powered ByGiro.com

Descargar
0:00



El martes a las 8.30 pm, cerca al hospital de Toribío, en el Cauca, José Yatacué fue abordado por hombres encapuchados, que le dispararon seis veces y huyeron. Tenía 35 años, era indígena y comandaba desde hace 18 las milicias en esa zona del país “incluso dentro del proceso de paz”, de acuerdo con Mireya Andrade, integrante del componente de las Farc en el Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MMV).

Según un texto al que tuvo acceso ¡Pacifista!, el guerrillero asesinado “recibió una llamada de John Ramírez quien le manifestó que le llevara un espejo a la salida del pueblo de Toribio al frente del Hospital y ahí lo asesinó.

Este sicario pertenece a estos grupos que se hacen pasar por el EPL y ELN”. Los comandantes del Punto Transitorio de Normalización (PTN) de Monterredondo, la más cercana a Toribio, preparan “un comunicado público denunciando los hechos con nombres y apellidos de quienes son los responsables de estos grupos y quien fue el asesino”, según el documento.

Este hombre era conocido en la guerrilla como ‘Jaider Villa’, fue censado por las Farc así que hacía parte de los guerrilleros que iban a ser indultados una vez concluyera el proceso de concentración. Sin embargo, tenía “permiso” para volver a su casa “a responder por las necesidades de su familia, como siempre lo ha hecho”, señala Andrade. ¡Pacifista! conoció la información de la muerte de Yatacué por líderes sociales de la región y también pudo establecer que el Mecanismo prepara un informe al respecto.

Sin embargo, nadie del componente del gobierno ni de la ONU se ha pronunciado oficialmente. La muerte de Yatacué se suma al asesinato, el pasado 16 de abril, de Luis Alberto Ortiz, un guerrillero que “había salido a principios de abril de la cárcel de Vista Hermosa con el beneficio de la amnistía”, según informó en su momento Caracol Radio. El guerrillero fue asesinado en la vereda la Guayacana, en el municipio de Tumaco, Nariño, donde vivía. El Mecanismo de Monitoreo y Verificación también investiga las circunstancias en las que Ortíz fue asesinado.

Noticia en desarrollo…

 

Luego del asesinato de Luis Alberto Ortiz Cabezas, integrante de las FARC y beneficiario de amnistía en el marco del proceso de paz con esa guerrilla, las FARC han denunciado, constantemente, la presencia de grupos paramilitares en Tumaco y en el pacífico colombiano, según ellos son por lo menos 10 estructuras que intentan ejercer el control de la región.

Según Romaña, ellos tienen claro que hay una complejidad de estructuras paramilitares que operan en Tumaco, Llorente, el Rosario y “eso no es un secreto de todo el pueblo nariñense ni de la fuerza pública o las demás unidades del Estado” y resalta que, aunque Nariño y Tumaco son zonas piloto para el desmantelamiento del paramilitarismo “no se ha hecho hasta el momento nada”. Solamente en este año han asesinado 140 personas en Tumaco, denunció. (Le puede interesar: Precariedad, corrupción e inseguridad en Zonas Veredales)

Edison Romaña, comandante de la Zona Veredal Transitoria de Normalización, Ariel Aldana en Tumaco, afirmó que hay mucha tristeza en los integrantes de las FARC EP que habitan allí porque Ortíz, conocido como “Pepe” era muy querido por sus compañeros. Por ello, exigieron, una vez más, que se apliquen todas las garantías de seguridad integrales acordadas con el gobierno.

El comandante de la ZVTN también resaltó que “a pesar del temor, también hay nostalgia porque era un guerrillero muy querido”, según explicó se ha hablado del tema, pero también del compromiso que tienen los integrantes de la guerrilla con la implementación del acuerdo y la transición a un partido político que se conformaría en Agosto. (Lea también Asesinado integrante de las FARC en Tumaco)

En cuanto a las garantías de seguridad, para Romaña no se trata de ponerle “guardaespaldas” a los integrantes de las FARC que en desarrollo de la libertad otorgada por la amnistía, sino que es necesario aplicar, no solamente las garantías de protección, sino también las garantías para el ejercicio de la política y la dejación de armas.

Construcción de Zona Veredal avanza en 40%

 Respecto de las afirmaciones del gerente de las Zonas Veredales, la zona Ariel Aldana era una de las más problemáticas, sin embargo se citó una reunión que permitió superar los impases y seguir avanzando, aunque lento se está haciendo. “Consideramos que en dos o tres meses de pronto, si siguen con el ritmo que van, hacen entrega de este campamento”.

 

Miremos con detenimiento este video made in Farc, que tanto le molestó al presidente del senado de Colombia.

 

Jueves, 20 Abril 2017 01:27

Guerrillero indultado es asesinado

Informa la Zona Veredal "Ariel Aldana" de las Farc ubicada en Tumaco. "Hace quince días había salido de prisión"....A pesar de un Acuerdo entre gobierno y Farc, se asesinan líderes y lideresas sociales ahora directamente un miembro de esta organización insurgente en transito a la vida política sin armas.

  

"En ese orden de ideas y teniendo presente que el actual acuerdo de paz, firmado el pasado 26 de noviembre pretende dar inicio a una nueva etapa de nuestra historia que busca aliviar el enorme sufrimiento que ha causado el conflicto, consideramos de suma importancia que sea retomado el caso del preso político colombiano Simón Trinidad y que bajo consideraciones humanitarias y de paz sea repatriado a Colombia. Al mismo tiempo proponemos que una comisión de Congresistas peticione ante la cancillería y demás entes nacionales e internacionales la realización de una visita a este compatriota en la cárcel de Colorado (EEUU)".

Bogotá, Abril 17 DE 2017.

 

PROPOSICION HUMANITARIA

No. 001

 

Compañeros/as VOCES DE PAZ

PABLO CRUZ

JUDITH MALDONADO

JAIRO ESTRADA

JAIRO RIVERA

IMELDA DAZA

FRANCISCO TOLOSA

Congreso de la República.

 

Luego de un enfrentamiento que se prolongó por más de medio siglo, Los delegados del Gobierno Nacional de la República de Colombia y las FARC-EP, realizaron un acuerdo de paz, con la decisión mutua  de poner fin  de manera definitiva al conflicto armado interno como condición esencial  para la construcción de una paz estable y duradera, con la participación de todos los colombianos y colombianas.

