Editorial ANNCOL

“Ritoalejo”, el carnicero de Urabá y gestor de Mapiripán, homenajeado por AUV en 1999, queda hoy en libertad acogido a La JEP; mientras aún permanecen “pudriéndose” en las mazmorras del régimen más de mil prisioneros políticos de las FARC (exactamente 1.108) cobijados por el decreto de “amnistía”, incluso prisioneros gravemente enfermos que aún no salen de la prisión y tienen que morir encerrados debido al “Incumplimiento Programado de los Acuerdos de Paz”, es decir a la “operación mamadera de gallo del Gobierno de Santos” que, tantas veces hemos denunciado desde aquí.

Pero a la implementación de la JEP, o Justicia Especial para la Paz a la que se le debe agregar una participación directa de la Corte Penal Internacional, como  parte esencial del Sistema de Verdad que se pactó en el Acuerdo de Paz que está pendiente de cumplirse y cuya implementación apoya irrestrictamente ANNCOL; NO solo tiene las trabas burocráticas, fiscales y, gubernamentales que hemos señalado en nuestro articulo (http://anncol.eu/index.php/opinion-5/289-es-la-conformacion-de-la-jep-otro-embeleco-de-santos) sino que al fin, ha sacado a la luz pública a los “opositores” que anteriormente actuaban clandestinamente escondidos dentro de las instituciones dominantes, y quienes han sellado una “Unidad de Acción” para impedir que la JEP se implemente y con ello el resto del Acuerdo de Paz se deshaga hecho trizas.

Se trata de la confluencia del “cuestionado” fiscal vargas-llerista, Néstor Humberto Martínez, el ex presidente de Santos y actual candidato presidencial por las firmas del partido Cambio Radical, Vargas Lleras; así como el consabido “FAKE” o falsificador profesional Uribe Vélez.

1-El cuestionado politiquero fiscal Martínez, basa su capciosa y ladina argumentación leguleya de oposición, en unos supuestos límites y competencias entre la agencia burocrática de justicia que él dirige y, la nueva Jurisdicción de Paz pactada.

2-La mafia política de Cambio Radical recolectora de firmas para ex vicepresidente del gobierno Santos, Vargas Lleras, ahora candidato presidencial 2018, con su amplia representación en el parlamento colombiano,( 9 senadores y 16 representantes) ha dicho que no apoyará la Ley que reglamenta la JEP por dos razones: Una para apoyar al Fiscal Martínez, su punta de lanza en el Poder dominante, y otra, para “chantajear”  electoralmente  y con recursos al presidente Santos, viejo  promotor de la candidatura presidencial de Vargas Lleras.      

3-Y por parte de la mafia político militarista del FAKE Uribe Vélez; ya su Paloma de la guerra ha iniciado la “oposición por principios al castro chavismo y a la Impunidad de la JEP” (sin importarle que el gran beneficiado de esta es su héroe militar el general Ritoalejo) y, avanza aceleradamente en tumbar mediante un “referéndum” a los 51 magistrados de la JEP nombrados por Santos, para luego "proceder a extraditar a la cupula criminal de la FARC".

Es una moñona que anuncia la confluencia practica en política y electoral entre las fuerzas políticas de Uribe Vélez y Vargas Lleras apoyado por su mascarón de proa el Fiscal Martínez, hacia las próximas elecciones presidenciales 2018, donde la burguesía mafiosa u Oligarquía Dominante, por orientación de los EE. UU, espera unir las dos fracciones actualmente enfrentadas, la de AUV y la Santos, en una sola y así unidos, enfrentar el peligro venezolano.

 “Presidente. Firme la paz, los desarma y luego les mama gallo, como pasó en El Salvador ¿Cuál sería el problema?”

Parece que fue el consejo técnico dado desde un principio a Santos por su asesor “inglés” para la paz en Colombia, el asesino Joaquín Villalobos y que tristemente como si fuera una tragedia anunciada va cumpliéndose irremediablemente.

Fuente Imagenes:  Intenet

            

.