Compañero Timochenko, candidato de la gente del común a la Presidencia de la República, y candidato de todo aquel y aquella, que, sin importar su estrato social anhele con su corazón Paz para Colombia, con justicia social y democracia verdadera.

Compañera Imelda, candidata a la vicepresidenta de la Colombia Nueva, contumaz luchadora por la paz y la libertad.

Compañero Jairo González, Byron , candidato a la cámara de Representantes por Bogotá ex comandante guerrillero que sabrá escuchar las angustias de la gente de los barrios más humildes de la capital para pelear porque las cosas cambien.

Compañeros entrañables de ciudad Bolívar, nuestro afecto los saluda. En la montaña siempre llevamos presente la dura vida de los pobres de Colombia.

 

He conservado intacta la ley de leyes: la igualdad. Sin ella perecen todas las garantías, todos los derechos. A ella debemos hacer todos los sacrificios”. BOLÍVAR, S.: “Discurso al Congreso Constituyente de Bolivia. 25 de mayo 1826.

 

No debe ser motivo de orgullo para ningún Presidente, haber convertido a Colombia en el segundo país más desigual del mundo. ¡Qué vergüenza, qué horror, qué falta de humanidad! sobre todo cuando se constata que todo ha sido fríamente calculado y planificado para enriquecer más y más a una insaciable y egoísta casta dominante.

Jamás pensaron en el sufrimiento de grandes masas de seres humanos que agonizan en la pobreza, en los barrios, en los pueblitos y en los campos de Colombia. Gobernaron el país para tragarse ellos solos el pastel y chuparse la mermelada

Todos somos testigos de como las ratas se pasean como Pedro por su casa por todos los pasillos de la institucionalidad robándose los dineros del Estado para enriquecerse ellos y hacer más pobres a los pobres. Como fieras hambrientas viven siempre al acecho de los contratos para saltarles a la yugular con el grito animal del CVY, cómo voy yo.

Compañeras, compañeros: de esta forma, la corrupción le ha arrebatado a nuestro bienestar más 50 billones de pesos, que es la cifra establecida por la Procuraduría General de la Nación. ¡Cuántas inversiones podríamos haber hecho con esa plata para sacar a la gente de la pobreza y la miseria en que vive!

Pero tenemos Presidentes que se enriquecieron ellos y volvieron ricos a sus hijos de la noche a la mañana y la justicia, desentendida siempre ciega les respondió con un guiño cómplice de ojo cómplice, dejándose arrasar por el DEJAR HACER, DEJAR PASAR. Por eso es que en Colombia la impunidad se ríe de todos nosotros a mandíbula batiente.

Preguntémosle, en un grito de indignación que suba desde abajo hasta las cimas del poder: ¡Qué pasó con los involucrados en los contratos con Odebrechet, dónde están los untados con el robo de Reficar.

Quienes son los responsables de que no haya salud digna para los colombianos, ni educación gratuita en primaria, secundaria y universidad. Quienes son los responsables... y podemos mencionar a continuación un largo, larguísimo ecétera.

Timochenko y su rebeldía han salido de la montaña insurgente, tras la firma del Acuerdo de Paz de La Habana y la dejación de armas, a hacer política, a convocar a los colombianos a la unidad, por que sabemos que en ella está la mega fuerza que necesitamos para trasformar a Colombia.

Venimos a colocar en sus manos la potencia transformadora que hemos construido con su apoyo durante más de media década de ejercicio del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse contra la opresión y la injusticia. Y contra la maldita corrupción que nos está chupando hasta el alma.

Timochenko e Imelda: tomen en sus manos la bandera de la causa del pueblo y de todos los colombianos de bien. Saquemos el país adelante, consolidemos la paz eligiendo a un presidente que cumpla con lo firmado, que no haga trampas.

Que busque el bienestar de todos, que no permita que se instale en nuestro suelo, jamás, el paraíso de los corruptos consentidos y mimados por justicia parcializada e inútil. Timo lo puede hacer. Tenemos que respaldarlo.

No podemos dilapidar este momento que nos está ofreciendo la historia para construir nuestro futuro de vida digna, de paz e inclusión para todos. Podemos hacer de Colombia una república de hermanos, que unidos en solidaridad, garantice nuestro progreso y el respeto frente a las naciones del mundo.

Por eso ya estamos aquí en Bogotá. Somos soldados de Manuel Marulanda y de Jacobo Arenas, nuestros padres fundadores, y juramos no dar un paso atrás en la lucha por lograr la implementación de los acuerdos porque ella es la base de la construcción de una paz estable y duradera.

Pero lo más importante para ganar esta batalla, es que todos nos la juguemos resueltamente, si titubeos, movilizándonos con determinación, sin queremos hacer realidad el sueño de una Nueva Colombia justa y bien relacionada con sus vecinos y el mundo.

Nosotros no somos oposición a nadie. Nosotros somos el futuro. No estamos interesados en engarzarnos en una disputa estéril de palabras con otros partidos; nuestro interés superior es sacar a Colombia de la pobreza y la miseria en que se encuentra.

Estamos abiertos al diálogo con todos los candidatos que piensan y sueñan una Colombia distinta, más comprensible y humana.

Soñamos trabajar unidos con nuestros antiguos adversarios en la guerra (los soldados, los policías y sus mandos) para llevar asistencia desarrollo y progreso a los pobres del campo y de la ciudad.

Pa´lante Comandante.

Timochenko, Presidente.

Somos el futuro; somos la esperanza.

Con la rosa roja en nuestro corazón, VENCEREMOS.