Desde el inicio  de los diálogos de paz, las FARC-EP designaron a Juvenal Ricardo Ovidio Palmera (“Simón Trinidad”) como uno de los delegados Plenipotenciarios del equipo negociador y, posteriormente le asignaron la función de coordinar el proceso de dejación de armas, para lo cual solicitaron al saliente presidente de los EE.UU., Barack Obama, que hiciera uso de su facultad para indultarlo, pues desde el 2004 Simón Trinidad  se encuentra en una cárcel de este país pagando una injusta condena por terrorismo y secuestro. Pese a lo anterior no fue incluido en el listado de indultos concedidos por el mandatario estadounidense poco antes de concluir su mandato.

Cabe recordar que Juvenal Ricardo Ovidio Palmera (“Simón Trinidad”), economista de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y ex profesor de Historia Económica de Colombia en la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Popular del Cesar, fue uno de los impulsores de la Unión Patriótica en Valledupar. A finales de los años 80 y ante la persecución sistemática ejercida por el Estado colombiano contra esta organización político-legal, optó por levantarse en armas, y vincularse a las FARC-EP como lo hicieron centenares de compatriotas.

Tras ser capturado el 2 de enero de 2004, en una calle céntrica de Quito (Ecuador), en una operación ilegal que contó con la participación de la Central de Inteligencia Americana, fue traído a territorio colombiano y extraditado por el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, quien fabricó un  falso expediente con el fin de violar el mandato constitucional que prohíbe la extradición de nacionales por razones políticas.

En Estados Unidos, Simón Trinidad enfrentó un juicio por el delito de narcotráfico, pero como éste no prosperó se le juzgó y condenó a sesenta años de prisión por la retención de tres ciudadanos  norteamericanos en la selva del Caquetá, argumentando su alta posición en las FARC. Acusación falsa y absurda por cuanto Simón Trinidad jamás ha sido miembro del Estado Mayor o el Secretariado de esta organización.

En ese orden de ideas y teniendo presente que el actual acuerdo de paz, firmado el pasado 26 de noviembre pretende dar inicio a una nueva etapa de nuestra historia que busca aliviar el enorme sufrimiento que ha causado el conflicto, consideramos de suma importancia que sea retomado el caso del preso político colombiano Simón Trinidad y que bajo consideraciones humanitarias y de paz sea repatriado a Colombia. Al mismo tiempo proponemos que una comisión de Congresistas peticione ante la cancillería y demás entes nacionales e internacionales la realización de una visita a este compatriota en la cárcel de Colorado (EEUU).

Conocedores de su compromiso con la paz de Colombia y su labor de dar impulso legislativo a  los acuerdos de la Habana, invitamos a Ustedes, compañeros  y compañeros de Voces de Paz, a presentar esta proposición humanitaria en el Congreso de la República.

Fraternalmente,

WLDARICO FLOREZ- PEÑA

Presidente.

Domingo, 16 Abril 2017 13:42

Acuerdos de paz: algo no va del todo bien

La comunidad internacional se preocupa por la implementación de lo acordado en La Habana con la guerrilla. Alguien en el gobierno debería escuchar sus voces de alerta.

Como siempre, el prestigioso intelectual James Robinson puso el dedo en la llaga. Hace algunas semanas, con motivo del título honoris causa que le otorgó la Universidad de los Andes, dio un discurso poco complaciente para el gobierno y las Farc. Para él, los acuerdos de La Habana no se ocuparon de un tema central: la manera como funciona –o no funciona– el Estado. Calificó como un “elefante en la habitación” cierto derrumbe parcial del mismo. Su mayor preocupación es que ese Estado, no fallido pero tampoco del todo capaz, tiene la tarea de implementar los acuerdos y construir la paz, algo que aún no se sabe si le quedará grande.

Lo que Robinson ha expuesto ante un auditorio académico coincide con la percepción que tienen muchos embajadores y miembros de la comunidad internacional, que trabajan en Colombia e intentan ayudar a que la transición de la guerra a la paz resulte exitosa. Sus preocupaciones, que son bastantes, no siempre han sido recibidas con beneplácito por el gobierno. SEMANA habló con un grupo significativo de ellos, de Europa y América, quienes expresaron sus inquietudes.

Para empezar, la comunidad internacional, en general, reconoce que el acuerdo de paz que logró Colombia es excelente. Justo por ello, apuestan a que su implementación también lo sea, pues podría ser ejemplar para el mundo en una coyuntura tan sombría como la actual. Sin embargo, hay también conciencia de que es muy ambicioso. Capítulos como los de la justicia transicional son sofisticados y complejos a la hora de llevarlos a la práctica. Desafíos como sustituir más de 100.000 hectáreas de coca por cultivos lícitos requieren demasiados recursos; y resolver el problema histórico de la tierra es prácticamente imposible sin el concurso de las elites agrarias, cosa que difícilmente ocurrirá. Todos están de acuerdo con que Colombia ha mejorado su situación radicalmente si se compara con las décadas pasadas, cuando el país estaba al borde del colapso y bañado en sangre. También existe un importante consenso en que el país tiene grandes capacidades institucionales. Justamente por eso resulta alarmante que se vea difícil tan pronto la implementación de los acuerdos en aspectos que parecen fáciles, o apenas prácticos, como la instalación de las zonas veredales para el desarme de las Farc, la puesta en marcha de la Ley de Amnistía o la reincorporación de 7.000 guerrilleros.

Le puede interesar: "Armas de las FARC registradas e identificadas": ONU

La incertidumbre política

Se puede decir que la primera gran preocupación tiene que ver con los tiempos. La experiencia de los procesos de paz en el mundo ha demostrado que los primeros 18 meses luego de firmado un acuerdo son cruciales para que sea sostenible e irreversible. En Colombia esto es particularmente cierto porque en un año habrá elecciones presidenciales y en la baraja de candidatos con mayores opciones para suceder a Santos ninguno tiene el entusiasmo ni el compromiso del actual presidente. “La construcción de paz es tarea de los próximos tres presidentes de Colombia. Si ellos no asumen esto como una tarea principal, se habrá perdido una gran oportunidad”, dice un embajador europeo.

Por eso está abierto el interrogante de cómo se logrará realmente que la paz sea un propósito nacional y haya una reconciliación política. Una polarización tan extrema alrededor de la paz sorprende a los extranjeros. En muchos países ha habido resistencias o críticas a los acuerdos firmados, pero en Colombia esta situación parece particularmente exótica dados los beneficios tangibles que el fin de la guerra le ha dado al país en solo unos cuantos meses.

