powered ByGiro.com

Descargar
0:00



ANKARA........ Un grupo de militares turcos intentó perpetrar acciones anticonsitucionales contra los órganos del poder, declaró el primer ministro turco, Binali Yildirim.

"Un grupo de militares, abusando de sus poderes y las armas en su posesión, intentaron perpetrar acciones anticonstitucionales e irresponsables", dijo Yildirim en directo a la televisión NTV.

Facciones de las Fuerzas Armadas turcas se alzaron contra el Gobierno de Erdogan para hacerse con el poder del país otomano.

http://mundo.sputniknews.com/orientemedio/20160715/1062047644/ankara-turkia-tiroteos.html

Publicado en Política / Economía

El portaviones ruso Almirante Kuznetsov se unirá en otoño a la operación rusa en Siria. El objetivo es servir de apoyo en el golpe final para destruir a los radicales de Daesh, informa la cadena rusa Zvezdá.

El portaviones pesado 'Almirante de la Unión Soviética Kuznetsov' —nombre completo de la nave— se prepara para partir rumbo a las costas del Mediterráneo oriental, donde se prevé que se incorpore a la operación antiterrorista que están librando las fuerzas aéreas rusas en Siria, en un esfuerzo final por destruir los bastiones de Daesh, organización terrorista proscrita en Rusia y otros países.

 

Portaaviones Almirante Kuznetsov

© FOTO: OFICINA DE PRENSA DE LA FLOTA DEL NORTE

El portaviones ruso 'Almirante Kuznetsov' se prepara para zarpar

Además, para los militares rusos será una experiencia única operar desde el portaviones, lo que permitirá ajustar los programas de formación de los marineros y pilotos, así como probar en condiciones reales las aeronaves de base naval de fabricación rusa.

 

A pesar de que Almirante Kuznetsov aún no ha partido, ya se conoce el grupo aéreo con el que estará equipado. Diversas fuentes militares informan que a bordo del portaviones se encontrarán al menos 15 aviones de combate y de reconocimiento Su-33, MiG-29K y MiG29KUB, junto a más de una docena de helicópteros Ka-52K, Ka-27, Ka-31. Entre los objetivos del despliegue podría también figurar la acumulación de experiencia en este ámbito. En particular, se podrá comparar la eficacia de los aviones de base naval con la de los helicópteros modernos y ajustar los pedidos de la Defensa rusa, opina Zvezdá.

"La peculiaridad de utilizar la aviación marina tiene una ventaja clara: se puede fijar la base a pocas millas de la costa Siria e incrementar considerablemente el apoyo que la aviación rusa presta a las fuerzas terrestres", afirmó el experto militar Alexéi Leonkov. 

Se garantizaría así una mayor intensidad de fuego en zonas controladas por los extremistas, como la ciudad de Raca, la cual los yihadistas de Daesh proclamaron su capital, agregó el analista, explicando que la decisión final sobre el uso del grupo aéreo en el asalto contra Raqa todavía no ha sido confirmada oficialmente.

 

Portaaviones Almirante Kuznetsov

© SPUTNIK/ INNA KRAEVA

Así modernizarán el portaviones ruso

Ese apoyo es ahora más importante que nunca, puesto que en Siria empiezan a acumularse fuerzas para el golpe decisivo contra Daesh. La utilización de aviones en esta operación puede ser crucial para mantener a los extremistas bajo constante presión y asegurar el avance de las tropas terrestres sirias, manifestó la cadena.

Al fin y al cabo, la misión de Almirante Kuznetsov irá más allá de la mera prueba de sus capacidades y tendrá un sentido muy práctico para el futuro de la estrategia militar rusa en una variedad de aspectos, desde la compra de nuevas armas hasta la construcción de portaviones de la siguiente generación, concluyó Zvezdá.

