

2. El EncuentroUn relato de ficción del encuentro entre Manuel Marulanda Vélez y Ernesto ‘Che’ Guevara, que marcó un giro en el proceso de la revolución en América Latina y, donde se imagina el pasado para interrogar el futuro.

3. Salvo la ilusión todo es el poder  Breve ensayo autibiografico en: 

http://www.cronicon.net/fica/pdf/pinzon.pdf

4. Simón Bolívar conductor político y militar de la guerra anti colonial. Biografía integral sobre nuestro padre fundador 

 5-Archivo de columnas en ANNCOL: http://2014.anncol.eu/index.php/opinion/2012-09-09-22-19-25

6-RELATO:  LA LEGITIMA DEFENSA  en : http://anncol.eu/index.php/colombia/cultura-sociedad/item/347-del-companero-alberto-pinzon-sanchez

7-RELATO: El empedrado del Carare en:  http://anncol.eu/index.php/opinion/item/1080-alberto-pinzon-sanchez

8- Realato: El Mazamorral (relato de historia y fratricidio) en:  http://anncol.eu/index.php/opinion/item/1929-alberto-pinzon-sanchez

9- Librillo. Cuentos de Provincia en : http://es.scribd.com/doc/282070307/Cuentos-de-Provincia-APS

10 Relato:  Los Cimarrones Comuneros en: https://anncol.eu/opinion/item/3641-alberto-pinzon-sanchez

El ascenso a la Presidencia de EEUU del multimillonario Donald Trump, va más allá de las posiciones xenofóbicas que ha manifestado, pues las mismas deben verse en un contexto histórico más general, determinado por la influencia del puritanismo en las sociedad norteamericana, desde su establecimiento en el siglo XVII hasta la actualidad, tal como lo señaláramos en un artículo anterior (http://critica24.com/index.php/2016/11/09/analisis-necesario-elecciones-en-usa-como-entender-lo-que-paso-por-juan-romero-historiadorjuan/) .

Trump se mueve sobre las bases doctrinarias del puritanismo, que no sólo establece que los norteamericanos son un “pueblo elegido por Dios”, sino que además se basa en la presunción que como pueblo elegido deben luchar “contra mal”, que impide el desarrollo de la individualidad humana y por lo tanto, del progreso.

Por eso su eslogan de campaña, estuvo referido al uso de un simbolismo muy presente en la psiquis del norteamericano promedio (Make America great again), “hacer de América grande de nuevo”. En esencia, el eslogan no solo planteó una confrontación con las tesis de unilateralismo globalizante, esgrimidas por el binomio Clinton- Obama, sino que además lo enfrenta con las políticas adelantadas por los ex presidentes Bush (padre e hijo) y más en el fondo, con las súper elites (política, económica, militar y cultural) que controlan la sociedad norteamericana.

¿Cómo entender esto? Para la mayoría de nosotros, los que habitamos Nuestra América, y donde prevalecen los sistemas presidencialistas, con un poder ejecutivo muy fuerte, resulta paradójico afirmar que el Presidente de EEUU no ejerce realmente el poder, sin embargo es la realidad. Ya el ex presidente Dwight Eisenhower había advertido en 1961, las amenazas que significaban para la democracia el excesivo poder del binomio estamento militar- capital económico (lo denomino complejo militar industrial), pero en los años finales del siglo XX y lo que va del siglo XXI, el desarrollo de este poder detrás del poder presidencial en los EEUU, ha sido notorio. Hay investigaciones que aseguran que ese complejo – que creció exponencialmente con la excusa post 11 Septiembre de 2001- ha llegado a incluir cerca de 3.100 organizaciones que trabajan en el área de inteligencia, empleando casi 1 millón de personas (unas 854.000 personas), con gastos que superan los 80.000 millones US$, siendo un elemento impulsor del desarrollo económico a lo interno de los EEUU.

Se trata de comprender que ese complejo militar- industrial, no sólo se moviliza en la fabricación de aviones, fusiles, cohetes, barcos y otros implementos de la carrera armamentística, sino que también tiene una estrecha relación con el dominio científico- tecnológico, esencial es esta sociedad del siglo XXI y ese binomio capacidad de combate-desarrollo tecnológico, son dos de los elementos primordiales en las concepciones de dominio y predominio estratégico militar de los EEUU. Asimismo, ese súper complejo militar-industrial mueve enormes recursos que impulsan el papel – y la tesis- de Imperio-mundo del coloso del Norte. Es fácilmente comprobable este papel esencial al observar las cifras que desde el Departamento de Defensa de los EEUU, se dedican a financiar investigaciones por parte de empresas privadas, ligadas al desarrollo tecnológico para la industria militar; en el año 2014 por ejemplo, las Empresas Lockheed Martin, Boeing, General Dinamics, Raytheon, Northrup Grumman, entre otras recibieron en conjunto unos 239.000 millones de US$ en contratos.

¿Trump contra el triángulo de hierro?

Se denomina triángulo de hierro, a la súper estructura de poder en los EEUU, que conjuga actores de 1) los lobby de opinión – y presión- que se mueven en el Congreso, 2) empresas privadas y 3) las agencias del propio Gobierno (Defensa, Energía, Ambiente, Seguridad, NASA, entre muchas otras). Ese triángulo ha sido el gran responsable – y beneficiario al mismo tiempo- de las acciones enmarcadas en el unilateralismo globalizante, que ha pretendido cumplir con tres objetivos esenciales: 1) imposición hegemónica, tanto sobre aliados (Inglaterra, Francia, Alemania, Japón) como adversarios históricos (China y Rusia), en todo el Globo, pero con especial énfasis en el corazón de la tierra (heartland) Euroasiático, 2)el impulso de la revolución en Armamento Militar (RAM), que ha implicado la aplicación de los adelantos derivados del control hegemónico en ciencia y tecnología, al área militar y 3) la creación de grandes espacios geoeconómicos, que aseguren el monopolio comercial de los EEUU.

La perfecta articulación – producto de la presión en términos de poder condigno o compensatorio- de los intereses del triángulo de hierro en los distintos gobiernos desde Ronald Reagan (1981-1988), George Bush padre (1989-1993), Bill Clinton (1993-2001), George Bush hijo (2001-2009) y Barack Obama (2009-2017), nos permite entender el enorme poder real ejercido y porque, a pesar de ser Presidentes por organizaciones políticas distintas (demócratas o republicanos), mantuvieron la misma política exterior.

Ese complejo cuadro de relaciones – y poder real- se ve amenazado por el planteamiento de Donald Trump y las feroces críticas al excesivo gasto militar, descuidando en su criterio, el desarrollo de la estructura económica y productiva de los EEUU. El próximo Presidente de EEUU ha señalado que la política exterior ha tenido cinco (5) debilidades marcadas – sin distinguir o diferenciar entre los expresidentes-: 1) recursos sobrecargados, 2) los aliados no aportan en una justa proporción, 3) los países amigos de EEUU buscan mirar hacia otros en busca de ayuda, 4) los rivales no respetan a los EEUU y 5) la política exterior no tiene objetivos claros.

Con ello, se mostró opuesto a las líneas estratégicas expresadas en la política exterior de sus antecesores, que ha llevado a cambios sustanciales, en términos de presencia – y acción- militar, que permitió a los EEUU a aumentar sus bases militares, de unas 400 en 1955 a más de 1000 en 2016, o el hecho del aumento de las tropas permanentes en Nuestra América, y más de 30 sitios de asentamientos de tropas de Operaciones Especiales (FOL en inglés), en 17 países, entre los que cabe señalar a Colombia, Honduras, Panamá, Curazao, Perú, Costa Rica, Paraguay.

O la reactivación de la IV Flota, con ámbito de acción desde el Golfo de México hasta la desembocadura del Río Esequibo; la instalación del Comando de África (Africom), con bases en Senegal, Ghana y Gabón, más otras bases de Operaciones Especiales en 11 partes diferentes de ese continente. La beligerancia en Medio Oriente, a partir de la invasión a Afganistán e Irak. El cerco hacia Rusia, a partir de la incorporación a la OTAN de países que estuvieron bajo la órbita de la extinta URSS, como Polonia, Hungría, República Checa o Georgia en la cercanía del espacio vital, de su adversario durante la Guerra Fría. Todas estas son acciones, que Trump considera equivocadas y que han incidido en la “pérdida de supremacía”. Ante ellas ha dicho “América es menos segura y el mundo es menos estable”.

Sin embargo, es la ambigüedad la nota exaltante en el discurso de quién ocupará la Casa Blanca a partir de enero de este año. Por una parte, parece distanciarse de la política armamentista que tanto ha criticado, pero por la otra señala que mantendrá la política de Obama en relación con China. Las posiciones del virtual Secretario de Estado, Red Tillerson, ha ratificado la oposición a las políticas de la Gran Potencia Asiática en el Mar Meridional de China.