Le puede interesar: “No tenemos la certeza de que los disidentes sean de las FARC”: ‘Pacho Chino‘

País santanderista

“En Colombia sobran abogados”, repitieron varios embajadores a SEMANA. Si bien la mayoría de ellos reconoce que el fast track ha sido una fórmula acertada, los desconcierta la cantidad de leyes y decretos requeridos para sacar adelante el acuerdo. Aunque este es un rasgo propio de la sociedad colombiana, y también de América Latina, les preocupa que sacar adelante las leyes se haya convertido en el esfuerzo principal no solo de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo de Paz (CSIVI), sino de la plana mayor del gobierno. Durante las sesiones para aprobar la Jurisdicción Especial para la Paz, por ejemplo, no solo el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, tuvo que trabajar para convencer a cada congresista, incluso de la coalición del gobierno, para que hiciera parte del quorum y votara a favor, sino que también tuvieron que participar el alto comisionado Sergio Jaramillo, el alto consejero para el posconflicto, Rafael Pardo, y hasta el ministro de Defensa. En contraste, la implementación en las regiones, donde realmente debe tener impacto, todavía no se siente.

Todd Howland, el representante de la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU, ha señalado públicamente esta excesiva carga política. Considera que mientras todo el gobierno se usa a fondo para lograr mayorías en el Congreso, los dividendos de la paz todavía no llegan a territorios donde se vive un desangre de líderes y el crimen organizado crece como hierba mala.

Le recomendamos leer: Cultivos de coca, el talón de Aquiles de la paz

La regular coordinación

La comunidad internacional ha recibido bien la llegada a la Vicepresidencia del general Óscar Naranjo porque se espera que cumpla el papel de articular a todas las instituciones y funcionarios del Estado involucrados en la implementación, algo que hasta ahora nadie está haciendo. En estos meses no solo han saltado a la vista celos y diferencias que han dificultado la toma de decisiones, sino la cultura de ‘feudos políticos’ en muchos ministerios y gobiernos locales.

Posiblemente la colisión entre diferentes ministerios es más grave en cuanto a la puesta en práctica del punto cuatro de La Habana sobre sustitución de cultivos. Mientras el Ejército y la Policía se trazaron una meta de erradicación forzada de 50.000 hectáreas, el Ministerio del Posconflicto hizo lo propio con la sustitución. El problema es que la estrategia del garrote (erradicación) tiene asegurados los recursos y muestra resultados inmediatos; la de la zanahoria (sustitución) marcha lentamente y no tiene los recursos asegurados. Este es un tema sensible para el gobierno de Estados Unidos, que, aunque respeta el acuerdo de La Habana en esta materia, es escéptico en sus resultados.

La coordinación también es particularmente crítica en cuanto a los asesinatos de líderes comunitarios y políticos. El gobierno, la Fiscalía, el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo tienen lecturas diferentes sobre lo que ocurre, y cómo enfrentar el problema de la violencia residual y las nuevas violencias.

Le puede interesar: Óscar Naranjo, nuevo vicepresidente de la República

¿Y la cooperación?

Para muchas personas fuera de Colombia, y también dentro del país, es difícil de entender por qué el presupuesto de este año tiene recursos tan lánguidos para implementar los acuerdos. Al respecto, en su último informe ante el Consejo de Seguridad, el secretario general de la ONU dice que “las tareas previstas en el acuerdo de paz ejercen una presión extrema sobre los recursos y capacidades para cumplirlas en un plazo muy limitado”.

Muchos delegados de la comunidad internacional se sorprenden de que el gobierno espere que por lo menos este año los recursos provengan de la cooperación. Sin embargo, no hay suficiente claridad sobre cuáles son los proyectos de envergadura que esta debe apoyar, y, de alguna manera, se está haciendo a retazos. Todos dicen tener mucho interés en contribuir a largo plazo. La pregunta es ¿hay un plan? ¿O el gobierno echa mano de la cooperación porque el sistema de contratación interno es tan complejo que no permite hacer inversiones inmediatas, como se necesita?

Le recomendamos leer: ¿Qué hará Trump con Colombia?

Aunque los embajadores no consideran catastróficas estas dificultades, sí tienen claridad en que Colombia necesita apoyo por algún tiempo, y especialmente para que el proceso de paz se haga irreversible. Por eso casi todos apoyan la idea de que una segunda misión de la ONU vigile el cumplimiento de los acuerdos.

La misión que actualmente encabeza Jean Arnault, como delegado del secretario general de la ONU, termina con el desarme de las Farc, es decir, en junio. La segunda está contemplada en el acuerdo, pero aún no está claro su alcance. Como es lógico, el gobierno no es muy amigo de una permanencia amplia y prolongada de la ONU, pues lo considera innecesario y lesivo de alguna manera para la soberanía. Sin embargo, los embajadores la consideran más que necesaria, dada la incertidumbre política que hoy reina en el país.

Viernes, 07 Abril 2017 08:42

De una paz mezquina y barata

Ante el incumplimiento en la construcción y adecuación de las Zonas Veredales de Transición y Normalización (ZVTN), y las dilaciones y cambios en la Justicia Especial para la Paz (JEP), queda claro que una cosa es lo acordado entre las FARC-EP y el Gobierno Nacional y otra la implementación.

Colombia tiene un Estado casi mafioso, barato en su administración, con resistencia a transformarse y con el gran vuelo diplomático de tener una oligarquía vendedora de materias primas. El acuerdo no transforma eso. El que resulta transformado es el acuerdo por las características del Estado que lo implementa y, conociéndolo, es de esperar que la paz esté siendo usada para vender las partes de país que no se habían feriado a las multinacionales y que esta resulte mezquina ante los objetivos del acuerdo y barata en términos de su implementación.

De una paz mezquina

A Santos no se le premió su inexistente magnanimidad con el Premio Nobel de Paz 2016: se le otorgó la distinción para darle gabela política frente a Uribe y la extrema derecha, sector que impulsó el ‘no’ en el plebiscito del pasado 2 de octubre. Su falta de control hoy sigue siendo clara: su gobierno está construyendo la paz desde el Congreso y, en teoría, contaba con las mayorías gracias a la coalición de partidos denominada Unidad Nacional. Sin embargo, dicha coalición es débil.

Entre bandidos no hay lealtad sino intereses. Eso quedó claro el 9 marzo, día en el que se daría el último debate para la creación de la Justicia Especial para la Paz (JEP): el absentismo obligó a aplazar el debate para el lunes 13 de marzo. El resultado hay que leerlo con cuidado, pues ahora para que los miembros de las FARC-EP participen en política tendrán que contar con la aprobación del Tribunal para la Paz.

