powered ByGiro.com

Descargar
0:00

Editorial (85)

Luego, en el salón exclusivo donde se encontraba, llorando de alegría, alzó su vaso de Wisky y brindó por la muerte del comandante. - “Fue una operación impecable y paciente de nuestras gloriosas fuerzas armadas. Un golpe histórico” agregó ante la algarabía y la regocijo que embargaba a sus paniaguados y lacayos que en ese momento lo acompañaban.

Al día siguiente, 05 de noviembre de 2011, abotagado por la resaca de la noche anterior, el presidente Santos daba la noticia a través de los medios de comunicación adictos, que como buitres se regocijaron con la imagen del cadáver del fusilado.

Después de felicitar al hoy embajador de Colombia en Washington el ministro de defensa Juan Carlos Pinzón, a las fuerzas militares en su conjunto, repitiendo la consigna militarista vacía de “Fé en la Causa”, continuó con el sonsonete hablado muy de su estilo, limitado a tres ideas: Un golpe histórico. El crimen no paga. Y señores de las Farc, desmovilícense por que terminarán en una cárcel o en una tumba, Concluyendo su insulsez con el grito cuartelario y patriotero de ¡Viva Colombia!

Poco después, a medida que se iban conociendo más detalles de la operación militar llamada Odiseo, de los meses que duró el cerco de aniquilamiento ejecutado por toda una brigada militar con más de 1.000 soldados de infantería dotados de la más sofisticado  tecnología militar estadounidense, satelital, aérea y terrestre, de bombas de dispersión de 500 kilos, de ametrallamientos aéreos continuados, de perros rastreadores y pagos de millones de dólares de recompensas, de localización  y bombardeos en tiempo real, y de saber que el presidente Santos con su gobierno venía adelantando un proceso de diálogos para crear un escenario de paz, precisamente con el comandante a quien ordenó fusilar; se alzó la voz autorizada y valerosa del arzobispo de Cali monseñor Darío Monsalve, quien en un comunicado escribió entre otras cosas:  

“ ¿Por qué no trajeron vivo, por ejemplo, a 'Alfonso Cano', cuando se dieron todas las condiciones de desproporción absoluta y de sometimiento y reducción a cero, de un hombre de más de sesenta años, herido, ciego y sólo? Y, ¿por qué encapsular la lucha anti-guerrillera en ese marco de traer muertos a los cabecillas, sin agotar el marco ético de la no pena de muerte, de la captura como objetivo legal?"  

Poco después, el comandante Timoleón Jiménez, quien remplazo del comandante Cano en la comandancia de las Farc-EP, escribió una argumentación basado en el artículo 4 del protocolo II de los convenios de Ginebra conocido como Derecho Internacional Humanitario; en el Estatuto de la Corte Penal Internacional, artículo 8, numeral 2, literal sobre crímenes de guerra, y, en artículo 11 de la Constitución de 1991 vigente de Colombia que  consagra la inviolabilidad del derecho a la vida y la prohibición de la pena de muerte, para preguntar directamente al presidente Santos, con una pregunta que no prescribirá nunca; si está dispuesto a responder jurídicamente por la orden de fusilamiento de un hombre herido y desarmado, viejo, solo, sin gafas y casi ciego; reducido ante una tropa de más de 1.000 soldados profesionales y mercenarios extranjeros, lo que ante el Derecho Internacional Humanitario y ante cualquier ordenamiento jurídico moderno constituye un evidente crimen de guerra, el  que hoy 5 años después de ejecutado,  se pretende lavar y dejar impune con un premio nobel de Paz.     

Fuente Imagen Internet

   

ANNCOL pone en conocimiento de sus lectores la carta públicada en el portal las 2Orillas.co, y que un grupo de ALTOS OFICIALES DE LA RESERVA ACTIVA DE LAS FUERZAS ARMADAS DE COLOMBIA, envían a sus superiores militares los  plenipotenciarios del Estado en la mesa de la Habana; como una demostración palpable de lo que diversos investigadores del conflicto interno colombiano han denominado la IDEOLOGÍA CONTRA INSURGENTE GEO ESTRATEGICA; Y con la pregunta preocupante de si con una mentalidad así;  será posible construir la Paz en Colombia. 

 

Señores Generales
– Jorge Enrique Mora Rangel. Excomandante de las Fuerzas Militares de Colombia.
– Óscar Naranjo Trujillo. Exdirector General de la Policía Nacional.
– Javier Flórez Aristizabal. Comandante del Comando Conjunto de Transición.

Señores Generales:

Los abajo firmantes, Coroneles y Tenientes Coroneles de la  Reserva Activa colombiana, nos dirigimos a Ustedes con la mayor consideración y aprecio, en estos momentos críticos para la patria.

La decisión soberana y mayoritaria en democracia de la ciudadanía colombiana, le dijo NO al acuerdo que durante seis años se discutió entre el gobierno del Dr. Juan Manuel Santos y las farc, negociación en la cual Ustedes participaron activamente, se entiende que en representación de la institucionalidad responsable de la Seguridad y Defensa del Estado Social de Derecho que nos rige.

Varios y preocupantes interrogantes, que a nuestro modo de ver afectan la Seguridad Pública y la Defensa Nacional, surgen de una lectura juiciosa de los Acuerdos compuestos en La Habana y que fueron derrotados en las urnas plebiscitarias. Desde la esencia de nuestra función, con espíritu constructivo pero crítico, agradeceríamos una aclaración ante la ambigüedad de lo acordado en tales elementos vitales de la nacionalidad y el país ya que el silencio sobre esos temas, hace moral y éticamente inviables tales acuerdos.

Conscientes que la misión constitucional de la Fuerza Pública es la de garantizar la tranquilidad ciudadana, la integridad territorial y la Constitución vigente, muy respetuosamente les hacemos las siguientes peguntas, desde el punto de vista técnico repetimos, de  la Seguridad Pública y la Defensa Nacional.

1. ¿Revisarán los miembros del partido de las farc los antecedentes de los servidores/as Públicos en todas las instituciones del Estado? (Pg. 72). ¿Habrá una “purga”, en términos leninistas, tal como sucede en los regímenes comunistas?

2. ¿Realizarán los miembros del partido de las farc recomendaciones a las ramas del poder público para ajustar y priorizar las acciones y estrategias de la política y legislación de Inteligencia del Estado? (Pg.73). ¿Serán ellos, grandes amigos del sandinismo, que va tras San Andrés y del chavismo, que ambiciona la Guajira, quienes codiriján la Inteligencia del Estado?