¿Estará realmente distanciado Trump de la política exterior de Obama? La respuesta es sí y no. Sí, en cuanto a las posiciones de Obama con respecto a Rusia, pues piensa que fue errado presionar tanto a su adversario histórico, facilitando así la conformación de un binomio con China, que atenta a futuro contra la supremacía económica y militar de EEUU. No, pues coincide en ver a China como enemigo histórico, que fue una postura constante en Obama.

Un punto importante, que afectará la relación de Trump con el triángulo de hierro, es su posición con respecto al Tratado Transpacífico (TTP). Las posiciones del polémico líder norteamericano, apuntan a revertir los términos de esos tratados, en función de priorizar el sistema económico norteamericano, sobre todo a nivel industrial. Las vinculaciones – e intereses- del triángulo de hierro con el proceso de expansión comercial del TTP son claras, y la perspectiva de un cambio, puede dar al traste con años de negociaciones y oportunidades de negocios de actores representados en el lobby de interés del Congreso Norteamericano.

Trump y la geopolítica del Sistema-mundo

La perspectiva del sistema-mundo que expresa, entran en franca contradicción con las tradiciones posturas del unilateralismo globalizante y su correlato en términos doctrinarios, manifestados en el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano (PNSA), pero parecen coincidir en el denominado “destino manifiesto” de grandeza de los EEUU, que desde los tiempos de los llamados “padres fundadores “ (1776) ha impulsado las intenciones de convertirse en un “imperio-mundo”, que ejerza control sobre el todo planetario, mediante la hegemonía militar y el control económico.

Para Trump, la estrategia de “dominio total” (full sectrum dominance), que plantea que bien con apoyo de sus aliados o sin ellos, los EEUU deben dominar el mundo, ha sido un total fracaso. No significa, que llamé a un repliegue del sentido guerrerista que ha caracterizado al coloso del norte y que lo ha llevado a tener responsabilidad en más de 20 millones de muertos, en 37 naciones (https://diario-octubre.com/estados-unidos-ha-matado-a-mas-de-20-millones-de-personas-en-37-naciones-victima-desde-la-segunda-guerra-mundial/), desde la finalización de la II Gran Guerra en 1945. Más bien se ha pronunciado por una “optimización” de esas acciones guerreristas: "Al contrario que otros candidatos a la presidencia, la guerra y la agresión no son mi primer instinto. Una superpotencia sabe que la cautela y la contención son señales de fortaleza", dijo en algún momento durante la campaña interna republicana.

Esta acción, tiene enorme relación con el rotundo fracaso (en términos de objetivos militares y costo económico) de las intervenciones en Siria y Libia, así como en Eurasia, y el costo que ha tenido en la supremacía militar que aspira el unilateralismo globalizante. Un factor a considerar, en la interpretación del sistema-mundo planteado por Trump, es su controversial posición en torno a la relación con la Rusia de Vladimir Putin. Tal como hizo Richard Nixon en la década del 70 del pasado siglo XX, el millonario norteamericano pretende usar a uno de los dos (2) adversarios históricos de los EEUU desde 1945, para impedir la concreción de la alianza Euroasiática.

Entre Rusia y China;  Trump parece apostar por una mejor relación con el primero, evitando a toda costa la consolidación de una unión que implicaría diferencias importantes con EEUU. Por ejemplo, Rusia y China tienen en conjunto una población de casi 1.500 millones de habitantes, un PIB per capita en conjunto de más de 20.000 $, un PIB en conjunto de más de 2100 miles de millones US$ y un intercambio comercial entre ellos, que supera los 88.000 millones US$. Entre ambos reúnen una numerosa cantidad de tanques (24.000 aproximadamente), aviones (+ de 5000), ojivas nucleares (casi 9000), entre otros armamentos. Ante la contundencia de estos datos, es posible que intenté una “estabilidad” no confrontacional con Putin, buscando con ello fortalecer las posiciones en el tablero mundial, tal como lo ha venido sosteniendo el teórico norteamericano Zbiegniew Brzezinski (http://www.15yultimo.com/2017/01/12/brzezinski-donald-trump-el-sistema-mundo-y-venezuela/ ).

Para el caso de Europa y Suramérica, la situación se plantea interesante. Trump, ha sostenido desde hace tiempo, que los “socios” de EEUU no han respondido en igualdad de condiciones a los esfuerzos militares y que una revisión del papel de la OTAN, es urgente. Ello tiene relación directa con las políticas de esa organización supranacional con Rusia y los esfuerzos que ya ha manifestado, por regularizar sus relaciones.

En el caso de Suramérica, aunque no hubo grandes anuncios durante la campaña, es de esperar que su tesis de “hacer grande a América de nuevo”, lo llevé a replantearse acciones de recuperación de la influencia en lo que consideran su “patio trasero” y ello puede significar, tanto el apoyo – o continuidad- de sanciones contra Venezuela o los intentos de desestabilización a través de la NED, de los sistemas políticos que no responden a los “supremos intereses de EEUU”.

Como sea, seremos testigos de un proceso político que tendrá mucho de controversial y generará enormes debates en el sistema-mundo. Los roces de Trump con el sistema de poder interno en los EEUU, se evidenciarán a cada momento o la otra opción, es que ese complejo militar-industrial, someta a Trump, como ha sucedido con otros presidentes.

Dr. Juan Eduardo Romero. Historiador/politólogo.  Director Centro de Investigaciones y Estudios Políticos y estratégicos (CIEPES)

Tomado de:  http://www.alainet.org/es/articulo/182990

Fuente imagen Internet

 

El aspecto principal del nudo de contradicciones que constituye la coyuntura actual de Colombia, NO es el llamado “Fast Track (o vía rápida) para implementar el Acuerdo Final, como nos lo ha hecho creer la democracia genocida y contrainsurgente colombiana en sus fracciones, la Santista y la Uribista, sino como lo han advertido varios periodistas independientes:

Es el ascenso imparable a la presidencia de Colombia en 2018, del fascismo criollo siglo XXI; el que tampoco es como se supone un fenómeno exclusivo de Colombia, sino un fenómeno Regional, de momento centrado en Colombia y Venezuela, cuyo empeño es llevar estas dos sociedades a la violencia política y el caos geo-estratégico global impulsado desde Washington (como en Irak, Siria, Libia, Somalia, Afganistán, Yemen, ect), sin la cual no puede existir para depredar.

En Venezuela una inevitable guerra civil que el Vaticano, Unasur y el gobierno de Maduro tratan de evitar desesperadamente, y en Colombia, a una reactivación de la guerra civil cuya finalización se ha pactado en el Acuerdo Final, el que se intenta convertir en papel mojado para reemplazarlo por unos términos de rendición de la insurgencia resistente.

¿Por qué razón nunca se relacionan los problemas azuzados por Uribe Vélez en Venezuela, con los problemas semejantes azuzados por él mismo en Colombia??

Santos ya logró sus tres principales objetivos: Uno desarmar política y militarmente a la insurgencia de las Farc-EP, dos abortar el proceso Constituyente que se venía gestando, salvando al régimen dominante, y tres, satisfacer su vanidad personal y su narcisismo aristocrático oligárquico, con la cobertura que le han dado la academia de Noruega al otorgarle el Premio Nobel de la Paz 2016, logrado a expensa del Acuerdo Final.

Premio Nobel de Paz que como el otorgado al presidente Obama 2009 (que el mismo Obama no supo por qué se lo habían otorgado) muy probablemente después de la barbarie imperialista vista actualmente en Siria, Libia, Irak, Yemen, Afganistán y Somalia, pasará a la Historia como una burla, un sarcasmo a los verdaderos deseos de paz del Mundo.

Santos hizo todo lo posible por imponer el Plebiscito refrendatorio en el Acuerdo Final con la Insurgencia  evitando la Asamblea Constituyente; luego, no hizo nada por ganarlo (incluso puso a un personaje tan desacreditado como Cesar Gaviria a dirigirlo) dejándole la vía libre a Uribe Vélez para su reforzamiento de masas dentro de las capas medias de la sociedad; de manera semejante o repitiendo la experiencia del pérfido Pastrana en el 2002, al forzar la ruptura de los diálogos de paz con las Farc-EP en el Caguán, una vez hubo creído que el “invencible Plan Colombia de Clinton” estaba ya listo y financiado, y el ejército colombiano estaba re-potenciado con las armas de EEUU.

El Embajador de Santos en Washington, Juan Carlos Pinzón, exministro de defensa y reconocido agente de la guerra contrainsurgente, cercano a las posiciones militaristas y guerreristas del fascismo criollo Uribista, OJO, no da un paso sin antes consultarlo con su protector y mentor el Presidente de Colombia JM Santos.