El absentismo y los cambios a la JEP muestran las contradicciones que representa el acuerdo para los intereses de los políticos, militares, terratenientes, mafiosos y empresarios representados en el Congreso colombiano. En el caso del debate del 9 de marzo, el Partido de la U, miembro de la Unidad Nacional, manifestó la incomodidad que tienen sectores de la coalición afín al gobierno con la JEP. Así, la ‘operación tortuga’ de los parlamentarios no solo demostró su mezquindad política sino la falta de gabela que padece Santos hacia la implementación del mismo. De otra parte, puso en claro que lo acordado en La Habana y transformado luego del triunfo del ‘no’ podría cambiarse de nuevo si no se hace respetar lo pactado.

Esta paz mezquina la capitaliza la extrema derecha representada en el Congreso por el Centro Democrático, partido político que ni se molesta en esconder sus simpatías por la crueldad paramilitar. En medio del absentismo del 9 de marzo y justo cuando Jairo Estrada, integrante del movimiento Voces de Paz, decía: “no es con alaridos ni con gritos como se gana la argumentación”, alguien de la bancada uribista le gritó: “¡con plomo!”.

 

De paz barata

 Aunque la ZVTN de Tumaco es de fácil accesibilidad, al momento de llegar la insurgencia, el pasado 30 enero, el sitio solo contaba con cuatro baños portátiles para más de 300 personas y un terreno desolado. Hoy las construcciones avanzan despacio. Foto: Andrés Gómez.

Aunque la ZVTN de Tumaco es de fácil accesibilidad, al momento de llegar la insurgencia, el pasado 30 enero, el sitio solo contaba con cuatro baños portátiles para más de 300 personas y un terreno desolado. Hoy las construcciones avanzan despacio. Foto: Andrés Gómez.

La implementación de los acuerdos de paz ya está andando. La guerrilla honra lo pactado y se ha concentrado en las 19 ZVTN y los 7 Puntos Transitorios de Normalización (PTN), que deberían haberse terminado de construir el 1 de diciembre, mientras el acuerdo es tramitado para su refrendación a través del llamado fast track que, en realidad, legisla a paso tortuga en el Congreso. ‘¡A resolver en medio de la implementación!’, parece que dijeron ambas partes. El problema es que Colombia no solo tiene un Congreso paramilitarizado, conservador y mezquino con los colombianos sino que cuenta con un Estado corrupto e inefectivo. Por ello el Estado no puede hacer algo diferente a lo que siempre ha hecho: una Colombia barata, construida por una burocracia falsamente legalista y en extremo desgastante.

Si bien muchas de las áreas de concentración son de difícil acceso, no son las distancias y lo abrupto de la geografía los impedimentos para la adecuación de las ZVTN, ni para el registro de las armas de la guerrilla, ni para la cedulación de los hombres y mujeres que las habitan.

La ZVTN de Tumaco queda a menos de dos horas del casco urbano, pero para cuando llegaron los guerrilleros, el pasado 30 de enero, solo había cuatro baños portátiles, el terreno no estaba nivelado y apenas hasta ese mismo día llego una tractomula con láminas prefabricadas para la construcción de infraestructuras. Dos meses de retraso y la obra no estaba ni siquiera iniciada.

Es notoria la falta de voluntad política. Aparte de las instalaciones sin hacer, los dineros que tenían que ser girados a la Universidad Nacional para los estudios de caracterización de las ZVTN no se han realizado y en el trámite se regateó el número de profesionales necesarios para dichas labores.

 

Materiales de construcción prefabricados llegaron con más de un mes de retraso a la ZVTN de Tumaco, a pesar de la fácil accesibilidad a la misma. Foto: Andrés Gómez.

Materiales de construcción prefabricados llegaron con más de un mes de retraso a la ZVTN de Tumaco, a pesar de la fácil accesibilidad a la misma. Foto: Andrés Gómez.

Hoy, en las zonas de concentración convenidas entre el gobierno y las FARC-EP no hay ni espacios para la entrega de las armas de los insurgentes. O sea, ni siquiera para desarmar a las guerrillas el Estado está listo o ha tratado de ser eficiente. De igual manera pasa con alojamientos, unidades sanitarias, etc.

A la ineptitud para la adquisición de terrenos y el tardío inicio de labores se le suman los sobrecostos y las malas condiciones de la comida que lleva el Estado a las zonas de agrupamiento. Es tan barata la paz que construye el Estado que, aunque enarbole el enfoque de género, en las minutas no hay toallas higiénicas, anticonceptivos ni, menos aún, alimentos para madres gestantes o lactantes.

 

Marcha de guerrilleras embarazadas, gestantes y lactantes con sus hijos a la ZVTN de Tumaco. Foto: Andrés Gómez.

Marcha de guerrilleras embarazadas, gestantes y lactantes con sus hijos a la ZVTN de Tumaco. Foto: Andrés Gómez.

Esa paz barata repercute en los acuerdos. La guerrilla ha insistido en que para completar el desarme se deben terminar las construcciones y eso se demora. Además, según lo acordado, durante el tiempo que pasen concentrados, los insurgentes de las FARC-EP deberían recibir capacitación para el mundo laboral, obtener cédulas de ciudadanía y ser registrados en el precario sistema de salud, todo lo cual se demora por la falta de instalaciones.

Ante esta situación quedan varias preguntas. ¿Le quedará grande al Estado, por la corrupción, implementar las condiciones mínimas para la paz? ¿Habrá exigencias de los países garantes ante la falta de eficacia? ¿Qué gabela política y de acción tendrán las FARC-EP ante los retrasos y, ahora, con los cambios a la JEP?

 

¿Paz que pavimenta el extractivismo?

A la paz barata, producto de la corrupción, y a la paz mezquina, producto de las mafias dentro del Congreso, se le suma la paz neoliberal que tanto quieren disfrutar las multinacionales y los países imperialistas que extraen y compran materias primas baratas. Se puede decir que EE.UU., Europa y China ven con voracidad los territorios antes vedados por la presencia de la insurgencia y pretenden, con sus ‘ayudas humanitarias’, pavimentar el camino para el extractivismo.

No será sorpresa, entonces, que la ayuda internacional y sus planes educativos busquen sacar a los exguerrilleros de los campos y promover la industria minera y los monocultivos como fuentes de empleo. Ya ha pasado, de diferente manera, en Liberia, Ruanda, la antigua Yugoslavia y en otros países que han transitado a la paz de mano de la cooperación internacional.

 

De dolientes y responsabilidades

Los guerrilleros del Bloque Occidental de las FARC-EP son bienvenidos por las comunidades que viven en las veredas próximas a la ZVTN de Tumaco. Foto: Andrés Gómez.