3. ¿Los miembros del partido de las farc auditarán los servicios de vigilancia y seguridad privada del país? (Pgs.73 y 85) ¿Convertirán esta industria en sus redes de información e inteligencia particular, tal como sucede en los países con regímenes comunistas?

4. ¿La protección de los miembros del partido de la farc estará a cargo de los ¨hombres de confianza¨ de la organización terrorista, sin más requisitos, mientras los policías serán sometidos un “riguroso modelo de revisión de antecedentes penales y disciplinarios y se realizarán los estudios de seguridad incluyendo pruebas de credibilidad y confianza, entre otros? (Pg. 79). ¿Es ese el respeto por nuestra Institución Policial negociado en La Habana?

5. ¿Los Comités Territoriales de Alerta para la Reacción Inmediata “para el despliegue de reacción rápida en el terreno” en los territorios y zonas que se definan, podrán actuar “de forma autónoma sin tener que consultar o someter sus decisiones a ninguna otra institución.?” (Pg.84) ¿La Fuerza Pública Institucional, según ese acuerdo, es descartada como elemento constitucional y legal primario de la seguridad ciudadana en esos Territorios? ¿Se están legalizando regiones autonómicas (“republiquetas”) bajo el control del nuevo partido de las farc? ¿Se está ¨balcanizando¨  el país?

6. ¿No se registrará el número serial de las armas individuales que se entreguen?  (Pg.247) Señores Generales, esto es un asunto de Seguridad Nacional. ¿Nunca confirmaremos que los fusiles con los que han asesinado solados y ciudadanos colombianos, salieron de Nicaragua, Venezuela, Ecuador, países fronterizos? O por el contrario ¿No queremos despejar esa duda, que nos han sembrado informes de inteligencia pertinentes?

7. La aplicación de la metodología de contexto (Pg.75), que ha puesto en la cárcel a cientos de militares inocentes, a pesar de haber sido desechada por el Congreso, ¿Se reactivará en la Unidad Especial de Investigaciones de la Fiscalía, para arreciar el ataque jurídico en contra de los militares?

8. La des estigmatización, prevención de la estigmatización, protección de los bienes inmateriales (Pg.77), borrado de las anotaciones de las agencias de inteligencia y presunción de riesgo extraordinario (Pg.83), convertirán al nuevo partido de las farc en una organización intocable – de paso se estaría  prefigurando el Delito de Opinión – mientras ellos continuarán denostando y estigmatizando a quienes no estemos de acuerdo con sus propuestas comunistas. ¿Esa condición leonina también se acordó?

9. Militares cubanos, que fueron instructores de los terroristas comunistas de las farc, y militares venezolanos y bolivianos, cuyos Jefes han denigrado de Colombia y sus ciudadanos, ahora son ¨garantes¨ de la entrega de armas de las farc. ¿Es eso bueno para nuestra seguridad nacional?

10. ¿Fue escuchada la Fuerza Pública sobre la urgente necesidad de frenar el avance incontrolable del narcotráfico, combustible de nuevas violencias y degradación social y seria amenaza en contra del Estado? No se lee en este acuerdo un compromiso serio de las farc para ayudar a combatir este flagelo que nos ha vuelto a Convertir en el primer productor de cocaína en el mundo y a ellos en uno de los principales carteles de la droga.

Respuestas claras a estos interrogantes, ayudarían mucho a aclimatar el entendimiento entre los ciudadanos, a preservar la paz en una opinión pública que cada día se radicaliza más y contribuirían en la construcción de un Nuevo Acuerdo o en la posible Renegociación del que fue rechazado por el Soberano el pasado 02 de Octubre.

Como soldados y policías colombianos, subalternos, compañeros y Comandantes que fuimos de Ustedes, Señores Generales, sentimos una gran aprehensión por el futuro de la patria. Nuestro territorio continental e insular está en riesgo y las farc, con su ambición de poder político totalitario y las concesiones obtenidas en los acuerdos de La Habana, Cuba, nos pueden llevar a situaciones extremas como la de países hermanos y vecinos.

La sangre que han derramado nuestros héroes del verdadero pueblo, no puede ser la simiente de una nación regida por el despotismo, la opresión, el miedo, la mentira, el hambre y la violencia de los regímenes marxistas.

 

De nuestra consideración, aprecio y respeto,

CO (RA) JOHN MARULANDA MARIN  CC. 10.22.111

  1. (RA) CARLOS MARTINEZ CABALLERO  CC. 85.451.695

CO (RA) NELSON CARDONA HENAO  CC. 8.311.892

CO (RA) OSCAR GARCES AGUDELO  CC 17.194.054

CO (RA) FERNANDO ARTEAGA BOCANEGRA 17.181.614

CO (RA) AUGUSTO BETANCOURT LLANOS  CC. 193.301.787

CO (RA) AUGUSTO BAHAMON DUSSAN  CC. 17.159.533

CO (RA) HUGO BAHAMÓN DUSSÁN CC. 19.436.584

CO (RA) JULIO CESAR PRIETO RIVERA  CC. 18.389.785

TC (RA) ALVARO QUIJANO QUIJANO  CC. 17.169.704

TC (RA) EDUARDO REBELO PEPINOSA  CC. 17.143.967

TC (RA) EDWIN SANCHEZ CATAÑO  CC. 95.128.069

TC (RA) JULIAN ARANGO GOMEZ  CC. 19.378.326

TC (RA) CARLOS E. DAVILA ROMERO  CC. 2.909.773

Con información publicada en http://www.las2orillas.co/duros-reparos-de-coroneles-y-tenientes-de-la-reserva-activa-a-los-acuerdos-de-la-habana/#

 
Publicidad
 

 Josemari Aznar, el conocido franquista y genocida español, mentiroso iniciador de la guerra de Irak, junto con Bush y Blair, patrocinador y sustentador de todas las causas más ultra reaccionarias y golpes de Estado antidemocráticos en Nuestramérica; se acaba de reunir con los promotores del NO en el plebiscito colombiano, en un “foro” sobre la “democracia” de ellos, en el Miami Dade College ¿Dónde más sino en Miami? Y, rodeado de también dolorosas y tristes figuras de ingrata recordación en sus países donde gobernaron, como La Chinchilla en Costa Rica, el exgerente de Coca cola FOX en Mejica, La Calle en Uruguay, Quiroga en Bolivia; con el fin de pedir la renuncia del presidente colombiano J M Santos.

