LAS FALSAS ACUSACIONES A UN GUILLERMO RICO REYES

Por: Guillermo Rico Reyes

En reciente documento publicado en la página de las Farc, el señor Gabriel Ángel hace algunas acusaciones por mi columna GRACIAS POR NADA… SEÑORES DE LAS FARC. Que considero importante aclarar.

Al igual que él yo no critico a la JEP, mal podría hacerlo cuando aún no empiezan labores, aunque él ya la aplaude. También creo, como ustedes, que nunca ha existido en el mundo un tribunal de ese estilo, no es para menos, ya que los procesos de paz exitosos han creado tribunales donde los asesinos primero hablan y después salen libres y no al contrario, como está sucediendo en Colombia. Es decir, no critico a la JEP pero sí el reglamento que ustedes pactaron, concretamente en el punto cinco del decálogo de la justicia transicional, donde lo único perfectamente claro es que cualquier persona puede cobijarse por esa justicia, allí se lee con perfecta redacción: “la JEP cubrirá a todas las personas involucradas en crímenes directos o indirectos de la guerra” … y ¿alguien sabe qué es un crimen indirecto?

Es por eso que las madres de los jóvenes asesinados por el estado en homicidios mal llamados falsos positivos, hoy reclaman justicia… todos han salido libres, porque en los crímenes indirectos de la guerra también se cobijan los asesinatos por dinero que cometieron los militares, ya que son “indirectos” y eso lo pactaron ustedes que tanto aseguraban que “LAS VICTIMAS ESTARÍAN EN EL CENTRO”.

El estado colombiano y el paramilitarismo son responsables del 83 por ciento de las víctimas de la guerra y ustedes, así sin anestesia ni nada, los perdonaron sin preguntar a los familiares de esas víctimas si estaban o no de acuerdo. Se hicieron dueños sin autorización de los perdones de las víctimas y de paso le dieron tres indultos al estado: el penal, ya que quedan en libertad, el fiscal, porque pactaron que el estado no indemnizará a las víctimas del conflicto y el disciplinario, para que todo el que quiera pedir reintegro al cargo que ejercía, lo reciba. Todo eso se lo concedieron al ejército más asesino de su propio pueblo en el mundo entero.

Entonces los parapolíticos pueden aspirar nuevamente a ser elegidos, el cómo lo harán será materia de investigación, pero sí aspirarán y es muy probable que se vuelvan a imponer gracias a los Galil y AK 47, y el paramilitarismo, del que ustedes aceptaron que solo quedaban pequeños grupos de herederos, estará más vivo y fuerte que nunca, ya que se nutrirá con la experiencia de estos delincuentes a los que ustedes les abrieron las celdas.

También legitimaron a los terratenientes cuando pactaron que la propiedad privada se respetaría y en esta, cabe la propiedad sangrada, ya que esos campos fueron regados con la sangre de los campesinos pobres a los que los paracos les robaron la vida y las tierras.

Permítame aclarar que no soy de ultraizquierda, cuando leí su acusación casi sentí que era el dedo inquisidor del enano fascista que señala a sus detractores como Castrochavistas, lo que me llena de orgullo porque soy un hombre de izquierda, pero nunca dejaré que me apliquen el “calla y obedece” muy típico en fanáticos religiosos y ahora en algunos partidos de izquierda. Y por supuesto, tampoco un “desadaptado”, siempre planteo con altura lo que creo que hay que hacer, nunca apoyé la guerra y no fui yo el que estuvo disparando por 52 años para decir ahora que “los que ataqué son tan buenas personas que, si los hubiera conocido no habría hecho la guerra”, como lo planteo el ex – comandante Catatumbo. No sabía que tanto tiempo de guerra era porque alguien les caía mal y no como protesta por la injusticia social.

Usted, señor Gabriel Ángel fue un militante de la Unión Patriótica, el mismo partido del que fui jefe de prensa, por eso me sorprende que ahora acepte, como lo han hecho las Farc y la izquierda institucionalizada, el discurso de Santos cuando dijo que lo de ese partido fue una tragedia…  NO, eso es inadmisible, nueve mandatos presidenciales, que suman 36 años de gobiernos, cuya política fue el genocidio de un partido político no puede llamarse tragedia. Aplaudir esa propuesta maquiavélica es abrir la puerta para garantizar la repetición. Espero estar equivocado, pero ese es el futuro de todos los líderes populares, demócratas y revolucionarios. La extrema derecha no perderá la oportunidad de barrer contra todo lo que no le gusta.

También señala que los acuerdos fueron avalados por el gobierno gringo que puso un delegado en la mesa. El que el imperio haya estado vigilante no hace demócratas los acuerdos, pero sí garantiza que muy pronto se apropiaran del país al que tantas ganas le han tenido. 

Protesto por la forma retorcida como me iguala a los asesinos de mi pueblo, no, no lo soy y nunca lo seré, de ser así las madres de los falsos positivos también estarían en esa tribuna de miserables, como ellas, yo estoy pidiendo justicia para que algún día esos delincuentes paguen sus deudas y la impunidad no quede rampante.

Por ultimo “camarada” quiero llamarle la atención en cuatro puntos:

1- No puede ser que la JEP no se haya posesionado y ya están libres casi 1.600 militares y quien sabe cuántos paracos.

2- Menos de 300 guerrilleros han sido indultados, los que siguen presos, que son los más, son humillados y maltratados.

3- Respóndale a las madres de Soacha y la de los más de cinco mil jóvenes asesinados en crímenes mal llamados falsos positivos (según datos del secretario de gobierno norteamericano), cómo sus verdugos no pagarán un día de cárcel por crímenes que evidentemente se hicieron con lenguaje de guerra, pero no fueron de la guerra, fueron por dinero, y que ustedes ayudaron a esa impunidad.

4- No creo adecuado su titular donde casi plantea el Pobrecitos… el mundo contra usted. Yo los defiendo, no hago parte de grupos o grupúsculos contra las Farc, no creo que haya mayores héroes que esos hombres y mujeres que un día dejaron la guerra por el amor a la vida y a un nuevo país. Lo doloroso es la arrogancia de muchos de sus comandantes, que por intereses personales muchas veces los desconocen.

Finalmente, no puedo dejar pasar este hecho: el estado era el único que “en legalidad podía combatir a la insurgencia”, los demás eran paracos, entonces explíquele al país porque el señor Catatumbo detectó al frente primero, lo espero, organizó el ataque, lo emboscó y mató a varios de sus hombres … dígame qué es eso, si Catatumbo no es estado ¿en qué se convirtió con este hecho?

Esta denuncia no me hace de extrema derecha ni fanático de izquierda, tampoco enemigo de la paz… solo un colombiano que no cree que estos acuerdos que generaron tanta impunidad de los asesinos del estado, con el beneplácito de ustedes, nos lleven a construir una mejor Colombia.