powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Opiniones (27)

¿Qué hacer ahora? La Unasur solicitó por unanimidad la derogación del decreto ejecutivo de Obama que criminaliza a Venezuela y lo faculta para tomar graves represalias en su contra.
El 19 de septiembre del 2001 (hace 13 años 8 meses) la llamada “comisión de personalidades  o notables del Caguán”, conformada por el magistrado Vladimiro Naranjo, Ana Mercedes Gómez, Carlos Lozano y yo, nos reunimos en el llamado “palacio” presidencial de Bogotá para presentar al presidente Pastrana las recomendaciones sobre como disminuir la intensidad del conflicto y “acabar” (esa fue la palabra empleada) el fenómeno del paramilitarismo; tarea encomendada 5 meses atrás en el crítico acuerdo de los Pozos. Ese día, lo recuero bien, el presidente Pastrana asesorado por Camilo Gómez y la enorme cauda de funcionarios gubernamentales nombrados  burocráticamente en la alta consejería para la paz, sentados ante una gigantesca y bruñida mesa de madera; el magistrado Naranjo (cuanta falta hace) se disponía a leer el acuerdo alcanzado por los cuatro notables escogidos, cuando súbitamente fue interrumpido e por la señora Ana Mercedes Gómez, quien se negó a reconocer que “lo acordado estaba acordado” y por lo tanto, renunciaba a la inclusión de su nombre en dichas recomendaciones: momento difícil, tenso y prolongado, que se resolvió cuando una hora después la señora Ana Mercedes en una actitud desapacible abandonó la sala. Vladimiro leyó las recomendaciones y se acordó presentarlas…
Se pregunta sorprendido el vástago de la familia Ospina Juan Manuel Ospina, en su columna del Espectador 26.03.15  http://www.elespectador.com/opinion/momento-se-jodio-colombia Juan Manuel, bisnieto del ex presidente Mariano Ospina Rodríguez, fundador del partido conservador de Colombia en 1830, poco después de la conspiración asesina de FP Santander contra nuestro padre Libertador Simón Bolívar y de la cual hizo parte don Mariano. Nieto del ex presidente Pedro Nel Ospina Vásquez (1922-1926). Sobrino del tan recordado ex presidente Mariano Ospina Pérez (1946-1950) bajo cuyo mandato sucedió el 9 de abril de 1948 (y que una vez más nos aprestamos a recordar su 67 aniversario con un gran acto de multitudes) debiera saber, así fuera por tradición oral es decir por las anécdotas que le debió contar su tía doña Berta, la respuesta a la pregunta que se hace desde esa trinchera periodística  del régimen dominante en Colombia y que describe inmerso en una gran crisis general o sistémica, maquillada con el termino de colapso judicial.       Llegados al asunto del realismo comparativo, Colombia no se jodió en ningún momento; sino que nació jodida, aquel nefasto día en que el gamonal leguleyo FP Santander, decidió matar físicamente (con ayuda de don Mariano primero) al Libertador…
En Colombia se vive un conflicto armado interno desde hace más de medio siglo y fruto de ello en las cárceles y penales se encuentran personas privadas de la libertad en su carácter de prisioneros políticos y prisioneros de guerra.
La explosión de otra crisis (los antecedentes están referidos al hundimiento de una reforma al sistema judicial en el año 2012 y a los escándalos permanentes en el Consejo de la Judicatura) en el aparato judicial colombiano con el caso del paramagistrado uribista Pretel envuelto con su mujer en una cadena de situaciones de corrupción y despojo de tierras a campesinos de Uraba,  no es más que el reflejo de la crisis generalizada del sistema de dominación política de la camarilla oligárquica que controla el Estado colombiano.
La pequeña Manuelitaii, como todas las niñas y niños que conviven con sus madres en una prisión colombiana, tenía menos de tres años de edad. Ella y su madre de origen indígena. Su madre, una valerosa prisionera política.
El hoy senador Álvaro Uribe Vélez y toda su bancada en el Centro Democrático tienen la habilidosa capacidad de ocultar en sus discursos la responsabilidad que específicamente ellos y la clase que representan tienen ante las condiciones de miseria y explotación en la que viven las mayorías colombianas y es precisamente en el papel de “opositores” cuando más se acentúa su descaro y cinismo, pretendiendo hacernos creer que son víctimas y no los criminales que por décadas han sometido al pueblo colombiano.
Eran primos, pero como se criaron indisolublemente juntos, en todo caso parecían hermanos. La gente habitualmente los veía así. Los recuerdos de la infancia los unían de por vida; las complicidades de la adolescencia habían sellado un pacto de lealtad indestructible. No eran hermanos biológicos sino de alma.
....”La corrupción de la justicia se ha exacerbado al punto que ya no es posible ocultar su degradación. En lo penal y en lo penitenciario las consecuencias las padecen más de 120 mil personas recluidas en hacinamiento y violación de sus derechos humanos. Ahí se demuestra el talante de un régimen que desecha la vida y hace del ejercicio del derecho un vil negocio. Percibimos esa podredumbre en el trato diferencial que dispensan a corruptos, narcos, paramilitares y parapolíticos, a quienes sí rodean de comodidades a cambios de prebendas”…..Boletín de prensa  de las FARC Nº 58 (21.03.2014)
Propongo entender la coyuntura por la que atraviesa Sudamérica como el ingreso de la región en la situación de caos sistémico que atraviesa el mundo. Postulo que las manifestaciones del pasado fin de semana en algunas grandes ciudades de Brasil y el acoso interno y externo que sufre el gobierno de Venezuela encarnan un salto cualitativo en esa dirección, en la que se despliegan cuatro grandes fuerzas cuyas fricciones y choques conforman una situación de creciente caos.

Espantar el gatopardo

Reflexiones sobre el Ciclo n°33 de los Diálogos de La Habana Entre el miércoles 25 de febrero y el sábado 7 de marzo se realizó el ciclo 33 de las Conversaciones de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP. Tal clausura tiene de especial muchos aspectos que no deben pasarse por alto al momento de balancear el estado del proceso de paz:
Página 1 de 2
Volver