Agencias

La misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de Estados Americanos (MAPP/OEA) valoró 09.11.2017 en el vigésimo tercer informe de la Misión; el tránsito de las FARC desde la guerrilla hacia la sociedad civil y la participación política, pero alertó de la inseguridad persistente en el ámbito rural.

Las amenazas para la seguridad, que según el informe se concentran en el entorno rural, se deben a las disputas de grupos ilegales por economías ilícitas y por territorios abandonados por las FARC tras el desarme. Y se centra en las medidas empleadas por el Ejecutivo: la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, la Unidad Élite de la Policía Nacional y de la Fiscalía Especial, además de las estrategias Policiales y Militares para controlar estas amenazas.

Esta situación, según el documento, está provocando "graves afectaciones a la población civil", especialmente en el entorno rural.

 El informe destaca que, es evidente que el Eln ha logrado establecerse, sin mayor visibilización, como actor hegemónico en antiguas zonas compartidas con las Farc (...): en los municipios de Barrancas (La Guajira); Samaniego, Barbacoas y Santa Bárbara de Iscuandé (Nariño); Amalfi y Remedios (Antioquia); y Santa Rosa del Sur (Bolívar). En otras regiones la llegada de esa guerrilla ha generado cambios abruptos en las comunidades: es el caso particular de varios municipios de Vichada, y de Riosucio, en el Chocó”. 

El informe también saluda los avances con el guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN) tras el cese bilateral del fuego, así como los esfuerzos realizados por el Gobierno colombiano para combatir estos grupos armados. Advierte, sin embargo, que este grupo (ELN) tiene una estrategia de copamiento de zonas que antes eran controladas por las FARC.

La misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de Estados Americanos (MAPP/OEA) alertó sobre la inseguridad persistente en el ámbito rural.

Foto:Juan Manuel Herrera / EFE