powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Opiniones (51)

La condena de tres altos funcionarios del gobierno Uribe por delitos cometidos para  permitir su reelección implica sencillamente que su segundo gobierno fue ilegitimo. Pero ante hechos cumplidos no queda mucho que hacer.  
El proceso de paz que se adelanta entre las Farc y el gobierno neoliberal de Santos en Cuba sacude con más fuerza la estructura política oligárquica. Cada acontecimiento, cada paso en las conversaciones con la insurgencia revolucionaria, dado la enorme potencia acumulada por estas, tiene un gran impacto en el resto de la formación social. En la coyuntura, la Mesa visibiliza, descubre y precipita la crisis del Estado y el régimen de dominación hegemónica. Lo confirmó la crisis de la putrefacta justicia. Lo valida la crisis económica y fiscal en curso que pretenden maquillar. Lo apalanca la explosión militarista en las Fuerzas Armadas, atrapadas por la retrograda plataforma fascista de la ultraderecha, con la cual coincide Santos (con su MinPinzón), en la defensa del aparato bélico, aéreo, policial y paramilitar, como la única garantía de la continuidad de la dominación plutocrática, que según el despistado señor De La Calle, no existe por ningún lado. De acuerdo a su última novedad nadaista, la oligarquía (Sarmiento Angulo, Ardila Lule, Santo Domingo, Sindicato Antioqueño, etc.), no existe, pues es un invento de nosotros los “izquierdistas” premodernos. Risa me da esta ocurrencia de la senectud liberal. Crisis la que vive Santos. Parece un enfermo…
La reciente sentencia de la Corte Suprema de Justicia contra Sabas Pretel, Diego Palacio y Alberto Vásquez, altos funcionarios y ministros del Gobierno de Uribe Vélez, ha dejado en evidencia, una vez más, la profunda crisis que vive Colombia, no solo jurídica y moral sino de gobierno; al fallar sobre el delito sobre el cual se montó el cambio constitucional que permitió el montaje ilegal del segundo gobierno de AUV y del cual formó parte destacada Juan Manuel Santos como su ministro estrella. Al haberse establecido plenamente el grave delito con el que “conscientemente” desde la presidencia se adulteró en el Congreso de la república “la sacrosanta ley de leyes” de los colombianos, es también evidente que la reeleción de AUV con todo su gobierno montada sobre un crimen  es fraudulento, y por lo tanto debe ser declarado ilegal y nulo de nulidad.  Desafortunadamente los lamentables  acontecimientos militares acaecidos en la vereda Buenosaires en el Cauca , los  que por una extraña circunstancia aún no aclarada, se presentaron poco después de haberse conocido la suprema sentencia judicial en comento; han permitido  tanto por Uribe Vélez como por JM Santos, tirar arena a los ojos de los colombianos  para  desviar su…
Santos y Uribe, que la misma cosa son, cada uno con sus bravuconadas, amenazas e intrigas, quieren chantajear la Mesa de Paz de la Habana y a la delegacion plenipotenciaria de la resistencia campesina para imponer la paz de los vencidos, de la injusticia social, de la masacre, de las mazmorras y las tumbas neoliberales. Quieren meter miedo. Pretenden que prevalezca su podrido regimen oligarquico. No mas Santos. No mas Uribe.    Los combates propios del prolongado conflicto social y armado, ocurridos la semana anterior en el Norte del Cauca, donde se dieron cruentos enfrentamientos entre los actores en combate (contraguerrilla anticomunista y guerrilla revolucionaria);  y, simultáneamente las crueles masacres de indígenas ejecutadas por grupos paramilitares, acompañantes de las fuerzas contrainsurgentes de las brigadas militares Apolo del gobierno de Santos, han perfilado una “coyuntura critica”, una encrucijada política, que nos indica, nuevamente, el cierre de un ciclo histórico y la apertura de otro, en la que las acciones y omisiones de los sujetos resultan teniendo espacios y posibilidades de remontar condicionamientos estructurales, y cuyo desenlace tendrá importantes consecuencias de mediano y largo plazo en el escenario político nacional, como la necesaria convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente. No sobra reiterarlo, los…
Se le cayo la mascara a Santos, el de la revolucion pacifica. Anuncio una ofensiva militar y las masacres indigenas en el Norte del Cauca son los primeros resultados.  De manera hipócrita el señor Santos exige hechos de paz desconociendo olímpicamente los 4 meses históricos de tregua unilateral determinada por las Farc desde diciembre del 2014 con resultados contundentes en la superación de la violencia política nacional. Nunca en la historia del conflicto social y político había ocurrido un hecho de tales dimensiones políticas y militares. Eso le importa un bledo a este tipo. Se rasga las vestiduras este capitán de la oligarquía proclamando el agotamiento de su falsa paciencia aristocrática. Paciencia?. Paciencia la que ha tenido el pueblo colombiano durante siglos y décadas con su sangriento y putrefacto régimen de poder. Con paciencia y silencio tiene que soportar la mayoría popular el imperio de un régimen social y político antidemocrático y explotador. Régimen que utiliza el crimen, la masacre, el atropello y la mentira para mantener su dominio hegemónico. No es un invento nuestro. La camarilla oligárquica colombiana impera con la masacre y el desplazamiento de millones de colombianos. Miles de masacres de inermes campesinos e indígenas han sido…
