Por FUNDALATIN*

“Ante la arbitraria detención con fines de extradición solicitada por EEUU, por parte del Estado de la República de Colombia, el día 9 de abril, de Jesús Santrich, uno de los principales negociadores y arquitectos del acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP, que condujo a la reincorporación (hasta ahora traumática y tortuosa) de dicha organización insurgente a la vida civil y a la lucha política para intentar andar nuevamente los caminos de la democracia y la paz con justicia social, la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social, FUNDALATIN*, se dirige a las comunidades de buena voluntad y gobiernos responsables del mundo a fin de manifestar:

 1- Nuestro más firme rechazo a toda acción violatoria de los derechos humanos del sufrido pueblo colombiano, como la represión contra los ex insurgentes y los asesinatos de líderes de movimientos sociales, lo cual sigue obstruyendo los caminos del reencuentro y el dialogo de la martirizada sociedad colombiana por más de sesenta años.

  2-  Que, ante el carácter vinculante para las partes firmantes de los Acuerdos de Paz de La Habana, todas las instituciones y autoridades del Estado colombiano, incluyendo la Fiscalía, cumplan con dichos acuerdos, como lo ha venido haciendo rigurosamente el partido político legalizado Fuerzas Alternativas Revolucionarias del Común (FARC). Toda vez que dichos acuerdos fueron suscritos de manera voluntaria y de buena fe y han sido respaldados por la comunidad internacional y por resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

   3- Que el hoy ilegal prisionero Jesús Santrich, sea dejado en libertad inmediata, junto a los cientos de presos políticos con retardo ilegal de sus procesos de liberación, y pase a disposición de la justicia transicional, Justicia Especial de Paz, JEP, en acuerdo con lo incorporado en la Constitución Política, a través del Art. Transitorio 19 del Acto Legislativo del 01/2017, en el que se señala que corresponde a la sección de revisión del tribunal para la paz, evaluar la conducta atribuida cuando se presenta solicitud de extradición fundada en conductas o hechos ocurridos con posterioridad a la firma del acuerdo final, para que este valore si las supuestas evidencias aportadas por el Gobierno de los EEUU darían pie o no a que sea puesto a disposición de la justicia ordinaria.

    4-Tomando en cuenta de las nefastas consecuencias para la paz, de la arbitraria detención de Jesús Santrich, miembro actual de la comisión de vigilancia y verificación de los “Acuerdos” por parte de las FARC, y designado como diputado al Congreso por el partido político FARC a partir del próximo 20 de julio; y de las muchas otras graves denuncias documentadas con anterioridad ante la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, solicitar respetuosamente a los gobiernos de Cuba, Noruega, Chile y Venezuela, países garantes y acompañantes del proceso de paz colombiano, que estudien la posibilidad de mantener una reunión urgente, junto al Representante Especial de la UE para el proceso de Paz en Colombia, para que convoque una observación internacional de urgencia sobre dicho proceso, a objeto de que se garantice el debido proceso del dirigente Santrich y que, cualquiera sea la decisión del Tribunal Especial para la paz, sea respetada por las autoridades colombianas, por el Gobierno de los EEUU y respaldada por la comunidad internacional.

   5- Alertar a la comunidad internacional y particularmente a los pueblos de Nuestra América, ante las múltiples evidencias, públicas, notorias y comunicacionales expuestas por el gobierno de Colombia, sobre prácticas criminales con “falsos-positivos” con los procedimientos arbitrarios e ilegales que precedieron y estuvieron presentes en la detención de Jesús Santrich. Hechos estos paralelos a las acciones de injerencia del gobierno de Colombia en los asuntos internos, y de exclusiva competencia de la República Bolivariana de Venezuela.

  6- Ante la huelga de hambre declarada por Jesús Santrich, Manifestar la solidaridad de nuestra comunidad ecuménica, tanto con él como con los cientos de presos políticos en las cárceles de Colombia para que el gobierno nacional cumpla los Acuerdos de Paz de la Habana y responsabilizar al Señor presidente Juan Manuel Santos, de las consecuencias negativas que esto implique en el necesario y urgente camino de paz con justicia.

La comunidad ecuménica de FUNDALATIN, rechaza la tendencia a una nueva guerra interna en Colombia que amenaza la paz continental y desde su espiritualidad liberadora de profetas como Martin Luther King y San Romero de América, llama a respaldar decididamente el proceso de paz en la hermana República de Colombia y los procesos bolivarianos de integración solidaria, como zona de paz del Planeta.

* * Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social. Se creó en 1978 por cristianos latinoamericanos con su actual Presidente Honorario Pbro Juan Vives. (Sembrado Solidariamente en su Pueblo en 2004)”. Recibió el premio Mensajero de la Paz de las Naciones Unidas (0NU).1987.  Es reconocida como Organización de la Sociedad Civil ante La Organización De Estados Americanos OEA. Organización con Status Consultivo Especial concedido por el Consejo Económico Y Social de la ONU. A partir de 2015. Fundalatin: Tel./fax (58212) 953 59 76.www.fundalatin.org. Correo E: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.