powered ByGiro.com

Descargar
0:00



Editorial (73)

 Los señores Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo, máximas autoridades del Estado colombiano en los diálogos de la Habana con las Farc-EP; hicieron todo lo posible por cumplir la taxativa instrucción que les dio el presidente Santos como jefe de la fracción gobernante del Bloque de Poder Contrainsurgente:

¡Desarmar a las Farc  y no hacer cambios, solo los estrictamente necesarios, en lo que él llamó la institucionalidad!

Y lo hicieron bien. No hubo un solo día de esos casi 5 años de diálogos de la Habana, llamados por el presidente “la negociación con las Farc”, en que el equipo de personas profesionales, especialistas en “negociaciones de conflictos”, expertos y peritos militares, más los asesores “extra institucionales” como, por ejemplo, los señores Shlomo Ben Ami de Israel y el reinsertado salvadoreño Joaquín Villalobos por parte de Inglaterra. No hubo un solo día, en que ese equipo en pleno, no hubiera buscado la derrota de la Insurgencia en la mesa de la Habana.

Como no pudieron, al final de los diálogos, tuvieron que exclamar por boca del señor De la Calle: “Fue el mejor acuerdo posible”.

Nada hay en contra de esa tarea por representar los intereses de la clase social a la que tan diligentemente sirven. ANNCOL También cree que el Acuerdo de Paz alcanzado en la Habana y tantas veces firmado, fue, es, y será “lo Posible”. La diferencia fundamental es que, esa misma instrucción premeditada de derrotar a las Farc en la fase de “negociación”; continuar aplicándola en otra fase temporal distinta de la Solución Politica que es la implementación de lo acordado, y después de haberse firmado, legalizado y legitimado incluso en instancias internacionales el tal Acuerdo de Paz; según la Convención de Ginebra y el Derecho Internacional Humanitario constituye un delito llamado “perfidia”.

Es la situción en que nos encontramos en estos momentos: que la fase de implantación de los Acuerdos no se está cumpliendo por parte del Estado colombiano, y que en esta instrucción planeada de derrotar a la Insurgencia, tambien en esta fase de implementación; las dos fracciones del Bloque de Poder Contrainsurgente, la del binomio Santos-Vargas Lleras y la del Centro Democrático de Uribe Vélez, han coincidido plenamente.

No es solamente las faltas del gobierno e incumplimientos en la infraestructura de las Zonas Verdales para alojar a las Farc-EP, fallas que están directamente bajo la responsabilidad administrativa y política del Comisionado Jaramillo, quien en extrañas circunstancias ha delegado sus responsabilidades en un lagarto pelechador de los contratos públicos de apellido Córdoba, o, los obstáculos de todo tipo interpuestos por la oficina de Jaramillo, para que los guerrilleros concentrados en esos “campamentos hechos por ellos”, no tengan contacto con el mundo exterior y las comunidades que desean hablar e interactuar con ellos en charlas y pedagogías de paz , o, el permiso a la Fuerza Pública para que entre en esas Zonas Verdales a capturar guerrilleros enfermos para llevarlos a morir en su mazmorras políticas, o, la agresiva disputa con la Delegación de las Naciones Unidas por su reclamo a los incumplimientos en la infraestructura de las Zonas Veredales pactadas, ect.

Sino también, el incumplimiento de la llamada justicia del Estado colombiano que incluye, Fiscalía, guardianes de cárceles, juzgados de orden público y demás estructuras represivas de esbirros para no aplicar la ley de Amnistía aprobada y reglamentada, con el fin de no darles a los 8 mil Presos Políticos la libertad y la vida seriamente amenazada en las mazmorras donde se pudren en vida.

Dando así la sensación de que el Acuerdo de Paz no se ha cerrado al firmarlo, y, la “negociación” con las Farc continúa abierta y no se ha entrado en la implantación de los acuerdos, es decir en otra fase política y administrativamente distinta, que es la tesis política fundamental del Centro Democrático para adelantar su campaña electoral presidencial para 2018.

Indefinición que le ha permitido al abogado trasnacional Martínez, quien siendo “súper ministro” de Santos no tuvo empacho en decir que “Uribe Vélez era un patriota” solo para asegurar los votos que lo nombraron Fiscal de la Nación y luego, desde allí, desde esa poderosa estructura represiva del Estado, iniciar su campaña para romper el Acuerdo de Paz de la Habana, desde la misma institucionalidad de la que habla el presidente Santos.

