powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Caso Odebrecht finalmente desnuda al Tahúr

Mucha razón tiene el comandante del ELN Pablo Beltrán, al recordar en Quito, al inicio del diálogo de paz entre el Estado colombiano y esa organización insurgente, el antecedente histórico de la burla al “pacto solemne firmado en la Catedral de Zipaquirá” y posterior baño en sangre, destierro y exterminio de la Gente del Común levantada en 1781 contra el Poder Central Colonial, y que el arzobispo-virrey Caballero, egregio representante de la oligarquía santafereña heredó a sus descendientes, de cómo actuar para “pacificar correctamente el país”.

Iguales preocupaciones tuvieron los comandantes de las Farc-EP, no solamente al inicio de los diálogos, sino durante todos estos 5 años de proceso de paz con el Estado colombiano: la burla de lo pactado y el posterior baño de sangre que como una constante histórica ha seguido a todos los “acuerdos y “pactos” que las Gentes del Común o pueblo trabajador colombiano hubiera firmado con el Estado y el Poder oligárquico-Imperial que lo dirige:  

Así sucedió con los trabajadores de la bananeras de Santa Marta declarados en huelga, del final de las huelgas masivas  de las petroleras en Barranca, de los navieros del rio Magdalena o en los ferrocarriles nacionales; de Quintín Lame y Gonzalo Sánchez y sus compañeros indígenas levantados en reclamos; de Guadalupe Salcedo y sus llaneros resistentes; de los estudiantes bogotanos fusilados por el Batallón Colombia por protestar; de Prias Alape, Isauro Yosa y demás compañeros  comunistas levantados en el Tolima y Sumpaz ante los bombardeos y campos de concentración Rojaspinillistas. De Marquetalia y Riochiquito. Del acuerdo o pacto terrateniente de Chicoral; de los muertos posteriores al acuerdo del paro cívico del 77. Del exterminio de la Unión Patriótica en los 80; de los comandantes del M19, y de los del EPL que no aceptaron integrarse con Jose Obdulio a las tropas de Carlos Castaño, en el 90; de los de la Renovación Socialista. Del Plan Colombia post-Caguán, ect. No es sino revisar una buena historia de Colombia, escrita con “sangre y lodo de acumulación capitalista", mientras el capitalismo se “desarrollaba” y depredaba el campo y las ciudades y acumulaba los capitales que hoy se exhiben como grandes logros de la pericia empresarial de una “elite” señorial privilegiada de colombianos.

Por esta “simple experiencia popular”, siempre estuvo presente la preocupación Insurgente de garantizar los Acuerdos y pactos de Paz de la Habana y, “blindarlos” convirtiéndolos de alguna manera en “normas constitucionales”. ¿De qué ha servido todo ese esfuerzo?  

Hoy la Gente del Común, heredera del espíritu de los comuneros de 1781, impotentes y ya desarmados, se enfrentan a tres realidades a apabullantes:

1) La única idea escondida de Santos y su equipo durante todo el proceso de paz de la Habana consistió en desarmar a la guerrilla de las Farc, aceptar algunos acuerdos para hacer pequeñas modificaciones en el régimen político y agrario, y luego, una vez desarmados y concentrados, es decir rodeados por el ejército constitucional, incumplir y burlar como el ancestro Caballero y Góngora. Lo estamos presenciando.  

2) Mantener, pese a toda promesa de su desmonte, el narco paramilitarismo que sigue exterminando a los dirigentes sociales y populares sin ser combatido por el gobierno que voltea la cara y dice cínicamente que, no hay “sistematicidad” en tal exterminio y que lo que estamos presenciando hoy mismo son “atracos callejeros”. Pan de cada día

3- Y para completar esa jugada tapada del Presidente y su equipo, de no querer cumplir o incumplir lo pactado, ahora con la voltereta político-social que ha dado la gangrena del caso Odebrecht, tenemos a un jefe de Estado y comandante general del ejército colombiano, que tampoco puede.

Parodiando a cierto líder de Izquierda: Ni Quiere. Ni Puede.

Nunca lo quiso y ahora YA no lo podrá hacer, porque sencillamente con el involucramiento que ha hecho el uribista Otto Bula de la campaña Santos Presidente 2014 de haber sido financiada por la Trasnacional brasileña Odebrecht, y el manto de duda que se ha tendido sobre Santos y su “leal” amigo el vicepresidente Vargas Lleras; el jefe del Estado solamente tendrá cabeza y tiempo para defenderse de las acusaciones hechas y las posteriores filtraciones que vendrán.

Colombia ya conoce esa experiencia paralizadora con el Presidente Samper, que cada día, durante los 4 años de su mandato, tuvo que defenderse de una nueva acusación que filtraba el “vampiro” Myles Frechette, embajador de EEUU en Colombia; sin poder gobernar.

Los colombianos estamos a la espera de que 1) Vargas Lleras renuncie a la Vicepresidencia y asuma su rol de candidato presidencial 2018, se quite de este escándalo de Odebrecht, a la vez que tape los de la mafia de Cambio Radical. 2) Hecho esto, subirá a la Vicepresidencia el ya nominado por el propio Santos y muy conocido general Naranjo. 3) Y como la bola de nieve echada a rodar seguirá creciendo en los medios porque es una fuente noticiosa muy remunerativa, con avances jurídicos, políticos y sociales destructores, Santos tendrá que renunciar para que lo reemplace el general Naranjo. Y entonces todos podremos gritar ¡!Bingo!

 La jugada oligárquica-imperial para burlar los Acuerdos de Paz con las Farc y los eventuales con el ELN, en lo que queda de periodo gubernamental hasta las próximas elecciones, las cuales muy probablemente ganará un adversario de dichos Acuerdos de Paz y a quien le entregará el Poder el general Naranjo; se habrá completado. Entonces el país reeditará un periodo de “pacificación” semejante al que nos heredó el Arzobispo- Virrey Caballero.

Lo único cierto de todo este lance, es que, finalmente, el Tahúr ha quedado al desnudo o mejor, en paños menores.     

Fuente Foto :Internet        

 

Modificado por última vez en Viernes, 10 Febrero 2017 07:28

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon

Föreningen Jaime Pardo Leal

Föreningen Jaime Pardo Leal

Video Clip FARC EP

Volver