¿Creen ustedes que, según el lanzamiento que de su candidatura presidencial de Colombia para el 2018, hecho en el portal La Silla Vacía (http://lasillavacia.com/historia/el-tanteo-de-pinzon-para-2018-59034) el embajador de Colombia en los EEUU, realizó contactos en las alturas con los jefes de los diversos partidos políticos integrantes de la gobernanza actual, con el fin de lanzar su candidatura presidencial y lo hizo, sin conocimiento de su jefe JM Santos y sin que el “chuzador mayor” Uribe Vélez, estuviera informado?

 “A otro perro con ese hueso”, solía decir en casos semejantes el conocido “jefe natural” liberal de la oligarquía trasnacional colombiana López Michelsen.

Siguiendo la lógica del planteamiento dominante: ¿Qué pasa si la Corte Constitucional no aprueba el famoso Fast Track?... ¿Se reactiva la guerra civil en Colombia?

O si por el contrario, dicha Corte lo aprueba, pero con la condición que ha dejado saber la magistrada ponente de realizar otro Plebiscito, el que, muy seguramente servirá como ensayo general al fascismo criollo en asenso para imponerse en las elecciones presidenciales del 2018; (porque la famosa democracia liberal colombiana no tiene candidato creíble para oponer al candidato de la coalición político religiosas organizada por Uribe Vélez) y, una vez llegado el fascismo Uribista a la presidencia, como es de esperar, convierta el Acuerdo Final en papel higiénico… ¿Se reactivará también la guerra civil en Colombia?

O si la Corte aprueba tal cual, todo lo que Santos le ha enviado sobre el Fast Track, se implanta el Acuerdo Final y luego, lo repito, porque la famosa democracia liberal colombiana no tiene candidato creíble para oponer al candidato de la coalición político religiosas organizada por Uribe Vélez, el fascismo criollo gana, muy seguramente, las elecciones presidenciales de Colombia para el 2018… ¿Se reactivará la guerra civil en Colombia?

Ah. Falta un año y podremos dar vuelta a la tendencia electoral, me responderán, Pero, digo; ¿no es acaso el mismo tiempo con que cuenta el fascismo criollo para continuar su trabajo político y añado, contando esta vez con el apoyo de sus amigos en partido republicano “Trumphante” en EEUU?  

¿Es esta la opción única que le queda al pueblo colombiano,  después de haber llegado con tantas dificultades a un Acuerdo Final como el alcanzado entre el Estado colombiano y la insurgencia de las Farc-EP?

La realidad o nudo de contradicciones de la coyuntura actual por la que atraviesa Colombia tal y como lo plantea el portal de ANNCOL en el encabezado del artículo “el gallo tapado”: La presidencia para 2018, se ha convertido en el eslabón más débil de la cadena imperialista en Colombia:

 Veamos ese nudo de contradicciones: Ascenso imparable del fascismo criollo. Izquierda lunática y dividida. Implementación del proceso de paz con las Farc enredado en típicas argucias leguleyas y santanderistas. Asamblea Constituyente eliminada. Corte Constitucional de paseo internacional. Proceso de paz con el ELN en salmuera. Caída en picada de la imagen favorable de Santos y Show internacional en Estocolmo para subirlo. Aumento de la ira y frustración popular y ciudadana. Desespero de la Oligarquía y el Imperialismo por encontrar quien suelde la fractura existente entre la fracción de Santos y la de Uribe Vélez; si Vargas Lleras, si Fajardo, si Roy Barreras, si Benedetti, si Marta Lucía Ramírez, si Ordoñez, si De la Calle, si Zuluaga, si Simón Gaviria, ect (siguen más nombres) y ahora,  lanzamiento de la candidatura presidencial del embajador de Santos en Washington Juan Carlos Pinzón.

A lo que se debe agregar el deslizamiento de la sociedad venezolana por la peligrosa pendiente de la guerra civil, impulsada por la “oposición” a Maduro azuzada por Uribe Vélez y desde luego, por Washington.

En una circunstancia así, vuelve Lenin, el olvidado y vilipendiado Lenin, a soplar la cabeza de los colombianos con su imbatible concepción dialéctica de utilizar todas las acciones de masas para enfrentar el ascenso del fascismo, claro que enriquecida con las diversas experiencias humanas tenidas en otras latitudes y otras circunstancias históricas:

 ¡Lucha de masas, resistencia de masas (con todo lo que esta significa) y nada de aventuras! Fue la consigna triunfante de Dimitrov, aquel obrero búlgaro en la Alemania de Hitler de 1936.

Foto Internet.           

Aguijoneado por Mussolini que pretendía apoderarse del legado teórico de Maquiavelo haciéndole decir la famosa frase de la “razón de Estado” (que el Secretario Florentino nunca pronunció) y con la cual “el Duce” trató de justificar su barbarie fascista; Gramsci terriblemente enfermo de tuberculosis vertebral y en la mazmorra fascista donde fue arrojado para evitar que su cerebro pensara, se dio a la tarea de profundizar en el estudio de la obra teórica y práctica de Maquiavelo, para disputarle (en una ejemplar y verdadera batalla de ideas de la época) su herencia teórica-práctica y así poderla entregar actualizada a los comunistas y a la posteridad.

Lo primero que hizo fue ubicar históricamente el momento transicional y de ruptura final feudal-capitalista en el cual vive, lucha y muere Maquiavelo y contextualizar el complejo medio social florentino, italiano y europeo en el cual el Secretario Florentino (como gustada llamarse) desplegó su praxis.

Seguidamente toma a Maquiavelo y su práctica como un Todo también complejo y contradictorio pero integral, cuyo corpus escrito de las “Obras Completas” le es entregado en un volumen en idioma italiano que difícilmente llega a sus manos; con la clara finalidad de unir todas las partes en las que había sido despedazado durante siglos por sus enemigos clericales y jesuitas; (algo semejante al despedazamiento que los enemigos “santanderistas y escolásticos” han hecho de nuestro Padre Libertador Simón Bolívar al desmenuzarlo en bailarín, seductor, guerrero, tribuno, amante, escritor, político, diplomático, ect, para evitar verlo como un Todo; como el exitoso conductor político-militar de la lucha anticolonial contra el Imperio español a comienzos del Siglo XIX en Nuestramérica)  

Luego, toma su método histórico y político de análisis; su manera de abstraer, concretar y exponer la realidad contradictoria sobre la que actúa el Secretario Florentino para llegar a determinar “la verdad efectiva de la cosa” (¿Teoría de la Coyuntura?) pasando enseguida a entresacar las principales categorías analíticas e históricas de su teoría, confrontándolas con los principales tratados sobre Maquiavelo disponibles para finalmente escribir sus reflexiones en fichas y libretas diseminadas y dispersas que  eviten la censura fascista carcelaria, haciéndolas llegar a sus camaradas más cercanos. Así, van saliendo a la luz categorías y conceptos renovadores invaluables como Estado centauro. Sociedad Civil. Hegemonía. Bloque Hegemónico. Política. Intelectuales Orgánicos. Historicismo. Economicismo y crisis capitalista. Guerra de posiciones y, el Partido Comunista como nuevo Príncipe,     

Les pone por título “Maquiavelo, la Política y el Estado Moderno”, dando a entender los aspectos temáticos más importantes sobre los que ha tratado su reflexión política y señalando estratégicamente las tareas teórico-prácticas que le corresponderán al partido comunista que ha fundado en esta etapa de ascenso del fascismo y de entreguerras mundiales, al que compara e iguala en su tarea histórica liberadora del proletariado y del pueblo italiano como “el nuevo príncipe moderno”.   

Son multiples y muy diversas los análisis que este cuaderno Gramsciano sobre Maquiavelo ha generado en la mayoría de lenguas europeas occidentales: se destacan los escritos del filósofo comunista francés Althusser (Maquiavelo y Nosotros) y el del operario-profesor Italiano Toni Negri (El Poder Constituyente) sin que se agote la abundante bibliografía existente en este tema específico y que no me es posible tratar en extenso en esta breve opinión.

Hay una nota muy condensada de sus cuadernos que deseo destacar, donde Gramsci citando el libro de L. Russo “Prolegomini a Machiavelli.1931” escribe:

   (….) Russo, observa justamente que “El Arte de la Guerra” completa a “El Príncipe”, pero no extrae todas las conclusiones de su observación. También en “El Arte de la Guerra” Maquiavelo debe ser considerado como un político que se ocupa del arte militar, su unilateralismo (como otras curiosidades como la teoría de la falange y que dio lugar a ironías fáciles como aquella muy difundida de Bandello) resulta del hecho de que la cuestión técnico-militar no consistió el centro de su interés y de su pensamiento, él lo trata solamente en cuanto es necesario para su construcción política” (…..)  