O, la actitud finalmente descarada y pública del Vicepresidente del Estado, señor Vargas Lleras, jefe político del Fiscal Martínez, en contra de los Acuerdos de Paz y su convergencia política con las tesis de Uribe Vélez. Y por momento, no analizamos la figura de otra importante figura del Estado: El procurador.

En cambio sí, en la actitud del jefe de la delegación del Estado en la Habana señor De la Calle,  quien acaba de plantear como centro de su campaña Liberal para presidente 2018, la famosa y ambigua tesis de que la “paz”, en abstracto, está por encima de los partidos o es bipartidista; cuando se está frente al asunto concreto e inmediato de implementar en este mundo terrenal, de ese mejor acuerdo por él conseguido en la Habana. Y, sobre todo que este asunto, será el tema central, político, administrativo, y anticorrupción con implicaciones económicas serias, en la campaña presidencial del 2018 en donde el señor de la Calle aspira a llegar a la segunda vuelta representando una convergencia de sectores pro-paz.

Todo lo cual muestra como se dijo arriba que, hay una extraña coincidencia política que llamamos, sin empacho, contrainsurgente y anti Implementación de los Acuerdos de la Habana; entre “algunos” representantes del Estado y los intereses anti Acuerdos y anti Paz, del señor Álvaro Uribe Vélez.

Es por eso que, ANNCOL considera que si bien los señores De la Calle y Jaramillo cumplieron su tarea “negociadora” y su ciclo; hoy se requiere de otras personas que entiendan mejor los tiempos, las fases o etapas de la Solución Politica del conflicto armado colombiano y lo que está en juego hacia el frágil futuro que nos amenaza: Que el momento actual es el de la Implementación de los Acuerdos de paz firmados y legalizados, y no en las declaraciones a los medios adictos, sino en los hechos concretos tanto políticos como en los administrativos del Estado.

Esto requiere otro tipo de mentalidad diferente a la contrainsurgente. Una de mayor grandeza y de visión de futuro.  

Fuente Imagen Internet              

          

  

 

 

Mucha razón tiene el comandante del ELN Pablo Beltrán, al recordar en Quito, al inicio del diálogo de paz entre el Estado colombiano y esa organización insurgente, el antecedente histórico de la burla al “pacto solemne firmado en la Catedral de Zipaquirá” y posterior baño en sangre, destierro y exterminio de la Gente del Común levantada en 1781 contra el Poder Central Colonial, y que el arzobispo-virrey Caballero, egregio representante de la oligarquía santafereña heredó a sus descendientes, de cómo actuar para “pacificar correctamente el país”.

Iguales preocupaciones tuvieron los comandantes de las Farc-EP, no solamente al inicio de los diálogos, sino durante todos estos 5 años de proceso de paz con el Estado colombiano: la burla de lo pactado y el posterior baño de sangre que como una constante histórica ha seguido a todos los “acuerdos y “pactos” que las Gentes del Común o pueblo trabajador colombiano hubiera firmado con el Estado y el Poder oligárquico-Imperial que lo dirige:  

Así sucedió con los trabajadores de la bananeras de Santa Marta declarados en huelga, del final de las huelgas masivas  de las petroleras en Barranca, de los navieros del rio Magdalena o en los ferrocarriles nacionales; de Quintín Lame y Gonzalo Sánchez y sus compañeros indígenas levantados en reclamos; de Guadalupe Salcedo y sus llaneros resistentes; de los estudiantes bogotanos fusilados por el Batallón Colombia por protestar; de Prias Alape, Isauro Yosa y demás compañeros  comunistas levantados en el Tolima y Sumpaz ante los bombardeos y campos de concentración Rojaspinillistas. De Marquetalia y Riochiquito. Del acuerdo o pacto terrateniente de Chicoral; de los muertos posteriores al acuerdo del paro cívico del 77. Del exterminio de la Unión Patriótica en los 80; de los comandantes del M19, y de los del EPL que no aceptaron integrarse con Jose Obdulio a las tropas de Carlos Castaño, en el 90; de los de la Renovación Socialista. Del Plan Colombia post-Caguán, ect. No es sino revisar una buena historia de Colombia, escrita con “sangre y lodo de acumulación capitalista", mientras el capitalismo se “desarrollaba” y depredaba el campo y las ciudades y acumulaba los capitales que hoy se exhiben como grandes logros de la pericia empresarial de una “elite” señorial privilegiada de colombianos.

Por esta “simple experiencia popular”, siempre estuvo presente la preocupación Insurgente de garantizar los Acuerdos y pactos de Paz de la Habana y, “blindarlos” convirtiéndolos de alguna manera en “normas constitucionales”. ¿De qué ha servido todo ese esfuerzo?  

