Jorge Eduardo Espinosa/ El Espectador.com

El Partido de la U nació el 31 de agosto del 2005. Fue fundado por el “político periodista” en su tiempo libre y director de la Fundación Buen Gobierno, Dr. Juan Manuel Santos Calderón. Un año después, en 2006, fue nombrado ministro de Defensa por el entonces presidente Uribe Vélez. El partido pretendía defender el proyecto político de Uribe, y por aquel entonces el todavía muy uribista Santos trabajaba de la mano con Óscar Iván Zuluaga para defender el legado de ese gobierno. Hoy las cosas han cambiado. Pero esa es otra historia y lo que propongo, como lo anuncié la semana pasada, es examinar el historial criminal del Partido de la Unidad Nacional. En estos prósperos 12 años el partido inspirado en los principios democráticos del presidente Santos tiene cinco excongresistas condenados por la Corte Suprema de Justicia: Mauricio Pimiento, Miguel Ángel Rangel, Odín Sánchez Montes de Oca, Jairo Merlano y Fuad Rapag Matar.

En los últimos días los dos congresistas más votados del país en el 2014, Musa Besaile Fayad y Bernardo Miguel Elías Vidal, fueron salpicados en el escándalo de Odebrecht. Uno de ellos, el Ñoño Elías, fue capturado por orden de la Corte Suprema, y Besaile ha reconocido que pagó $2.000 millones a un magistrado para que no avanzara una investigación en su contra por vínculos con los paramilitares. Declaró en entrevistas con distintos medios que era una pobre víctima de una horrible extorsión, y que pagó por miedo a las represalias. Nada de esto es cierto. El señor cometió un delito y debe responder. Y también debe investigarse, ahora sí, si tiene o no relaciones con los paramilitares. Ambos acusados hacen parte del Partido de la U.

En su brillante trayectoria democrática, el Partido de la U dio el aval a personajes como Salvador Arana Sus a la Gobernación de Sucre. La revista Semana, en un artículo del 2006, bautizó al uribista Arana como "El gobernador de la muerte". En 2016 la Corte Suprema dejó en firme la sentencia contra el delincuente Arana Sus, condenado a ocho años de prisión por desviar recursos del departamento para financiar a grupos paramilitares. No es lo único. El asesino Arana fue también fue condenado por su responsabilidad en la muerte del alcalde de El Roble (Sucre), Eudaldo Díaz. El alcalde cometió el pecado de acusar a Arana de tener nexos con los paramilitares y de estarlos financiando. Díaz, en otra crónica de una muerte anunciada, advirtió al entonces presidente Uribe que lo iban a matar. Y lo mataron.

Pero esperen, que esto no termina. El Partido de la U, tan exitoso en las elecciones de octubre de 2015, logró elegir a 271 alcaldes con su aval. De ellos, 53 tienen algún tipo de cuestionamiento. No es el único responsable, porque 13 alcaldes fueron por coalición con otros partidos, siendo Cambio Radical, el partido del candidato Vargas Lleras, el de más coaliciones en la lista. Es apenas lógico, entre ellos bien se entienden. De los gobernadores electos en octubre del 2015, están siendo investigados el gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, la gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro, y el gobernador de La Guajira, Wilmer González Brito, capturado por el delito de corrupción al elector en los comicios de noviembre de 2016.

El delincuente Samuel Gustavo Moreno Rojas, cerebro junto a su hermano Iván del robo a Bogotá, fue elegido con el aval del Polo Democrático, y luego ampliamente apoyado en el Concejo de la ciudad por el Partido de la U. Este no es un detalle menor. El Polo, sin duda el gran responsable del mayor desfalco a la capital del país, tuvo un socio en toda esta triste historia: el Partido de la U, el partido que más concejales obtuvo, 13, y que se convirtió en el principal socio político del Polo, que tenía 10 concejales. Eran enemigos en el orden nacional, pero socios en Bogotá. Es indispensable recordar, como parte de nuestra escasa memoria política, que el Partido de la U es tan responsable como el Polo Democrático en el horror de los Nule y los Moreno en la capital. El Polo, con justicia, ha pagado el precio en las urnas de los Moreno, y también debería pagarlo el partido fundado por Juan Manuel Santos. En su lema, el partido dice: “Unidos, como debe ser”. Este resumen del prontuario de La U que hoy traigo para ustedes demuestra que lo único que los une son las prácticas en el todo vale.

La próxima semana, la historia criminal del honorable Partido Conservador.

@espinosaradio

http://www.elespectador.com/opinion/el-historial-criminal-del-partido-de-la-u-columna-711370