Publicado en Mundo

Así, según el antiguo refrán, después del último día de la guerra contrainsurgente en Colombia pactada, (no negociada) este 23 de junio del 2016 en la Habana, entre el Estado y la Insurgencia de las FARC-Ep, cada quien convertido en un Mariscal después de la batalla, saca sus propias conclusiones y más en un país, donde por efectos de la misma guerra contrainsurgente, apéndice impuesto de la Guerra Fría Imperial, tres generaciones de colombianos: La generación del Estado de Sitio, la de la apertura neoliberal gavirista del apagón, y la del octenio de la seguridad democrática, vivimos durante los últimos 70 años, sus efectos deletéreos.

Pueda ser que sí, parodiando al marrullero Vargas Lleras y sí  el Estado cumple lo pactado, la generación que vienen sea a de la de los colombianos en paz, buscando desesperadamente la Verdad y la Democracia. Es natural y se debe estimular esa proliferación de interpretaciones de todo tipo como un elemento más de esa búsqueda angustiosa, como parte esencial de la batalla de ideas y su correlato de Movilización Social que viene a continuación en este periodo social de transición denominado post acuerdos: Batalla de ideas y Movilización Social. Dos caras de una misma medalla.  

Dos grandes concepciones sociales profundamente arraigadas que han estado en combate durante todos estos años, seguirán enfrentadas por un largo periodo, motivando a los colombianos en su práctica social y en su movilización:

Una, la tradicional ideología retardataria anclada en el pasado de la contrainsurgencia anticomunista y sobre todo exterminadora, propia de las dos clases sociales dominantes coaligadas de burgueses y latifundistas, que desde 1830 hasta hoy se han alternado el reparto del Estado y, configuró el conflicto moderno actual con la expedición de la Ley Heroica de 1928, promulgada por el cipayo de Abadía Méndez y le sirviera al experimentado general Cortés Vargas, para ejecutar un año después la imborrable herida de la Masacre de las Bananeras de la Yunai, además de la posterior brutal represión militar de las huelgas obreras de Barrancabermeja y en las riveras del rio Magdalena.

Y otra, en contradicción permanente con ella, la insurgente, popular y social, en lucha desigual por resistir el filo acerado de la espada exterminadora del Estado, blandida con la destreza y experiencia acumuladas de 9 guerras civiles del siglo 19 por generales tan destacados en las montañas de Corea como en las colombianas como el general-escritor Valencia Tovar, junto con la pléyade de brillantes oficiales contrainsurgentes que bajo órdenes del US Army lo acompañaron en 1952 a contener a los comunistas en el paralelo 38, y luego en 1958, a consolidar el pacto político de Lleras Camargo con las Fuerzas Armadas que bajo la tutela directa del gobierno de los EEUU conformó definitivamente el Bloque de Poder Contrainsurgente, dominante actualmente en Colombia.

Dos concepciones cuya suerte sin ninguna dudad será definida por la movilización social y popular en desarrollo y NO, por los maravillosos análisis “de coyuntura” que por un lado hagan los intoxicadores de opinión desde las trincheras mediáticas ampliamente conocidas del oligopolio contrainsurgente, o de otro, los maoístas del MOIR que en Colombia a pesar de su blablablá de la guerra popular y su actual zalamería unitaria previa a las elecciones, nacieron, siguen y seguirán siendo enemigos de la Insurgencia de las Farc y del ELN, por considerarlas (al igual que los militares del Estado) un brazo armado del social imperialismo ruso-cubano en Colombia. Tampoco de los Trotskistas, quienes con su típico “solipsismo” señalado por Gramsci, continúan viendo a las Insurgencias colombianas como “unas guerrillas campesinas no proletarias, mezcla macondiana de Pancho Villa con Stalin”.