Trio de las Azores antes de iniciar el genocidio en IRAK en 2003.

Esta solicitud de renuncia de Santos, aplaudida por Pastrana, Uribe, Ordoñez y los demás promotores del No al Acuerdo de la Habana, inmediatamente destacada en toda la red mediática contrainsurgente de Colombia, pone una vez más de manifiesto que el objetivo de la coalición político-religiosa y militarista conformada por Uribe Vélez,  para tergiversar los acuerdos firmados entre el Estado colombiano y la Insurgencia de las FARC-EP y,  de manera ilegal ganar el plebiscito imprudente e innecesario convocado por el Presidente Santos; no  tiene como objetivo la Paz de Colombia y su futuro como sociedad, sino la mezquina y ruin ambición de hacerse con el PODER del Estado, para seguir saqueando el tesoro Público.

El Presidente Santos no debe escuchar esos “sablazos”,  viniendo de donde vienen, sino más bien, tomar las riendas del Poder presidencial democrático que tiene, y como se lo han aconsejado correctamente los verdaderos demócratas colombianos y extranjeros, implementar los acuerdos de paz ya firmados y concretados con las FARC -EP y avanzar en los acuerdos con el ELN para liderar el tránsito de la sociedad colombiana hacia la paz, tal y como también lo está pidiendo el Pueblo Trabajador y de a pie, en las plazas y calles de toda Colombia.

Por el contrario, de no hacerlo si corre el riesgo de que un gran Paro Cívico Nacional haga colapsar su gobierno y le dé la razón al guerrerista español Josemari.

Foto internet

    

          

El Plebiscito refrendatorio del Acuerdo de Cartagena celebrado el 02 de octubre pasado, no es un terremoto o fenómeno natural imprevisto, como pretende hacérnoslo creer el oligopolio mediatico del régimen, sino, un episodio más bastante demostrativo, de la prolongada crisis de legitimidad y hegemonía en la que se debate la actual sociedad colombiana.

Si entendemos con el sociólogo conservador alemán Max Weber, quien construyó el concepto sociológico tipo; todo régimen que se reclame “democrático” basa su legitimidad en un resultado electoral, y esta “ultima ratio”, fue la que movió al presidente Santos a imponer en la mesa de la Habana el Plebiscito como mecanismo electoral refrendatorio del Acuerdo Final, y cuyo resultado electoral finalmente puso en evidencia, con la brutalidad que acompaña a estas realidades, tres deslegitimaciones:

 1-Hubo una abstención del 60% del censo electoral, deslegitimante de cualquier proceso electoral, cualquiera que este sea.

  2-Hubo, como lo advirtió la Corte Constitucional, una deslegitimación de la política gubernamental al perder según las reglas matemáticas que rigen los procesos electorales (así hubiera sido por una cifra mínima) Y,

3- Esta mínima diferencia puso en evidencia la crisis de hegemonía acompañante, pues ninguna de las fracciones del Bloque de Poder Dominante, empeñada en resolver en este episodio electoral, cual fracción debería hegemonizar el Poder dominante, pudo mostrar una clara mayoría.

 Se ha cumplido así el vaticinio hecho por el investigador social Oscar Delgado, escrito en 1993 (una vez pasada la Constituyente del 91 convocada por Cesar Gaviria primer chamuscado de este Plebiscito), que forma parte de un importante análisis histórico sobre la legitimidad, la dominación y la democracia en Colombia y se encuentra en la página 191 del libro “Modernidad Democracia y Partidos Políticos” editado por FESCOL, cuando esta institución  jugaba un papel importante en la producción de ideas democráticas en Colombia.

Dice así:

 (…)” El régimen del Frente Nacional – cuya vigencia no cesó después de la expedición de la Constitución de 1991- afronta ahora (1993) una triple crisis: de Legitimidad, de Liderazgo y de capacidad para detener el proceso desintegrativo de la sociedad” (…)

 ¿A quién legitima la mayoría (60%) del electorado colombiano en este Plebiscito?.... ¡A la abstención!

¿Cuál fracción en pugna dentro del Bloque de Poder Dominante obtiene una clara legitimación electoral, Santos o Uribe? …¡A Ninguno!

¿Quién es el líder carismático de la clase dominante que, cuente con un respaldo suficiente para dirigir (en un breve plazo) los destinos económicos, sociales y políticos de la sociedad colombiana que hace esfuerzos sobre humanos para salir de la barbarie pre-moderna contrainsurgente y, evitar el “proceso social desintegrativo” advertido por el citado investigador Delgado? ….

Esa es la crisis de legitimidad y hegemonía en la que estamos en la actual coyuntura, que al ser vista en todo su tamaño, la Comunidad Internacional ha tratado de darle alguna legitimidad externa y diplomática otorgándole el premio Nobel de la paz 2016 al presidente Santos, para que pueda superarla.

Sin embargo, las declaraciones criminales del parlamentario Juan Carlos Vélez Uribe, (capicúa) gerente de la campaña de No en el Plebiscito, mostrando cínicamente la criminalidad de su financiación y de sus ilegales métodos electoreros con los cuales obtuvo el efectivo “triunfo del No ”(calificado de CHIMBO o falso por el senador Serpa Uribe ) y, previendo el resultado final de las investigaciones exhaustivas anunciadas por la Fiscalía (final que ya sabemos cuál será),  es obvio que al asunto de la legitimidad,  se le agrega el de la “legalidad”.  

Esta vidriosa situación ha sido advertida por el “empresariado colombiano” (los llamados “Cacaos”, más otros 375 grandes y medianos empresarios capitalistas de la ciudad y del campo) que en un gesto típico de solidaridad de clase han salido a proteger a los monopolios denunciados por Vélez Uribe, como financiadores ilegales de la Campaña del Uribe Vélez por el No al Acuerdo de Cartagena, y rápidamente han hecho publicar en el diario EL Tiempo (propiedad de uno de ellos) la siguiente propuesta de UN PACTO NACIONAL QUE CONDUZCA A LA UNIDAD DE LA NACIÓN , el que ANNCOL reproduce a continuación,   proponiéndole a sus lectores, leer con detenimiento, pero ubicándose en Colombia octubre de 2016  y no en 1957, en Sitges, Cataluña.   

(……) “PROPUESTA DE UN PACTO NACIONAL.  

…Los abajo firmantes, empresarios colombianos, se permiten informar lo siguiente:

 1.Nos hacemos parte del anhelo de paz que ha sido expresado por el pueblo colombiano y vemos con gran esperanza la voluntad que han demostrado todas las partes por lograr un acuerdo con amplio apoyo nacional que materialice dicho anhelo.