Los guerrilleros del Bloque Occidental de las FARC-EP son bienvenidos por las comunidades que viven en las veredas próximas a la ZVTN de Tumaco. Foto: Andrés Gómez.

La insurgencia, en tránsito a su desarme, denuncia la paz mezquina del Congreso y la paz barata del aparato burocrático. Por su parte, las grades empresas de comunicación, en el éxtasis mediático de la paz, sacan a la luz los retrasos de las obras y los sobrecostos de la comida para los guerrilleros, sin embargo, los alimentos siguen llegando caros y en mal estado, las construcciones siguen lentas y sigue sin pausa el asesinato de líderes sociales: más de 120 en apenas 14 meses.

Con el objetivo de cumplir con la palabra empeñada, los guerrilleros ayudan a construir la ZVTN de Tumaco y además existe colaboración con la Fuerza Pública allí desplegada. Si bien es una lección de fraternidad y de construcción de paz, no es regla general: en la ZVTN ubicada en el corregimiento de Madrigal del municipio de Policarpa (Nariño) y en la vereda Agua Bonita del municipio de Montañita (Caquetá) se han presentado acciones de empadronamiento ilegal de civiles y se ha llegado al punto de no permitir la entrada a la prensa.

Así, es asunto de las organizaciones sociales respaldar el acuerdo y exigir al Congreso seriedad con el trabajo de años realizado en La Habana por transformar un poco las causas estructurales del conflicto en Colombia. Es también asunto de las organizaciones sociales que la corrupción no siga construyendo la paz barata y es necesario que se intervenga no solo ante la situación en las zonas temporales de dejación de armas sino ante el militarismo. Solo así podremos dar un paso en el largo camino de construir un país diferente al mezquino y barato que han construido la oligarquía y las mafias colombianas en dos siglos de historia ‘republicana’.

Con la intervención de las víctimas que han ofrecido su experiencia en pos de la reconciliación, con la participación de los que quieren que cese la guerra y que demandan condiciones de vida dignas y con el compromiso de las guerrillas que ahora han decidido jugársela sin confrontación armada, se pueden generar presiones que cambien estas realidades.

Con la Coordinación de la Eurodiputada Gavi Zimmer Presidente del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL), y convocada por los eurodiputados Joao Pimenta Lopes del Partido Comunista Portugués (PCP), Tania González de Podemos y Marina Abiol de Izquierda Unida, integrantes del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL).

Y,  bajo el lema COLOMBIA DESPUES DEL ACUERDO DE LA HABANA: CONSTRUYENDO EL CAMINO HACIA LA PAZ; el día 28 de marzo de 2017, se realizó una importante sesión en el Parlamento Europeo.

En dicho evento intervinieron, entre otras personas; Imelda Daza integrante de Voces de Paz, Cesar Eduardo Loza Del Partido Comunista Colombiano y presidente de la USO, Andrés Gil Vocero Nacional de la Marcha Patriótica y dirigente de la ACVC, Enrique Santiago asesor jurídico de la delegación de Paz de las FARC-, Iván Forero Exiliado Colombiano en España y dirigente del MOVICE; Carlos Montoya del Instituto Popular de Capacitación con sede en Medellín; Miguel Choza Fernández de OIDHACO, Adriana Benjumea de Humanas, y el economista Daniel Munevar, ex-asesor del Gobierno Ecuatoriano en temas económicos.

Algunos apartes de la Intervención de Imelda Daza:

El acuerdo de Paz está en su proceso de aplicación practica, de implementación, en esa medida se creó también una agrupación política, Voces de Paz y Reconciliación, de la cual yo hago parte como Vocera de Paz en la Cámara de Representantes, no somos un Partido Político, ni un Movimiento político, somos una agrupación política que es parte de la implementación del acuerdo; somos un grupo de opinión que tiene dos tareas muy importantes; la primera, ser Voceros del acuerdo en el congreso de la republica, de manera que cada proyecto que sea convertido en ley, en acto legislativo, se ajuste al espíritu y al contenido del acuerdo de Paz, que nada se cambie, nada se adicione, nada se tergiverse. Que las leyes que provengan del congreso, dentro de este periodo de vía rápida, de Fast Track, se ajusten plenamente a lo acordado en la habana y a lo refrendado en el teatro colon de Bogotá.

La segunda tarea que tenemos, es servir de facilitadores para generar las condiciones que requiere la conversión de las FARC en un nuevo Movimiento Político. Es una tarea difícil, por cuanto el sentimiento que albergan muchos colombianos frente a la expresión FARC, es de odio y repulsión, odio y repulsión que fueron promovidos dentro del Plan Colombia que Pastrana negoció con el gobierno de los Estados Unidos, mientras se adelantaban negociaciones en el Caguan, resultado de ese Plan Colombia fue un programa que se adelantó por parte de los grandes medios de comunicación para desprestigiar a la guerrilla de las FARC y colocarle los adjetivos que hoy nos endilgan a nosotros como Voceros de Paz en el congreso, y que yo no quiero repetir, porque bien conocidos son por la opinión publica.

Entonces nos corresponde explicarle al pueblo colombiano, que es de verdad la organización guerrillera Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC-EP-, y que propósito tienen al convertirse en un nuevo Partido Político, para entonces hacer política sin armas.

Esa labor de facilitación la venimos haciendo paralelamente con nuestra tarea de veedores del acuerdo de Paz en el congreso de la republica.

Imelda Daza, denunció igualmente, las permanentes agresiones verbales, las presiones, engaños y mentiras por parte del Centro Democrático contra los Voceros de Paz en el congreso y contra el acuerdo firmado entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC-EP-

Apartes de la Intervención de Cesar Eduardo Loza.

Denuncio la vinculación y participación de las multinacionales en la represión y el exterminio contra el movimiento obrero y popular, y recordó la permanente criminalización de la protesta social, memorizando la masacre de los obreros bananeros en 1928 y la masacre de los obreros cementeros el 23 de Febrero de 1963 en Santa Bárbara-Antioquia-mientras desarrollaban una huelga contra la Empresa de Cementos el Cairo.

Dijo que las multinacionales ven la Paz como el instrumento y medio para extender su acción extractivita minera y energética expoliando mas las riquezas naturales del país, la explotación prudente y racional de los recursos naturales tiene que servir para la Paz, y no para la guerra como ha ocurrido hasta ahora; luego denunció la permanente persecución contra el Movimiento sindical y dijo que éste ha sido fuertemente impactado por el conflicto, para expresar luego, que desde 1977 al menos 483 organizaciones sindicales han sido víctimas de por lo menos un hecho violatorio de la vida, la libertad, o la integridad de alguno de los afiliados, y 322 de estas han visto morir asesinados por lo menos a uno de sus miembros.

