powered ByGiro.com

Descargar
0:00



DKP saluda el " II Encuentro Internacional Constituyentes de Exiliados-as Perseguidos-as por el Estado Colombiano"

Günter Pohl Günter Pohl evento

Por lo tanto quiero terminar con unas palabras de Bertolt Brecht quien constató: „Solo tanta verdad se impone como nosotros sabemos imponer. Por eso la victoria de la razón solo puede ser la victoria de los razonables.“ Los razonables somos nosotros. Nada cambia sino es por nosotros; reseña Günter Pohl, Secretario Internacional del Partido Comunista Alemán (DKP) al II Encuentro de exiliados al evento que contó con la presencia de delegaciones e invitados especiales de Europa, EE.UU y Colombia.

 

***

 

2°Encuentro Internacional Constituyentes de Exiliados-as Perseguidos-as por el Estado Colombiano

Berlín, 9 a 12 de marzo, 2015

 

Queridas y queridos camaradas los unos, compañeras y compañeros los otros, amigas y amigos todos:

 

Es un honor grande estar aquí con Ustedes, en una „reunión colombiana“, y tener la posibilidad de intervenir ante Ustedes. Lo que facilita esto, es el hecho de que la reunión tiene lugar en Alemania, en el centro de Berlín - y a la vez esto ya es parte de la tragedia por la que nos toca reunirnos. El que colombianas y colombianos tengan que reunirse a diez mil kilómetros de la tierra que los vio nacer, es terrible y repudiable. Es política del estado en Colombia, política de la estrecha unión entre estado y paramilitarismo, o sea de capital y terratenencia con sus secuaces pagados que han forzado a decenas de miles de compatriotas a salir de Colombia y organizarse una vida nueva en setenta países del mundo. Por lo tanto dicho (y subrayado) sea que el encuentro de este fin de semana precisa en su título que no simplemente se trata de refugiados. Tampoco solo se habla de exiliadas/os – es muy preciso decir: exiliados perseguidos por el estado colombiano.

 

De todo aquello hablarán Ustedes este fin de semana, en continuación del primer encuentro en Bilbao en noviembre del 2014, en un marco de nuevas circunstancias que se han abierto con el acuerdo entre las FARC y el estado colombiano. Por eso es que yo no voy a profundizar mucho en esta dirección; llevaría leña al monte. Pero, eso sí, déjenme decir que la solidaridad nuestra va con todas y todos los que vinieron forzadamente a Europa, independientemente de su afiliación política o lo que hayan hecho para „merecer“ tal destino. A todas/os las/os perseguidas/os les estrechamos la mano, de parte del Partido Comunista Alemán, de su Comité Central y de su militancia, de su periódico „Unsere Zeit“ que como prácticamente ninguno más en Alemania informa sobre causas, historia y actualidad del conflicto colombiano. Así que reciban nuestros deseos de éxito para esta conferencia, pero mucho más aún para los propósitos que van más allá de la misma: participación política en los acuerdos, la implementacion de una comisión de verdad, la atención a las víctimas, la fortificación de un gremio único para tener una sola voz de los exiliados-perseguidos, entre otras.

 

Para quien habla es un gusto personal enorme, después de no pocos viajes a Colombia, poder referirse ahora ante Ustedes brevemente a tres asuntos:

 

- la política actual en la Unión Europea

- los medios alemanes y el conflicto en Colombia

- una reflexión corta sobre nuestras posibilidades en un país imperialista como Alemania

 

Compañeras y compañeros:

 

Europa no es la Unión Europea; es que la UE es la que se atribuye hablar en nombre de „Europa“. Es preciso recordar que Europa es casi el doble de la Unión Europea. Lamentablemente muchos políticos y partidos de la izquierda ayudan a camuflar el carácter de la UE como un pacto del capital, utilizando el lenguaje incorrecto de las clases dominantes. No es esta UE una unión de paz aunque hubiera recibido el Premio Nobel de Paz – recibido por el simple hecho de que no hubo guerra entre sus países miembros desde su creación hace sesenta años. Muy bien, el mejor argumento para - por fin - dar este premio a los Estados Unidos que no conocen guerra entre sus estados hace más de cientocincuenta años.

 

Y son fuerzas de la izquierda moderada que a veces tienen y propagan la idea de que en su origen la UE ha sido progresista y solo había que volver a estos orígenes. Nada más equivocado: la entonces „Comunidad Económica Europea“ fue un producto de la Guerra Fría, para „parar al comunismo“. Al consumir su propósito en 1989/91 se abrió para la membresía de los países del este de Europa. Así siempre dándole espacio político a la OTAN que le siguió el paso por aquellos países. Ahora está en las fronteras de la Federación Rusa. Las cúpulas de la UE apoyan la agresión de las fuerzas nacionalistas-militaristas de Ucrania contra las Repúblicas en el Donbass. Esto, en el fondo, es una agresión contra la Federación Rusa.