 2. Reconocemos positivamente los encuentros que se han producido entre los representantes del Sí y del No, al igual que la voluntad expresada por las partes de adelantar un trabajo conjunto en la búsqueda de una paz incluyente, estable y duradera. Se trata sin duda de un acto constructivo y responsable que debe ser exaltado y acompañado por toda la sociedad.

3. Entendemos que después de un doloroso y dilatado conflicto armado, el país se encuentra en un momento único en su historia, el cual debe ser aprovechado por la sociedad para concretar un acuerdo de paz en forma expedita. Es responsabilidad de esta generación hacer todos los esfuerzos en este sentido.

4. Hacemos un llamado a los representantes del Sí, a los representantes del No y a los representantes de las Farc para que impere la razón, el interés nacional, el trabajo responsable y comprometido, deponiendo intereses particulares, dedicando sus máximos esfuerzos a la búsqueda pronta y decidida de un acuerdo definitivo, incluyente y sostenible dentro del marco de un ‘Gran pacto nacional’ que conduzca a la unidad de la nación.

5. Ofrecemos nuestro concurso para facilitar, promover y concretar estos necesarios acuerdos, que hoy son un clamor nacional”(…..)  

Siguen 380 firmas que, se pueden leer en  http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/empresarios-piden-en-carta-un-acuerdo-de-paz-con-farc/16722821

Razón tenía el investigado general Padilla de León, cuando en mayo del 2008, al inaugurar “el Plan de Guerra Consolidación de la Seguridad Democrática”.  Revista del ejército 139; escribió lo siguiente: “La Legitimidad constituye el CENTRO DE GRAVEDAD ESTRÁTEGICO del Conflicto: El éxito operacional estará del lado de quien obtenga el apoyo de la Población”  

Foto Internet.

           

Según los resultados electorales el No ha ganado el plebiscito de este dos de octubre

Ante este resultado adverso a la refrendación electoral se conforma el escenario de “la vía difícil” para la implementación de los acuerdos de la Habana, pues la “vía fácil del plebiscito” que ilusoriamente había soñado el Presidente Santos y que a última hora impuso en la mesa de la Habana al momento de la firma final, ha sufrido un determinante revés electoral y político.  

No nos interesa hacer un análisis de lo que significa para la “gobernanza” de Santos este resultado electoral. Le corresponde a sus consejeros y ministros hacer el balance de lo ocurrido y tomar las decisiones que correspondan para mantener y continuar el proceso de paz firmado con las FARC-EP, además del anunciado para con el ELN, con el fin de llevar a “toda” la sociedad colombiana hacia la paz, que fue su promesa electoral con la que fue elegido como presidente y ha sido el principal objetivo de la “gobernanza” Santista.

 Uribe Vélez, su adversario de fracción de clase oligárquica logró conformar una coalición religiosa-política apoya da por UN sector militarista de las FFMM, el mismo que hizo el vuelo rasante durante el discurso de Timoleón,  coalición a la que se le adhirió el Procurador Ordoñez y varias Iglesias incluido el obispado católico, y quienes exhibieron toda su fuerza en la masiva manifestación del 10 de agosto pasado, como un adelanto de lo que se acaba de presentar en el plebiscito acabado de votar.

Dos cosas son irrenunciables:

1 El acuerdo logrado en la Habana después de más de 5 cinco años de diálogos y dificultades, el que finalmente se logró firmar con la aprobación de Toda la Comunidad Internacional, que lo ha legitimado en si totalidad como un acuerdo internacional alcanzado entre un Estado legítimo, dirigido por el Presidente Santos legítimamente elegido en un proceso electoral legítimo y para un periodo constitucional: No Puede ser tocado, ni trasformado, ni adulterado por ninguna de las Partes que lo firmaron, so pena de quedar deslegitimado inmedatamente. ES FACIL: NO SE PUEDE ALTERAR PORQUE SE INVALIDA automáticamente.

2- La legitimación alcanzada por las Farc-EP ante el Pueblo colombiano, es decir, por los millones de colombianos con sus familias que votaron por el Sí a la paz de Colombia, que entendieron todos los abundantes gestos de paz de las Farc-EP, su conferencia guerrillera con sus conclusiones, y asumieron los perdones por los hechos de guerra sucedidos en las décadas de conflicto, TAMPOCO SE PUEDE PERDER, REGRESANDO A LA GUERRA.

Estas dos legitimaciones, son las que Uribe Vélez y su patota político religiosa y militarista quieren reversar a como dé lugar; empujando nuevamente a la guerrillerada, que ha mostrado honestamente su voluntad de dejar las armas para a que se regresen al combate armado; lo cual se debe evitar al máximo. Es decir, salvo una provocación insoportable que realicen las fuerzas en mención, se debe seguir manteniendo la voluntad expresada por el comandante Timoleón Jiménez de PERSISTIR EN LA PALABRA COMO ARMA DE PAZ PARA COLOMBIA.

Y, por último, dada la fractura tan marcada de la sociedad colombiana puesta en evidencia por la votación Plebiscitaria; PERSISTIR TERCAMENTE en la vieja consigna de las dos Insurgencias de CONVOCAR DE MANERA URGENTE una Asamblea Nacional CONSTITUYENTE AMPLIA Y DEMOCRATICA, que incluya al ELN y al EPL y selle definitivamente el proceso de paz en Colombia.

Ya lo había advertido con bastante anticipación uno de nuestros columnistas: Santos cayó en su propia trampa y ahora para salvar la paz de todo el país y de todos los colombianos, y si realmente su compromiso es con la paz que tanto invocó, deberá tomar con cabeza fría este revés electoral y convocar lo más pronto posible a una CONSTITUYENTE que tanto evitó. No es el momento de renuncias para que suba a la presidencia Vargas Lleras, taimado militarista adversario de los acuerdos de Paz con las dos insurgencias. Es el momento de profundizar el proceso CONSTITUYENTE que el Plebiscito puso al orden del día en Colombia.  

Las paradojas de le Historia son así: Desconcertantes.        

          

   

Esta es la pregunta que en este momento, tanto dentro o fuera de Colombia, todo el Mundo se hace.

Los partidarios del Sí al plebiscito refrendatorio del 02 de octubre, responden con cierto calculo realista que, votarán precisamente para que las Farc no vuelvan a la guerra, ahora que están a un paso de su desarme definitivo y de su ingreso a la legalidad del Estado colombiano.

