powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Hoy hace 5 años, el presidente Santos ordenó fusilar a Alfonso Cano Destacado

Luego, en el salón exclusivo donde se encontraba, llorando de alegría, alzó su vaso de Wisky y brindó por la muerte del comandante. - “Fue una operación impecable y paciente de nuestras gloriosas fuerzas armadas. Un golpe histórico” agregó ante la algarabía y la regocijo que embargaba a sus paniaguados y lacayos que en ese momento lo acompañaban.

Al día siguiente, 05 de noviembre de 2011, abotagado por la resaca de la noche anterior, el presidente Santos daba la noticia a través de los medios de comunicación adictos, que como buitres se regocijaron con la imagen del cadáver del fusilado.

Después de felicitar al hoy embajador de Colombia en Washington el ministro de defensa Juan Carlos Pinzón, a las fuerzas militares en su conjunto, repitiendo la consigna militarista vacía de “Fé en la Causa”, continuó con el sonsonete hablado muy de su estilo, limitado a tres ideas: Un golpe histórico. El crimen no paga. Y señores de las Farc, desmovilícense por que terminarán en una cárcel o en una tumba, Concluyendo su insulsez con el grito cuartelario y patriotero de ¡Viva Colombia!

Poco después, a medida que se iban conociendo más detalles de la operación militar llamada Odiseo, de los meses que duró el cerco de aniquilamiento ejecutado por toda una brigada militar con más de 1.000 soldados de infantería dotados de la más sofisticado  tecnología militar estadounidense, satelital, aérea y terrestre, de bombas de dispersión de 500 kilos, de ametrallamientos aéreos continuados, de perros rastreadores y pagos de millones de dólares de recompensas, de localización  y bombardeos en tiempo real, y de saber que el presidente Santos con su gobierno venía adelantando un proceso de diálogos para crear un escenario de paz, precisamente con el comandante a quien ordenó fusilar; se alzó la voz autorizada y valerosa del arzobispo de Cali monseñor Darío Monsalve, quien en un comunicado escribió entre otras cosas:  

“ ¿Por qué no trajeron vivo, por ejemplo, a 'Alfonso Cano', cuando se dieron todas las condiciones de desproporción absoluta y de sometimiento y reducción a cero, de un hombre de más de sesenta años, herido, ciego y sólo? Y, ¿por qué encapsular la lucha anti-guerrillera en ese marco de traer muertos a los cabecillas, sin agotar el marco ético de la no pena de muerte, de la captura como objetivo legal?"  

Poco después, el comandante Timoleón Jiménez, quien remplazo del comandante Cano en la comandancia de las Farc-EP, escribió una argumentación basado en el artículo 4 del protocolo II de los convenios de Ginebra conocido como Derecho Internacional Humanitario; en el Estatuto de la Corte Penal Internacional, artículo 8, numeral 2, literal sobre crímenes de guerra, y, en artículo 11 de la Constitución de 1991 vigente de Colombia que  consagra la inviolabilidad del derecho a la vida y la prohibición de la pena de muerte, para preguntar directamente al presidente Santos, con una pregunta que no prescribirá nunca; si está dispuesto a responder jurídicamente por la orden de fusilamiento de un hombre herido y desarmado, viejo, solo, sin gafas y casi ciego; reducido ante una tropa de más de 1.000 soldados profesionales y mercenarios extranjeros, lo que ante el Derecho Internacional Humanitario y ante cualquier ordenamiento jurídico moderno constituye un evidente crimen de guerra, el  que hoy 5 años después de ejecutado,  se pretende lavar y dejar impune con un premio nobel de Paz.     

Fuente Imagen Internet

   

Modificado por última vez en Sábado, 05 Noviembre 2016 03:10

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon

Föreningen Jaime Pardo Leal

Föreningen Jaime Pardo Leal

Video Clip FARC EP

Volver