Los acuerdos del “último día de la guerra”, (¿paz negociada o pactada?) más allá de las reacciones emocionales de alegría o ira herida, ampliamente publicitados, dejan ver una “inevitable y necesaria recomposición” en ambas partes enfrentadas:

El Bloque de Poder Contrainsurgente dominante, se prepara para mantenerse cohesionado y cementado, como hasta ahora lo ha hecho, con su doctrina o ideología-cemento  contrainsurgente, francamente dividida y para ello está en la búsqueda frenética de alguna “figura bisagra” que ya empiezan a presentar bajo el rótulo de “centro-derecha”, como el recién operado del cerebro y ambiguo Dr Vargas Lleras (un día partidario de la palomita paz y al otro su detractor) quien se supone unirá nuevamente al Santismo con el Uribismo, pero sin mirar el piso apolillado y carcomido que muestra el Bloque de Clases donde está parado, ni el sinnúmero de rivales más saludables cerebralmente o menos ambiguos, que le están saliendo en competencia.

Enfrente, en el campo Popular sigue la discusión que viene de muchos años atrás; entre los partidarios de la movilización social “con miras a ganar las próximas elecciones presidenciales”, que prematuramente han interpretado el melodioso canto de sirenas de sus aduladores cercanos con un próximo y cercano triunfo electoral arrollador, en debate abierto con los partidarios de la Movilización Social y Popular Amplia y Democrática para consolidar la Paz con Justicia social, Democracia y Soberanía, pero con miras a continuar acumulando fuerzas y experiencias Sociales y Populares para la Paz Democrática que se ha iniciado., y permita salir airosos de esta batalla de ideas para desmontar  verdaderamente la Contrainsurgencia con sus poderes fácticos, sin la cual no habrá avance posible.

De la correcta interpretación del momento político, ideológico, económico y social y de su dinámica de clases enfrentadas, es como se tendrá la charretera de Mariscal antes de comenzar la batalla, no después de esta.

Que al campo Popular de Colombia no le pase lo que recientemente le sucedió en España al muy nuevo grupo “Unidos Podemos”:  Primero que se creyó el cuento inflado   de la falsimedia de las encuestas triunfadoras. Segundo que menospreció 35 años de anticomunismo Franquista dictatorial y 42 años del mismo anticomunismo pero neo-franquista del bipartidismo, que a la hora de la verdad (tanto el PP como el socialdemócrata PSOE) mediante la falsimedia que controlan férreamente EL Mundo, ABC, El País,  unidos “venezolanizaron” y satanizaron la campaña electoral de Unidos Podemos; crecieron el fantasma del comunismo ad portas inadmisible para la mentalidad religiosa de la mayoría de los españoles, lo que les quitó más de un millón y medio de votos amigos y, no les permitió tomar el cielo por asalto. Y tercero, que en su afán electoral abandonaron el programa único general, adaptándolo en cada provincia o región a las demandas locales particulares.

Hoy el mapa de España se ve todo azul con tres punticos rojos: Uno en Cataluña, otro en el país vasco y algo en la zona de Sevilla, mientras continúa la incertidumbre (Ay la amarga pesadumbre del post modernismo) para pactar coaliciones de agua y aceite que permitan formar un nuevo gobierno en el reino español.

Imagen Internet                                 

  

     

   

 

Publicado en Opiniones
Sábado, 25 Junio 2016 06:40

Incertidumbre

“AY, como es cruel la incertidumbre…. Ay, esta amarga pesadumbre”, cantaba a mil voces el conocido y nunca olvidado bolero caribeño, medio siglo antes de que Lyotar, el filósofo de la Post modernidad, condensara en esta simple frase, “se tiene por Post moderna la incredulidad con respecto a los grandes retos”

Y con ella, sintetizara la esencia de esta época del desencanto que siguió a las masivas e industrializadas carnicerías humanas de las llamadas guerras mundiales, al afianzamiento filosófico de las leyes de la relatividad, al temor, la angustia y la ansiedad ante una hecatombe nuclear mundial; a la guerra fría, las arrasadoras y  recurrentes crisis económicas financieras y civilizatorias del capitalismo trasnacional neo liberal triunfante y, al afianzamiento definitivo del pensamiento complejo junto con la teoría matemática del caos.