Es decir, Gramsci, quien según sus biógrafos no conocía muy profundamente la obra de Clausewitz sobre La Guerra, porque en la Italia de aquellos años, la difusión de esta teorización militar no era muy extensa y su conocimiento del general Prusiano provenía de las referencias de Lenin y demás bolcheviques y comunistas que por medio de la Internacional habían popularizado el modo dialectico de pensamiento del general para determinar que la guerra es  una extensión de la política; esta vez de manera autónoma y con profundo conocimiento de causa planteas que, el axioma de Clausewitz sobre el carácter Político de la Guerra,  enunciado como resultado de sus experiencias en las guerras napoleónicas de la primera mitad del siglo XIX; ya era una reflexión hecha por el estratega Maquiavelo, tres   siglos atrás, y de donde (según lo han demostrado investigaciones posteriores) el estratega Prusiano se nutrió teóricamente para enunciarlos. También la centralidad asignada al “azar” en la guerra moderna, que recuerda la palabra latina “polisémica” Fortuna, establecida por el Secretario Florentino como uno de los fundamentos que todo Príncipe “Virtuoso” debe considerar para conquistar el Poder y retenerlo.  

Pero no es todo, Gramsci impresionado por el ejemplo de la estrategia bolchevique desplegada por Lenin y polemizando  con otros bolcheviques y comunistas (como Rosa Luxemburg y Trotsky, ect) lleva más allá de Maquiavelo y de Clausewitz la ciencia de la Estrategia, al plantear con una terminología militar, muy en boga en la entre guerras mundiales, el paso de la “nieder werfungs strategie” o estrategia de derrocamiento usada por Napoleón en sus correrías imperiales y que Gramsci incorporó a su léxico como “guerra de maniobra” en donde la batalla final, según Clausewitz, equivale en el comercio al pago de contado, y, su decidida trasformación política en “Ermattungs strategie” o estrategia de desgaste que tradujo como “guerra de posiciones” hacia la conquista de la Hegemonía popular, o  toma táctica de trincheras, casamatas, fortificaciones y bunkers hacia la conquista de la Hegemonía en Europa, imperante en la Primera guerra mundial. Es de notar para efectos actuales que Gramsci, no llegó a conocer la segunda guerra mundial, ni la Hegemonía de los EEUU y Rusia que resultó al final de ella. Mucho menos alcanzó a ver el derrumbe de la Rusia soviética en 1991 y el dominio de la troika mundial actual de EEUU-Europa-Japón, hegemonizada por los EEUU.   

 ¿Cuál es para Colombia, la utilidad y actualidad de esta disgregación?

 Hoy el Estado colombiano (no solo el gobierno Santos como insiste la propaganda oficial en los medios adictos) acaba de pactar con los comunistas que fueron obligados a clandestinizarse, la finalización de una guerra anticomunista y geoestratégica de más de 70 años de duración, librada masivamente en todos los frentes de la vida social colombiana por la clase dominante apoyada irrestrictamente por el gobierno de los EEUU, y ambas partes, Estado e Insurgencia, se disponen a hacer un tránsito del ejercicio de la política con armas al ejercicio de la política sin armas: De guerra frontal, a guerra de posiciones.

El Estado colombiano con sus aliados de la burguesía nacional-revolucionaria, para lograr finalmente su “ideal democrático” establecido por Max Weber de obtener el “monopolio legítimo de las armas”, el que durante estos 70 años nunca tuvo y siempre compartió con los Narco Para Militares, y, los comunistas clandestinizados para trasformar su guerra militar frontal de derrocamiento de la clase dominante, por una “guerra de posiciones” hacia la Hegemonía popular que, según el discurso de Timoleón Jiménez (26.09.2016) el comandante de las Farc-EP en Cartagena, al firmar y legitimar ante el Mundo los acuerdos de paz alcanzados en la Habana en agosto pasado, dejó claramente establecida como una intensa batalla de ideas cuya armas serán las palabras y los argumentos.

Entonces, talvez las reflexiones Gramscianas puedan aportar varios elementos que ayuden en dicho tránsito…. No es otra mi pretensión.

Imagen: Internet

      

 

                          

Desde hace 6 años, cuando JM Santos anunció su política de adelantar un proceso de paz con la insurgencia de las FARC-EP, tan rápido como visceral, surgió la disidencia o mejor el rechazo fanático de Uribe Vélez y sus “apóstoles”, a cualquier Solución Política del histórico conflicto social y armado de Colombia.

¿Sobre cuáles bases fácticas fundamentó el miniführer AUV su llamada oposición de clase a la iniciativa de la fracción liderada por JM Santos?

Dos estructuras del Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) dominante en Colombia, quizás las más recalcitrantes y refractarias al cambio como: 1- El Oligopolio Mediatico, que cínicamente se auto-denomina el Cuarto Poder de Colombia, y , 2- Desde luego, una fracción grande y poderosa de la Fuerza Pública ( de tierra, mar y aire + la Policía del anillo) profundamente vinculada con la Estrategia Narco Para Militar - tres en uno-  del Estado Colombiano, la Inteligencia Militar, y los dólares generosos provenientes de los planes militares y geo-estratégicos del Pentágono estadounidense.

Ambas estructuras contrainsurgentes le dieron toda la información necesaria y la abundante Propaganda de la mentira mil veces repetida vuelta verdad, con la cual AUV y su Mafia ha intoxicado y continúa intoxicando la conciencia de los colombianos, e incluso de vecinos del mundo ancho y ajeno.

¿Cuántas veces tuvo Santos que cambiar estructuras completas de mando del Ejército, de la Marina, de la Policía del anillo o de la Inteligencia Militar, que criminalmente  “chuzaban” y espiaban a sus adversarios estratégicos internos para “chivatearle” datos alterados a Uribe Vélez y luego, “filtrarlos” a sus medios adictos, como por ejemplo las coordenadas de alguna operación de traslado a la Habana de los plenipotenciarios de las FARC-EP, o  las intimidades del proceso de la Habana, o puntos sensibles de los acuerdos sin firmar?

¿Cuándo salió a denunciar o a analizar siquiera, las graves y serias disidencias al interior de la Fuerza Pública colombiana, alguno de los intoxicadores de opinión o “spinn doctor”, de esos que disfrazados de “onegistas” pontifican hoy sobre las trascendentales implicaciones que tiene para el Mundo, la disidencia de un miembro descompuesto del frente 1º de las Farc? …Me gustaría verla o saber dónde encontrarlo.

Mientras que, por el contrario, haciendo una tormenta en un dedal y sin conocer aún la realidad de la situación generada por ese individuo descompuesto, como lo calificó ayer el comandante Pastor Alape, ni la versión formal de las Farc-EP; aventuran especulaciones y argumentos falaces y retorcidos sobre la profunda división al interior de las Farc-EP, su poco creíble compromiso con los acuerdos para finalizar la guerra (contrainsurgente) ya alcanzados, los negocios con el narcotráfico o la minería ilegal de la triple frontera amazónica, o la alianza del Frente 1º de las Farc-EP con el ELN para continuar “la guerra por la toma del poder” ect ; los que inmediatamente son tomados literalmente por la campaña presidencial del “encarama-pingos” de Ordoñez, el fanático del odio anticomunista visceral que funge de Procurador general de la nación.

Basta con leer cualquier medio de comunicación del oligopolio mediatico contrainsurgente de Colombia o su matriz española de El País, para saber cuál es su perversa pretensión guerrerista de continuar lucrándose de los negocios de la guerra, a costas de la sangre de los colombianos.

Según las declaraciones preliminares sobre este asunto, dadas ayer por el Comandante Pastor Alape, las FARC -EP como organización político-militar marxista y leninista que es, muestran su serio compromiso con la Solución Política en todos sus asuntos, incluidos casos particulares o singulares como el presentado con el individuo del Frente 1º. Estructura insurgente que fue profusamente infiltrada  por la Inteligencia Militar, como quedó demostrado, durante el proceso de la “operación jaque” para rescatar a Ingrid Betancur.  

Para resolver políticamente la situación creada, la FARC-EP ha pedido al gobierno de Santos la autorización para que una Comisión especial de Comandantes vaya al sitio, hable con los guerrilleros de ese frente, hagan pedagogía sobre los acuerdos alcanzados, discutan como comunistas que son y obtengan una Solución que indudablemente tambien será Política.

A eso, a lo que los “onegeista de la despolitización” llaman “la insoportable política de las FARC -Ep”. Es a lo que temen y es lo que pretenden acallar, distorsionando y alterando la realidad real de un aislado episodio de este accidentado proceso para finalizar la guerra (contrainsurgente) en Colombia, ayudando, por debajo de la mesa, a los apóstoles del Uribismo, que tanto dicen combatir, de palabra, en sus columnas de opinión.

