powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Miércoles, 24 Mayo 2017 18:30

Porque joven es Paz y Reconciliación

El sábado 20 de mayo del presente año,  después de múltiples esfuerzos  por parte de organizaciones juveniles del Departamento de Nariño, cientos de jóvenes de la Costa pacífica, la ciudad, de resguardos indígenas, estudiantes de secundaria y universitarios, así como jóvenes de las FARC – EP se dieron cita en la Vereda la Variante en el Municipio de Tumaco – Nariño, donde se encuentra ubicada la ZVTN “Ariel Aldana”, con el fin de llevar a cabo el I Festival Territorial de la Juventud y los Estudiantes.

En medio de las ruinas de la guerra, la pobreza extrema y las difíciles condiciones que a diario enfrentan los Tumaqueños, jóvenes del Departamento de Nariño se dieron cita en la Vereda la Variante con el fin de discutir propuestas juveniles concretas frente a la implementación de los acuerdos de paz alcanzados en la Habana entre las FARC –EP y el Gobierno nacional, así como  apoyar la nueva mesa de negociación con el ELN.

La apertura del importante espacio juvenil estuvo a cargo de la guerrillerada de la ZVTN “Ariel Aldana” quienes en un emotivo momento entonaron la canción “Venceremos” para recibir a los jóvenes participes del Festival Territorial, las palabras de bienvenida fueron presentadas por el Comandante Edison Romaña, Miembro del Estado Mayor de las FARC – EP y por Jhony Alejandro Marín como parte del Comité Técnico Nacional del XI Festival Nacional de la Juventud.

Por otra parte, con la participación del Doctor Sergio de Zubiría Samper, miembro de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas como panelista central, se dio inicio al espacio de discusión política y se continuo con el trabajo en 5 mesas de debate a saber: Joven y participación política, joven y paz rural, mujer y paz, educación para la paz y la mesa de acceso a Arte, cultura y deporte.

Entre las conclusiones centrales presentadas en la plenaria se hace un llamado a la construcción de una red juvenil nariñense amplia de convergencia a favor de la paz y la lucha por los derechos juveniles, se rechaza de manera contundente el incumplimiento por parte del Estado Colombiano que retrasa la implementación del Acuerdo firmado en el Teatro Colón y los pronunciamientos de la Corte Constitucional frente al fast track que han puesto en crisis el proceso de paz.

Durante todo el festival se contó con la participación de grupos culturales quienes a través de danzas, música, malabares y con mucha alegría se sumaron a la iniciativa y la construcción del Festival.

Por último, cabe resaltar que el Festival Juvenil Territorial realizado en el Municipio de Tumaco, es el primer escenario en donde jóvenes civiles y jóvenes aún alzados en armas discuten propuestas para la construcción de un país en paz y justicia social partiendo desde lógicas juveniles y territoriales. De esta manera se abre el cronograma de Festivales locales, departamentales y sectoriales en preparación al XI Festival de la Juventud “Porque joven es paz y reconciliación” a realizarse en la ciudad de Medellín en el mes de agosto del presente año.

Miércoles, 24 Mayo 2017 13:28

Farc: ¿Sin plan de repliegue?

El actual no luce como el momento más brillante del trascendental proceso de paz adelantado por las guerrillas revolucionarias que encarnan las Farc-EP con el gobierno del señor JMSantos.

En el pasado , durante el proceso de paz en la Habana, se presentaron entre las dos partes, el Estado de Colombia y la guerrilla de las Farc-EP,  impases y momentos de graves diferencias superadas con paciencia, merced a la mediación de terceros países que fueron invitados a participar de la Mesa de Diálogos de La Habana.

Pero hoy, justo en la etapa de la implementación y verificación del Acuerdo Final, han estallado un conjunto de problemas que generan desconfianza e incertidumbre entre los integrantes de los frentes guerrilleros ubicados en las Zonas Veredales y Puntos Transitorios. En palabras de Enrique Santiago, la guerrilla vive duros momentos de angustia. La desazón ha tocado su pico, sobreviniendo hipótesis de repliegue ordenado para evitar escenarios de desastre contrarrevolucionario. Algunos bien podrían hablar de un Plan B para resolver las contingencias y los actos desleales de la contraparte Estatal

 ¿Existe ese Plan B, nos preguntamos a propósito de la tormentosa coyuntura que vive la paz? ¿Se previó en el diseño de las Zonas Veredales y PT un repliegue estratégico de los frentes guerrilleros tal como ocurrió con las Columnas de Marcha de las autodefensas comunistas en los años 50 y 60,  o en la propia concepción que Manuel Marulanda le dió a la Zona de Distensión del Cagán, malograda también como hoy por la mala fe del señor Pastrana? La verdad es que en muchas ocasiones el engreimiento y la prepotencia obnubilan la capacidad de razonar llevando a omitir aspectos esenciales de la estrategia política y de las historias vividas.

La decisión de la Corte Constitucional, que el decir de Humberto De La Calle, uno de sus principales arquitectos, puso en jaque el Acuerdo de Paz es tal vez la más dura arremetida de la Oligarquía enemiga de la paz, acelerada después de la reciente Convención del Centro Democrático en la que se acordó "hacer trizas el maldito acuerdo castro-chavista de paz" .

La Sentencia de la Corte, dice, abrió la puerta a una cascada de modificaciones a lo pactado con las Farc. Es un paso muy grave y un tremendo engaño que difícilmente podrá solventarse con vacilaciones o con maquinaciones o jugadas politicas del alto gobierno, por lo que su Plan B es impulsar una confusa  y etérea "Gran Coalición" en defensa de los compromisos adquiridos por el Estado con las Farc.