Así (fear, uncertanly and doubt) temor, incertidumbre y duda, enfrentados al pensamiento dialectico leninista del “análisis concreto de la situación concreta”, se convirtieron en una estrategia comercial y política. Y también literaria. No hubo merchante y demagogo reaccionario que no recurriera a ella y cosechara los correspondientes triunfos electorales para afianzar o prolongar su dominación y explotación neoliberal incontenible.

En Colombia, país de un humus histórico de 200 años de perfeccionamiento bipartidista demagógico y guerrerista, esta yedra venenosa proliferó vertiginosamente como núcleo filosófico de la ideología anticomunista y contrainsurgente con la cual, desde inicios del siglo XX, desde la Ley Heroica de Abadía en 1928, se cementó y aglutinó el Bloque de Poder Contrainsurgente dominante actualmente. ¿hay necesidad de mencionar cada uno de sus innumerables ejemplos?

Bien, entonces los remito simplemente al incierto y dudoso artículo “Dos Álvaros”, escrito 25.06.2016 por Alfonso Cuellar, el encantador columnista contrainsurgente de Semana.com, o, al del escolástico prestidigitador de la incertidumbre Hernando Gómez Buendía, quien en su último artículo del diario El Espectador “¿Al fin, hubo o no acuerdo? escribe malintencionadamente, desconociendo el reciente acuerdo firmado en la Habana para finalizar la guerra, que:

 … “El mecanismo de refrendación popular. Los chismoperiodistas dicen que las Farc aceptarán el plebiscito, pero esto no consta en el acuerdo (ni en los discursos del jueves)” ….

Claro, no consta porque en el acuerdo signado, muy al final se dice que ambas partes; “aceptan el mecanismo de participación popular que la Corte Constitucional indique y en los términos que ese alto tribunal señale”. Hombre, en lugar de tirar como el calamar la tinta escolástica de la duda, mejor hubiera ido una página más atrás en el diario en el que escribe, para leer el texto completo de lo acordado (ver http://www.elespectador.com/noticias/paz/el-texto-completo-de-los-acuerdos-firmados-habana-articulo-639605)

Cosa muy parecida, para no decir en términos Post modernos casi igual, está sucediendo con el terremoto que ha producido en las finanzas globales y en la geo-estrategia del Imperialismo neoliberal global, el llamado “Brexit” o la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Todos a una, desde cualquier lugar de este mundo ancho y ajeno, escriben como si fuese el bolero romántico, “Ay, hemos entrado en el reino cruel y amargo de la incertidumbre”, lo que equivale a la frase de Marx: “Es una petición de Principio”, es decir, a no decir nada.

En mi modesta opinión, prefiero seguir con el pensamiento de ese gran Geo-estratega del Imperialismo anglosajón Sir Winston Churchill, quien ante cualquier acontecimiento por pequeño que fuera siempre preguntaba: “¿Y, a quien beneficia ese muerto?

Entonces la respuesta viene de inmediato, tal y como lo estamos viendo, pero no analizando: A China. De paso a Rusia y también de paso a Alemania, que se quita la punta de lanza más grande de la globalidad financiera (la City of London) metida por los EEUU (Wall Street) en las finanzas de la Unión Europea, que como ya se empezó a ver,  está convirtiendo a Frankfurt en su reemplazo, y quiérase o no, obligará al agrietado edificio europeo a mirar más hacia Europa Oriental y Rusia como mercados indispensables que llenen el vacío dejado por Gran Bretaña. Además, como también ya se anunció, obligará a un alto en su neoliberalismo desbordado para tratar de frenar la Xenofobia ultraderechista y sobre todo nacionalista. ¿A quién le interesa el aislamiento físico de ese hueco especulativo y financiero que es el casino inglés de Gibraltar? Solo al Popular Rajoy.