Fuente imagen Internet          

 

                    

A Uribe Vélez lo motiva únicamente el odio, que algunas veces es útil, pero la mayoría es mal consejero. En cambio, Ordoñez (el corruptor general de la nación como lo llama el columnista Ramiro Bejarano) además del odio tiene “teología” de la que carece Uribe.

Por eso es laudable que, en la actual batalla de ideas que se está librando en Colombia, finalmente y como inicio de la próxima campaña presidencial 2018, el diario El Tiempo decano y centro del oligopolio mediatico contrainsurgente dominante en Colombia, haya decidido ceder una columna de opinión y destacar al Procurador Ordoñez como uno de sus más desatacados ideólogos “formadores de opinión”, en lugar de Uribe Vélez quien no va más allá de escribir el renglón de un Twit.

El Procurador Ordoñez en su columna (03.07.2016) plagada de rabulerías y datos adulterados proporcionados hace años por la Inteligencia Militar (I.M) con su chabacanería típica, pregunta al Presidente de todos los colombianos ¿y las milicias de las FARC qué?  (ver http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/presidente-y-las-milicias-que/16635731)

Es claro que, partiendo del principio erróneo, compartido por toda su clase social de que las FARC están derrotadas política y militarmente y, por lo tanto, firmaron o pactaron en la Habana una DDR (Desarme, Desmovilización y Reinserción) más conocida como “carro, casa y beca”, con la cual se concluyeron los anteriores procesos con guerrillas diferentes a las FARC. Se pudo pactar el bipartidismo ampliado de Liberales-Conservadores-Esperanzados; reconocer la toma de la sociedad y el Estado realizada por la mafia Narco Para Militar ascendente a bombazos, y además, se pudo plasmar todo (claro que maquillado con algunos derechos fundamentales) en la llamada Constitución Aperturista del 91, (Serpa, Álvaro, y Navarro)  que ha servido, hasta ahora, como sombrilla protectora para profundizar y generalizar el capitalismo mafioso y la guerra contrainsurgente integral de Gaviria, Samper, Pastrana y Santos.

No tengo duda de que Ordoñez en sus largas vigilias, ayunos, abstinencias, y cilicios en su pobre carne pecadora y transido de ansiedad mística para saber cuál era su lugar en aquella estructura de Poder, debió leer o mejor estudiar minuciosamente el libro escolástico “La Jerarquía Celeste” de Dionisio Areopagita, donde este santo varón expuso su teoría medioeval (mitad terrenal y mitad angelical) del Poder Militar conque el dios judeo cristiano disponía para imponer la Ley suya, dictada a Moisés entre zarzas ardiendo.    

Una compleja Corte Celestial a la usanza de las cortes medioevales europeas, compuesta por una rigurosa y altamente burocratizada jerarquía de nueve coros u órdenes angelicales distribuidas en tres niveles: El Nivel supremo, más cercano a Dios, compuesto de Serafines, Querubines y Tronos o ruedas que conducen el carro del todopoderoso. El Nivel medio de Virtudes, Dominaciones y Potestades. Y el Nivel Inferior de Arcángeles, Ángeles, Serafines, y Diáconos, bastante lejos de la luz cegadora del Señor, pero prontos a servirle para no caer en las tinieblas.

Con una ideología así ¿cómo entender que sus enemigos aquí en la tierra, los comunistas descreídos, agnósticos o hasta ateos, a quienes les declaró la Ley del Exterminio por practicar con fines terrenales y pecaminosos el principio sagrado de Santo Tomás de Aquino de la Legitima Defensa de sus vidas, y para ello hubieran construido pacientemente, oh sacrilegio, un Partido Comunista en armas?

No creo que con una mentalidad así, sea posible llegar a entender una verdad básica tan dialéctica como compleja: Que las FARC- EP son un partido comunista en armas y que, como cualquier partido político que ha tomado las armas para resistir, puede constituir estructuras multiples y diversas, fluidas y en perpetuo movimiento que se pueden desdoblar, ampliar o recoger según las realidades que enfrenten, salir a la superficie o clandestinizarse y en fin….entender la simpleza que significa que detrás de cada arma, sea corta, larga o muy larga, hay un cerebro altamente politizado y consiente de los riesgos que ha asumido en su resistencia.

Simpleza a la que se le debe agregar la asimilación propia, también política y militar, de las experiencias triunfadoras en otros lugares, países y pueblos en armas que enfrentaron exterminios Imperiales y oligárquicos tanto o más difíciles, como por ejemplo el heroico Pueblo Vietnamita que, pudo legarles a los colombianos su famoso trípode de la Victoria consistente en: 1-Un Partido Comunista. 2- Un cuerpo de Milicias Populares. 3- Y un Frente de Liberación o, Movimiento Bolivariano en nuestra patria.

Y eso es lo que se nota en la columna de Ordoñez en comento, que como se dice en España: - “No tiene ni puta idea de lo que ese tío habla”. Porque si un partido comunista en armas, pacta la entrega de estas a una Organización Mundial como las Naciones Unidas, y bajo el imperio (finalmente reconocido por el Estado colombiano) de la Convención de Ginebra: Quiere decir que una organización política que también tenía el carácter de ser militar, ahora (por efectos de la incomprensible dialéctica) se convierte, integra e integralmente, en una organización política plena que abandona la clandestinidad para adoptar una característica nueva, acorde con la realidad que surge,  sin abandonar sus principios políticos básicos Marxistas, Leninistas y Bolivarianos. El triunfo de la Política (con mayúscula) sobre su negación, la guerra.

Son milicianos comunistas de carne y hueso, muy actuales y sobre todo muy diferentes a las quimeras fantasiosas de las milicias celestiales del Areopagita, con las cuales en pleno siglo XXI, el fanático Ordoñez sueña con re-constituir en Colombia una vez sea presidente, con el auxilio amarillo del odio contrainsurgente oligárquico e imperialista que, le suministra a porrillo el chalán paraco del Ubérrimo y su corte fáctica de los 12 apóstoles.   

Fuente Imagen Internet                 

         

 

 

No es la primera vez (como tampoco será la última) que el contrario de esta contradicción real se trasforma en su opuesto, y menos en Colombia, donde la Ley desde la época de las enjalmas, siempre ha sido usada siguiendo el antiguo mandato santanderista de “para mis amigos el contrato (con los Ingleses) y para mis enemigos la ley”, finalmente y después de tantos años de triquiñuelas ha sido revelado públicamente al mundo por el “dúo dinámico” de Fiscales Generales de la Nación, Montealegre-Perdomo.

 Pero esta vez, el piadoso y beatífico Procurador Ordoñez, implacable y sañudo perseguidor de los “comunistas malos”, hoy acaba de recibir la notificación del Consejo de Estado, uno de esos tantos organismos jurídicos existentes en el “país de los leguleyos y rábulas santanderistas”, donde le anuncian una investigación en su contra por “dilaciones y conducta desleal” en el proceso que se adelanta contra su tramposa re-elección en el cargo viene desempeñando desde hace años.  

Nada excepcional en el “jet set” del Poder Contrainsurgente en Colombia, si no fuera porque ante los hechos cumplidos del avance irreversible del proceso de Paz de la Habana y su refrendación popular, los dirigentes políticos y periodísticos de la fracción de clase dominante liderada por el miniführer Uribe Vélez y enfrentada “visceralmente” a la fracción de JM Santos, no hubieran empezado a darse cuenta de que llegaron al final del callejón sin salida y, empiezan a recular.

 Para confirmarlo, basta con leer la habitual columna de opinión que tiene el Gremlin Apuleyo en EL Tiempo, diario decano del oligopolio mediatico contrainsurgente en Colombia, titulada “Hay que doblar la página” (01.07.2016) y se puede leer en:   http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/hay-que-doblar-la-pagina/16634013

Entonces viene “la luz” en nuestra ayuda: Es decir que si la estrategia del Uribismo anunciada por el Gremlin Apuleyo, entre otras cosas, es concentrarse en la campaña electoral del 2018; la persecución contra el perseguidor Ordoñez y su posible salida de su cargo, simplemente es, liberarlo de ataduras burocráticas, no sin antes hacerle una buena propaganda mediática (que ya se empieza a ver) de que Ordoñez, ahora perseguido, sale injustamente del cargo por imposición del Presidente JM Santos, quien por presiones de las FARC, está pidiendo al Consejo de Estado lo saquen de “Pro- Curator Legis”, como castigo por haberse opuesto radicalmente al proceso de paz de la Habana y, haber servido de soporte legal y jurídico al combo de Uribe Vélez.

Está servida con todas las de la Ley, la candidatura presidencial de Ordoñez, quien sin ninguna duda buscará según la columna de Apuleyo, las coincidencias necesarias con el Conservatismo y con Cambio Radical, el partido del vice-presidente Vargas Lleras.