Lo que conviene destacar en todo esto es que la Oligarquía en su conjunto si tenía su propio Plan B contra los consensos de paz firmados inicialmente en Cartagena. Y se pasó por alto, debido a un exeso de confianza en la contraparte, o se olvidó el abc de la politica traicionera que historicamente ha ejecutado la Casta Dominante en Colombia: Con los Comuneros de 1781. Con los guerrilleros liberales despues de la guerra de los Mil Días a comienzos del siglo 20 . Con los guerrilleros del Llano a mediados de ese siglo. Con los anmistiados por Rojas Pinilla bombardeados en Villarica y encarcelados en el campo de concentración de Cunday. Con los  guerrilleros anmmistiados por los gobiernos del Frente Nacional , o los guerrilleros desmovilizados en la década de los 90 que no aceptaron  ser cooptados por el gobierno, ect.

El plan B oligárquico consistió tal y como se está comprobando en la realidad actual, en desarrollar sistematicamente una serie de jugadas muy bien calculadas para socavar los fundamentos de la conocida como paz pos bélica democrática, sustentada en las recetas del Consejo de Seguridad de la ONU y ensayadas en casi 50 conflictos de las denominadas nuevas guerras surgidas al término de la Segunda Guerra Mundial, bien descritas por M. Kaldor.

Para citar el Plebiscito del 2 de octubre impuesto por Santos, desconociendo la Constituyente popular, y gestionado desde las esferas oficiales de tal manera que su cierre inevitable era la derrota del SI, aunque por escasa votación.

Para mencionar el recurso no sanitario de la validación de los acuerdos por un poder legislativo sumido en la corrupción y la falta de legitimidad por causa de su degradación ética.
Para contabilizar la marrulla y paquidermia del Ministro del Interior en la formulación y tramite de los proyectos legislativos correspondientes a la implementación formal de la paz.
Para recordar el escandaloso proceso de organización y construcción de las Zonas Veredales y PT en el que se presentó de todo: corrupción, burocratismo, paquidermia y cinismo de las burocracias oficialistas.

Para incluir el sabotaje a las ZVTN y PT desde las Brigadas, Batallones Militares y comandos policiales organizando y promoviendo grupos paramilitares y bandas criminales al igual que sobornos a los guerrilleros para estimular su deserción. Por supuesto, para retener el cinismo del Ministro de Defensa tapando todo eso.
Para la memoria el sistemático exterminio de líderes populares, de derechos humanos, de integrantes de las Farc y sus familiares. Todo ello desconocido por el Fiscal y desde el Ministerio de Defensa.

Para registrar el ataque continuado del Fiscal Martínez a los elementos principales de la Justicia Especial de Paz.

Para dejar escrito el vergonzoso y ultrajante desconocimiento de la Ley de amnistía e indulto que completa casi cinco meses convertida en letra muerta.

Para no olvidar el descarado juego del Ministro de Agricultura Irragorri, alterando los proyectos de decreto que implementan los consensos agrarios con el fin de cumplirle a sus socios del empresariado agroindustrial y adelantar su criminal acumulación de baldíos.

Para registrar la anulación del Decreto ley que autorizaba la inclusión de 1200 miembros de las Farc en la Unidad Nacional de Protección, quienes se encargarían de la protección y seguridad de los líderes guerrilleros objeto del asedio paramilitar ultraderechista.

Para tener en cuenta, muy en cuenta, que la naturaleza contrainsurgente del criminal Estado oligárquico sigue intacta y sus fuerzas militares y de policía, que continuaran iguales son, en últimas, el principal soporte del dominio violento de la elite bipartidista.

Para cerrar la demoledora Sentencia de la Corte Constitucional que destruyo el "Fast Track" para el trámite de Actos Legislativos y Leyes de Paz, dejando en el limbo la seguridad jurídica y humana de miles de combatientes comprometidos con la dejación de las armas y su movilización política en condiciones democráticas.

Suficiente para echar lápiz y papel. Para cavilar en las inevitables contingencias de la vida. Suficiente como para pensar en alternativas y en salidas que eviten peores desastres, por ejemplo masacres en masa, precedidas de asaltos a las 970 caletas de las Farc de la forma como ya se ha planificado por el Ministerio de Defensa y el Comando Sur-USA.

Lo que dice la experiencia internacional es que estos procesos de paz en el formato que finalmente se adoptó, un hibrido de la paz pos bélica (Butros Ghali) y la paz liberal a lo Fukuyama (Stateboulding), presentan serias dificultades en sus primeros 60 meses de ejecución hasta alcanzar su fracaso estrepitoso.

No queremos ni deseamos  que ese sea nuestro caso, pero es mejor estar preparado para lo peor. Son las dificultades que se desprenden de la denominada “paz imperfecta”, de los límites impuestos por el neoliberalismo a la “paz positiva”; de quedarse en la mera “paz negativa” como simple ausencia del conflicto violento por los resultados del  Cese bilateral de Fuegos y de hostilidades.

Seguramente todos estos son temas de reflexión en las convocadas Asambleas Permanentes en las 26 Zonas Veredades y Puntos de Transición. Deben ser asuntos que se esten abordando en las reuniones preparatorias del Primer Congreso del nuevo partido político que se piensa instalar el próximo 7 de agosto.

Cierre: A propósito de repliegues fue Lenin, gran maestro de la estrategia, quien nos enseñó a dar un paso adelante y dos pasos atrás para impedir la trampa del enemigo.