El acuerdo final de paz es el piso del cual deben partir las reformas y las transformaciones tendientes a solucionar la crisis nacional, se debe avanzar mediante alianzas estratégicas para defender la paz, la implementación del acuerdo final, avanzar en el proceso con el E.L.N e iniciar el diálogo exploratorio con el EPL, las garantías para la vida, y las más amplias libertades para los colombianos, que pasa por el desmonte del paramilitarismo; llevar a cabo una reforma política profunda que permita disputar en condiciones de igualdad el gobierno por parte de los sectores populares y alternativos, la no privatización, ni venta de los activos y empresas del estado, reformas en el campo y la ruralidad colombiana para el buen vivir del campesino y el pueblo colombiano con soberanía alimentaria, el fortalecimiento y ampliación de las zonas de reserva campesina, reformas tendientes al incremento de los ingresos de los trabajadores y regresión de los TLC fueron otros de los temas expuestos en la intervención del dirigente sindical de la USO y miembro del Partido Comunista Colombiano,Carlos Eduardo Loza.

Apartes de la Intervención de Andrés Gil Vocero Nacional de la Marcha Patriótica y Dirigente de la ACVC.

Asistimos a un momento crucial para nuestro pueblo. Estamos en el tránsito de la guerra a la implementación de los acuerdos que permitirán cimentar la Paz estable y duradera, como quiera que enfrentamos estas circunstancias con la oposición radical y sistemática de la extrema derecha Colombiana, enmarcadas por un régimen político que mantiene el carácter represivo y excluyente, en consecuencia necesitamos forzar la voluntad política del gobierno y mover el establecimiento en dirección a los cambios que demanda el proceso de construcción de Paz, en este contexto resulta indispensable el apoyo y respaldo de la comunidad internacional, y este escenario contribuye sustancialmente a este propósito.

Soy un líder del Movimiento político y social Marcha Patriótica, Movimiento que nació en el año 2012, con el propósito de aportar a la búsqueda de una salida negociada al conflicto armado colombiano, propender por la reparación integral de las víctimas, defender la soberanía popular, y posicionar la necesidad de una reforma agraria integral.

Permítanme, de manera preliminar, llamar la atención sobre la connotación geopolítica del acuerdo final para poner fin al conflicto interno firmado por el gobierno nacional y las FARC-EP-La coyuntura latinoamericana está marcada por la distención y la normalización de las relaciones de Estados Unidos y Cuba, sin lugar a dudas, un triunfo político y diplomático de la revolución cubana, que crea un clima político favorable para la negociación, concertación, y reconciliación, como mecanismo para enfrentar   los conflictos y las tensiones en el continente.

La firma del pacto político del presidente Juan Manuel Santos y las FARC-EP-para poner fin al conflicto armado de 50 años en Colombia, se inscribe en este nuevo clima continental, un histórico triunfo político y diplomático del gobierno de Juan Manuel Santos y de las FARC-EP-, a pesar de la férrea oposición de la extrema derecha colombiana.

En todo caso debemos hacer todos los esfuerzos políticos y diplomáticos para evitar que la nueva administración norte-americana se convierta en una amenaza para el proceso de construcción de Paz en Colombia, esto solo es posible con el apoyo y concurso de la comunidad internacional.

Algunos Momentos en la Intervención de Enrique Santiago, Asesor Jurídico de las FARC-EP- en las negociaciones y en la implementación de los acuerdos.

La implementación de los acuerdos es más trascendental que la firma de los mismos, pues si un acuerdo se firma y no se cumple pierde toda su trascendencia.

Manifestó que es ampliamente conocido que hay un importante atraso en la implementación, pero que desde luego no son las FARC las responsables de este atraso, las responsables son las distintas instituciones del estado. Denunció las modificaciones que al acuerdo original entre las FARC-EP- y el Gobierno colombiano le han hecho en el congreso de la republica, y dijo que esto puede afectar su aplicación y cumplimiento, igualmente expreso su preocupación ante el accionar del paramilitarismo y el incumplimiento por parte del gobierno a los compromisos contemplados en el acuerdo sobre este tema, y dijo además que la fiscalía se atraviesa y obstaculiza el funcionamiento, la aplicación, el seguimiento, implementación y cumplimiento a la JEP ,al exigir ser parte decisiva en su aplicación, cuando dicha entidad ha demostrado históricamente su incapacidad para administrar y aplicar justicia, y para combatir y enfrentar la impunidad  en Colombia.

Cesar Eduardo Losa denuncio la vinculación y participación de las multinacionales en la represión y el exterminio contra el movimiento obrero y popular, y recordó la permanente criminalización de la protesta social, recordando la masacre de los obreros bananeros en 1928, la masacre de los obreros cementeros en santa bárbara.

Dijo que las multinacionales ven la Paz como el instrumento y medio para extender su acción extractivita minera y energética expoliando mas las riquezas naturales del país, la explotación prudente y racional de los recursos naturales tiene que servir para la Paz, y no para la guerra como ha ocurrido hasta ahora, luego denunció la permanente persecución sindical y dijo que éste ha sido fuertemente impactado por el conflicto, para expresar luego que desde 1977 al menos 483 organizaciones sindicales han sido víctimas de por lo menos un hecho violatorio de la vida, la libertad, o la integridad de alguno de los afiliados, y 322 de estas han visto morir asesinados por lo menos a uno de sus miembros.

El acuerdo final de paz es el piso del cual deben partir las reformas y las transformaciones tendientes a solucionar la crisis nacional, se debe avanzar mediante alianzas estratégicas para defender la paz, la implementación del acuerdo final, avanzar en el proceso con el E.L.N E INICIAR UN DIALOGO EXPLORATORIO con el EPL, las garantías para la vida, y las más amplias libertades para los colombianos, que pasa por el desmonte del paramilitarismo; llevar a cabo una reforma política profunda que permita disputar en condiciones de igualdad el gobierno por parte de los sectores populares y alternativos, la no privatización, ni venta de los activos y empresas del estado, reformas en el campo y la ruralidad colombiana para el buen vivir del campesino y el pueblo colombiano, con soberanía alimentaria, el fortalecimiento, el fortalecimiento y ampliación de las zonas de reserva campesina, reformas tendientes al incremento de los ingresos de los trabajadores y regresión de los TLC fueron otros de los temas expuestos en la intervención del dirigente sindical Carlos Eduardo Loza.