Eso en lenguaje contrainsurgente es lo que se conoce como “operación con bandera falsa”; porque si Ordóñez se queda en su puesto, no hará nada diferente a lo que ha venido haciendo durante todos estos años y todo el país conoce ampliamente. Cuando mucho, inhabilitará de por vida las ilusiones que tiene Gustavo Petro para llegar a ser el futuro Presidente de todos los colombianos.    

Fuente Imagen Internet

 

         

      

Así, según el antiguo refrán, después del último día de la guerra contrainsurgente en Colombia pactada, (no negociada) este 23 de junio del 2016 en la Habana, entre el Estado y la Insurgencia de las FARC-Ep, cada quien convertido en un Mariscal después de la batalla, saca sus propias conclusiones y más en un país, donde por efectos de la misma guerra contrainsurgente, apéndice impuesto de la Guerra Fría Imperial, tres generaciones de colombianos: La generación del Estado de Sitio, la de la apertura neoliberal gavirista del apagón, y la del octenio de la seguridad democrática, vivimos durante los últimos 70 años, sus efectos deletéreos.

Pueda ser que sí, parodiando al marrullero Vargas Lleras y sí  el Estado cumple lo pactado, la generación que vienen sea a de la de los colombianos en paz, buscando desesperadamente la Verdad y la Democracia. Es natural y se debe estimular esa proliferación de interpretaciones de todo tipo como un elemento más de esa búsqueda angustiosa, como parte esencial de la batalla de ideas y su correlato de Movilización Social que viene a continuación en este periodo social de transición denominado post acuerdos: Batalla de ideas y Movilización Social. Dos caras de una misma medalla.  

Dos grandes concepciones sociales profundamente arraigadas que han estado en combate durante todos estos años, seguirán enfrentadas por un largo periodo, motivando a los colombianos en su práctica social y en su movilización:

Una, la tradicional ideología retardataria anclada en el pasado de la contrainsurgencia anticomunista y sobre todo exterminadora, propia de las dos clases sociales dominantes coaligadas de burgueses y latifundistas, que desde 1830 hasta hoy se han alternado el reparto del Estado y, configuró el conflicto moderno actual con la expedición de la Ley Heroica de 1928, promulgada por el cipayo de Abadía Méndez y le sirviera al experimentado general Cortés Vargas, para ejecutar un año después la imborrable herida de la Masacre de las Bananeras de la Yunai, además de la posterior brutal represión militar de las huelgas obreras de Barrancabermeja y en las riveras del rio Magdalena.

Y otra, en contradicción permanente con ella, la insurgente, popular y social, en lucha desigual por resistir el filo acerado de la espada exterminadora del Estado, blandida con la destreza y experiencia acumuladas de 9 guerras civiles del siglo 19 por generales tan destacados en las montañas de Corea como en las colombianas como el general-escritor Valencia Tovar, junto con la pléyade de brillantes oficiales contrainsurgentes que bajo órdenes del US Army lo acompañaron en 1952 a contener a los comunistas en el paralelo 38, y luego en 1958, a consolidar el pacto político de Lleras Camargo con las Fuerzas Armadas que bajo la tutela directa del gobierno de los EEUU conformó definitivamente el Bloque de Poder Contrainsurgente, dominante actualmente en Colombia.

Dos concepciones cuya suerte sin ninguna dudad será definida por la movilización social y popular en desarrollo y NO, por los maravillosos análisis “de coyuntura” que por un lado hagan los intoxicadores de opinión desde las trincheras mediáticas ampliamente conocidas del oligopolio contrainsurgente, o de otro, los maoístas del MOIR que en Colombia a pesar de su blablablá de la guerra popular y su actual zalamería unitaria previa a las elecciones, nacieron, siguen y seguirán siendo enemigos de la Insurgencia de las Farc y del ELN, por considerarlas (al igual que los militares del Estado) un brazo armado del social imperialismo ruso-cubano en Colombia. Tampoco de los Trotskistas, quienes con su típico “solipsismo” señalado por Gramsci, continúan viendo a las Insurgencias colombianas como “unas guerrillas campesinas no proletarias, mezcla macondiana de Pancho Villa con Stalin”.

Los acuerdos del “último día de la guerra”, (¿paz negociada o pactada?) más allá de las reacciones emocionales de alegría o ira herida, ampliamente publicitados, dejan ver una “inevitable y necesaria recomposición” en ambas partes enfrentadas:

El Bloque de Poder Contrainsurgente dominante, se prepara para mantenerse cohesionado y cementado, como hasta ahora lo ha hecho, con su doctrina o ideología-cemento  contrainsurgente, francamente dividida y para ello está en la búsqueda frenética de alguna “figura bisagra” que ya empiezan a presentar bajo el rótulo de “centro-derecha”, como el recién operado del cerebro y ambiguo Dr Vargas Lleras (un día partidario de la palomita paz y al otro su detractor) quien se supone unirá nuevamente al Santismo con el Uribismo, pero sin mirar el piso apolillado y carcomido que muestra el Bloque de Clases donde está parado, ni el sinnúmero de rivales más saludables cerebralmente o menos ambiguos, que le están saliendo en competencia.

Enfrente, en el campo Popular sigue la discusión que viene de muchos años atrás; entre los partidarios de la movilización social “con miras a ganar las próximas elecciones presidenciales”, que prematuramente han interpretado el melodioso canto de sirenas de sus aduladores cercanos con un próximo y cercano triunfo electoral arrollador, en debate abierto con los partidarios de la Movilización Social y Popular Amplia y Democrática para consolidar la Paz con Justicia social, Democracia y Soberanía, pero con miras a continuar acumulando fuerzas y experiencias Sociales y Populares para la Paz Democrática que se ha iniciado., y permita salir airosos de esta batalla de ideas para desmontar  verdaderamente la Contrainsurgencia con sus poderes fácticos, sin la cual no habrá avance posible.

De la correcta interpretación del momento político, ideológico, económico y social y de su dinámica de clases enfrentadas, es como se tendrá la charretera de Mariscal antes de comenzar la batalla, no después de esta.

Que al campo Popular de Colombia no le pase lo que recientemente le sucedió en España al muy nuevo grupo “Unidos Podemos”:  Primero que se creyó el cuento inflado   de la falsimedia de las encuestas triunfadoras. Segundo que menospreció 35 años de anticomunismo Franquista dictatorial y 42 años del mismo anticomunismo pero neo-franquista del bipartidismo, que a la hora de la verdad (tanto el PP como el socialdemócrata PSOE) mediante la falsimedia que controlan férreamente EL Mundo, ABC, El País,  unidos “venezolanizaron” y satanizaron la campaña electoral de Unidos Podemos; crecieron el fantasma del comunismo ad portas inadmisible para la mentalidad religiosa de la mayoría de los españoles, lo que les quitó más de un millón y medio de votos amigos y, no les permitió tomar el cielo por asalto. Y tercero, que en su afán electoral abandonaron el programa único general, adaptándolo en cada provincia o región a las demandas locales particulares.

Hoy el mapa de España se ve todo azul con tres punticos rojos: Uno en Cataluña, otro en el país vasco y algo en la zona de Sevilla, mientras continúa la incertidumbre (Ay la amarga pesadumbre del post modernismo) para pactar coaliciones de agua y aceite que permitan formar un nuevo gobierno en el reino español.

Imagen Internet                                 

  

     

   

 

“AY, como es cruel la incertidumbre…. Ay, esta amarga pesadumbre”, cantaba a mil voces el conocido y nunca olvidado bolero caribeño, medio siglo antes de que Lyotar, el filósofo de la Post modernidad, condensara en esta simple frase, “se tiene por Post moderna la incredulidad con respecto a los grandes retos”

Y con ella, sintetizara la esencia de esta época del desencanto que siguió a las masivas e industrializadas carnicerías humanas de las llamadas guerras mundiales, al afianzamiento filosófico de las leyes de la relatividad, al temor, la angustia y la ansiedad ante una hecatombe nuclear mundial; a la guerra fría, las arrasadoras y  recurrentes crisis económicas financieras y civilizatorias del capitalismo trasnacional neo liberal triunfante y, al afianzamiento definitivo del pensamiento complejo junto con la teoría matemática del caos.

Así (fear, uncertanly and doubt) temor, incertidumbre y duda, enfrentados al pensamiento dialectico leninista del “análisis concreto de la situación concreta”, se convirtieron en una estrategia comercial y política. Y también literaria. No hubo merchante y demagogo reaccionario que no recurriera a ella y cosechara los correspondientes triunfos electorales para afianzar o prolongar su dominación y explotación neoliberal incontenible.

En Colombia, país de un humus histórico de 200 años de perfeccionamiento bipartidista demagógico y guerrerista, esta yedra venenosa proliferó vertiginosamente como núcleo filosófico de la ideología anticomunista y contrainsurgente con la cual, desde inicios del siglo XX, desde la Ley Heroica de Abadía en 1928, se cementó y aglutinó el Bloque de Poder Contrainsurgente dominante actualmente. ¿hay necesidad de mencionar cada uno de sus innumerables ejemplos?