 

HORACIO DUQUE.

Dadas las dificultades ocasionadas por el nefasto fallo de la Corte Constitucional que borró el "Fast Track", lo que crea una gran inseguridad jurídica entre los guerrilleros y conocidas las trampas gubernamentales a los consensos, especialmente en lo de la aministia, reforma agraria, proteccion y sustitucion de cultivos, es necesario modificar los plazos establecidos para la dejacion de las armas.

Hay angustia e incertidumbre entre los guerrilleros de las Farc ubicados en las Zonas veredales y Puntos transitorios.

El regimen oligarquico deconoce el principio de la integralidad, simultaneidad y reciprocidad de los Acuerdos de paz.

El proceso de paz con las Farc en su etapa de implementación atraviesa por un momento crítico a raíz de varios eventos de violación de lo pactado por parte del gobierno y la Corte Constitucional, empeñada en hacer trizas el AF, sin que el señor Santos manifieste el mayor interés por corregir los entuertos ocasionados.

Entre los integrantes de las Farc, entre sus comandantes y actuales voceros cunde la angustia, el desconcierto y la inseguridad jurídica, familiar y personal a raíz de la ausencia de garantías y estabilidad en los compromisos adquiridos por el gobierno.

Dentro de ocho días, el 31 de mayo, se completa el día 180 para la dejación de las armas y el gobierno presiona indebidamente para que tal plazo se cumpla, incluso amenazando con asaltos, entre militares y paramilitares, a las más de 900 caletas en que las Farc ha ubicado su principal armamento con reportes puntuales a la Comisión de la ONU.

Hay un ambiente enrarecido en este asunto no solo por la destrucción del Fast Track realizado en la Corte Constitucional alegando el principio de la sustitución constitucional que opera normalmente, sin afectar la mentada división liberal de poderes, para temas presupuestales, de planeación y tratados internacionales, razón por la cual fue acogido para proteger el derecho fundamental a la paz que encarnan los consensos alcanzados con las Farc. Lo hay también porque el paramilitarismo se riega como verdolaga en las áreas cercanas a las Zonas Veredales y los Puntos Transitorios, con el evidente y claro apoyo de batallones militares y comandos policiales, incluido el Esmad. Los paramilitares se pasean como Pedro por su casa en Tumaco, Policarpa, Buenos Aires, San José del Guaviare, Planadas, Miravalle, Caldono, Monterredondo, etc.

Existen muchas razones de peso para abordar un nuevo calendario para la dejación de las armas que debe abarcar otros 120 días más.

El Comandante Jesús Santrich ha dicho que en virtud del principio de la simultaneidad y reciprocidad es preciso reorganizar los protocolos correspondientes a los efectos de ajustar y corregir los evidentes desfases en la construcción de la paz como consecuencia de las inconsistencias y trampas oficiales.

A respecto conviene retomar los pactos al sobre la materia que se plantea deben ser ajustados a la luz de las nuevas y complejas circunstancias.

Dice así:

Las armas con las que las Farc le han hecho la guerra al Estado colombiano serán recolectadas, almacenadas y fundidas para hacer tres monumentos en el país, según el acuerdo firmado por el Gobierno y las Farc.

La dejación de las armas se desarrollaría en dos tiempos denominados control de armamento y dejación de las armas, que integran los siguientes procedimientos técnicos: registro, identificación, monitoreo y verificación de la tenencia, recolección, almacenamiento, extracción y disposición final”, indica lo pactado.

El acuerdo comprende los siguientes puntos en los que participará la comisión conformada por las Naciones Unidas y la Celac. No obstante, estas organizaciones deberán concretar un protocolo que tendrá la minucia logística del proceso:

1. Una vez se firme un Acuerdo final, el proceso de dejación de armas “incluirá el transporte del armamento a las zonas, la destrucción del armamento inestable y la recolección y almacenamiento en contenedores”.

 

2. El material bélico será documentado por una comisión de verificación, conformada por las Naciones Unidas y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

3. Ambas partes establecerán un cronograma del proceso, que tendrá tres fases en las que se recolectarán las armas hasta llegar al 100 %.

4. Las Farc informarán y contribuirán con la limpieza y descontaminación de los territorios afectados por minas antipersonales y munición sin explotar.

5. Todo el material bélico será almacenado en un solo punto en cada campamento y será verificado permanente por la comisión de la ONU y la Celac.

6. El armamento será extraído de estas zonas en un máximo de 180 días después del comienzo del proceso.

7. Según el acuerdo, la ONU recibirá el armamento de la guerrilla “para destinarlo a la construcción de tres monumentos, acordados entre el Gobierno Nacional y las Farc”.

Nota. Nuestra solidaridad con nuestro camarada Julio Enrique Lemos Moreno detenido en la Zona Veredal de Cordoba cuando recibia un tratamiento medico para la hepatitis que lo destruye. 

Miércoles, 24 Mayo 2017 07:47

Paz y auge del movimiento social de masas.

HORACIO DUQUE.

La paz es oxigenada por la potente movilizacion popular, civica e indigena.

Es en las calles y en los campos donde se define el futuro de la paz.

La acción de masas es la herramienta de los de abajo para frenar la conspiración ultraderechista y fascista que quieren enterrar la esperanza de la paz y la convivencia.