 

Esta Unión Europea del capital y del militarismo efectivamente no es nigún contrapeso frente a los Estados Unidos de América con supuesta perspectiva de ser progresista cuando se le aplica una que otra reformita. Es una unión imperialista, aunque con las contradicciones típicas que tienen alianzas entre estados con intereses económicas que por su naturaleza son opuestas; Lenin escribió acerca del tema. Nosotros como PC Alemán partimos de la idea de que la UE no se la puede reformar sino su destino debe ser su abolición completa.

 

Suena bien, pero ahora viene lo complicado: no son las fuerzas de izquierda que en este momento sean capaces de convertir la historia de esta alianza capitalista, llamada Unión Europea, en dirección a un desenlace positivo, o sea su fin. Por lo contrario: serán las contradicciones entre los estados miembros que facilitan su desintegración. Nuestra tarea es conocer aquellas contradicciones y aprovecharlas.

 

Y donde hay contradicciones, las crisis no se pueden esconder durante mucho tiempo; en la Unión Europea distintas crisis se complementan desde hace muchos años. Voy a nombrar solo tres de ellas.

 

La crisis es económica: Es una crisis de muy distintas fuerzas acumulativas y cadenas de creación de valores, con una potente Alemania como único país que se ha beneficiado con el Euro, a partir de que los países del sur de Europa (en el lenguaje de Berlín la „periferia“) ya no pueden devaluar su moneda para así vender sus productos. Hoy Alemania es una avalancha económica y campeón de exportación. Es por eso que la UE hoy casi más se rige por las directivas de „Berlín“ que por las de Bruselas; en Grecia saben de lo que hablo. El Euro es un diseño alemán, y es todo un éxito. Pero, como es propio del capitalismo: un éxito que solo beneficia a muy pocos.

 

La crisis de la UE también es inmensamente política, especialmente desde el 2015; me refiero al tema de los refugiados del Medio Oriente y de África, a la supuesta solución con el acuerdo con el régimen turco como portero de la UE a partir de 2016, al continuo chantaje de parte de Turquía desde entonces y al gran desacuerdo sobre cuotas para refugiados entre los 27 estados miembros. Aquello muestra las grietas que se han abierto entre los estados que forman parte de la UE. Se podría seguir con el tema de las deudas y cómo se lleva acabo el chantaje y la extorsión – en una „unión“.

 

Y la crisis además es una de la falta de unidad frente a la competencia imperialista. El „Brexit“ es una muestra de que existen alas „europeas“ y „atlánticas“. ¿Cómo enfrentar el desafío que significa el nuevo Gobierno estadounidense? La aparación de Donald Trump solo durante algunos meses llevará consigo la posibilidad de disimular unidad frente a lo absurdo de muchas de las decisiones de Trump, y mostrarse como la parte buena en política internacional, comparado con él. Después se verá que el otro Nobel de la Paz - he aquí el héroe del mundo libre, Barack Obama - no sólo es el campeón mundial en asesinatos de drones sino que decretó la expulsión de la misma cantidad de latinoamericanos sin papel como es el propósito de Trump. Y cuando los medios europeos, en consonancia con los políticos encargados de los negocios de la clase dominante, lamentan la construcción de un muro en la frontera con México, se „olvidan“ de que allí ya existe una valla tremenda, y también se „olvidan“ de que la fortaleza Europa no necesita muros – ya que tiene el Mar Mediterráneo. Se ahogan miles de refugiados cada año, en el 2017 hasta hoy cerca de 500 personas. Pero, por su puesto, es excelente para ellos poder presentar a un tipo desagradable y repudiable como Trump para no hablar de lo propio, cambiar de tema y desorientar la opinión pública. En eso ayudan los medios.

 

Compañeras y compañeros:

 

Se ve que los medios de comunicación tienen un papel importante; no es nada nuevo. Influyen en decisiones de los políticos, y a la vez son sólo expresiones de decisiones ya tomadas por las clases dominantes. Los medios son maestros de la decontextualización que en realidad es una dialéctica irracional entre reducción y falta de comprensión del caso.

 

En el caso colombiano, los medios alemanes – seguramente parecido a otros países europeos – reducen el conflicto sistemáticamente respecto a tiempo, víctimas, contenido, dimensión y desenlace y por lo tanto fracasan necesariamente cuando se trata de aportar para la posible superación del conflicto.

¿Cómo funcionan estas reducciones?

 

Reducción en tiempo: supuestamente el conflicto comenzó con la creación de las FARC, en 1964. Más allá de „Unsere Zeit“ o „junge Welt“ los medios escritos o televisivos nunca se refieren al asesinato de Gaitán, ni mucho menos a todo lo sucedido anteriormente. Por lo tanto, para ellos el año pasado „terminó un conflicto de 52 años“.