Criminal y desesperada la orden santista de bombardear y destruir el proceso de paz. Se repetiran casos como el de Santo Domingo/Arauca. A raíz de los trágicos hechos de guerra ocurridos en una operación defensiva del territorio en la vereda La Esperanza del municipio de Buenos Aires, Cauca, el señor Santos, jefe de la Casa de Nariño, ha dado la cruel orden de reanudar los bombardeos aéreos en todo el territorio nacional. Se trata de una fatal determinación, típica de quien actúa como un jugador de póker para sacar ventajas politiqueras, que tendrá serias e inmediatas consecuencias en la cruenta guerra civil que padece la sociedad colombiana desde hace más de 50 años. Esta decisión va a tener duras repercusiones en el proceso de desescalamiento del conflicto que había avanzado consistentemente con la tregua unilateral ordenada desde Diciembre/2014 por las Farc, con los pactos en materia de desminado y las decisiones en cuanto a menores combatientes. Quiere decir que los diálogos demandaran más tiempo y sosiego para determinar de manera muy precisa los compromisos gubernamentales con la implementación efectiva de las reformas y cambios democráticos, sociales y políticos consensuados. Hablar de fechas para la firma de un Acuerdo final no…
  Santos insiste en su paz express, sin reformas profundas y con rendición, cárcel y tumba neoliberal para la resistencia campesina revolucionaria. En un contexto caracterizado por el deterioro de la economía nacional, el señor Santos agita, por enésima vez, el tema de la paz express y la rendición y entrega de las guerrillas revolucionarias, al tiempo que omite y escamotea la necesidad de profundas reformas económicas, sociales y políticas. El Jefe de la Casa de Nariño sigue petrificado en la vieja mentalidad de las elites plutocráticas colombianas de las que hace parte, desconociendo los profundos cambios de la época como el que se registro en la reciente cumbre de Panamá que abrió una  nueva etapa en las relaciones diplomáticas entre los gringos y la revolución cubana. Es imposible aislar el campo político del curso de la economía. El maquillaje de las cifras orquestado desde el Ministerio de Hacienda, el Banco de la República y los columnistas adictos al régimen, ya no es sostenible y día a día se van conociendo nuevos datos de la recesión. El crecimiento del PIB, que en principio había sido colocado en tasas superiores del 5%, es ajustado a la baja, un día por la Cepal, otro…
Los informes de la Comisión Histórica presentados en la mesa de la Habana en febrero del 2015; además de las otras tres conclusiones que he mencionado anteriormente como esenciales, 1) la participación precoz del Imperialismo Norteamericano en la historia de Colombia  y su conversión en un “factor interno” del llamado conflicto colombiano, 2) la trasformación de aquella Oligarquía (terrateniente y financiera trasnacionalizada) en un complejo y poderoso Bloque de Poder Contrainsurgente Dominante (BPCID)* del cual forman parte esencial los EEUU y, 3) que el componente Social de este conflicto está basado en dos (2) grandes problemas estructurales nunca resueltos y por lo tanto en crisis permanente: uno, el llamado ”asunto agrario” enraizado en la época colonial española y otro, “la modernización  capitalista hasta su total transnacionalización con el Narcotráfico pero sin modernidad” es decir, sin las reformas correspondientes en la supra-estructura de la sociedad, actualmente manifestadas en las crisis judicial,  política, ideológica y moral que sacuden al país.  Dichos informes, también permiten extraer una cuarta conclusión: que el llamado conflicto colombiano aparte de  ser social y armado, igualmente es “histórico”; lo  cual se puede percibir, sumariamente, en las seis (6) fechas históricas que son heridas abiertas y sangrantes en la…
El "asedio militar" del ejército, afirman Farc. "Deliberado" dice JMSantos en referencia a los hechos acaecidos en Buenos Aires. Dos visiones de la tragedia, donde confirmados, murieron 11 militares y otros tantos heridos.
El señor presidente de la republica Juan Manuel Santos acaba de llegar de una gira por Europa buscando apoyo para los diálogos de paz que se adelantan en La Habana-Cuba con las FARC-EP, pero todo indica que el tan mencionado apoyo de esos países es solo retórica y lo que ofrecen son unos supuestos recursos a través de una fondo económico para él "posconflicto". En la revista Taller[1] número 30 de mayo-julio del 2012 en la página 78 el delito político en Colombia y la situación de los prisioneros concluíamos que el actual gobierno de Juan Manuel Santos le diera aplicación a los principios DIH y que reconocieran que en Colombia existen prisioneros políticos a quienes se les debe aplicar tal normatividad para que de una vez por todas se expida una amplia y generosa amnistía para todos los presos políticos. El Estado Colombiano debe reconocer que en el enemigo militar hay un adversario u opositor político como presupuesto para buscar salidas políticas. El tratamiento de simples delincuentes - "amenaza terrorista" - reservado para los integrantes de insurgencia, debe ser superado excluyendo a las FARC de la lista de terroristas de la Unión Europea, pues estas son un ejército insurgente…
Aunque el gobierno neoliberal de Juan Manuel Santos se ufana en el ámbito interno de impulsar un proceso de paz con la insurgencia de las Farc, su política internacional (dictada desde Washington), en contraposición, apunta a desestabilizar la armonía y la integración regional. Así lo dejó entrever durante su charla magistral el pasado 8 de abril en Bogotá, el sociólogo y politólogo argentino, Atilio Boron, en el marco de la Cumbre Mundial de Arte y Cultura para la Paz, organizada por la Alcaldía Mayor de la capital colombiana.
Página 1 de 3
Volver