Existe un fuerte vínculo entre los avances (y dificultades) del proceso de paz y el crecimiento de la acción cívica y popular en demanda de derechos y de soluciones a los problemas acumulados y aplazados durante décadas. Para decirlo de otra manera, los diálogos de paz han creado un clima, un ambiente muy favorable a la reactivación de los movimientos sociales en sus diversas expresiones. Las libertades democráticas ponen en la escena pública la multitud abigarrada ejerciendo presión sobre un Estado y un gobierno corrupto, indolente, paquidérmico y violento.

Es por tal razón que me resisto a la idea de la desconexión entre la acción de la resistencia campesina y sus programas históricos con el resto de los movimientos sociales, tradicionales y nuevos.

Hay allí un complemento estructural, una red, un rizoma que los hace parte de un mismo tronco social, político e histórico.

En la actual coyuntura, en las semanas recientes de mayo, se dan grandes movilizaciones, huelgas, protestas populares.

Los educadores, encabezados por Fecode, realizan una potente huelga para exigir al señor Santos y a su Ministra que cumpla los pactos y que resuelva problemas muy graves como el de la Jornada Única, la prestación del servicio de salud y el incremento de salarios. Esta vez parece que los dirigentes trabajan en la línea de corregir los anteriores errores, de huelgas simuladas para obtener prebendas personales como ocurrió en el 2014. Hoy hay más presión y control de las bases magisteriales y de sus sindicatos emblemáticos como la ADE de Bogotá y Asoinca del Cauca. La huelga no se levantara hasta no ver conseguido los principales objetivos.

Las poblaciones del Buenaventura y Choco, más de un millón doscientas mil personas, en gran medida afrodescendientes, se han ido a paros cívicos, con bloqueos y manifestaciones para obligar al Estado y al gobierno de turno a dar las soluciones a delicadísimos problemas de salud, empleo, educación y corrupción que no han sido resueltos pese a compromisos hechos en años anteriores. La ciudadanía del pacífico se ha radicalizado, con razón, y tiene contra la cuerdas la administración del señor Santos, tan complaciente con los corruptos a quienes reparte mermelada y tan mentiroso con la ciudadanía de a pie.

Los trabajadores estatales, las madres comunitarias, los campesinos y otros segmentos del pueblo proceden en los mismos términos para demandar mejores salarios, salud y respeto por sus derechos políticos.

Pero son los indígenas del Cauca y el Valle los que levantan con bastante dignidad las banderas de la paz y solidaridad.

Más de 15 mil indígenas se unieron a la Marcha denominada ‘por la Protección del Territorio, la Vida y la Dignidad de los Pueblos’, liderada por la Organización Nacional Indígena de Colombia, Onic. Hoy marchan en Cali desde el Sur hasta el Centro de la capital Vallecaucana para decirle al país, al mundo, a los combatientes de la guerrilla, a los trabajadores, a los habitantes de Buenaventura y el Choco, que para ellos lo principal, lo prioritario, es la paz, la justicia, la democracia y los derechos sociales.

Son estas potentes acciones de la multitud las que nos indican claramente que no todo está perdido para la paz, que la tramoya oligárquica orquestada en la Corte Constitucional contra el proceso de paz está condenada al fracaso. Que la violenta y fascista ultraderecha no las tiene todas consigo.

Lucha de masas, acción de masas y nada de aventuras era la recomendación de Lenin y del gran lider comunista búlgaro Dimitrov.

 

 

 

 

 

Lunes, 22 Mayo 2017 08:44

"Las Farc tienen mucha angustia"

En entrevista con EL TIEMPO, el abogado español Enrique Santiago, asesor de las Farc, dice que el fallo de la Corte Constitucional, que declaró inexequibles los límites a los congresistas para proponer ajustes a las leyes que desarrollan el acuerdo de paz, le da pie a la oposición para que torpedee lo pactado en La Habana.

¿Confía en que, pese al fallo, las mayorías del Gobierno en el Congreso aprueben sin retrasos graves las leyes de la paz?

Ojalá el Gobierno logre establecer sus mayorías, pero aunque eso ocurra, la declaratoria de inexequibilidad permite que se presenten modificaciones que no se van a ajustar al acuerdo final y que los debates se prolonguen eternamente. Va a ser mucho más sencillo que los enemigos de la paz los dilaten intencionadamente con el fin de agotar los seis meses del ‘fast track’.

¿Esto afectaría el cronograma de desarme?

Un acuerdo de paz está compuesto por obligaciones recíprocas. En la medida en que una de las partes no esté en condiciones de cumplirlas, retrasa la implementación del resto.

La Corte, al limitar las normas para la implementación rápida, habrá sido consciente de que provoca todo tipo de retrasos, entre esos la dejación de armas. Para las Farc, a las puertas de un año electoral, es un serio problema.

La Corte dijo que las disposiciones declaradas inconstitucionales violaban la división de poderes...

Discrepo doctrinalmente de eso. Hay casos que están regulados en la Constitución en los que al Congreso no le corresponde modificar, sino aprobar o improbar, como los tratados. En la práctica, la Corte ha permitido que el Congreso se inmiscuya en asuntos que la Carta reserva al Presidente.

¿Ve algo positivo en que la Corte haya declarado la inexequibilidad para que haya más deliberación?

No le veo nada positivo, porque no es verdad que no haya habido deliberación en el Congreso. Son más de 135 las modificaciones propuestas, teniendo en cuenta que, conforme al literal declarado inexequible, solo se podía debatir las avaladas por el Gobierno, en una votación.

¿Hay temor de que declaren inconstitucionales la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y la amnistía?

Hay pánico, sería más que una catástrofe. Las Farc tienen mucha angustia. La Corte también ha declarado inexequible el decreto para su protección. Hay que ser muy valientes para dejar las armas, sabiendo que no se va a tener protección y no va ser posible la implementación rápida. Ya veremos que dice con la amnistía y la JEP.