Por el contrario, los partidarios del No hacen el cálculo, talvez equivocado, de que las FFMM de Colombia contando con un decidido apoyo imperialista, si pueden derrotar militarmente esa guerrilla en un corto plazo. Dos supuestos de este plan político-militar son inciertos:

UNO,  La legitimidad mundial de las FFMM colombianas, puesta en duda después de 70 años de una ruinosa guerra contrainsurgente sin lograr una victoria militar nítida y legítima, y sobre todo, después de las ejecuciones oficiales de minusválidos y desempleados llamados “falsos positivos”,

Y DOS, “el apoyo decidido del imperialismo mundial”, actualmente entrampado en multiples guerras periféricas sin solución inmediata, para que continúe en Colombia una guerra contrainsurgente totalmente deslegitimada a nivel mundial por el Acuerdo Final de la Habana, que mostró palmariamente a todos cual es el origen Estructural  y Superestructural de la tradicional e histórica guerra en Colombia, y cuales han sido sus (poco rentables pero eso si catastróficos y ruinosos) resultados en la economía y en la sociedad.

En el fondo del fenómeno que se analiza, está el elemento Superestructural de todo Estado moderno cuestionado por ilegítimo: La legitimidad para continuar ejerciendo lo que Gramsci llama la Hegemonía (de la clase que lo domina) más la Coerción, o lo que Max Weber generalizó como fundamento del Estado moderno bajo la categoría sociológica de “el monopolio legítimo de las armas”, que en Colombia ni es monopolio, ni menos legítimo.

Después de varios años y multiples intentos por llegar a un Acuerdo Definitivo entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC, como el alcanzado en la Habana en agosto del 2016 y que se va a refrendar el 02 de octubre; las Farc no solamente “han ganado la más hermosa de todas las batallas; la de la Paz”,  como lo dijo el comandante Iván Márquez; sino que han ganado contra el fuego, el viento y la marea, la más difícil de todas las batallas :La de haber derrotado más de 70 años de la más poderosa deslegitimación contrainsurgente y mediática jamás conocida en el mundo occidental, de satanización, de estigmatización, de demonización, de macartismo anticomunista, ect.

Para ser reconocidos por el Mundo entero como un sujeto político alzado en armas, con deberes y derechos reconocidos por la convención de Ginebra o D.I.H, ante el cual va a responder por las graves violaciones en las que haya incurrido durante el desarrollo de la guerra mediante una Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), pactada con el Estado Colombiano en presencia de la Comunidad Internacional y reconocida por la Corte Penal Internacional.

¡Más legitimación no es posible!

¿Entonces, porqué habría las Farc de renunciar a ella, a esa ganancia mundial definitiva lograda después de 60 años de sangre sudor y lágrimas, para volver a deslegitimarse en una guerra ilegítima, como es la guerra contrainsurgente como la colombiana y después de haber dejado claro ante todo el mundo su voluntad inquebrantable por la paz de Colombia y la Región Latinoamericana?

ANNCOL no cree que, si en el plebiscito refrendatorio llegase a ganar el No, las Farc acepten revisar el Acuerdo Final para reacomodarlo a los intereses guerreristas e ilegítimos de quienes hayan ganado representado el No. Tampoco que regresen a la guerra.

Bastará exigir por todos los medios legales, ante todo el Mundo el cumplimiento del Acuerdo Final pactado que tiene características de Tratado Internacional, y en lo interno, liderar frente al gobierno que surja después de esa derrota electoral, el más grande Movimiento Social y Popular para exigir el cumplimiento total de todo lo pactado a nivel nacional.

El acuerdo de la Habana ha sido con el Estado colombiano y su representante legítimo. No con un gobierno cualquiera de un país cualquiera, ni un presidente cualquiera, así este sea tildado por su adversario Uribe, como traidor.

Y ante la deslegitimación del gobierno derrotado electoralmente y su posible colapso, pero contando con la legitimación alcanzada en la Habana; construir un Nuevo Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional como el propuesto en la octava conferencia guerrillera de 1990, que saque a la sociedad colombiana de la profunda crisis en la que se halla sumergida y, cuyo primer paso será la realización de una Asamblea Nacional Constituyente. El proceso constituyente apenas se inicia en Colombia.  

Más legitimación, alcanzada contra el oligopolio mediatico contrainsurgente del Tiempo, el Espectador, la revista Semana, Caracol, RCN, la Silla Vacía, ect, ect y sus multiples combinaciones y sucursales regionales y locales y hasta internacionales, que hoy se resiste a reconocerla e insiste tercamente en deslegitimarla; no es posible alcanzar. Entonces, es sin esas agencias mediatecas profundamente comprometidas con la contrainsurgencia, es que hay que avanzar hacia la paz.   

Foto Imagen Internet

 

   

                   

      

  

 

Uribe Vélez y sus “buenos muchachos”, resintiendo los últimos golpes que ha recibido su fracción de clase oligárquica, tales como la captura de alias Uribito en EEUU para extraditarlo, las tumbadas del “honorable magistrado del cómo voy yo” Pretelt y, del prevaricador y corruptor Ordoñez; junto con la ratificación constitucional de las condenas a Palacio y Velásquez, chanchulleros y corruptos altos cargos del octenio Uribista.

Y oliendo, con olfato de roedor pequeño, el ambiente político positivo que se ha abierto en Colombia a raíz de la firma de los acuerdos de la Habana, lo que incluso ha dividido a sus fanáticos seguidores; echa mano al viejo recurso de su clase oligárquica de la “gallera nacional”, con el fin de “polarizar y sectArizar al pueblo”, dividirlo y llevarlo en montoneras a las innumerables guerras civiles, que durante dos siglos han asolado a Colombia.

Ahora y como último recurso del desespero, el agotado caudillito Uribe, propone un debate “Bi-Polar público y abierto” entre él y JM Santos, sobre el sí y el no en el plebiscito refrendatorio pactado en los acuerdos de la Habana, el que no pasará de ser un espectáculo bochornoso de insultos, mentiras, injurias muy de su estilo lumpenesco y bravero de macho comprobado: ¡Le doy en la cara marica!