Hoy la Gente del Común, heredera del espíritu de los comuneros de 1781, impotentes y ya desarmados, se enfrentan a tres realidades a apabullantes:

1) La única idea escondida de Santos y su equipo durante todo el proceso de paz de la Habana consistió en desarmar a la guerrilla de las Farc, aceptar algunos acuerdos para hacer pequeñas modificaciones en el régimen político y agrario, y luego, una vez desarmados y concentrados, es decir rodeados por el ejército constitucional, incumplir y burlar como el ancestro Caballero y Góngora. Lo estamos presenciando.  

2) Mantener, pese a toda promesa de su desmonte, el narco paramilitarismo que sigue exterminando a los dirigentes sociales y populares sin ser combatido por el gobierno que voltea la cara y dice cínicamente que, no hay “sistematicidad” en tal exterminio y que lo que estamos presenciando hoy mismo son “atracos callejeros”. Pan de cada día

3- Y para completar esa jugada tapada del Presidente y su equipo, de no querer cumplir o incumplir lo pactado, ahora con la voltereta político-social que ha dado la gangrena del caso Odebrecht, tenemos a un jefe de Estado y comandante general del ejército colombiano, que tampoco puede.

Parodiando a cierto líder de Izquierda: Ni Quiere. Ni Puede.

Nunca lo quiso y ahora YA no lo podrá hacer, porque sencillamente con el involucramiento que ha hecho el uribista Otto Bula de la campaña Santos Presidente 2014 de haber sido financiada por la Trasnacional brasileña Odebrecht, y el manto de duda que se ha tendido sobre Santos y su “leal” amigo el vicepresidente Vargas Lleras; el jefe del Estado solamente tendrá cabeza y tiempo para defenderse de las acusaciones hechas y las posteriores filtraciones que vendrán.

Colombia ya conoce esa experiencia paralizadora con el Presidente Samper, que cada día, durante los 4 años de su mandato, tuvo que defenderse de una nueva acusación que filtraba el “vampiro” Myles Frechette, embajador de EEUU en Colombia; sin poder gobernar.

Los colombianos estamos a la espera de que 1) Vargas Lleras renuncie a la Vicepresidencia y asuma su rol de candidato presidencial 2018, se quite de este escándalo de Odebrecht, a la vez que tape los de la mafia de Cambio Radical. 2) Hecho esto, subirá a la Vicepresidencia el ya nominado por el propio Santos y muy conocido general Naranjo. 3) Y como la bola de nieve echada a rodar seguirá creciendo en los medios porque es una fuente noticiosa muy remunerativa, con avances jurídicos, políticos y sociales destructores, Santos tendrá que renunciar para que lo reemplace el general Naranjo. Y entonces todos podremos gritar ¡!Bingo!

 La jugada oligárquica-imperial para burlar los Acuerdos de Paz con las Farc y los eventuales con el ELN, en lo que queda de periodo gubernamental hasta las próximas elecciones, las cuales muy probablemente ganará un adversario de dichos Acuerdos de Paz y a quien le entregará el Poder el general Naranjo; se habrá completado. Entonces el país reeditará un periodo de “pacificación” semejante al que nos heredó el Arzobispo- Virrey Caballero.

Lo único cierto de todo este lance, es que, finalmente, el Tahúr ha quedado al desnudo o mejor, en paños menores.     

Fuente Foto :Internet        

 

@PinzonBuenoEmb “Hablamos de los recursos naturales del país, y del papel de @FuerzasMilCol @PoliciaColombia entrenando y cooperando con otros países”

Con este trino, el embajador de Colombia en EEUU Pinzón-Bueno, les comunicó a los colombianos las ideas principales que en un breve saludo le dio el presidente Trump, durante la fiesta de la cruz roja en Washington este 05.02.2017.  

Empieza pues a esclarecerse los 3 tres temas estratégicos de la agenda Trump para Colombia.

1-  Obviamente el tema central y estratégico, llamado en Washington el “asunto de los Recursos Naturales”, que  desde la muerte de Simón Bolívar en 1830, ha sido la base de toda la política de dominación de los EEUU hacia nuestro país; endurecida a partir de la amputación de la provincia colombiana de Panamá en 1903, condicionando la economía colombiana durante las primeras décadas del siglo XX; con la petrolera “Troco” en Barrancabermeja, la bananera “Yunai” de Santa Marta y la dominación financiera del banco cafetero de los López en Honda.  