Ante el hundimiento del Brasil, que actualmente presenciamos, un nuevo bloque va a surgir en el grupo de las “potencias emergentes” dentro de la multilateralidad global inevitable, y lo mejor es que se está realizando sin que pueda evitarlo la decadencia política y económica de los EEUU.  

¿Desde cuándo el Marxismo es nacionalista? ¿Desde cuándo y a nombre de la clase obrera y los demás explotados, oprimidos y humillados del mundo, se puede hablar de que nacionalismos trasnochados del Siglo 19 son una posición revolucionaria al avance inconcebible de las Fuerzas Productivas, a la gran centralización y concentración inevitable del Capital a nivel mundial y,  al desarrollo concomitante de las Relaciones de Producción junto con las multiples formas de la Conciencia Social?  

Todo lo contrario (también se está viendo) la xenofobia, el racismo, la incertidumbre ante la invasión de los bárbaros de piel coloreada y de religiones ajenas, la estrechez nacional de la que hablaba Lenin, fueron las columnas del pensamiento del nazi fascismo de Hitler, Mussolini, Franco y también como se ve, a ese paradigma de los Dos Álvaros colombianos.

Así pues, ¿a quién benefician esos muertos? Me refiero a lo acontecido esta semana en Londres y en la Habana. La certidumbre airada de las precarias respuestas dadas por el Oligopolio Mediatico Contrainsurgente de Colombia, por el contrario, nos está indicando a quienes NO ha beneficiado, ni  beneficiará y también a quienes ha herido; a medida que la realidad social siga avanzando movida por la lucha de clases y se gane en certeza y en realidades políticas, como por ejemplo, la necesaria salida del Imperialismo Inglés de la guerra contrainsurgente de Colombia, que ya no tendrá la plétora financiera para seguir financiándola y después de los acuerdos de la Habana, no tendrá la base jurídica para seguir produciendo victimas en Colombia y ayudando a matar colombianos.

Lo más probable o posible (aunque también es incierto) es que los jugosos contratos Presidenciales de JM Santos a míster Tony Blair, no vayan más. By, míster red Bean     

Imagen Internet  

   

 

   

      

 

Publicado en Opiniones

En enero de este 2016, el presidente JM Santos y su ministro conservador Mauricio Cárdenas, en representación del Estado colombiano, en la más grande operación de privatización neoliberal conocida en Colombia, mediante una extraña subasta, feriaron por una suma cercana a los dos millones de US dólares (léase bien dos mil millones de US  dólares ) la gallinita de los huevos de oro productora y vendedora de energía eléctrica o ISAGEN, a la también extraña empresa canadiense Brookfield Asset Management (57, 5%) asociada al Grupo Privado de Pensiones Porvenir (6,6%).

La razón de aquel arrebato privatizador neoliberal del oficialismo en pleno, fue el subterfugio comercial de invertir toda esa montaña de dinero (financiero) en lo que llamaron infraestructura o mejor, autopistas de cuarta generación (4 G) que estarían en manos del vicepresidente Vargas Lleras, claro, antes de su operación cerebral…. Nada excepcional.

 Pero como el dinero- financiero no puede encharcarse (como el agua que si se estanca se pudre) debiendo necesariamente fluir incesantemente o rotar en busca de mayor ganancia y acumulación, y, como la construcción de las tales autopistas 4G, por más de los gritos epileptoides de Vargas Lleras no se construyen como soplando botellas; esos 2.000 US millones no se pueden (no es posible) dejarlos bajo el colchón. Entonces ¿qué mejor que invertirlos en esa bella mercancía llamada democracia?

Y ese, estimados lectores, es el origen del Plebiscito para la Paz de Santos. Regar o mejor descentralizar por todo el territorio nacional esos recursos, en los 32 candidatos presidenciales que mencionó (sin excepción) el periodista Daniel Coronel el 11.06.201, con el fin de afianzar la cauda corrupta o clientela política, y “empoderar la gobernanza UNITARIA” que sostiene sobre sus hombros todo el régimen político actual y del cual no se escapan ni los más acérrimos enemigos de Santos.