 

El agradable – para leer – artículo de Yezid Arteta sobre las 6l tesis de las Farc-Ep , tiene ese “no sé qué y la “chispa de incorreción política” que les exige a  estas  para que sean creíbles y aceptadas como producto de unos rebeldes y no de un simple grupo con fierros en las manos. Me parece que el no sé qué y la chispa errónea  hay que endilgárselos a Yezid.
En efecto, luego de validar la exposición que hacen las tesis  de la situación nacional e internacional, la que califica de “muy precisa” y de realzar el realismo y pragmatismo de las tesis, “propias de organizaciones maduras,“ arremete en contra de la concepción marxista-leninista del Partido político en que las  FARC-EP aspiran a convertirse ,  en continuidad de su lucha  después del desistimiento armado.
La chispa incorrecta del articulista salta a la vista, puesto que aquello que reconoce como válido surge precisamente de esa  concepción  marxista leninista  y por ello mismo son  “muy precisas”, dijérase mejor, correctas. Además que esos  principios   se han aplicado atendiendo su misma  esencia dialéctica la que reclama de los analistas  ser  creativos, dilucidantes y avizores. Así las cosas, se hace evidente que el marxismo leninismo está vigente y es válido cuando se aplica debidamente  y la disolución de la URSS y el campo socialista no pueden servir de excusa para darle entierro de tercera. La creatividad que entrañan sus principios los hacen permanentes.
La incorrección de Yezid se acentúa cuando en concreto se refiere al Partido que pretenden las FARC –EP. Es una reedición de lo viejo, plantea, se desconocen los aportes y enseñanzas de Marulanda y Gaitán, echa de menos que no se haya considerado el pensamiento de Fals Borda y Rafael Correa – extraño que no mencione a Chavéz ni a Evo Morales,  por qué  será? -  y que en cambio sea heredero de Marx  y Lenin.  “Por qué no intenta llenar el vacío que dejó el liberalismo radical”, se pregunta, y califica el Partido como un  “prohibicionismo de izquierda”, con unos estatutos – hasta ahora desconocidos - que en lugar de  abrirse a las clases medias y urbanas, se cierran como un monasterio.
Pues bien. O Yezid no leyó con detenimiento las tesis al respecto del Partido -  # 46 a 49 – o simplemente tiene un no sé qué de entendido que cabalga y hace equilibrios en la palabra.  Las tesis señaladas le dan la respuesta.
La 47 claramente lo dice: el Partido “se inspirará en el marxismo leninismo, el pensamiento bolivariano, en las fuentes del pensamiento crítico y revolucionario de los pueblos y – OJO – “en particular de las FARC-EP.” Todo esto, apreciado Yezid, involucra a tus mencionados y se acumula para “el análisis concreto de la situación concreta”, como oíamos repetir a los viejos comandantes siguiendo  las enseñanzas del marxismo leninismo. Esas enseñanzas constituyen uno de sus legados históricos más preciados, y no se pueden descargar del morral guerrillero por un prurito contemporizador. Igual sucede con la experiencia de la economía solidaria que comparas a la de los primeros cristianos, realzándola. Bien sabes Yezid que esa economía surgió precisamente de la creatividad inspirada por el marxismo leninismo.
“Junto con las formas propias de la organización leninista - el Partido – deberá reconocer y apropiar formas de organización desarrolladas históricamente en largas experiencias de lucha popular, así como identificar nuevas formas organizativas….”, sigue diciendo la tesis. En dónde queda lo pétreo, la intangibilidad , el cierre de puertas del Partido?  No es acaso todo lo contrario y es la aplicación  dialéctica precisamente que orienta el m.l.? .
Y para más abundar en repuestas a las inquietudes de Yezid, en la tesis 49 se puede leer: “no nos atribuimos ser el partido de la revolución colombiana,  sino uno de los organismos  que lucha por ese propósito”.  Dónde está entonces el monasterio partidista, cuándo por lo demás, en la citada tesis 47 se lee  que  “nuestra táctica y estrategia deberá comprender esfuerzos por nuevos desarrollos que posibiliten ganar el corazón de los humildes,  los expropiados y desposeídos”?.  Y eso que aún,  recalco, no conocemos los estatutos.
Un Partido marxista leninista  no da para hacerse “un hueco en la política colombiana”.  Cuánta razón tienes Yezid, porque el que busca las  FARC no es un Partido para hacerse un hueco en el cual  escamparse o esconderse. No! Es precisamente para lo contrario, para hacerle el hueco que requieren la política y la sociedad colombianas, con la audacia y rebeldía que reclamas y que de sobra las tiene como lo ha demostrado en toda su historia. “No sé qué”  que te ocurrió a ti Yezid en tus comentarios.

Cali, mayo de 2017

"Con este acto tramposo el Gobierno Nacional no sólo traiciona el Acuerdo Final de Paz, sino a los campesinos y campesinas que albergan la esperanza de que la Reforma Rural Integral haga posible la desconcentración y democratización de la tierra, que este decreto viabilizaba a través de la creación del Fondo de Tierras, los procedimientos para adjudicación y formalización y la participación comunitaria".