Bien, entonces los remito simplemente al incierto y dudoso artículo “Dos Álvaros”, escrito 25.06.2016 por Alfonso Cuellar, el encantador columnista contrainsurgente de Semana.com, o, al del escolástico prestidigitador de la incertidumbre Hernando Gómez Buendía, quien en su último artículo del diario El Espectador “¿Al fin, hubo o no acuerdo? escribe malintencionadamente, desconociendo el reciente acuerdo firmado en la Habana para finalizar la guerra, que:

 … “El mecanismo de refrendación popular. Los chismoperiodistas dicen que las Farc aceptarán el plebiscito, pero esto no consta en el acuerdo (ni en los discursos del jueves)” ….

Claro, no consta porque en el acuerdo signado, muy al final se dice que ambas partes; “aceptan el mecanismo de participación popular que la Corte Constitucional indique y en los términos que ese alto tribunal señale”. Hombre, en lugar de tirar como el calamar la tinta escolástica de la duda, mejor hubiera ido una página más atrás en el diario en el que escribe, para leer el texto completo de lo acordado (ver http://www.elespectador.com/noticias/paz/el-texto-completo-de-los-acuerdos-firmados-habana-articulo-639605)

Cosa muy parecida, para no decir en términos Post modernos casi igual, está sucediendo con el terremoto que ha producido en las finanzas globales y en la geo-estrategia del Imperialismo neoliberal global, el llamado “Brexit” o la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Todos a una, desde cualquier lugar de este mundo ancho y ajeno, escriben como si fuese el bolero romántico, “Ay, hemos entrado en el reino cruel y amargo de la incertidumbre”, lo que equivale a la frase de Marx: “Es una petición de Principio”, es decir, a no decir nada.

En mi modesta opinión, prefiero seguir con el pensamiento de ese gran Geo-estratega del Imperialismo anglosajón Sir Winston Churchill, quien ante cualquier acontecimiento por pequeño que fuera siempre preguntaba: “¿Y, a quien beneficia ese muerto?

Entonces la respuesta viene de inmediato, tal y como lo estamos viendo, pero no analizando: A China. De paso a Rusia y también de paso a Alemania, que se quita la punta de lanza más grande de la globalidad financiera (la City of London) metida por los EEUU (Wall Street) en las finanzas de la Unión Europea, que como ya se empezó a ver,  está convirtiendo a Frankfurt en su reemplazo, y quiérase o no, obligará al agrietado edificio europeo a mirar más hacia Europa Oriental y Rusia como mercados indispensables que llenen el vacío dejado por Gran Bretaña. Además, como también ya se anunció, obligará a un alto en su neoliberalismo desbordado para tratar de frenar la Xenofobia ultraderechista y sobre todo nacionalista. ¿A quién le interesa el aislamiento físico de ese hueco especulativo y financiero que es el casino inglés de Gibraltar? Solo al Popular Rajoy.

Ante el hundimiento del Brasil, que actualmente presenciamos, un nuevo bloque va a surgir en el grupo de las “potencias emergentes” dentro de la multilateralidad global inevitable, y lo mejor es que se está realizando sin que pueda evitarlo la decadencia política y económica de los EEUU.  

¿Desde cuándo el Marxismo es nacionalista? ¿Desde cuándo y a nombre de la clase obrera y los demás explotados, oprimidos y humillados del mundo, se puede hablar de que nacionalismos trasnochados del Siglo 19 son una posición revolucionaria al avance inconcebible de las Fuerzas Productivas, a la gran centralización y concentración inevitable del Capital a nivel mundial y,  al desarrollo concomitante de las Relaciones de Producción junto con las multiples formas de la Conciencia Social?  

Todo lo contrario (también se está viendo) la xenofobia, el racismo, la incertidumbre ante la invasión de los bárbaros de piel coloreada y de religiones ajenas, la estrechez nacional de la que hablaba Lenin, fueron las columnas del pensamiento del nazi fascismo de Hitler, Mussolini, Franco y también como se ve, a ese paradigma de los Dos Álvaros colombianos.

Así pues, ¿a quién benefician esos muertos? Me refiero a lo acontecido esta semana en Londres y en la Habana. La certidumbre airada de las precarias respuestas dadas por el Oligopolio Mediatico Contrainsurgente de Colombia, por el contrario, nos está indicando a quienes NO ha beneficiado, ni  beneficiará y también a quienes ha herido; a medida que la realidad social siga avanzando movida por la lucha de clases y se gane en certeza y en realidades políticas, como por ejemplo, la necesaria salida del Imperialismo Inglés de la guerra contrainsurgente de Colombia, que ya no tendrá la plétora financiera para seguir financiándola y después de los acuerdos de la Habana, no tendrá la base jurídica para seguir produciendo victimas en Colombia y ayudando a matar colombianos.

Lo más probable o posible (aunque también es incierto) es que los jugosos contratos Presidenciales de JM Santos a míster Tony Blair, no vayan más. By, míster red Bean     

Imagen Internet  

   

 

   

      

 

La última vez que hablé con Alfonso Cano, el “compañero Sáenz”, como lo conocimos en la Universidad Nacional al finalizar los años 60, fue en las postrimerías del proceso de Paz del Caguán.

Era un atardecer a bermellones característico de la región y una brisa suave proveniente del río Caguán refrescaba el quiosco de techo de palma donde se realizaron los diálogos entre los delegados del gobierno Pastrana y las FARC. Se hablaba con tristeza de banalidades, tratando de eludir el peso terrible que producía el tener que hablar de la inminente ruptura del proceso. De pronto, un joven guerrillero se me acercó muy discretamente y al oído me dijo:

-“El Camarada Alfonso lo necesita”. Respiré profundo para no llamar la atención. Alguien, no recuerdo, me miró con cierta sonrisa. Pedí disculpas y seguí los pasos del chasqui. Un Yip Suzuki pequeño y carpado nos esperaba semiculto en un bosquecito sombreado al lado del camino aplanado de tierra que llamaban carretera; cruzamos varias colinas partidas por bosques ralos en movimiento constante por la brisa, hasta adentrarnos en una tupida selva tropical de árboles altos, fornidos y frondosos, que solo permitía la huella de dos carriles por donde avanzaba dando tumbos, el Yip. Finalmente, en un lugar ralo de la selva, estaba su campamento donde ya la brisa se había trasformado en un calor pegajoso que atraía a los mosquitos y empezaban los ruidos de la actividad selvática de las últimas horas del día.  

Me esperaba en una especie de patio central de su campamento, Vestía su uniforme verde a manchas y en su hombro tenía el típico poncho guerrillero de tela desflecada con el que se espantan los zancudos y mosquitos jejenes. Estaba sentado en una especie de mecedora de madera rústica y al lado había una mesa también rústica donde había una copa buchona conteniendo un par de dedos de brandy de color ambarino oscuro, y al lado, una jarra de plástico blanquecina con Fresco Royal rojo y un vaso también de plástico.

Cuando nos acercamos, se levantó me dio un abrazo fuerte sin palabras, se sentó y señalando la jarra y el vaso me dijo- “Es para Usted”. Luego se hizo un vacío a nuestro alrededor y entonces, como había dejado de fumar hacía poco, mientras acariciaba constantemente la copa y le daba pequeñitos sorbos, nuestra charla comenzó a fluir. Noté su bigote encanecido que resaltaba la espesura de su barba.

Hablamos sin parar hasta la madrugada del otro día, alumbrados al final con una lámpara de baterías, camuflada con una forma extraña y como amigos que hacía varios años tenían temas pendientes.

De Simón Bolívar y el movimiento bolivariano. De la democracia directa y avanzada que necesitaba el país. De la vía indicada y los cambios estructurales que reclama la sociedad colombiana para poder avanzar  en paz hacia la civilización moderna. De la importancia de persistir en la Solución Política del histórico conflicto social y armado, como siempre habían insistido Jacobo y Marulanda. De la inevitabilidad de la ruptura del proceso de paz - “¿Cómo quiere Pastrana avanzar con una agenda de más de mil puntos que le han impuesto los gringos?” Me dijo.

Luego con una mirada sombría agregó: “-Nos tocará reacomodarnos a una guerra de guerrillas móvil muy difícil, pero hay que seguir insistiendo, hasta el cansancio, en el primado de la Política.Es el timón de todo.  Cualquier cosa que suceda en lugar más alejado de Colombia deberá repercutir en Bogotá, en la casa de Nariño. No hay de otra”.    