2- El asunto de las Fuerzas Militares y de Policía que como es sabido en Colombia constituyen un solo cuerpo armado, pero con dos tareas diferenciadas:

Uno el asunto estrictamente geo-estratégico y militar de las 9 bases militares que el gobierno de Uribe Vélez le otorgó al US Army y que, el embajador Pinzón-Bueno denomina en su sugerente trino “entrenando y cooperando con otros países”. Es obvio que la categoría “otros países”, incluye toda la Región andino- amazónica para la cual fue concebido el plan militar Iniciativa Regional Andina, pero principalmente Venezuela con el plan Almagro, anunciado ya por el nuevo jefe de la diplomacia yanqui Rex Tillerson.     

Y dos, el asunto complementario a la muralla mejicana y hasta ahora no resuelto del Plan Colombia /“War Drugs”, actualmente presentado al mundo por la falsimedia contrainsurgente como “el mar de coca que inunda a Colombia” y sobre el cual el ministro de Defensa de Colombia Villegas y otros altos funcionarios del gobierno Santos (http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-16803460) ya han advertido que comenzarán a erradicar violentamente, cambiando de manera radical lo Acordado en la Habana entre el Estado colombiano y las Farc-Ep, tal y   como lo están demostrando las ultimas noticias sobre reinicio de fumigaciones y agresiones desde helicópteros antinarcóticos en el Caquetá y otras regiones.

3-Tenemos entonces que, en el hipódromo mediatico de las candidaturas presidenciales para las elecciones del 2018, con este trino, esta foto y este contundente mensaje enviado desde Washington; ha impuesto seriamente en contienda presidencial a  Pinzón-Bueno, como otro candidato del “Santismo” apoyado por el “Uribismo, quien sin ninguna duda va a contribuir a la debacle o “hecatombe” que ya empiezan a mostrar las mafias lumpenescas y criminales de Vargas Lleras y Zuluaga, que habían salido muy briosos encabezando la partida hacia el solio de Bolívar en Bogotá. A su vez, poniendo en apuros a los insulsos y descoloridos candidatos de la llamada social democracia liberal -conservadora, así como a los de la llamada “centro-Izquierda” y el del sectario Moir.

Tres temas complejos y de difícil solución que sumados a los vaivenes y bandazos del jefe de Gobierno colombiano JM Santos, dan un “golpe de realismo” al futuro esperanzador que se ha venido desarrollando en Colombia a partir de la firma del Acuerdo de Paz del teatro Colón de Bogotá.  

Foto: Trump y su esposa saludan a Pinzón-Bueno.

Fuente: Internet

 

     

     

 

   

Un Estado como el colombiano, carcomido por la corrupción, es imposible que la combatan los mismos que la dirigen y se enriquecen con ella. Esta vez por cuenta de la justicia estadounidense que busca recuperar para el tesoro estadounidense la inmensa cantidad los dolares -sobornos pagados por Odebrecht en todo el mundo, en especial Colombia,  donde por poco pone como presidente al titere de AUV  Zuluaga, obliga al Fiscal General de Colombia Nestor Humberto Martinez a investigar en el país los sobornos de esta multinacional brasilera que involucra a gobernantes colombianos,  empresarios, magnates y "cacaos", enriquecidos desde hace mchos años con los dineros de la contratación oficial como Sarmiento Angulo, el amigo personal y cliente del Fiscal. 

Sin lugar a dudas un ex fiscal estrella en estas mañas de la oligarquía colombiana conocida como "la justicia para los de ruana e impunidad para los demás",  y que no pudo ni siquiera cumplir la consigna de Turbay Ayala (1978)  de BAJAR LA CORRUPCIÓN A LIMITES TOLERABLES : es el fiscal pastranista Luis Carlos Osorio.

 

-Polo Moir, o Polo alternativo y democrático de verdad

-Maoísmo taoísta dicotómico, o Marxismo occidental creativo.

-Yin y Yan eterno, o procesos complejos y contradictorios en desarrollo continuo. 

-Dicotomías escolásticas, o nudo de contradicciones materiales en lucha.

-Oposición a la corrupción en abstracto, o lucha contra todo un histórico sistema oligárquico y corrupto per sé.

-Corrupción, u oligarcas corruptos con nombre propio.

-Nacionalismo desarrollista de la Burguesía Nacional, o Patriotismo de Simón Bolívar anticolonial y antimperialista

-Alianza política amplia con TODO el que quiera para detener el fascismo uribista en ascenso, o sectarismo anticomunista de la guerra fría estéril y aislacionista.

-Caudillismo burocrático asiático del culto a la personalidad, o democracia ampliada participativa y directa. 