 

Consecuente con esta falta de información se reduce también el número de víctimas al tiempo desde 1964, sin mencionar siquiera la anterior época de la „Violencia“ con sus 300 000 muertos y que esta guerra civil expresamente ha sido la razón de la autodefensa armada de los campesinos en los cincuenta y sesenta; de la creación de las mismas guerrillas en este tiempo. Y hoy los medios callan el hecho de que en 2016 se han asesinado a ochenta defensores de derechos humanos, y que esto significa un aumento respecto al año anterior. Claro: El conflicto, como sabemos, ha terminado…

 

Reducción en contenido: el conflicto colombiano es uno de los pocos en el mundo entero meramente clasista, sin causas religiosas o tribales, y quizás es/era el último en que las dos clases están/estaban armadas. Los medios, sin embargo, se empeñan en hablar de un conflicto de drogas; las expulsiones en el campo para dar camino libre a las multinacionales para la explotación de los minerales y de la tierra en general casi no se mencionan. Y si se mencionan, supuestamente no tienen que ver con el conflicto sino son tristes problemas, pero colaterales. Problemas de los pueblos no son problemas de los medios capitalistas de las metrópolis. Colombia, eso sí, fue tema cuando se secuestró a una candidata presidencial.

 

Otra reducción más: Ni pensar que los medios entiendan o hablen de la dimensión histórica del conflicto, un conflicto enmarcado en la eterna estrategia de los Estados Unidos de América de un panamericanismo, frente a las visiones de Bolívar, hoy expresadas al menos en la voluntad de crear instituciones como la CELAC, tan limitadas que sean a veces.

 

La reducción en el desenlace del conflicto: a pesar del exterminio de la Unión Patriótica, de todos los casos de masacres en el campo, de „falsos positivos“, de la comprobada interacción entre Fuerzas Armadas, parte de los parlamentarios y el paramilitarismo, ningún medio burgués se interesa por el devenir del conflicto, ni por las consecuencias que tienen las injusticias que se han cometido y que se están cometiendo todavía. La prensa y la televisión se sitúan supuestamente en la mitad entre las dos fuerzas beligerantes lo cual es fatal. Primero, es imposible comprender el conflicto desde una supuesta imparcialidad. Segundo, ser „imparcial“ en un caso tan obvio como el de Colombia, significa en los hechos: estar de lado de los que son los responsables de tantos crímenes.

 

Por todo ello, con tanta calculada mezquindad por un lado y tanta ingenuidad por el otro, es meramente imposible que los medios den aportes útiles para la posible superación del conflicto. Pues, para ellos ya ha terminado el conflicto o termina en estos días con la entrega de armas de la guerrilla en las zonas especiales. ¡Nada más equivocado, es una reducción de la lucha de clase a la mera lucha armada!

 

Compañeras y compañeros, todo esto no es casual, los medios de comunicación tienen su papel en el sistema. Y el hecho de que esto es así - de que sabemos de las injusticias más obvias y crueles, y de que al mismo tiempo estamos frente a una población en Alemania y los demás países en Europa que no tiene ni la mínima idea de lo que ha sucedido y aún sucede en Colombia - a veces nos deja perplejos.

 

¿Cómo revertir esta situación? La verdad es que como gente progresista, como comunistas, estamos lejos de influir mucho en la opinión pública. Nuestra solidaridad consiste en la publicación en nuestros medios de lo que sucede en Colombia, en brindar posibilidades de giras políticas por el país, en organizar charlas o protestas. Sabemos que deberíamos hacer más. Siempre se puede hacer más… A esta solidaridad sobre la base del internacionalismo proletario más allá del DKP o de grupos solidarios con Colombia procedente de la así llamada „sociedad civil“ podemos incluir el periódico „Junge Welt“ y un sector reducido del partido „Die Linke“. El lugar dónde actualmente nos encontramos lleva el nombre de „Willy Brandt“, canciller alemán de parte del Partido Socialdemócrata de Alemania en los primeros años de la década de los setenta. Ojalá dar espacio a esta conferencia signifique un punto de partida para una nueva política del SPD que en siete años de liderar el ministerio de asuntos exteriores casi no ha contribuido para la paz ni para el bien de las/os exiliadas/os perseguidas/os por el estado colombiano.

 

Parece ser una paradoja: La cantidad de conflictos en el mundo no ha generado más gente solidaria, sino evidentemente lleva a la desilusión de muchos. La consciencia política en los países imperialistas en grandes rasgos evidencia un nivel que se puede explicar solo con la irracionalidad del sistema mismo.

Sin embargo, quien conoce la historia de Colombia, sabe bien que es muy necesario ejercer presión al Gobierno para que cumpla con lo acordado con las FARC. Es necesario que las conversaciones con el ELN tengan un desarrollo positivo. Debe terminar la serie de asesinatos contra defensores de derechos humanos, de activistas de la Marcha Patriótica y otros, y de los campesinos que con razón reclaman la devolución de sus tierras. ¡No debe repetirse en Colombia lo que ha sucedido ya tantas veces!

 

Por lo tanto quiero terminar con unas palabras de Bertolt Brecht quien constató: „Solo tanta verdad se impone como nosotros sabemos imponer. Por eso la victoria de la razón solo puede ser la victoria de los razonables.“

 

Los razonables somos nosotros. Nada cambia sino es por nosotros.

 

Muchas gracias.

Berlín 12.03.2017

 

Foto archivo ANNCOL.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Volver