***

GOBIERNO NACIONAL LE HACE TRAMPA A LA DEMOCRATIZACIÓN DE LA TIERRA PACTADA EN EL ACUERDO FINAL DE PAZ

Comunicado No. 3 CSIVI FARC EP

Recientemente informamos con satisfacción al país haber logrado consensuar con el Gobierno el proyecto de decreto “Por el cual se adoptan medidas para facilitar la implementación de la Reforma Rural Integral contemplada en el Acuerdo Final en materia de tierras, específicamente el procedimiento para el acceso y formalización y el Fondo de Tierras”, avanzando con ello en la superación de las dificultades ocasionadas por los reiterados incumplimientos del gobierno en el trámite de la implementación normativa de la RRI (ver Comunicado No.  1 de la CSIVI FARC 14 de mayo de 2017).

En sesión formal de la CSIVI la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, se comprometió a enviar tal proyecto a la Mesa Permanente de Concertación con los Pueblos y Organizaciones Indígenas para el procedimiento de Consulta Previa. Sin embargo, el día de ayer conocimos que el proyecto radicado no sólo no corresponde a la versión elaborada conjuntamente por la CSIVI, sino que introdujo cambios abiertamente contrarios a las disposiciones acordadas.

Leal al Acuerdo Final de Paz, la versión acordada reconocía como beneficiarios del acceso a tierras a campesinas y campesinos. La versión amañadamente radicada, amplia los beneficios a grandes propietarios a través del otorgamiento de derechos de uso.  Adicionalmente, limita la participación comunitaria que se había previsto.

Con este acto tramposo el Gobierno Nacional no sólo traiciona el Acuerdo Final de Paz, sino a los campesinos y campesinas que albergan la esperanza de que la Reforma Rural Integral haga posible la desconcentración y democratización de la tierra, que este decreto viabilizaba a través de la creación del Fondo de Tierras, los procedimientos para adjudicación y formalización y la participación comunitaria.

Está en riesgo la oportunidad histórica de lograr el cierre del ciclo de violencia cuyo origen ha estado en el problema irresuelto de la tenencia de la tierra.  

 

Las FARC-EP permanecemos fieles a nuestra palabra. El Estado no puede fallar sin infamarse

La semana que termina deja un sabor amargo en las filas de las FARC-EP. Estamos próximos a celebrar los 53 años de nuestra fundación en Marquetalia, y el conjunto de nuestros integrantes, mandos y combatientes de base, tienen la certeza de que será la última conmemoración en armas del heroico alzamiento de Manuel Marulanda Vélez y los suyos en 1964.

Para el 27 de este mes, en cada zona veredal y punto transitorio de normalización, se tienen programados actos político culturales. Danzas, coros, teatro, poesía, discursos, presentación de diversos grupos musicales. La nostalgia enmarca los preparativos, se sabe bien que el próximo año ya no habrá campamentos, ni vida militar, ni convivencia guerrillera, que los homenajes y recordaciones tendrán lugar quizás dónde y en qué condiciones. Ya no será como guerrillas.

Las FARC en su conjunto nos hallamos en el proceso de dejación definitiva de las armas, con fundamento en un Acuerdo Final que se logró tras seis años de intensos debates en la Mesa de Conversaciones de La Habana. Nadie puede decir sin rayar con la mentira y la calumnia, que hemos faltado de algún modo a nuestros compromisos. Pese a ello, sentimos llegar tiempos de incertidumbre. El gobierno nacional cumple demasiado lentamente su palabra. Los otros poderes titubean o actúan de modo sospechoso en relación con lo acordado.

Esta semana fuimos informados desde Nariño, de la dejada a disposición de funcionarios de la ONU, de la primera caleta de armas. 140 armas largas dentro de las que se incluían ametralladoras punto 50 y M60, lanzadores MGL y cerca de 50 morteros anti aéreos. El material fue extraído de la vereda La Variante. Habrá que contar uno a uno los proyectiles que componen las 3 toneladas que acompañaban las armas.

También se procedió a la destrucción del material explosivo. 1.500 barras de TNT, 150 timbas con 30 kilos de explosivo cada una, 23 cohetes anti aéreos, 35 granadas de 80mm, 200 de 40 mm y 40 de mano. Se comprende la tristeza con la que los guerrilleros encargados de esa tarea la llevaron a cabo, varios lloraron como niños. Tanto sacrificio, durante tanto tiempo, para conseguir, reunir y asegurar el valioso material que ahora ellos ponían en manos de la ONU.

Su dolor se vio acompañado por la indignación en algunos momentos. Los de la ONU y la Armada Nacional obraban como si las FARC no contáramos en absoluto. Los planes de operación y seguridad, elaborados conjuntamente en el Mecanismo Local de Monitoreo y Verificación, fueron desconocidos por aquellos, que unilateralmente impusieron su voluntad.

El armamento había sido ubicado en una vivienda a orillas del río Patía. Los de la ONU, neciamente, optaron por hacer su helipuerto a dos kilómetros de ahí. Los muchachos y muchachas de las FARC, por entre un tremendo fanguero, cargaron en sus hombros el material hasta allá. Pese a su inconformidad, tenían la orden de depositar todo el material en manos de los de Naciones Unidas. Así lo hicieron, sabían que la seriedad de las FARC estaba de por medio.

Quizás lo más importante de la faena haya sido la comprobación directa, por parte de Naciones Unidas, de la presencia paramilitar en la zona. Con el nombre de Nuevas Guerrillas Unidas del Pacífico, al mando de un tal David, las bandas armadas que antes eran fuertes en San Sebastián, San Juan, Pital y San Pedro, se crecieron repentinamente, tomándose todos los ríos de la frontera con Ecuador, en un plan a todas luces muy bien diseñado.

