La verdad, pienso que el conejo ya está consumado. Ahora vendrá, además de los asesinatos, la más terrible persecución judicial a punta de mentiras y montajes.