 Verlos, uno por uno, en   http://www.semana.com/opinion/articulo/daniel-coronell-candidatos-presidenciales-2018-suenan-vargas-lleras-ordonez-fajardo

Una vez calculado el costo de la tal inversión electoral y tomada la decisión de a donde se irían a descentralizar todos esos recursos; vino la ingeniosa coartada política “democrática” o mico legislativo:  Hacer aprobar en el Parlamento, mediante una Ley de la república, un Plebiscito para la Paz y poner a depender el supremo derecho universal de la paz para todos, de unos inciertos resultados electorales que muy probablemente serán negativos.

Bueno, pero falta algo que es inherente a nuestra centenaria tradición democrática: La Polarización. No es problema. Para eso está Uribe Vélez y sus varios candidatos presidenciales, quienes también recibirán parte del pastel de ISAGEN, que él llama sin saberlo “mermelada”. Solo deberán levantar la banderita del NO y, proferir uno que otro insultico.  

Y ¿la llamada Izquierda democrática cómo va?  Fácil: el sector ampliamente mayoritario forma parte del grupo que apoya el Plebiscito por la Paz (aunque use tapabocas y guantes cuando hable de darle la mano a Santos)

 ¿Y si el tal Plebiscito se pierde? Uy, eso sí es grave. Pero no importa. Volveremos a la guerra, talvez urbana como lo ha afirmado recientemente el Presidente Santos, pero…. estamos preparados: el Nuevo Código de Policía forma parte de ello, y lo más importante es que, se habrá salvado la “democracia colombiana”. Será otro ciclo más de guerra negociación- guerra otra vez negociación y luego más guerra.

Como Betancur- Barco.  Gaviria- Samper.  Pastrana- Uribe Vélez. Y ahora después de Santos, probablemente Vargas Lleras. ¿Cuál es el problema? ¿Si para esa fecha, lo más seguro es que haya otro Presidente en los EEUU?

Y así fluidamente, continuará la circulación acelerada de capital financiero Trasnacional, irrigando hasta el último rincón del territorio colombiano, talvez un poco mezclado con barro y sangre, pero eso sí, dándole continuidad al proceso centenario de acumulación y desarrollo financiarizado del capital, en la “más antigua democracia del continente suramericano”.  Entonces ¿cuál es el problema?

Fuente Imagen Internet           

        

Publicado en Opiniones

La repudiable masacre del “terrorismo autóctono” es decir made in USA, realizada el 12.06.2016 en Orlando Florida.  El reciente triunfo del Fujimorismo en las elecciones del Perú. El ascenso fraudulento del desleal Temer en Brasil. El gobierno del “cuestionado” Macri en Argentina. Los Panamá Papers y demás paraísos fiscales en Latinoamérica y cuentas secretas en Suiza. La violenta consolidación como “oposición legal y legítima” de los Uribeños (Uribe Vélez-Ordoñez y su brazo narco-para-militar-político) en Colombia, o, la colmbianización del Méjico de Peña Nieto y el Chapo con sus escalofriantes masacres. La internacionalización vía “Almagro” de la solución del delincuente López con su carnal Capriles para Venezuela. La generalización (y posible o probable triunfo electoral) de la ideología de Trump en USA, ect

Solo para mencionar la geo-política del capitalismo criminal en Latinoamérica y, no mentar la industrialización del llamado “crimen organizado” y su secuela letal en Europa desarrollada y los EEUU, como por ejemplo: el dantesco tráfico de migrantes por Libia, Turquía, México, el tráfico de prostitutas infantiles y la red de casinos que las acompaña. El tráfico de niños y de órganos “humanitarios”. El perpetuo y consabido tráfico de drogas y su consustancial lavado de dinero. La gigantesca especulación financiera y demás delitos fiscales que ya no respeta familias reales como la de España. El contrabando de petróleo a través de Turquía que hace el “engendro imperialista del Estado Islámico” (ahora responsable del asesinato de Kennedy), ect; son muestras palpables y cotidianas que pocos desean analizar en el contexto general de una crisis global del capitalismo neoliberal actual y posiblemente crisis civilizatoria, que ya es imposible seguir ocultando por más tiempo.