Claro está que, desconociendo que, esa “Bipolaridad oligárquica” ya está agotada, pues son innumerables las TERCERAS, CUARTAS Y QUINTAS OPINIONES, ect, que sustentan la necesidad de votar SI a la refrendación de los acuerdos y a la paz en Colombia:

Por ejemplo: El Polo Democrático Alternativo, La Marcha Patriótica, El Progresismo, Los Verdes, El Frente Amplio por la Paz, La Unión Patriótica, Los Comunistas, Las Centrales Sindicales, Los Maestros, Los Profesores, Los Académicos, Los estudiantes, Los Indígenas, Las negritudes, Las diversas Organizaciones Campesinas, Los Exiliados, Las organizaciones LGTB…en Fin, cada una de ellas, representante de la Colombia Diversa que está pujando por nacer, tiene sus propias opiniones y motivaciones serias, respetables y bien sustentadas, con las cuales invitan a sus seguidores a votar SI en el citado Plebiscito del próximo 02 de octubre.

  Estas terceras, cuartas y quintas opiniones, son las que el decadente caudillito Uribe Vélez y sus buenos muchachos quieren silenciar en una agresiva mascarada contrainsurgente mediática, que ya tienen bien planificada y vendida su pauta publicitaria.

A esas encerronas es que el Pueblo, no cualquier pueblo sino el Pueblo Trabajador, aquel que vive de su trabajo y no de robarse los dineros del Estado, debe oponerse categóricamente.

Y más bien convocar a un debate abierto y múltiple, como se viene haciendo en las calles. En las plazas y lugares públicos, en las concentraciones, reuniones de vecinos y asambleas civiles y populares; con los acuerdos en la mano y aclarando lo que a la letra dice.

No con opiniones e imaginaciones e interpretaciones sesgadas y mal intencionadas de los fanáticos que quieren detener con argucias escolásticas y religiosas el curso de la historia en nuestro país.

Esas 297 paginitas del acuerdo deben constituir lo que la sabiduría popular colombiana llama “EL ATERRIZADERO”; la pista de aterrizaje o aeropuerto, donde Colombia finalmente ha caído en esta tierra y se prepara para su futuro.

ANNCOL dice No a la polarización y a la “gallera Uribe-Santos”, y Si al debate amplio diverso, múltiple y serio, sobre los textos concretos de acuerdos de la Habana firmados, que hagan “conciencia” de lo que se pactó allí y, motiven conscientemente a darle el SI en el Plebiscito refrendatorio del 02 de octubre citado.  

      

   

Esa fue la indicación categórica que Héctor Riveros, el director de estudios del Partido Liberal, desde el portal de la Silla Vacía les dio a sus huestes (electorales se entiende): ¡No lean el acuerdo de la Habana! Además de que es farragoso, complicado, confuso, redundante en tecnicismos, quita tiempo. Todo un bodrio.

Todo lo que se pactó en la Habana se reduce a que la guerrilla de las Farc aceptó desarmarse, someterse a la Ley de leyes, desaparecer de la faz de Colombia a cambio unas pequeñas concesiones judiciales especiales, alguno desarrollo en el campo y unas reformitas para profundizar la democracia. ¿para que confundirse leyéndolo?

Rápidamente este maravilloso consejo, viniendo de quien viene, fue tomado por la mata de la contrainsurgencia mediática en Colombia para convertirlo en una “Matrix” ideo-política y religiosa, en su ofensiva final contra lo pactado en la Habana.

El éxito del “consejito” fue paralelo a su difusión y fue tal que desde los medios adictos al régimen llegó a donde los Maoístas colombianos, quienes con su típico y antiguo rencor anti-soviético y anti-comunista, avanzaron un poco más y sin haber ni siquiera haber ojeado sus 300 páginas, están haciendo giras electorales por todo el país, promoviendo el Si en el Plebiscito refrendatorio de estos acuerdos, porque votando Sí, se acaban las FARC. Es obvio que siguieron a pie juntillas el consejo del “burgués liberal-progresista y revolucionario Riveros”, quien con esta cómoda recomendación les enriqueció su artillería argumentativa.

Reducir más de 4 años de conversaciones, diálogos, discusiones y construcción paciente de acuerdos parciales entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc, en los 6 seis temas gruesos sobre toda la realidad colombiana que fueron pactados en la “agenda”, al inicio de las conversaciones y que quedaron plasmados en el documento de casi 300 páginas acordado y que el iluminado señor Riveros tira a la oscuridad de la ignorancia con un reduccionismo digno de Cantinflas; lo que fuera replicado por los Maoístas que se dicen de oposición junto con el nido de la contrainsurgencia de la revista Semana: es una muestra más de las dificultades futuras que si se aprueba el Plebiscito esperan a los colombianos del futuro.

Precisamente, en la implementación real de esos acuerdos que todos, todos los Dominantes sin excepción, han dado en llamar POST-CONFLICTO, el que, según cálculos gubernamentales reducidos, ejecutar y desarrollar toda la serie de “reformitas y concesioncitas” que el “bombillazo” de Riveros, los Maoístas, junto con la revista Semana reducen “al desarme de las FARC”; puede costar más de 100 millones de dólares (299.900.000.000 de pesos colombianos).

¿Es acaso esta la realidad económica y financiera que la tradicional tacañería y roñosería del Poder Oligárquico colombiano quiere caricaturizar reduciéndola a la minucia de que lo esencial y bueno del acuerdo de la Habana es a FARC se van a desarmar; pero con el fin ladino de burlarse una vez más de los pactos que realiza?

Obviamente señores Maoístas del fusil de palo, es una tautología o pleonasmo decir que un fusil sirve tanto a un imperialista reaccionario, como a un revolucionario: Es un instrumento.

Uno de los puntos del acuerdo en la Habana, entre varios otros, es que la “espada exterminadora del Estado” como la llamaba Pacho Mosquera, seguirá defendiendo los intereses de una inmensa minoría llamada Oligarquía Trasnacional y pro-yanqui, mientras que las de los revolucionarios, sin las cuales no hubiera sido posible NUNCA, NUNCA llegar a las 300 paginitas del acuerdo de la Habana, el que Riveros, Ustedes y la revista Semana abominan; esas armas usadas en la defensa y la resistencia populares, se fundirán y se convertirán en monumentos artísticos señalándole simbólicamente al pueblo trabajador colombiano un nuevo camino hacia una democracia más desarrollada, que haga posible avanzar hacia su liberación social y soberanía.