.Figurón parlamentario de oposición, o Pueblo Trabajador en la calle y las veredas.

-Oposición parlamentaria electorera, o movilización social y popular amplia protagónica y permanente.

-Burguesía Nacional, o Pueblo Trabajador Multicolorido movilizado

-Frente Amplio por una paz estable duradera y soberana, o “Convergencia” en torno a un figurón opositor.

-Debate amplio de ideas y razones, o declaración por mayoría del comité ejecutivo nacional.

-Contra Santos en general y el “Santismo” considerado como una pieza de acero sin grietas y contradicciones, o, simplemente sin Santos con su reducida camarilla neoliberal pro Yanqui  

-Continuismo de retóricos y bellos debates parlamentarios, o transición democrática y apertura política de fondo.

-Momento electoral, o proceso electoral amplio y generalizado hacia el futuro con paz, justicia, democracia y soberanía.

 -Ser o no Ser.  Según sentenciaba el famoso dramaturgo Shakespeare.

-Ese es el momento actual para el bloque o “polo” popular colombiano: De definiciones, decisiones con consecuencias futuras; con altura y responsabilidad histórica y política.

¡ANNCOL se los recomienda!!   

Fuente Imagen:  Internet

Murieron disecados. Prácticamente convertidos en unas momias papiráceas vivientes, sin poder cumplir su objetivo vital de imponerle su voluntad a los “bandoleros comunistas” de Marulanda Vélez.

por el contrario, viendo con sus propios ojos secos por la crueldad, cómo el Bloque de Poder Contrainsurgente creado y sostenido política y militarmente por ellos, después de 52 años de una guerra contrainsurgente infructuosa debía aceptar el planteamiento insurgente de la Solución Politica a dicha guerra anticomunista de agresión planificada y sostenida por los  sucesivos gobiernos de los EEUU.   

Dos generales del grupo de los “coreanos” que fueron  enviados por el dictador franquista colombiano y anticomunista Laureano Gómez al servicio de los EEUU, a matar “comunistas amarillos” de China y Corea entre 1950 y 1953, junto con 111 oficiales, 590 suboficiales y 5.100 soldados “carne de cañón” y que constituyeron el famoso Batallón Colombia, el que a su regreso al País ejecutó en Bogotá la masacre de universitarios el 8 y 9 de junio de 1954, y luego, 10 años despues en marzo de 1964, fue la tropa especializada que puso en práctica en el ataque a Marquetalia y Riochiquito, toda la teoría y práctica de la “contrainsurgencia”  aprendida en el terrorífico paralelo 38 de Corea y condensada en el Plan Latin American Security Operation o Plan LASSO, elaborado en la embajada de Bogotá y luego disfrazado con el nombre de plan Lazo.  

Sin embargo, después de haber trasformado EN ODIO ANTICOMUNISTA, el odio sectario introducido por la oligarquía bipartidista entre liberales y conservadores introducido por la oligarquía bipartidista entre las masas campesinas para llevarlos a las matazones a machete de que constituyeron las 9 guerras civiles del siglo xix; si alcanzaron a dejar bien sentados en el “corazón y las mentes” de los colombianos tres de los pilares de la teoría contrainsurgente: 1) El cuento del enemigo interno. 2) La concepción de que a ese enemigo interno no basta con derrotarlo, sino que hay que EXTERMINARLO porque de lo contario quedará vivo en los movimientos de oposición y 3) el militarismo reformista de las acciones cívico-militares como forma política de “ganarse el corazón y la mente” de los colombianos y que sirvió para constituir en 1960, bajo las recomendaciones directas del gobierno de los EEUU escritas por el general Yarborough,  el bloque de Poder Contrainsurgente aún dominante en Colombia y trasformar la experiencia paramilitar de los “Chulavitas”  en su brazo de disciplinamiento anticomunista o paramilitarismo de segunda generación.

     A sus 100, años, Ruíz Novoa muestra sus condecoraciones contra insurgentes

 

 

Valencia Tovar cumple su primer siglo. 

Se equivocan los intoxicadores de opinión de la falsimedia del régimen quienes todos los días muelen la matrix mediática “progresista” totalmente falsa de que, “la contrainsurgencia en Colombia se acabó con la firma del acuerdo de la Habana que zanjó el conflicto colombiano”. Ni lo uno, ni lo otro:

El conflicto social armado solo se ESTÁ trasformando o transitando hacia su contrario, y la contrainsurgencia en sus dos versiones la Uribista y la Santista, enfrascados en una riña por ver cual visión de la paz se impone dentro del Bloque de Poder, si la visión reformista de Santos o la exterminadora de Uribe, no se ha resuelto todavía. Falta ver cuál de estas dos fracciones pone el próximo presidente de Colombia.