Colombia, privilegiado país laboratorio del Imperialismo estadounidense, donde tempranamente (desde las 3 últimas décadas del siglo XX) se experimentó el auge y bonanza de los narcóticos para la exportación al mundo capitalista ultra-desarrollado, con la posterior conformación y ascensión de una clase social diferenciada que, los colombianos denominamos “mafia para-militar”*, constituida por una burguesía lumpen o “empresariado” de la cocaína, del lavado de dólares y de inversores agrícolas; la que también prontamente reclamó y ocupó su lugar dentro del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante y en poco tiempo logró “refundar la patria” y apoderarse del Estado colombiano en su totalidad.

En esa Colombia, sometida a un largo y cruento proceso de despojo (sangre y lodo chorreantes) ha habido teorizaciones serias sobre este proceso de acumulación originaria de capital implementada por capitalismo imperialista y neoliberal dominante; como por ejemplo el estudio realizado por Jairo Estrada, profesor de Economía de la Universidad Nacional de Bogotá, denominado Capitalismo Criminal y editado esa misma Universidad en 2008.

Pero en estos momentos de confusión y rasgadura de vestiduras ¿quién lo ha leído o se acuerda de él?

 Desde Argentina Esteban Rodríguez Alzueta hizo una interesante reflexión sobre el retórico por no decir demagógico “combate a la corrupción”, con el que los gobiernos más corruptos tratan siempre de ocultar su criminalidad:

 (…….) ” Marx en El capital decía que todas las fuerzas de reproducción del capitalismo están en la legalidad. No estudió la ilegalidad del capitalismo que hoy es la fuerza más importante del capitalismo. No hay capitalismo sin ilegalidad. El capitalismo está por encima de la ley, de la Constitución, de la Policía. El capitalismo crece y reproduce en las tramas informales e ilegales también. Pero así mismo esas tramas Policiales informales (¿comunidad del anillo?) y las zonas de ilegalidad, crean nuevas oportunidades para aumentar la rentabilidad. No hay capitalismo sin paraísos fiscales, fraudes financieros, evasión impositiva, y la circulación y lavado de gigantescos flujos financieros provenientes de actividades delictivas. Y no hay capitalismo criminal sin corrupción política, o controles blandos, estructuras institucionales precarias, sin presupuestos y desarticuladas

…. Mientras el capitalismo se expandía desarrollando los mercados legales, la burguesía le reclamaba al Estado que restringiera cada vez más la violencia interpersonal, pues difícilmente podía prosperar en un contexto desordenado y hostil. Necesitaba de la libertad, pero también de la seguridad de los trabajadores y la tranquilidad de los consumidores. Ahora, cuando los mercados legales necesitan de la expansión de las economías informales y los mercados ilegales, entonces la violencia se vuelve un recurso productivo. La violencia, dentro de determinados parámetros, se vuelve necesaria y funcional. Una violencia que debe guardar determinados rituales y quedar encapsulada en determinados territorios. Más allá de los cuales llama la atención y se vuelve un problema …… (1)

No es por azar que este empresariado de la cocaína y la criminalidad colombiana, al expandir su negocio en la mega urbes del país con el apoyo de la Policía del anillo, haya escogido para bautizar uno de esas capsulas o territorios, con el nombre emblemático de “Bronx”, un barrio inconfundible de New York, y a sus despiadados y crueles matones y vigilantes como “sayayines” o guerreros pertenecientes al universo ficticio y alienante del “Dragon Ball”.