El accionar paramilitar fue denunciado por Carlos Montoya, quien explicó además, el maridaje y complicidad entre algunos dirigentes políticos, el paramilitarismo, las multinacionales, las empresas Bananeras, los funcionarios y las instituciones del estado, entre ellas la fiscalía, algunas notarias, entidades oficiales del sector agropecuario, su estrecha relación con el desplazamiento, el despojo y la concentración de la tierra, las masacres, los asesinatos y las desapariciones de líderes recuperadores de tierra, y defensores de derechos humanos.

Adriana Benjumea denuncio en su intervención el drama de las mujeres, cuyo cuerpo es convertido en botín de guerra por actores del conflicto, y dijo que la mayoría de estos delitos sexuales permanecen en la más completa impunidad.

Iván Forero, exiliado en el estado español y miembro del MOVICE, urgió en su intervención al Parlamento Europeo y a la comunidad Internacional a brindar el apoyo y la solidaridad a este acuerdo de Paz y manifestó la necesidad de rodear de apoyo el Proceso de conversaciones con el ELN, y de garantizar en los acuerdos de Paz y en su implementación los derechos de las victimas como garantía de una verdadera reconciliación y de una Paz justa y duradera.

Miguel Choza Fernández de OIDHACO manifestó en su intervención preocupación ante el accionar paramilitar y los continuos asesinatos de líderes sociales y de derechos humanos, así como la permanente violación de los derechos humanos y la aberrante impunidad en que se mantienen estos casos, por lo que llamó a brindar el apoyo y permanente monitoreo para hacer una labor de acompañamiento, de denuncia y seguimiento a este flagelo.

La eurodiputada Marina Abiol de Izquierda Unida planteó que una vez más la Unión Europea, por seguidismo a Estados Unidos o falta de voz propia, ni estaba ni se le esperaba en las negociaciones, posición que debe cambiar si realmente pretende aportar a la paz de nuestro país.

En los oradores y oradoras fue generalizado el clamor para que el Parlamento Europeo, la Unión Europea y la Comunidad Internacional le exijan al gobierno y al Estado Colombiano el cumplimiento de los acuerdos firmados con las FARC, principalmente en el punto Agrario, el tema de los cultivos ilícitos, la Jurisdicción Especial para la Paz-JEP-El Cese inmediato del sangriento exterminio contra la Marcha Patriótica, otros movimientos y Partidos de izquierda y el Movimiento popular, la libertad inmediata de todos los prisioneros políticos, el desmonte inmediato del paramilitarismo, así como las plenas garantías y la protección física de los dirigentes y miembros de las FARC en su transición y conversión en Organización Política.

En las horas de la tarde, de 6 y 30 a 10 de la noche, con la moderación de David Cusatto, Imelda Daza, Andres Gil, y Cesar Eduardo Loza, intervinieron ante una nutrida asistencia en la Casa de América Latina en Bruselas-Bélgica.

Pedro Nolasco Présiga -Constituyente exiliados perseguidos por el Estado colombiano.

Alvaro Leyva, asesor del proceso de paz, reveló a través de su cuenta de Twitter que el exministro de Protección Social Diego Palacio y los generales Arias Cabrales y Jaime Uscátegui firmaron un acta de compromiso de sometimiento a la Justicia Especial para la Paz (JEP).

Uscátegui fue condenado a 37 años por omisión en la masacre que realizaron los paramilitares en Mapiripán en 1997.

Por su parte, el general Cabrales está condenado a 35 años por su presunta participación en los hechos que rodearon la desaparición de cinco personas durante la retoma del Palacio de Justicia el 6 y 7 de noviembre de 1985.

Así mismo, Diego Palacio se vio envuelto en el escándalo de la ‘Yidispolítica‘ en la que fue acusado de ofrecer favores a cambio del voto a favor de la reelección del presidente Álvaro Uribe Vélez, hechos por los que fue condenado a seis años.

“Se espera que los jueces correspondientes autoricen la libertad condicional y anticipada de Palacio, y de los generales Arias y Auscátegui”, señaló Leyva en su cuenta personal de twitter.

El papel de la JEP

Cabe recordar que la Justicia Especial para la Paz, acordada entre el Gobierno y las Farc, será la que procesará a guerrilleros, miembros de la Fuerza Pública, particulares y agentes del Estado involucrados en el conflicto armado de más de 60 años.

Esta norma crea además el sistema de verdad justicia y reparación en el que se establece la Comisión para la Búsqueda de la Verdad, la Comisión para la Búsqueda de Desaparecidos y la Jurisdicción Especial para la Paz, la cual investigará las conductas ocasionadas en relación con el conflicto antes del primero de diciembre de 2016.

En alianza con Canal Capital

Óscar Naranjo nació en Bogotá en 1956.  y desde niño conoció la Policía, pues su papá era oficial de esa institución. Por los traslados de su padre vivió en varios lugares del país, incluyendo Neiva y Bucaramanga. Es el primer hijo de un general de la policía que siguió sus pasos hasta ser, a su vez general.

Bildergebnis für imagen general naranjo y santos

Tras votación en el Congreso en marzo, fue elegido el primer uniformado en llegar a la Vicepresidencia de la República, tras la nominación hecha por el presidente Juan Manuel Santos, ante la salida de Germán Vargas Lleras de este cargo. 

Naranjo se graduó del colegio Calasanz, una escuela dirigida por religiosos españoles y de estudiantes de clase media alta. Entró a estudiar sociología en la Universidad Nacional, pero rápidamente abandonó las clases. A mediados de los años setenta, la facultad era un hervidero de ideas de izquierda y una de las más comprometidas con las manifestaciones que terminaban en pedreas contra y choques con la Policía. Naranjo se retiró para ingresar a la Javeriana, a estudiar periodismo.

En ese momento su padre, Francisco José Naranjo, era comandante de la Policía en Bogotá. Cuando Naranjo tuvo que escribir una crónica para una clase de la universidad, su papá le consiguió que acompañara a un grupo de policías que iba a rescatar a uno de los primeros secuestrados en el país. Eso bastó para que abandonara la Javeriana y solicitara el ingreso a la Escuela General Santander, aunque, por su conocida capacidad para relacionarse con los medios y para mantener una excelente imagen pública, parecería que el breve paso por la carrera le ha resultado muy útil.

En 1978 se graduó de oficial, e inicialmente trabajó en la escuela de oficiales de la Policía y en la dirección docente. Entre 1981 y 1983 su papá fue el director general, y Naranjo tuvo la oportunidad de empezar su carrera conociendo la institución por dentro y pensando en los temas claves, más que conociendo la vida cotidiana del policía de pueblo. Esa privilegiada posición le ha servido para entender la institución en detalle y le ha ayudado en su carrera.