Esa matrix es la que ha empezado a irrumpir con fuerza vestida como “campaña electoral del 2018: La guerra contrainsurgente o conflicto colombiano se acabó. El Posconflicto será asunto de unas cuantas leyes que impondrán nuestras mayorías parlamentarias y, lo que viene ahora es la lucha unida y progresista contra la corrupción”. Varios incautos ya se han tragado el anzuelo.

 Parlamentarios Robledo, López, Navarro

Pero no demorarán en escupirlo, cuando vean cómo la etapa compleja que se avecina de la implementación de los acuerdos de paz o post acuerdos irá más allá de unas mayorías electorales, y,  tocará o pondrá al orden del día no solo el tema de la repugnante corrupción y la crisis moral y hasta religiosa que se ha tomado al país; sino el de la ecología y depredación medioambiental del neo liberalismo minero energético, el asunto agrario -territorial y municipal, la Justicia especial para la paz,  el desmonte real de la contrainsurgencia militar y Narco- Para- Militar.

 Además, el asunto político de la apertura democrática que, si se ejecuta, puede “abrir cien flores y cien escuelas del pensamiento” a la competencia y a la lucha dialéctica de las ideas como lo propuso en su tiempo Mao Zedong, y a la cual señores maoístas y rojaspinillistas o samuelmorenistas, no hay que tenerle celos, sino concurrir con ellas y ofrecerlas en el mercado de las ideas como buenos burgueses revolucionarios que se reclaman.

Eso si esperamos que todos que se reclaman burgueses tanto grandes como pequeños y aún medianos o nacionales, sigan las leyes del mercado y acepten, los mecanismos de ese mercado con neutralidad, abiertamente y sin trampas y jugadas anticomunistas contrainsurgentes.

Fuente imágenes: Internet.  

                     

La reacción impulsiva del doctor Vargas Lleras, Vicepresidente de J M Santos y su Candidato Presidencial para el 2018, al golpear ayer  a un escolta que lo protegía, con la sombrilla y propinarle un violento "coscorrón" (ver Video anexo), no es una simple anécdota como quieren presentarlo los medios adictos al régimen, sino un acto violento e impulsivo sin control, violatorio del derecho laboral y humano, y, una muestra más de que la lesión cerebral producida al extirparle, en enero del 2016, el "CANCER CEREBRAL que lo aquejaba y para lo cual toma drogas anticonvulsivantes, sigue progresando; como tambien lo  demuestran su continua y cotidiana irisabilidad y,  sus "pataletas" de mal genio.

Lo que ANNCOL no duda en considerar un serio impedimento, en la capacidad de este " cogollo militarista de la oligárquía colombiana" en ser Presidente de los colombianos, en el post conflicto que viene. 

Vea el Video en este enlace https://www.youtube.com/watch?v=dwQ5i50wl78
 

Fuente foto Semana.com

Muy sencillo: “Las cosas se deshacen como se hacen” solía repetir Pastrana Borrero, el padre del pérfido Pastranita, el aliado oportunista ahora incondicional de AUV.

Y esa va a ser la estrategia de gobierno que asuma el fascismo criollo colombiano en ascenso, una vez llegue a la presidencia en el 2018 y haya obtenido la mayoría en el llamado parlamento de Colombia.

Desmontar una a una, todas las leyes de Implementación del Acuerdo de Paz alcanzado entre el Estado colombiano y las Farc-EP que hayan sido expedidas por el mecanismo del “fast track” y, las que no les sean posible reformar: Mutilarlas, desfigurarlas o en lenguaje criollo “peluquearlas” en el sagrado recinto de la democracia colombiana, hasta dejarlas convertidas en un papel higiénico

ANNCOL saluda la decisión de la Corte Constitucional de aprobar el anglicismo del  llamado “fast track” o vía rápida, como un paso importante en la implementación del Acuerdo Final de paz alcanzado, pero también considera necesario ALERTAR a la sociedad colombiana y a los partidarios de la paz,   sobre las posibles y reales consecuencias a las que será sometido el texto del Acuerdo de paz por parte de Hienas, Gallinazos y demás carroñeros enemigos de la paz en Colombia, que están al asecho de ganar las elecciones presidenciales del 2018, para  despedazar el Acuerdo de Paz firmado y legitimado.