La guerra de resistencia en Colombia se ha trasformado irreversiblemente en su contrario dialectico, lo que fuera señalado por todos los clásicos revolucionarios incluido, claro está, Mao Zedong, y ese contrario es la Política, pero no la electorera que se le ha permitido desarrollar mezquinamente a la llamada Oposición de Izquierda, sino un Política con mayúscula que haga posible el fin noble humanista y revolucionario de evitar más sufrimientos al pueblo trabajador colombiano, “por que la guerra no puede ser el destino del Pueblo colombiano”, como lo sentenció uno de los iniciadores de la resistencia armada a la cruel guerra contrainsurgente desarrollada durante 70  en Colombia, con el fin de “quitarle el agua al pez”, según la inversión que hicieron los contrainsurgentes de la poética metáfora del librito Rojo chino.

Por todo esto, es que ANNCOL invita a todos los colombianos sin excepción, a leer con responsabilidad histórica el documento de las 300 páginas del acuerdo de la Habana, que constituye un logro histórico para Colombia, a informarse detalladamente de todos los otros 5 cinco puntos acordados, a desenmascarar enérgicamente a los reducidores, chatarreros y caricaturistas de pacotilla que quieren desguazar el texto reduciéndolo a la caricatura grotesca “de que lo único y mejor es que las FARC se acaban”. No se acaban, ya lo verán, se trasformarán.

 A rescatar el acuerdo de las tinieblas donde el director de los estudios Liberales, con sus resonancias de la burguesía nacional revolucionaria lo ha enviado. A estar pendiente de su letra menuda para hacerla cumplir en lo que los Dominantes han llamado el Post- Conflicto y nosotros llamamos el Post Acuerdo.  A no comer cuentos chinos. Y a votar con “conciencia plena” por el SI, en la refrendación del documento.

 A seguir avanzando hacia la meta estratégica señalada: Constituyente y paz democrática con justicia social y soberanía, con la seguridad de que la Silla Vacía desde donde Riveros, el director del pensamiento Liberal lanza sus consejitos oscurantistas a la burguesía revolucionaria, seguirá vacía de ideas y de posibilidades a futuro. Lo cual también no demoraremos en ver.

Fuente imagen Internet.

     

     

ANNCOL ve con preocupación cómo mientras en Colombia se dan los pasos hacia la finalización del conflicto Interno, en Venezuela sucede lo contrario:  Mientras en Colombia el Uribismo agrupado en el CD (Centro Democrático) recibe serios golpes políticos como la captura en EEUU con fines de extradición de alias Uribito. El Parlamento en pleno destituye al corrupto e indigno “magistrado de la corte Constitucional” Pretelt. Se logra el tan esperado acuerdo final para la paz estable y duradera entre el Estado Colombiano con las guerrillas de las Farc -Ep. También la plenaria del parlamento aprueba la convocatoria para el Plebiscito refrendatorio pactado. La opinión pública masivamente rechaza disgustada la maniobra divisionista, enfermiza y mal intencionada del Vicepresidente Vargas Lleras en contra del acuerdo de la Habana firmado. Y en general, el país se dispone a votar masivamente por el Si para derrotar políticamente al monstruo político-religioso, ultraconservador y ultramontano que se apareció en las calles colombianas, vestido con camisetas blancas el 10 de agosto pasado.  

 El Uribismo venezolano, agrupado en la MUD (Mesa de Unidad Democrática) aupada por los EEUU y su títere Almagro, según la denuncia pública oficial, arrecia su maniobra violenta y desestabilizadora contra el gobierno legítimo de Venezuela, dando inicio a la “toma violenta de Caracas” con el fin de derrocarlo; generando así una situación explosiva que muy probablemente llevará en una confrontación civil violenta, que prefigura el escenario geo estratégico paradójico pero real, hace tiempo descrito por ANNCOL, de que una vez se lograra la paz en Colombia se iniciaría la guerra en Venezuela.

Pero con la diferencia de que esta vez, una de las guerrillas antioligárquica y antiimperialista más grande de la región como las Farc-EP, con una importante presencia en toda la complicada “frontera colombo-venezolana, por razones del acuerdo de la Habana, ha ordenado a toda la guerrillerada un cese al fuego definitivo con el ejército colombiano, (apéndice del US Army estadounidense que tiene en territorio colombiano 9 mega-bases militares además de un contrato de modernización con la OTAN)  y, en este momento la guerrillerada marcha confiada y prácticamente desarmada hacia las “Zonas de Concentración” acordadas para la “deposición” o dejación de las armas a la ONU.

Un Escenario geo-estratégico francamente preocupante y desesperanzador, porque si bien es cierto, la hermosa batalla por la paz anunciada por el Comandante Iván Márquez ha concluido en lo fundamental, falta su conclusión definitiva que solo se logrará una vez se haya ganado contundentemente el Plebiscito refrendatorio del 02 de octubre próximo, cuando se derrote políticamente el bloque de clases guerrerista ultra-reaccionario y ultra- montano que ha conformado el Uribismo trasnacional en Colombia.  

En el caso de que este evento plebiscitario pactado bilateralmente en los últimos momentos, se llegase a perder por una votación mayoritaria del No impulsada por el Uribismo colombiano, quedaría al descubierto definitivamente la maniobra Geo estratégica del Imperio descrita arriba:  

Si se estaba esperando a desarmar a las Farc-Ep y concentrarlas rodeadas por el ejército colombiano, para iniciar el incendio de Venezuela promovido por el Uribismo venezolano: El peor de los teatros de guerra, que se pueda concebir para nuestra depredada y saqueada región Nuestramericana y que deja claro que el objetivo estratégico del Imperialismo no es la paz en Colombia, sino el petróleo venezolano.

ANNCOL se niega a creer que algo así de maligno y depredador se haya planeado y esté en plena ejecución: Habrá que esperar la última palabra de los acontecimientos.     

Foto Internet.   

             

La aparición en la escena política colombiana del monstruo ultra-reaccionario de 4 cabezas (Curia política católica, Uribismo, TFP, y Pastores protestantes bipartidistas) manifestándose masivamente por las calles de las más importantes ciudades del país y oponiéndose irracionalmente a la refrendación del acuerdo final entre el Estado Colombiano y las FARC -Ep; ha hecho reflexionar positivamente a la mayoría de la opinión democrática y progresista de Colombia.

Ha quedado claro quienes están por finalizar el largo y degradado “conflicto interno colombiano” mediante un acuerdo político entre el Estado y las insurgencias, en este caso con las Farc-EP, y quienes, para seguir pelechando económica, política y judicialmente de la guerra contrainsurgente infinita apoyada por los EEUU, están en contra de esta finalización diplomática y a favor de continuar sumergiendo el país en el espiral perverso y enfermizo de esta guerra tan inútil como destructora.