Naranjo empezó su carrera en inteligencia cuando su papá pasó a retiro. Como capitán fue jefe del grupo de contrainteligencia de la Dijín donde, entre otras cosas, diseñó el estudio de seguridad del Palacio de Justicia, que presentó menos de un mes antes de la toma.

De ahí pasó a montar un sistema de inteligencia electrónica, con aparatos que permitían interceptar comunicaciones, hacer seguimientos a personas y de monitorear, vía satélite, su localización. Este sistema fue uno de los ases del Estado en la persecución de los grandes capos de la droga, como Pablo Escobar y los Rodríguez Orejuela.

Además, fue uno de los oficiales que colaboró con el entonces director de la Policía Rosso José Serrano en el proceso de mdoernización de la institución, que le cambió la cara a la Policía y le ayudó a recuperar la legitimidad que había perdido y que la llevó al brode de la desaparición.

Fue director de inteligencia entre 1995 y 2000. A ese cargo llegó a la sombra del entonces comandante de la Policía, Rosso José Serrano, de quien fue mano derecha en la reforma de la Policía, cuando fueron expulsados más de 11 mil policías y se reestructuró la entidad. El conocimiento de Naranjo de la formación de los policías, el respecto que había heredado por ser hijo de ex director y sus capacidades fueron claves en esta reforma.

Con Serrano, también tuvieron un papel clave en el llamado proceso 8.000. La Policía fue una fuente clave de la justicia en ese escándalo y Serrano se convirtió en protagonista de la política colombiana. Aunque Naranjo seguía a la sombra para la opinión pública, entre los políticos se convirtió en un personaje conocido - y, por algunos, temido. Para algunos de ellos, como era el hombre clave de la inteligencia policial, era el que tenía la información sobre ellos y la sartén por el mango.

Naranjo empezó a consolidar un poder considerable. A medida que la inteligencia de la Policía, a su cargo, se volvía clave en la lucha contra el narcotráfico, su liderazgo iba surgiendo. Como fue el encargado de crear y organizar la Dirección de Inteligencia de la Policía, que pasó a comandar, conocía al detalle el funcionamiento y los resultados de esa gran central de inteligencia. Además, era joven y exitoso, lo que no era del gusto de todos sus compañeros en la Policía.

Naranjo terminó de agregado policial en Londres, a donde lo envió Andrés Pastrana. Parecía el ocaso de su carrera, como suelen ser los cargos de agregados para militares y policías. Pero cuando Álvaro Uribe llamó al general retirado Teodoro Campo a tomar las riendas de la Policía, Campo nombró a Naranjo director de la Policía Metropolitana de Cali. Así renació su carrera.

En Cali, Naranjo volvió a enfrentarse con los capos del Valle. Su mayor foco estuvo en vigilar a Gilberto Rodríguez Orejuela, que había sido liberado, y recapturarlo tan pronto un juez lo solicitó. Además, se concentró en entender el emporio de los Rodríguez para poderlo desarticular. Pero sus logros en la lucha contra los grandes capos se empañaron por los escasos resultados en la seguridad urbana de Cali. 

De Cali pasó a ser el jefe de la Dijín en noviembre de 2003. Campo había salido de la Policía, en gran medida debido a un escándalo por la pérdida de dos toneladas de cocaína que había decomisado la Policía, y reemplazado por el general Jorge Daniel Castro. Con el remezón, Naranjo volvió a un cargo más propio de su perfil.

En la Dijín, fue clave en el desmantelamiento del Cartel del Norte del Valle. Es decir, mantuvo la línea de trabajo que había seguido en Cali y que le había granjeado una gran estima en organismos dedicados a la lucha contra las drogas, especialmente la DEA. En diciembre de 2005 fue ascendido a General, un escalón más en una carrera que cada vez llamaba más la atención de la opinión pública y de la prensa.

Bildergebnis für imagen general naranjo y uribe

Álvaro Uribe lo nombró Director General de la Policía Nacional en mayo de 2007, tras un escándalo por grabaciones ilegales que había hecho la Policía y que tumbó al comandante anterior, Jorge Daniel Castro, y a diez generales más.

Como director de la Policía fue una de las cabezas de operaciones exitosas como la muerte de Raúl Reyes en Ecuador, y fue el encargado de manejar los computadores de ese jefe guerrillero y de solicitar a expertos de la Interpol su dictamen forense sobre la información que estaba contenida en ellos. También estuvo en cabeza de la muerte del 'Mono Jojoy'.

 

Uno de los momentos críticos de la carrera del general Naranjo fue cuando su hermano Juan David fue capturado en Alemania en 2005 por narcotráfico, lo que propició que personas como el ex canciller venezolano Ramón Rodríguez Chacín afirmaran que el general Naranjo también hacía parte de una red de narcotraficantes. En 2004 una ex fiscal dijo que Naranjo estaba siendo investigado por vínculos con el narcotraficante alias 'Jabón', pero esa investigación no llegó a nada y Naranjo siempre ha rechazado esas acusaciones.

Bildergebnis für imagen  hermano del general naranjo en alemaniaEn diciembre de 2010, Juan Manuel Santos lo ascendió a general de 4 estrellas, un nuevo grado creado en ese año. Fue el primer oficial de Policía en recibirlo. Y en abril de 2012 presentó su carta de renuncia, que se hizo efecitva a mediados del año.

Tras su retiro de la institución, fue merecedor de la Orden al Mérito Empresarial José Gutiérrez Gómez entregada por la ANDI y del Tributo Revista Semana – Royal Salute al Liderazgo Ejemplarizante.

En mayo de 2013, Foreign Policy lo incluyó como uno de los 500 personajes más poderosos del mundo en su edición The Power Issue y Naranjo pasó a dirigir el Instituto Latinoamericano de Ciudadanía del Sistema Tecnológico y de Educación Superior de Monterrey, y asesorar al Banco Interamericano de Desarrollo y al Gobierno de México.

En 2012 Santos lo nombró como parte de la representación del Gobierno la mesa de negociaciones de La Habana y en 2013 entró a la Junta Directiva de la Fundación Buen Gobierno, organización que pretendía reelegir las políticas del presidente Santos.

Después de la reelección de Santos y como parte de su reforma al funcionamiento de la Casa de Nariño, nombró a Naranjo como Ministro Consejero para el Posconflicto, un cargo nuevo y directamente vinculado a los resultados de las negociaciones con als Farc y el Eln.

Con información de la silla vacía.com

Fuente imagenes Internet

 

Página 1 de 47

  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon
Volver