Solo un gran Frente Amplio Antifascista que derrote electoralmente a la coalición de gamonales nacional- cristiana y católica, conformada por Uribe Vélez, y, una vez haya puesto presidente, conforme un Gobierno de Transición que verdaderamente desmonte el Narco Para Militarismo resucitado e, implemente en la realidad- real del país lo pactado; podríamos pensar en que se ha abierto el camino para la verdadera paz en Colombia.

 Mientras tanto: alegrones momentáneos para la galería, y seguir manteniendo el juego de la incertidumbre y la fragilidad entre la guerra y la paz en la que los medios de comunicación de la Oligarquía Trasnacional han mantenido al pueblo trabajador colombiano, durante todos estos años.  

Foto Internet.                 

 

Fernando Londoño Hoyos, familiarmente llamado por sus correligionarios "Londoyos", asume la presidencia del glorioso partido Centro Democrático, una vez Oscar Iván Zuluaga debió retirarse debido a su simpatía, inteligencia, carisma, y sobre todo, por su honestidad. Londoyos deberá conducir hasta la presidencia de Colombia, en las proximas elecciones de 2018, a la coalición Nacional-Catolica, Cristiana y Goda que el "infatigable" Uribe Vélez logró conformar para oponerse al Acuerdo de Paz, firmado con todas las formalidades posibles entre el Estado colombiano y las FARC-EP, siguiendo la orden dada por los nuevos dirigentes de Washington y con la idea estratégica de una vez llegados a la presidencia, de  convertir dichos Acuerdos en "papel higíenico". ¿ Quién podrá detenerlos?  Averigüelo Vargas......Lleras. 

 

Funte foto Internet

 

La muerte alevosa de dos guerrilleros de las FARC-EP que se desplazaban desprevenidamente a los sitios de concentración pactados y acordados con el Estado colombiano; ocurrida el 16.11.2016 en el sur del departamento de Bolívar a manos de francotiradores del Ejército de Colombia, muestra no solo la fragilidad a la que se ha llevado el acuerdo de Cartagena y  a la que se refiere el doctor de la Calle, sino al giro impredecible que la elección del magnate estadounidense Trump ha impuesto dentro de sus cipayos gobernante en Colombia .

El Plan militarista del Comando Sur del USArmy de desarmar y neutralizar la guerrilla colombiana, para poder más fácilmente inducir con la oposición antichavista la guerra civil en Venezuela para derrocar al presidente Maduro, y que tantas veces ha denunciado la prensa alternativa del continente entre ellos ANNCOL, ha quedado finalmente aclarada:

Lo demuestran en este momento, las muertes de los guerrilleros mencionada, violando no solo los acuerdos de la Habana como también la violación criminal de la Convención de Ginebra, así como la terca arremetida golpista de la llamada “oposición venezolana” a pesar de unos supuestos diálogos conciliatorios.  A lo que se le debe sumar el pacto Santos-Uribe para alargar indefinidamente la implementación de los acuerdos de Cartagena, así como la sospechosa y oculta desidia e inactividad, que ahora se ha venido a conocer, del gobierno Santista para dejar ganar a los partidarios del NO en el plebiscito del 2 de octubre pasado y así generar la indefinición que estamos viendo en la implementación del Acuerdo firmado solemnemente en Cartagena el 26 de septiembre 2016.

A nadie sorprendió el trino de “alerta” de Uribe Vélez, una vez se supo el triunfo presidencial de Trump: “Felicitaciones Presidente Trump; el narcoterrorismo y la tiranía de Venezuela son los grandes enemigos de nuestra democracia: Uribe”

Lo que si sorprende es la terquedad en no reconocer la ligazón intima que Uribe Vélez hace de los DOS fenómenos enemigos de “nuestra democracia” y la síntesis escueta con que se los presenta al nuevo mandatario americano. También la ceguera  para ver de las implicaciones,  en un corto plazo, que la consigna de Uribe Vélez va a tener dentro de los amigos que tiene el ex presidente colombiano en la cúpula dirigente del partido republicano de los EEUU cercana a Trump, empeñado en voltear patas arriba lo realizado por Obama.

A todo esto, hay que agregar una nueva y repentina realidad todavía más inquietante: la reactivación metastásica del cáncer de próstata, del cual fue operado hace 4 años el Presidente Santos,  cuya localización exacta se está diagnosticando en estos momentos en EEUU y que muy probablemente implique para prolongar prudencialmente su vida, el tratamiento drástico de una castración química, así como otros potentes tratamientos engorrosos.

Tenemos entonces en el timón del Estado colombiano, un presidente en funciones pero con serias amenazas en su salud, y en su reemplazo, un vicepresidente también operado de un cáncer cerebral y en tratamiento de sus secuelas post operatorias con potentes drogas anti epilépticas y tranquilizantes, quien no ofrece garantía a nadie en una pronta y posible sucesión.

