powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Ruiz Novoa y Valencia Tovar: dos momias de la contrainsurgencia colombiana

Murieron disecados. Prácticamente convertidos en unas momias papiráceas vivientes, sin poder cumplir su objetivo vital de imponerle su voluntad a los “bandoleros comunistas” de Marulanda Vélez.

por el contrario, viendo con sus propios ojos secos por la crueldad, cómo el Bloque de Poder Contrainsurgente creado y sostenido política y militarmente por ellos, después de 52 años de una guerra contrainsurgente infructuosa debía aceptar el planteamiento insurgente de la Solución Politica a dicha guerra anticomunista de agresión planificada y sostenida por los  sucesivos gobiernos de los EEUU.   

Dos generales del grupo de los “coreanos” que fueron  enviados por el dictador franquista colombiano y anticomunista Laureano Gómez al servicio de los EEUU, a matar “comunistas amarillos” de China y Corea entre 1950 y 1953, junto con 111 oficiales, 590 suboficiales y 5.100 soldados “carne de cañón” y que constituyeron el famoso Batallón Colombia, el que a su regreso al País ejecutó en Bogotá la masacre de universitarios el 8 y 9 de junio de 1954, y luego, 10 años despues en marzo de 1964, fue la tropa especializada que puso en práctica en el ataque a Marquetalia y Riochiquito, toda la teoría y práctica de la “contrainsurgencia”  aprendida en el terrorífico paralelo 38 de Corea y condensada en el Plan Latin American Security Operation o Plan LASSO, elaborado en la embajada de Bogotá y luego disfrazado con el nombre de plan Lazo.  

Sin embargo, después de haber trasformado EN ODIO ANTICOMUNISTA, el odio sectario introducido por la oligarquía bipartidista entre liberales y conservadores introducido por la oligarquía bipartidista entre las masas campesinas para llevarlos a las matazones a machete de que constituyeron las 9 guerras civiles del siglo xix; si alcanzaron a dejar bien sentados en el “corazón y las mentes” de los colombianos tres de los pilares de la teoría contrainsurgente: 1) El cuento del enemigo interno. 2) La concepción de que a ese enemigo interno no basta con derrotarlo, sino que hay que EXTERMINARLO porque de lo contario quedará vivo en los movimientos de oposición y 3) el militarismo reformista de las acciones cívico-militares como forma política de “ganarse el corazón y la mente” de los colombianos y que sirvió para constituir en 1960, bajo las recomendaciones directas del gobierno de los EEUU escritas por el general Yarborough,  el bloque de Poder Contrainsurgente aún dominante en Colombia y trasformar la experiencia paramilitar de los “Chulavitas”  en su brazo de disciplinamiento anticomunista o paramilitarismo de segunda generación.

     A sus 100, años, Ruíz Novoa muestra sus condecoraciones contra insurgentes

 

 

Valencia Tovar cumple su primer siglo. 

Se equivocan los intoxicadores de opinión de la falsimedia del régimen quienes todos los días muelen la matrix mediática “progresista” totalmente falsa de que, “la contrainsurgencia en Colombia se acabó con la firma del acuerdo de la Habana que zanjó el conflicto colombiano”. Ni lo uno, ni lo otro:

El conflicto social armado solo se ESTÁ trasformando o transitando hacia su contrario, y la contrainsurgencia en sus dos versiones la Uribista y la Santista, enfrascados en una riña por ver cual visión de la paz se impone dentro del Bloque de Poder, si la visión reformista de Santos o la exterminadora de Uribe, no se ha resuelto todavía. Falta ver cuál de estas dos fracciones pone el próximo presidente de Colombia.

Esa matrix es la que ha empezado a irrumpir con fuerza vestida como “campaña electoral del 2018: La guerra contrainsurgente o conflicto colombiano se acabó. El Posconflicto será asunto de unas cuantas leyes que impondrán nuestras mayorías parlamentarias y, lo que viene ahora es la lucha unida y progresista contra la corrupción”. Varios incautos ya se han tragado el anzuelo.

 Parlamentarios Robledo, López, Navarro

Pero no demorarán en escupirlo, cuando vean cómo la etapa compleja que se avecina de la implementación de los acuerdos de paz o post acuerdos irá más allá de unas mayorías electorales, y,  tocará o pondrá al orden del día no solo el tema de la repugnante corrupción y la crisis moral y hasta religiosa que se ha tomado al país; sino el de la ecología y depredación medioambiental del neo liberalismo minero energético, el asunto agrario -territorial y municipal, la Justicia especial para la paz,  el desmonte real de la contrainsurgencia militar y Narco- Para- Militar.

 Además, el asunto político de la apertura democrática que, si se ejecuta, puede “abrir cien flores y cien escuelas del pensamiento” a la competencia y a la lucha dialéctica de las ideas como lo propuso en su tiempo Mao Zedong, y a la cual señores maoístas y rojaspinillistas o samuelmorenistas, no hay que tenerle celos, sino concurrir con ellas y ofrecerlas en el mercado de las ideas como buenos burgueses revolucionarios que se reclaman.

Eso si esperamos que todos que se reclaman burgueses tanto grandes como pequeños y aún medianos o nacionales, sigan las leyes del mercado y acepten, los mecanismos de ese mercado con neutralidad, abiertamente y sin trampas y jugadas anticomunistas contrainsurgentes.

Fuente imágenes: Internet.  

                     

Modificado por última vez en Lunes, 16 Enero 2017 08:21

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon

Föreningen Jaime Pardo Leal

Föreningen Jaime Pardo Leal

Video Clip FARC EP

Volver