Su presencia es pública en los ríos Chagüí, Rosario y Mejicano, al igual que en los caseríos la Guayacana y Llorente, empatando un corredor con la costa. También en Puerto Rico, frontera con Ecuador. Ya es normal verlos pasearse de civil muy cerca a los campamentos de las zonas, ofertando pagar 10 millones a cada guerrillero que se pase a trabajar con ellos. La zozobra de los habitantes de las zonas rurales es enorme.

La gente que integra estos grupos tiene en promedio unos veinte años de edad, está bien uniformada y porta fusiles nuevos. Le dice a los campesinos en las reuniones a las que los citan que no tienen por qué preocuparse, que no están contra el proceso de paz ni la salida de las FARC de la región, que no van a cobrarles impuestos. Pero que se quedarán allí y tomarán el control de todas las actividades. Es obvio que andan tras los cultivos de uso ilícito y el negocio de las drogas. Un despliegue semejante resulta inexplicable sin la colaboración de autoridades militares.

Se comprende entonces la enorme preocupación de las FARC con los recientes fallos de la Corte Constitucional. Por un lado echa al piso el cuerpo de escoltas integrado por ex combatientes, y por otro hace lo mismo con el fast track, abriendo las puertas a la modificación por el Congreso del Acuerdo Final. La atribución constitucional del Presidente de la República para concertar acuerdos de paz ha sido hecha trizas, está en cuestión la seriedad del Estado colombiano ante el mundo.

De los 53 años del conflicto colombiano, más de 30 se emplearon en conversaciones de paz. Los procesos fallidos dejaron amargas experiencias al país. Por fin ahora logramos el Acuerdo más perfecto posible, con acompañamiento y garantía por parte de la comunidad internacional, con una refrendación aplastante por parte del Congreso de la República y avalada por la Corte Constitucional. Por primera vez en más de medio siglo la paz asoma en el horizonte patrio.

Hay un Acuerdo de Terminación del Conflicto, depositado en Suiza y celebrado en los cinco continentes. Que tenga sus detractores en el país no le resta en absoluto el carácter oficial de compromiso formal entre el Estado colombiano y las FARC-EP, reconocido incluso por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, organismo involucrado en su cumplimiento. Las FARC-EP permanecemos fieles a nuestra palabra. El Estado no puede fallar sin infamarse.

Termina una auténtica semana de pasión, en la que las FARC parecemos el Cristo a crucificar. No lo seremos, defendemos la paz y la verdad, el pueblo colombiano nos acompañará. Esperamos sus hechos, Presidente, haga honor a su palabra. Nosotros no le fallaremos a Colombia.

Habana, 20 de mayo de 2017

http://www.farc-ep.co/desbrozando-ideas/esperamos-sus-hechos-presidente.html
 
 

 

"Los presos quedamos en manos del trío dinamico, jueces que se inventan cualquier cosa para negar las libertades, un secretario ejecutivo de la JEP que no se ve por ningún lado y un Alto Comisionado para la Paz, que no hace entrega de los certificados que piden los jueces para solucionar las peticiones", afirman PPolíticos de de Farc desde la Picota patio IV

 

La estrategia del Caracol


"Así como la justicia justifica la audacia de haberla emprendido, la imposibilidad de su adquisición califica la insuficiencia de  los medios” .
Bolívar


Ni un Acuerdo Final de Paz, ni una Ley vía fast track, ni decretos reglamentarios, ni un cónclave, ni actas de compromisos con fechas de cumplimiento han logrado poner fin a las trabas, las demoras y mentiras del Alto Comisionado de Paz y del Secretario Ejecutivo de la Jurisdicción Especial para la Paz con los presos políticos.


Desde noviembre 24 de 2016 se firmó entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP, el Acuerdo Definitivo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera; que las FARC-EP, pese al incumplimiento gubernamental ha venido siguiendo al pie de la letra, pues hay que cumplirle a Colombia y al mundo. Con cada hecho, cada demostración, se hace cada día más palpable la voluntad y compromiso de paz de nuestra organización insurgente, cosa que no sucede con el Gobierno Nacional, el cual se ha caracterizado por mentir, desinformar y hasta calumniar con el propósito de hacerle conejo a lo pactado.


Uno de los hechos que nos preocupa profundamente lo constituye la estrategia de aplicar con la mayor lentitud los beneficios jurídicos a los guerrilleros presos, es decir, todas las demoras y trabas que se le viene interponiendo a la ley de amnistía e indulto, pues a 5 meses de aprobada, solo un 10% de los prisioneros han sido beneficiados, no sin antes sortear un gran número de tropiezos que de paso demuestran la falta de voluntad del sistema judicial que tiene impreso en su proceder la teoría de la seguridad nacional y la guerra preventiva.


En este orden de ideas, los jueces de ejecución de penas y medidas de seguridad se han dedicado en su mayoría a negar las libertades condicionadas y los traslados a zonas veredales, con el argumento que los presos no aportan actas de compromiso y certificado del gobierno nacional que demuestra la pertenencia a las FARC-EP. Pero qué mas prueba que la de haber sido condenado como guerrillero de las Farc? El acuerdo es claro al decir que no se requiere "certificar" la pertenencia si la sentencia condenatoria dice que es miembro de las farc? Las negativas son innumerables, entre otras, que los procesos no tienen vinculo con las FARC, pese a que los presos tienen acta y esta certificado por el gobierno, reconocidos por las FARC, pero eso no basta y solo se dedican a negar.