 Hicimos una pausa para comer unas tajadas de plátano que una compañera nos trajo a la mesita. En seguida me preguntó en extenso sobre la Leishmaniasis y, remangándose la manga del pantalón me mostró una pequeña lesión ulcerosa en la pierna izquierda, que sí correspondía con ese diagnóstico ya confirmado por laboratorio. Dio un pequeño sorbo al coñac y como si tuviera en el pensamiento una cadena, continuó con su argumentación.

Llegamos a un punto sobre el que escribo por primera vez: La combinación de todas las formas de lucha de Masas, resaltándome esta última palabra me dijo: - “Es de masas.  Y continuó –“Nunca olvidaré la consigna de Dimitrov, de lucha de masas, resistencia de masas y nada de aventuras, con la que nos formamos en la Juco ¿recuerda? Esta ha sido una guía permanente para mí”.

Luego un poco más enérgico agregó: - “La oligarquía y el Imperialismo han degradado intencionalmente la consigna histórica de la utilización de todas las acciones de masas, quitándole lo de masas y suprimiéndole la sustentación teórica marxista que le dio Lenin, para dejarla solamente como combinación a secas, una sola palabra, y así, haciendo de ella el centro de su estrategia anticomunista, la han utilizado ampliamente contra todos nosotros. Y mire cómo les ha dado resultado.

...Con ella dividieron el Partido Comunista, fueron matando uno a uno a los cuadros del partido más consecuentes con la consigna. Luego siguieron con los de la Unión Patriótica, Mientras en paralelo Pécaut y Pizarro, hacían el trabajito intelectual de escribir unos ladrillos falsos diciendo que, por ella, el movimiento social no se había desarrollado independientemente y en cambio, sí había sido expuesto al exterminio por parte de sus enemigos.

..Además, propalando la torcida tesis de que el alzamiento armado no se debía a la defensa y resistencia campesina e indígena a los ataques mortíferos del ejército recién entrenado en Corea, que fue lanzado sobre extensas zonas campesinas por los gringos con su plan anticomunista LASSO; sino que obedeció a la voluntad malévola de unos cuantos comunistas que seguían fieles a esa consigna para tomarse el Poder.

…El partido ya amedrentado y profundamente dividido entre partidarios y adversarios de la combinación, por ahí en el 86, aceptó como tabla salvadora el libro de la Perestroika de Gorbachov. Entonces vino la debacle. Nuestro aislamiento  fue casi total, y se ahondó con la caída de la Unión Soviética. Caímos en un hoyo muy profundo y sin nadie que nos tirara siquiera un lazo para salir de ahí. Nadie quería nada con nosotros. Éramos como apestados o leprosos éticos que había que repudiar y repeler. Se le había quitado el agua al pez.

…¿Qué podíamos hacer en esas condiciones? No crea que no lo discutimos muy intensamente dentro de nosotros. Pero la claridad de Jacobo y de Marulanda y, su confianza en la gente, nos orientó para seguir aguantando y resistiendo, así fuéramos solos.

..Y vea que entonces pudimos sacar adelante nuestras propias concepciones basadas en nuestras propias experiencias. Todo criollito. Por eso estamos aquí y si este proceso de paz se rompe, estaremos en otro parecido a este, aunque sea después de cien mil muertos. Pero no creo que en estos momentos nos derroten militarmente. Tarde o temprano tendrán que aceptar la Solución Política propuesta por los viejos. No lo dude compañero”.

La selva ahora era un maremágnum de ruidos, carreras de animales, chillidos, rugidos, movimiento de ramas y hojas secas, y de vez en cuando el sonido armonioso de la brisa suave y tórrida del Caguán en las hojas de los árboles.

Entonces fue cuando hablamos, con ira, de la muerte de nuestro querido y recordado viejo amigo y compañero de Antropología Boris Zapata, asesinado directamente en Montería por Carlos Castaño. Sus colaboraciones en nuestro periodiquito universitario llamado Rojo, el inolvidable “cuandopuedario”, como lo llamaban despectiva pero simpáticamente los maoístas de la burguesía revolucionaria, partidarios del sol rojo y el fusil de palo de la Jupa, el jopo del juco.

Finalmente, ya avanzada la madrugada se paró y al despedirse para siempre, me estrechó con energía la mano como en el día cuando lo conocí y mirándome con certidumbre a través de sus gruesos anteojos, sin revelarme donde, sonriente me dijo con su inmodificable acento chapinero: - “Ala, tengo guardada toda la colección de Rojo”.

De regreso al campamento central del Caguán, mientras el Yip alumbrando levemente la huella del camino, y yo me bamboleaba tratando de conservar la silla, pensaba insistentemente en la metáfora del hoyo profundo donde los habían empujado y la tristeza de que nadie les tirara ni siquiera un lazo para salir.  

Imagen Internet       

    

    

     

                      

                 

          

En enero de este 2016, el presidente JM Santos y su ministro conservador Mauricio Cárdenas, en representación del Estado colombiano, en la más grande operación de privatización neoliberal conocida en Colombia, mediante una extraña subasta, feriaron por una suma cercana a los dos millones de US dólares (léase bien dos mil millones de US  dólares ) la gallinita de los huevos de oro productora y vendedora de energía eléctrica o ISAGEN, a la también extraña empresa canadiense Brookfield Asset Management (57, 5%) asociada al Grupo Privado de Pensiones Porvenir (6,6%).

La razón de aquel arrebato privatizador neoliberal del oficialismo en pleno, fue el subterfugio comercial de invertir toda esa montaña de dinero (financiero) en lo que llamaron infraestructura o mejor, autopistas de cuarta generación (4 G) que estarían en manos del vicepresidente Vargas Lleras, claro, antes de su operación cerebral…. Nada excepcional.

 Pero como el dinero- financiero no puede encharcarse (como el agua que si se estanca se pudre) debiendo necesariamente fluir incesantemente o rotar en busca de mayor ganancia y acumulación, y, como la construcción de las tales autopistas 4G, por más de los gritos epileptoides de Vargas Lleras no se construyen como soplando botellas; esos 2.000 US millones no se pueden (no es posible) dejarlos bajo el colchón. Entonces ¿qué mejor que invertirlos en esa bella mercancía llamada democracia?

Y ese, estimados lectores, es el origen del Plebiscito para la Paz de Santos. Regar o mejor descentralizar por todo el territorio nacional esos recursos, en los 32 candidatos presidenciales que mencionó (sin excepción) el periodista Daniel Coronel el 11.06.201, con el fin de afianzar la cauda corrupta o clientela política, y “empoderar la gobernanza UNITARIA” que sostiene sobre sus hombros todo el régimen político actual y del cual no se escapan ni los más acérrimos enemigos de Santos.

 Verlos, uno por uno, en   http://www.semana.com/opinion/articulo/daniel-coronell-candidatos-presidenciales-2018-suenan-vargas-lleras-ordonez-fajardo

Una vez calculado el costo de la tal inversión electoral y tomada la decisión de a donde se irían a descentralizar todos esos recursos; vino la ingeniosa coartada política “democrática” o mico legislativo:  Hacer aprobar en el Parlamento, mediante una Ley de la república, un Plebiscito para la Paz y poner a depender el supremo derecho universal de la paz para todos, de unos inciertos resultados electorales que muy probablemente serán negativos.

Bueno, pero falta algo que es inherente a nuestra centenaria tradición democrática: La Polarización. No es problema. Para eso está Uribe Vélez y sus varios candidatos presidenciales, quienes también recibirán parte del pastel de ISAGEN, que él llama sin saberlo “mermelada”. Solo deberán levantar la banderita del NO y, proferir uno que otro insultico.  

Y ¿la llamada Izquierda democrática cómo va?  Fácil: el sector ampliamente mayoritario forma parte del grupo que apoya el Plebiscito por la Paz (aunque use tapabocas y guantes cuando hable de darle la mano a Santos)

 ¿Y si el tal Plebiscito se pierde? Uy, eso sí es grave. Pero no importa. Volveremos a la guerra, talvez urbana como lo ha afirmado recientemente el Presidente Santos, pero…. estamos preparados: el Nuevo Código de Policía forma parte de ello, y lo más importante es que, se habrá salvado la “democracia colombiana”. Será otro ciclo más de guerra negociación- guerra otra vez negociación y luego más guerra.

Como Betancur- Barco.  Gaviria- Samper.  Pastrana- Uribe Vélez. Y ahora después de Santos, probablemente Vargas Lleras. ¿Cuál es el problema? ¿Si para esa fecha, lo más seguro es que haya otro Presidente en los EEUU?

Y así fluidamente, continuará la circulación acelerada de capital financiero Trasnacional, irrigando hasta el último rincón del territorio colombiano, talvez un poco mezclado con barro y sangre, pero eso sí, dándole continuidad al proceso centenario de acumulación y desarrollo financiarizado del capital, en la “más antigua democracia del continente suramericano”.  Entonces ¿cuál es el problema?

Fuente Imagen Internet           

        

Página 1 de 13
Volver