Por: Alejandro Ordóñez Maldonado

Por considerar que todo el pueblo colombiano debe conocerlo, discutirlo, difundirlo y tomar partido sobre él; ANNCOL toma del diario El Tiempo (1) los puntos mínimos INAMOVIBLES de un programa de gobierno, presentados por el candidato presidencial y ex procurador de la nación Alejandro Ordoñez, con el cual se aglutinará la coalición electoral de los expresidentes Uribe Vélez, Pastrana, Reserva Activa de las FFMM, Colombia Creyente, etc, y demás sectores triunfadores en el plebiscito del No a la paz de octubre 2016.

 Queda bien claro que,  todos aquellos quienes cometieron los numerosos crimenes de guerra a nombre del Estado, como por ejemplo los Falsos Positivos, se les continuará aplicando la Ley de la impunidad imperante en Colombia: "Para mis amigos el contrato. Para mis enemigos la Ley": 

 

Los cinco inamovibles del No

12 de enero 2018

La carta estaba dirigida a Iván Duque, pero también al expresidente Álvaro Uribe Vélez. Estaba dirigida a Marta Lucía Ramírez y al expresidente Andrés Pastrana Arango. Estaba dirigida al Centro Democrático, a las bases conservadoras, a la Colombia creyente, a la Reserva Activa de nuestras Fuerzas Militares y de Policía, a las víctimas de las Farc, a todos aquellos sectores que el 2 de octubre logramos unirnos para derrotar en las urnas a Juan Manuel Santos y sus cómplices... la carta estaba dirigida a toda Colombia.

Y aunque algunos la redujeron a un “intercambio epistolar”, era, mejor, es una carta importante. Su trascendencia no radica en que promueva la socialización de programas de gobierno o la definición de un mecanismo de elección para el candidato único de la coalición del No. Radica en que marca los cinco motivos fundamentales por los que los colombianos salieron a votar el 2 de octubre de 2016, los inamovibles que debe tener el próximo presidente de Colombia si realmente tiene la intención de respetar el mandato ciudadano.

Justicia real y efectiva para los máximos responsables de genocidios, delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra es el primero de ellos. Colombia no quiere que los cabecillas de las Farc sigan por el país impunes, felices y provocadores. Lo he repetido: la paz es fruto de la justicia. De otra forma será imposible que prospere cualquier intento de reconciliación. Antes de aspirar a pasar por el Congreso de la República, los terroristas tienen que pasar el tiempo que merecen en La Picota.

Que las fuerzas y los candidatos de la coalición del No, con plena claridad, le digan al país si van a respetar los motivos por los que colombianos votaron lo que votaron en el plebiscito.

El segundo inamovible es que ellos, los ‘comandantes’, no tienen derecho alguno de gobernar al pueblo colombiano. No merece derechos políticos quien bañó de sangre el suelo de la patria. Nada más indignante que ver a los violadores de niñas y responsables de miles y miles de abortos haciendo las leyes o las políticas públicas que impactarán a las nuevas generaciones.

El tercero tiene que ver con sus fortunas. Son millonarios los cabecillas de las Farc y, con la bendición del presidente Juan Manuel Santos, están lavando los euros y dólares. Es una vergüenza para el país que ese dinero se despilfarre en lugar de ser utilizado para reparar a las víctimas. Sin cárcel y sin impuestos para los bandidos quedaría clarísimo que ser pillo paga. Desde el 7 de agosto eso debe cambiar, eso va a cambiar.

No más santuarios de cocaína en Colombia es el cuarto punto, que no es susceptible de modificación. Por andar ofreciendo concesiones a los narcotraficantes, Colombia ha vivido un drama social, económico y político durante décadas. Todos lo tienen claro, y el país podría pagar un alto costo a nivel internacional por ello. Internamente ya lo padece, los niños y jóvenes están sometidos ante la drogadicción.

Y el quinto inamovible, por el que los ciudadanos salieron a las urnas el 2 de octubre con plena convicción, es el desmonte definitivo de la ideología de género, esa que asegura que el hombre no nace siendo hombre ni la mujer nace siendo mujer. Esa que promueve el aborto, la eutanasia, la destrucción de la familia. Esa que tuvo a Humberto de la Calle y a Gina Parody como sus voceros. Esa misma por la que los padres de familia nos movilizamos el 10 de agosto de 2016. ¿Recuerdan?: ‘¡Con mis hijos no te metas!’.

A todos los destinatarios de la carta debo preguntarles: ¿estamos de acuerdo en los inamovibles?

Eso es lo importante hoy. Que las fuerzas y los candidatos de la coalición del No, con plena claridad, le digan al país si van a respetar los motivos por los que colombianos votaron lo que votaron en el plebiscito. Si van a saldar la gran deuda que ese 2 de octubre surgió con la sociedad. Allí está la trascendencia de una carta, su impacto en la nación. Allí está mi resumen de lo que significa caminar unidos hacia la victoria.

ALEJANDRO ORDÓÑEZ MALDONADO

Candidato presidencial

(1) http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/alejandro-ordonez-maldonado/los-cinco-inamovibles-del-no-170158