Para colmo de la desgracia de los presos, el señor Secretario Ejecutivo de la Jurisdicción Especial para la Paz, Dr Nestor Raúl Correa no ha elaborado cronograma de visita a las cárceles para terminar de hacer firmar las actas de compromiso -inventadas a último momento como demora y traba del gobierno pues no está en el Acuerdo- que tanto exigen los jueces, máxime cuando las FARC-EP le hizo entrega del primer listado de 2900 de sus integrantes en las prisiones del país, el pasado 05 de enero de 2017, pero de ese listado no se han entregado actas ni a la mitad de estos miembros ya reconocidos.


Y para completar los males, el señor Sergio Jaramillo, Alto Comisionado para la Paz, tampoco ha entregado los certificados que reconocen en sus listados a los miembros de las FARC-EP, que deben ser liberados o trasladados a las zonas veredales.


Este señor sale por los medios a denostar a las FARC-EP, con infames tergiversaciones como que piden "casas de suite", "baños imposibles" y otros supuestos lujos, pero no pone la cara para decir que es un mentiroso redomado, que no viene cumpliendo con lo pactado, que de cierta forma es el palo en la rueda para la salida de los presos, pues al paso que ésto vá, termina este año y aquí continuaremos en prisión.


Los presos quedamos en manos del trío dinamico, jueces que se inventan cualquier cosa para negar las libertades, un secretario ejecutivo de la JEP que no se ve por ningún lado y un Alto Comisionado para la Paz, que no hace entrega de los certificados que piden los jueces para solucionar las peticiones.


Seria bueno que estos 3 personajes se dirigieran a Colombia y al mundo y contaran sin ninguna ambigüedad sus verdaderas intenciones, si están comprometidos con este proceso o solo están allí de nombre, de lujo; pues este proceso requiere de compromiso, de hechos, de cumplir sin dilaciones el acuerdo, lo demás es cháchara y palos en la rueda de la implementación de lo acordado.


Los prisioneros políticos de las FARC-EP, le exigimos a los señores, SERGIO JARAMILLO Y NESTOR RAÚL CORREA, no demorar mas las actas y los certificados, pónganse serios, ponganse a trabajar.


Prisioneros políticos de las FARC-EP, Columna Domingo Biohó, patio 4 la picota Bogotá.


Mayo 16 de 2017.

Con asombro y perplejidad los colombianos nos enteramos de la reciente decisión del señor Santos de cambiar su relación de amistad y cordialidad con Venezuela y su gobierno liderado por el Presidente Nicolás Maduro.

En el 2010, con ocasión de su posesión, el Presidente de Colombia se declaró el “mejor amigo” de Hugo Chávez y de su administración. La tesis era que Colombia debía superar las tensiones y crisis ocurridas en los últimos años, causantes de los cierres de la frontera y la caída de los intercambios económicos fronterizos.

Hace pocos días el Jefe de la Casa de Nariño dio un giro para afirmar que Caracas no era de su predilección, pues su modelo carecía de viabilidad. Y dicho y hecho. La Canciller y el cuerpo diplomático colombiano se colocaron del lado de otros regímenes, como los de Perú, México, Argentina, Brasil y Chile para presionar la salida golpista del actual gobierno de Venezuela, patrocinada por los Estados Unidos y por Luis Almagro, el atorrante Secretario General de la OEA, quien ha devenido en la voz cantante del Ministerio de colonias y del Comando Sur de Usa.

Un verdadero acto de traición y felonía de Santos. Claro que este no es el único. Esa es la personalidad de este personaje.

Recuérdese que Uribe Vélez, su promotor y elector, lo acusa de traición. De haberse hecho elegir con sus votos para después abandonar las filas del ex presidente de marras. Angelino Garzón también ha dejado traslucir la misma queja. Como Vicepresidente de Santos debió padecer su desatado filibusterismo y piratería política.

Incluso, Santos ha dicho que a él se le recordara como un traidor de su clase dizque por haber hecho la paz desconociendo los intereses de su núcleo social de origen. Lo que por supuesto es una gran mentira, pues si alguien ha trabajado por perpetuar el criminal régimen oligárquico imperante aquí, es él.

Traemos a colación estos eventos y resaltamos el más reciente con Venezuela porque nos preocupa que a última hora, en su etapa agónica, el Presidente de Colombia nos sorprenda con una de sus conocidas volteretas para desmarcarse de los históricos Acuerdos de paz con las Farc para poner fin al prolongado conflicto social y armado.

Ya hay algunos síntomas y nubarrones que demandan una alerta temprana, como esta. En efecto, los funcionarios oficiales encargados de la paz intentan renegociar los pactos de paz, como en el tema agrario, en el de los cultivos de uso ilícito, en el del sistema de seguridad para los integrantes de las Farc asediados por el paramilitarismo y en la organización y funcionamiento de las Zonas verdales, debilitadas por la corruptela de la burocracia de la paz.

Por supuesto, a estas alturas del proceso de paz y su implementación y merced a la férrea voluntad de las Farc al señor le quedara muy complicado bajarse del bus. La paz es un bien colectivo de millones de colombianos que se depositó en el alma de una nación hastiada de la violencia y la guerra.

Así mismo, conviene preguntarse ¿traicionará Santos a las Farc? ¿Traicionara y pisoteará la paz democrática y con justicia social que se construye paso a paso por la ciudadanía? ¿Traicionará la confianza de la Comunidad Internacional en el Acuerdo firmado con la insurgencia fariana? Y lo que es peor ¿Traicionará al Comité noruego que le adjudicó el premio Nobel de Paz?

 

Página 1 de 72

  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon

Föreningen Jaime Pardo Leal

Föreningen Jaime Pardo Leal

Video Clip FARC EP

Volver