Por Plataforma Internacional BDS

El Comité Nacional Palestino de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BNC, por sus siglas en inglés), la plataforma más grande de la sociedad civil palestina y líder del movimiento internacional de BDS, celebra la decisión de importantes movimientos sociales, organizaciones y sindicatos colombianos de unirse al movimiento BDS. De la misma forma, nos solidarizamos con el pueblo colombiano y llamamos a que nuestros simpatizantes de todo el mundo fortalezcan la solidaridad internacional con la lucha por los derechos humanos y la justicia social en Colombia. Hoy más que nunca, la solidaridad mutua entre nuestros pueblos es esencial.

Desafortunadamente, según Amnistía Internacional, un año después del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), siguen aumentando los homicidios, los ataques y las amenazas contra defensores y defensoras de los derechos humanos y líderes comunitarios en Colombia. Las personas campesinas, negras, sindicalistas e indígenas son las más afectadas por estas graves y continuas violaciones de los derechos humanos. El Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos recientemente instó al gobierno colombiano a responder por la impunidad en las violaciones de los derechos humanos y a detener los asesinatos de defensores y defensoras de los derechos humanos y líderes comunitarios.

Los palestinos entendemos lo que es vivir en una realidad en la que los desplazamientos, los asesinatos, las detenciones, el despojo de tierras y la persecución política hacen parte de la realidad cotidiana. Desde hace siete décadas, el régimen israelí de apartheid, colonización y ocupación nos oprime y amenaza nuestra existencia con estas prácticas. Sin embargo, también entendemos la importancia de no darse por vencidos y de apoyarnos mutuamente. Nuestra lucha por la justicia, la igualdad y la libertad está profundamente vinculada con otras luchas en todo el mundo, como la búsqueda del pueblo colombiano por la paz y los derechos humanos.

El hecho de que las políticas israelíes también se exportan para oprimir a otras personas, como nuestros hermanos y hermanas en Colombia, solo fortalece nuestro compromiso con la solidaridad y el apoyo mutuo. Durante la reciente visita del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu a Bogotá, el presidente colombiano Juan Manuel Santos resaltó el compromiso de su gobierno de continuar y fortalecer la cooperación entre los dos Estados en los sectores militar y de la “seguridad”, lo cual implica promover la importación a Colombia de violentos métodos militares israelíes y de tecnologías militares desarrolladas y probadas en las guerras israelíes de agresión, asedio y represión contra el pueblo palestino.

Un estudio israelí proyectó que el recientemente ratificado Tratado de Libre Comercio entre el Estado de Israel y el de Colombia, podría aumentar las importaciones en Colombia de armas, municiones y tecnología relacionada en un 28,7%. De la misma manera, el TLC impulsará la importación de tecnologías israelíes de agroindustria insostenible, entre ellas, los sistemas israelíes del apartheid del agua, que promoverán la adquisición de tierras agrícolas por parte de empresas transnacionales y abrirán las puertas a la privatización del agua en Colombia.

 El Estado de Israel ha sido socio histórico de dictaduras militares, escuadrones de la muerte y violadores de los derechos humanos en América Latina, y en Colombia en particular. Las relaciones militares comenzaron en los años 80, cuando diversas empresas israelíes de seguridad entrenaron a fuerzas militares y paramilitares colombianas. Así lo describió un alto funcionario militar colombiano: “Los métodos israelíes de combatir el terrorismo se han reproducido en Colombia”. No es sino recordar a Yair Klein.

Las terribles cifras de muertes y las violaciones de derechos humanos cometidas en Colombia no dejan lugar a dudas sobre la necesidad urgente de cortar lazos militares con el Estado de Israel ahora mismo.

Dado que el Estado de Israel es uno de los actores claves del sistema actual globalizado de opresión, el movimiento BDS no es solo una herramienta efectiva y estratégica para que presionemos a Israel a respetar el derecho internacional y los derechos humanos palestinos; también es una forma de luchar a nivel internacional contra el militarismo, el racismo y las violaciones de los derechos humanos.

Como pueblo que comparte con el pueblo colombiano una lucha de décadas por el respeto a los derechos humanos fundamentales y una paz justa, apoyamos plenamente a los movimientos progresistas colombianos que se oponen a la importación ilimitada de tecnologías israelíes represivas y de guerra.

En este momento tan histórico, debemos unirnos para hacer posible una paz justa y para detener a los actores que se lucren de la continuación del conflicto armado y de la represión. Nos comprometemos a fortalecer nuestra solidaridad con el pueblo colombiano en su búsqueda de una paz justa y a redoblar nuestros esfuerzos para lograr ya un embargo militar contra el Estado de Israel.

El Comité Nacional Palestino de BDS (BNC) es la coalición más grande de la sociedad civil palestina. Lidera y apoya el movimiento global de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel. Visita nuestro sítio y siguenos en Facebook y Twitter @BDSmovement.