Agencias

Diversas organizaciones sociales y comunitarias, defensores de Derechos Humanos condenaron la masacre de (9) NUEVE campesinos,19 heridos y un niño desparecido, ocurrida el jueves 5 de octubre de 2017 en la zona de Alto Mira y Frontera del Corregimiento de Llorente del municipio de Tumaco, departamento de Nariño, por la cual la Asociación de Juntas de Acción Comunal de los ríos Mira, Nulpe y Mataje –Asominuma- son categóricos en señalar a miembros de la Policía Nacional como los responsables.

 



Para manifestar el repudio y exigir a las autoridades castigo a los responsables, cese de la persecución contra los campesinos y el fin de las operaciones de erradicación forzada de cultivos de hoja de coca en la región, han convocado a una concentración popular en la ciudad de Pasto, frente a las instalaciones de la Gobernación de Nariño el viernes 6 de octubre a partir de las 10:30 de la mañana.

 “Es una nueva masacre del organismos del Estado contra campesinos. Invitamos a toda la ciudadanía nariñense, a solidarizarse con nuestros hermanos del Río Mira, víctimas de la violencia producida por la erradicación forzada de cultivos de hoja de coca. Hasta el momento van 9 campesinos asesinados y al menos 14 heridos. Convocamos a todos los constructores de paz a encontrarnos en las instalaciones de la Gobernación de Nariño, para unir nuestras voces en defensa de los Derechos Humanos y la vida de los campesinos para alcanzar una paz estable y duradera”  indica la convocatoria divulgada ampliamente en las redes sociales.

Frente a la masacre del Estado contra los campesinos del sur del país, la Asociación de Juntas de Acción Comunal de los ríos Mira, Nulpe y Mataje –Asominuma- emitió el siguiente comunicado a la comunidad nacional e internacional:

"Asociación de Juntas De Acción Comunal De Los Ríos Mira, Nulpe  y  Mataje
ASOMINUMA

Denuncia Ante la Comunidad Nacional e Internacional:

Uniformados de Policía y Ejército arremeten en forma desproporcionada en contra de las comunidades manifestantes en la zona de Alto Mira y Frontera del Corregimiento de Llorente del municipio de Tumaco dejando hasta el momento cuatro campesinos muertos y una cantidad de heridos sin determinar.

En el marco de las manifestaciones pacíficas que se adelantan por parte de las comunidades campesinas presentes en la zona de Alto Mira y Frontera, que se han mantenido desde el día jueves 28 de Septiembre de 2017 en diferentes veredas como el Tandil, Brisas, Puerto Rico y el Divorcio en exigencia del cumplimiento de lo acordado en el acuerdo de Paz suscrito entre el Gobierno colombiano y las FARC EP, en cuanto a la concertación y voluntariedad que debe caracterizar los procesos de sustitución de cultivos de uso ilícito, durante los días miércoles 4 y jueves 5 del mes de Octubre del presente año se han presentado agresiones con arma de fuego por parte de las unidades adscritas al Ejército y la Policía Nacional de Colombia dejando como resultado dos campesinos heridos en la Vereda Puerto Rico quienes han sido trasladados hacia San Lorenzo para recibir atención médica. En la Vereda Brisas y el Tandil debido a los disparos indiscriminados hasta el momento se reportan cuatro campesinos muertos y una cantidad de campesinos heridos que aún sin determinar la cantidad.

Se reclama de la comunidad nacional e internacional acciones urgentes frente a estas agresiones perpetradas por parte de los uniformados en contra de la población civil.
Se requieren ambulancias disponibles de manera urgentes para transportar los heridos desde el sector de la variante hacia la ciudad de Tumaco.

Se requiere de manera urgente una comisión humanitaria que se acompañe la situación y se insta a la Defensoría del Pueblo a reaccionar ante la gravedad de los hechos y dejar de lado el accionar pasivo que ha asumido hasta el momento frente a la crisis del territorio de Alto Mira y Frontera".

Los campesinos de la zona venían de un proceso de ratificación del punto 4 de los Acuerdos de Paz y del Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícitos (PNIS) acordado con el Estado. Teniendo como precedente que "el territorio de Altamira es uno de las zonas que mayor número de hectáreas de coca tiene Colombia y que es una zona priorizada, no solamente para la implementación de los Acuerdos, sino para el tema de sustitución" recuerda Diana Montilla, defensora de derechos humanos de la Asociación "Asominuma"

El problema sigue agudizándose porque el Gobierno no está subsanando la situación de los campesinos que se quedan sin el sustento del único cultivo que saben trabajar. "Incluso las comunidades que se les ha erradicado no se les ha entregado una sola ayuda, ni se les ha hecho un solo paso en el acompañamiento que deberían tener para mitigar los efectos que la erradicación forzada trae consigo, sabiendo que la coca es el único medio para que las familias solventen la salud, la educación de sus hijos", continúa Montilla.

Adicionalmente, los integrantes de ASOMINUMA aseguran que en esa zona NO  hay presencia de disidencias de las FARC. Agrega la organización que aún no ha sido posible identificar a los militares presentes ya que hacen parte de una fuerza especial integrada por militares de varias regiones, sin embargo, la zona está dentro de la jurisdicción de la Fuerza de Tarea Pegaso al mando del General Sergio Alberto Tafur.

Afirman también que, los efectivos de la Fuerza Pública han asegurado que tienen una orden presidencial de realizar la erradicación forzada y solamente una nueva orden presidencial hará que se retiren del territorio.

Según la organización campesina, en este momento las personas que están evitando la erradicación forzada de su único medio de sustento están en la zona haciendo un barrido para intentar establecer si hay más personas heridas o asesinadas, pero han asegurado que se mantendrán en la protesta a pesar de la difícil situación que están afrontando.

Las comunidades campesinas están reclamando acciones urgentes de organizaciones internacionales, la presencia inmediata de las autoridades para que se brinden garantías de vida y seguridad a las comunidades que allí habitan, ya que en este momento NO hay presencia de la Defensoría del Pueblo, ni de la Personaría.

¿Cual es el reclamo de los campesinos?

El reclamo por parte de las asociaciones campesinas de Nariño, y los demás departamentos que cuentan con cultivos ilícitos en sus territorios, es que el Gobierno Nacional y el Ministerio de Defensa cumpla con lo pactado en los Acuerdos finales y con las ratificaciones en cada Jurisdicción que manifestó su voluntad de atenerse a las reglas de la Sustitución Voluntaria.

Otros encuentros entre Ejército y campesinos que se oponen a la erradicación forzada se han presentado en los últimos meses. El caso de Nariño NO es un caso excepcional y todas las organizaciones cocaleras y campesinas se han unido para reclamar por los atropellos a los pactos y a los civiles.

Imagenes: Internet