Se han partido las aguas como nunca antes en la historia colombiana se había dado, pues ya no es una polarización sectaria entre dos mascarones de proa de la oligarquía bipartidiata liberal-conservadora y vendepatria, que llevaba a la guerra civil al pueblo trabajador ignaro, con el fin de definir cuál partido, si el liberal o el conservador con sus aliados de momento, se quedaba finalmente con el botín del tesoro público, sino que han aparecido nuevos sujetos políticos y sociales que han diversificado de manera positiva la lucha de clases y la dinámica social colombiana.

Es posible que, en la actual coyuntura de finalización del conflicto y refrendación electoral de los acuerdos de la Habana mediante un plebiscito, la oligarquía pro yanqui con sus dos fracciones, la latifundista y la financiera trasnacional, en su mezquindad e irresponsabilidad histórica haya diseñado un modelo tradicional de polarización, como en los anteriores e históricos enfrentamientos.

Pero, la lenta y paciente conformación de un potente Bloque Popular Alternativo y Unitario con perspectiva Constituyente, como el que se conformó el 12 de agosto 2016, en el Seminario por la Unidad del Campo Popular y Democrático y la declaración política emanada de allí (1)  firmada por 25 organizaciones y movimientos populares, cívicos y sociales representativos de la base de la sociedad colombiana, el cual obviamente fue ocultado por el Aparato de Propaganda Mediatico Contrainsurgente dominante en Colombia; declaración saludada por ANNCOL  fraternalmente porque constituye un grande y esperanzador avance de nuestra sociedad hacia la modernidad civilizada y una herramienta popular democrática que va a romper definitivamente la tradicional Polarización bipartidista de la  que no quiere desprenderse definitivamente la clase dominante como técnica de “dominación y gobernanza”.

 Muy bien se ha señalado la ruta: Se podrá marchar en unidad de acción con el sector gubernamental y los otros sectores que apoyan al gobierno en el Si en el Plebiscito refrendatorio y en este momento enfrentan al monstruo reaccionario de 4 cabezas aparecido; pero conservando la independencia y marcando diferencias, como también desnudando su concepción clasista y limitada de la Paz y de la Democracia, y con la perspectiva de ser mediante la movilización social y popular un Poder Popular Constituyente enfrentado y alternativo al Poder Tradicional Constituido.

Con esta claridad, la Polarización sectaria del pueblo que pretende la oligarquía muy probablemente fracasará y en cambio, si se abrirá “la alameda” de la Unidad Popular en Colombia por donde transitarán los cambios estructurales y necesarios que la Sociedad y el Estado colombianos están demandando para ingresar al concierto civilizado de las naciones.  

    (1) http://anncol.eu/colombia/politica-economia/item/5007-pacocol-organizaciones-firmantes  

 

 

                       

  

          

Bienvenidos a subirse, todos los que quieran en la chiva de la Paz en Colombia. Sus gentes, la economia del rebusque, el medio ambiente a merced de los urbanizadores amigos de VLl, la in-movilidad en las principales capitales, el sin futuro de los desplazados del Bronx ubicados en un caño, los abuelos en la calle en Sabana de Torres, los presos muriéndose en sus prisiones y los hurtos en sectores de tres para abajo, no soportan otros 52 años esta penosa tragedia. Baste mirar un noticiero de televisión de uno de los canales privados para constatar este drama nacional.

Un país descuadernado. Administrar les quedó grande. Son incapaces de soltar una pingüe solución no sin antes calcular réditos a sus "buenos oficios". Es una desgracia para los 48 y tanto de millones de habitantes no poder gozar de la felicidad a todos y todas merecida. Indigna ese sumario de falacias del sr Jefe de Planeación Nacional, Simón Gaviria,  para meternos por los ojos que este es un territorio de gente 'sin trabajo con hambre' pero feliz.

Esta chiva de la Paz es para todos (as) de arrancada. Unos pasajeros muy incómodos seguramente no lleguen a su destino. Va a ocurrir. No aguantaran y se bajaran porque la Paz en ciernes no es la de ellos. Seamos conscientes de ello. El padre del anteriormente mencionado, es el jefe del SI de un sector importante de la clase en el poder. A pesar de su designación y disposición para tal menester no nos impide omitir su nefasto paso por la Casa de Nariño con su lesiva "apertura económica" y su respuesta violenta a los insurgentes de las Farc un diciembre de 1990.

Estos personajes, padre e hijo, confían en la amnesia social de la sociedad inyectada a través de los medios de prensa radio televisión y redes sociales. Pero algo queda en la gente que nos corresponde invocar.

El SI padre, aborda su trabajo en abierta disputa transitoria con el jefe del NO y sus aliados. Atrayendo a la gente con episodios que no corresponden al escenario actual y manoseando los Acuerdos con una pedagogía de Paz engañosa falseando unos compromisos solo atribuibles a una de las partes. Ustedes adivinaran a quienes se la quieren clavar.
 
La muchedumbre en el Conejo este año los puso con los pelos de punta, quedaron enterados de las raíces populares en los territorios años transitados. La respuesta no se hizo esperar, protocolos ficticios para contener un pueblo con hartas ganas de Paz. Lo consuetudinario rompe barreras pero aparecen otras.

La interpretación amañada emerge. Hijos del leguleyo Santander, tergiversan lo andado. Confundiendo. Ésa es su artificiosa pedagogía. El SI oligárquico y el NO mafioso cada quien en su estaca la han embadurnado de excrementos. Es una vieja maña de esta clase, ofrecerle a la ciudadanía dos opciones, aparentemente diferentes. Como en sus tiempos de antaño: un trapo azul, un trapo rojo

Derrotemos esta artimaña, apelando a la creatividad del pueblo. Convirtámonos en pedagogos populares, vayamos a la fuente que es la Mesa de la Habana. En los sitios de trabajo en los barrios en las escuelas en el Mio en el Transmilenio, socialicemos la que se ajusta a los intereses de todos y todas para la Reconstrucción y Reconciliación Nacional.

La Paz que describe la oligarquía no es la nuestra.

 

Página 3 de 8

Uldarico Flórez - Abogado DD.HH de los Presos Políticos en "Voces del Sur" 15 julio 2017 "La 1820 con muchas trabas con jueces de los partidos tradicionales" - " El error de la Amnistia: no se podia dejar en cabeza de los Jueces de Ejecución de Penas la libertad de los PPolíticos"
  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon

Föreningen Jaime Pardo Leal

Föreningen Jaime Pardo Leal

Video Clip FARC EP

Volver