Masacre de campesinos en Tumaco

 La Brigada Jurídica Eduardo Umaña Mendoza denuncia ante la opinión pública nacional e internacional que el pasado 5 de octubre de 2017, la policía nacional, escuadro móvil anti disturbios ESMAD y el ejército nacional de Colombia han atacado violentamente a los campesinos en las zonas del Alto Mira y y frontera del corregimiento de Llorente del municipio de Tumaco dejando hasta el momento más de 10 muertos y una veintena de heridos de gravedad.

La Brigada Jurídica hace un llamado de alerta al pueblo colombiano ante los graves incumplimientos que viene realizando el estado y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos con el proceso de paz suscrito con las FARC-EP.

El proceso de implementación del acuerdo de paz está en grave riesgo y se presenta una grave crisis en todas las esferas institucionales para su cumplimiento. Son pocos los avances y el cumplimiento de la ley de amnistías e indultos 1820 del 2016 aún se encuentra en veremos más de un millar de combatientes farianos aún permanecen en las cárceles y penales y no se a dado aun la Repatriación Humanitaria de Simón Trinidad, las zonas de capacitación y reincorporación están asediadas por el paramilitarismo y prácticamente muy pocas funcionan ante el olvido del Estado con los compromisos, los funcionarios responsables permanecen en sus cargos sin que ninguna autoridad los investigue ni penal, disciplinaria y ni fiscalmente; el proceso de reincorporación se encuentra atascado y los excombatientes aun no reciben los beneficios, ni mucho menos las autoridades competentes proceden a cancelar las ordenes de captura vigentes, las multas, inhabilidades e incompatibilidades y las sanciones disciplinarias a pesar de que la ley 1820 establece claramente en su artículo cuarto la extinción de todos esos antecedentes.

La implementación del proceso de paz no tiene los recursos suficientes ni un presupuesto definido para adelantar todos los planes que el gobierno se comprometió; los hechos de Tumaco y del Catatumbo en Santander en la sustitución de los cultivos se viene realizando a sangre y fuego por la presión de los Estados Unidos creando graves enfrentamientos con las comunidades que esperan una verdadera política pública de erradicación de los cultivos ilícitos tal y como se acordó en La Habana- Cuba.

Finalmente hacemos un llamado a las organizaciones de derechos humanos para permanecer alertas y en movilización frente a las amenazas que enfrenta el proceso de paz por parte los sectores de la extrema derecha y del mismo Estado colombiano, es hora de levantarse y exigir el cumplimiento de los acuerdos, es hora de unidad, es hora de la lucha popular y callejera, es hora de enfrentar el paramilitarismo con una verdadera reforma de las fuerzas militares FFMM y de avanzar hacia un gobierno de transición que derrote el modelo neoliberal.

Exigimos en el caso de la masacre de Tumaco el relevo inmediato de los mandos policiales y militares que están involucrados en estos crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad para que sea la CPI la que conozca de estos hechos.

7 de octubre de 2017