Mientras que el ex presidente Uribe Vélez conociendo estos dos diagnósticos y sabiéndose único en la escena por venir, profundiza su trabajo organizativo, político e ideológico, y reorganiza sus poderes facticos, como por ejemplo los que atacaron y mataron a los guerrilleros que se desplazaban a sus sitios de concentración en el sur de Bolívar, y continúa aupando a la llamada oposición antichavista. Todo con el fin de conformar una fuerza política o partido que contando con el apoyo de Trump, sin duda ganará las próximas elecciones presidenciales en Colombia.

Así que ya no se trata de presentar el futuro de Colombia como optimista o pesimista, sino de basar el análisis de la situación por la que se atraviesa, valorando los múltiples hechos reales y concretos y que la realidad nos está poniendo brutalmente frente a los ojos.

Fuente Foto Internet.

Luego, en el salón exclusivo donde se encontraba, llorando de alegría, alzó su vaso de Wisky y brindó por la muerte del comandante. - “Fue una operación impecable y paciente de nuestras gloriosas fuerzas armadas. Un golpe histórico” agregó ante la algarabía y la regocijo que embargaba a sus paniaguados y lacayos que en ese momento lo acompañaban.

Al día siguiente, 05 de noviembre de 2011, abotagado por la resaca de la noche anterior, el presidente Santos daba la noticia a través de los medios de comunicación adictos, que como buitres se regocijaron con la imagen del cadáver del fusilado.

Después de felicitar al hoy embajador de Colombia en Washington el ministro de defensa Juan Carlos Pinzón, a las fuerzas militares en su conjunto, repitiendo la consigna militarista vacía de “Fé en la Causa”, continuó con el sonsonete hablado muy de su estilo, limitado a tres ideas: Un golpe histórico. El crimen no paga. Y señores de las Farc, desmovilícense por que terminarán en una cárcel o en una tumba, Concluyendo su insulsez con el grito cuartelario y patriotero de ¡Viva Colombia!

Poco después, a medida que se iban conociendo más detalles de la operación militar llamada Odiseo, de los meses que duró el cerco de aniquilamiento ejecutado por toda una brigada militar con más de 1.000 soldados de infantería dotados de la más sofisticado  tecnología militar estadounidense, satelital, aérea y terrestre, de bombas de dispersión de 500 kilos, de ametrallamientos aéreos continuados, de perros rastreadores y pagos de millones de dólares de recompensas, de localización  y bombardeos en tiempo real, y de saber que el presidente Santos con su gobierno venía adelantando un proceso de diálogos para crear un escenario de paz, precisamente con el comandante a quien ordenó fusilar; se alzó la voz autorizada y valerosa del arzobispo de Cali monseñor Darío Monsalve, quien en un comunicado escribió entre otras cosas:  

“ ¿Por qué no trajeron vivo, por ejemplo, a 'Alfonso Cano', cuando se dieron todas las condiciones de desproporción absoluta y de sometimiento y reducción a cero, de un hombre de más de sesenta años, herido, ciego y sólo? Y, ¿por qué encapsular la lucha anti-guerrillera en ese marco de traer muertos a los cabecillas, sin agotar el marco ético de la no pena de muerte, de la captura como objetivo legal?"  

Poco después, el comandante Timoleón Jiménez, quien remplazo del comandante Cano en la comandancia de las Farc-EP, escribió una argumentación basado en el artículo 4 del protocolo II de los convenios de Ginebra conocido como Derecho Internacional Humanitario; en el Estatuto de la Corte Penal Internacional, artículo 8, numeral 2, literal sobre crímenes de guerra, y, en artículo 11 de la Constitución de 1991 vigente de Colombia que  consagra la inviolabilidad del derecho a la vida y la prohibición de la pena de muerte, para preguntar directamente al presidente Santos, con una pregunta que no prescribirá nunca; si está dispuesto a responder jurídicamente por la orden de fusilamiento de un hombre herido y desarmado, viejo, solo, sin gafas y casi ciego; reducido ante una tropa de más de 1.000 soldados profesionales y mercenarios extranjeros, lo que ante el Derecho Internacional Humanitario y ante cualquier ordenamiento jurídico moderno constituye un evidente crimen de guerra, el  que hoy 5 años después de ejecutado,  se pretende lavar y dejar impune con un premio nobel de Paz.     

Fuente Imagen Internet

   

Página 1 de 7
Volver