ANNCOL reproduce y destaca la opinion de Walter Mendoza, EX comandante del bloque occidental Alfonso Cano de las Farc-EP, donde muestra las inconsecuencias e incumpliemientos de gobierno Santos y del Estado colombiano en su conjunto, en la "implementación del Acuerdo de Paz", que el presidente Santos con su habitual manera de evadir la realidad con eufemismos y shows, llamó ayer 24 nov 2017, un año despues de haberse firmado, como "el vaso medio vacío de la paz", palabra esta ultima, gandilocuente y pomposa, que se está usando como COMODÍN. No es la "paz" la que está medio vacía o fallando. Lo que está fallando, es simple y realmente la "Implementción de lo Acordado" por parte del gobierno y el Estado de Colombia.

Este es el analisis de Walter Mendoza publicado en https://www.las2orillas.co/sin-tierra-no-hay-nada-y-el-gobierno-no-ha-cumplido-excomandante-del-bloque-alfonso-cano/

“Sin tierra no hay nada y el gobierno no ha cumplido” excomandante del bloque Alfonso Cano

La decepción que expresa Walter Mendoza, quien durante 35 años le hizo la guerra al Estado, resume el sentimiento general de quienes están en las regiones

Por: Noviembre 24, 2017
 
A 14 meses del acto público en la ciudad de Cartagena donde el presidente de la republica Juan Manuel Santos y el camarada Timoleon Jiménez hicieron el anuncio a Colombia y el mundo de  la terminación del conflicto armado en Colombia: a la fecha, el informe sobre los acuerdos en materia de cumplimiento por parte del gobierno no es alentador.

El gobierno ha incumplido en más del 80%, mientras las FARC hemos cumplido el 98% de los acuerdos. El 2% restante son cosas ajenas a nuestros propósitos, y es que no, se ha terminado de extraer algunas caletas, siendo responsabilidad del gobierno y la ONU.

Sin bien es cierto que los acuerdos de la habana, no es el punto de llegada, si no el punto de partida, la mayor responsabilidad la tiene el Estado y sus Instituciones. Uno no entiende por que un elemento tan fundamental como es las tierras para la reincorporación de los excombatientes no fue el centro del debate de las discusiones, para la firma del acuerdo final, ahí quedo un vacío muy grande que hasta la fecha no se ha resuelto.

La posesión y la tenencia de las tierras son las causas de las guerras a lo largo de la existencia de la sociedad.

Sin tierra no hay reincorporación, no hay proyectos productivos, no podrá haber una base económica sostenible que garantice el ejercicio de la política de la (Nueva Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común).

Es ahí donde está el cuello de botella, no es solo la tierra para los excombatientes, ni la reincorporación para los mismos, es la reincorporación para todos los campesinos pobres de Colombia, a través de la legalización de sus tierras, tema transversal a la reforma agraria integral, y solución a los cultivos de uso ilícito.

La dispersión de los guerrilleros y milicianos, se debe a los incumplimientos. En este momento más del 50% de los militantes de FARC, han tenido que abandonar las zonas veredales, no terminaron de construir los campamentos, no arreglaron las vías de acceso a las zonas, no construyeron los acueductos, no construyeron los campos deportivos, no arrendaron tierras para las granjas en las zonas veredales como fue acordado. La nueva EPS no funciona.

Otra situación de salud grave que tenemos, es que en los acuerdos no quedo, al menos un párrafo, donde el gobierno hubiera asumido alguna responsabilidad para ayudar a nuestros inválidos y lisiados. En solo occidente tenemos 120 inválidos que están desprotegidos,   la EPS no cubre sus necesidades de salud porque son cirugías cotosas y necesitan de medicamentos especiales, solo les dan analgésicos y algunos medicamentos genéricos.

La situación con ellos es compleja y no se ve una solución a la vista.

La falta de efectividad por parte del gobierno para el cumplimiento de los acuerdos, está siendo aprovechada por algunas ONGs, corporaciones privadas y estatales, van a las zonas a engañar y prometer cosas que no cumplen, ni las van a cumplir, en otras ocasiones hacen presencia con migajas como si los combatientes fuéramos pordioseros.

La burocracia a y la tramitología pela sus dientes, utilizando el proceso de paz para cooptar recursos y saciar sus ambiciones personales. Funcionarios que nada hacen, que nada ejecutan y todo lo enredan, y para colmo de males, son personas que no tienen conocimiento de las regiones, no conocen de los hábitos y cultura de las comunidades, no conocen los acuerdos.

Nosotros creemos que no todo lo que están pasando con el proceso de paz es responsabilidad del presidente, seguramente Santos ha hecho esfuerzos por dar cumplimento, pero el Estado colombiano está hecho para no hacer nada a favor de las mayorías, pero si a favor de las elites.

La supuesta independencia de los tres poderes, está funcionando en contra de la paz. Para legislar para la guerra no hubo independencia, todo funcionó como un relojito.

El Estado colombiano funciona con un 90% de sus funcionario ineptos, burócratas, y elitistas, en ese orden de ideas nada funciona, todo lo hacen paquidérmico, lento, inficionar.

No por haber más ministerios, más entidades, más funcionarios, más reuniones, más palmaditas, más fotos los acuerdos se van a implementar, eso no va hacer así, al contrario, todo será lento, costoso y al final la corrupción hará su agosto.

Este proceso necesita de lideresas y líderes idóneos, con capacidad, ética y moral.

La solución es tierras para la reincorporación, financiamiento y educación, lo demás sobra.

Finalmente es de valorar a sectores de las fuerzas militares por el aporte a la paz. El cese al fuego bilateral se cumplió en un 98%, de igual forma el aporte hecho por las universidades, las iglesias, las organizaciones sociales, medios de comunicaciones alternativos, muy significativo el acompañamiento, político, moral y solidario al proceso.

Saludos.

Walter Mendoza.

nov 24.2017

Imagen las 2 orillas.co