También en Colombia, donde el arribismo consumista de la cultura mafiosa dominante en Colombia, y los empresarios de la diversión y el “entertainment” impusieron como meta ir a Miami o a la Florida a pasar un “delicioso fin de Semana”, y a mirar a la sociedad estadounidense como la sociedad ideal por alcanzar como meta final deseable; se esté pensando seriamente, o reflexionando que talvez se va a llegar a allí, quizás demasiado tarde.

Notas: Todos los subrayados y énfasis son míos.

* Mafia por definición es una empresa esencialmente capitalista que utiliza la violencia como método lucrativo

  (1)http://www.grupotortuga.com/La-violenta-regulacion-del

Fuente Imagen: Internet         

Publicado en Opiniones
Lunes, 13 Junio 2016 06:39

Disciplina y Doctrina

Fue la respuesta inmediata y contundente que Manuel Marulanda Vélez le dio a un asombrado periodista quien durante los diálogos de paz del Caguán (1998-2002) le preguntó, en una reunión discreta sin medios de comunicación, por el secreto de su larga lucha.

-Disciplina y Doctrina: A eso debemos que hayamos durado vivos tanto tiempo, y ahora estemos sentados aquí, buscando soluciones políticas a esta guerra. Le acotó.

Luego agregó: - También, a que desde muy temprano aprendimos que hay que estar acompañando a la gente en todas sus formas de resistencia a la guerra que desde el gobierno nos han mandado.

Yo estaba presente en esa escena y no podía creer lo que allí estaba viendo y oyendo. Una explicación tan simple, como practica y condensada, talvez natural por lo superior, de una concepción de la lucha revolucionaria que nosotros llevábamos años discutiendo en libros que nos llegaban con el último grito revolucionario desde las metrópolis coloniales.

Mientras discutíamos agriamente en interminables debates estudiantiles y hasta académicos e inventábamos términos como el de “semi-feudal” para oponerlo a los trotskistas que nos asustaban con el fantasma de que toda revolución que no se declarara (de palabra) “socialista” era una traición a la misión histórica del proletariado, o como el de “burguesía entreguista y conciliadora” para oponerlo a la famosa “burguesía nacional revolucionaria” de los maoístas. Como decía el poeta: “cuantas idas y venidas, cuantas vueltas y revueltas, sin ninguna utilidad”.

Mientras tanto, en algún lugar de la selva perdida de Colombia, un puñado de “pobres del campo” a quienes según los cánones sectarios del marxismo enviados desde las metrópolis coloniales NO permitían llamarlos o graduarlos de “proletarios agrícolas”, porque el capitalismo colombiano aún no se había desarrollado suficientemente en el campo y faltaban todavía algunos años más de desarrollo y acumulación originaria de capital es decir de Violencia Política, para que se pudiera hablar de una verdadera y única revolución proletaria posible en Colombia.

Mientras tanto, digo, ese puñado de pobres del campo, o asalariados, o terrazgueros indígenas, o, colonos agrarios, o proletarios agrícolas, o negros pescadores y cultivadores de chontaduro, o labriegos humildes como gustaba llamarlos la Clerecía católica, leía disciplinadamente a Marx, a Lenin, a Mariátegui, al Che y a Fidel y asimilaba profundamente “golpe con golpe” las leyes de la Historia y de la vida política colombiana, y “devolvía beso con beso”; como lo enseñaba la ley del amor de aquella tan machacada cancioncita vallenata.

No hubo necesidad de una “ruptura epistemológica” con el eurocentrismo porque desde su inicio todo allí era criollo, originario, autóctono, nacido y criado ahí mismo. Tampoco hubo necesidad de distinguir entre la burguesía revolucionaria y la que no era, porque sencillamente esto era un absurdo: hace siglos la burguesía dejó de serlo, y más  en Colombia, donde la burguesía latifundista, esclavista y exportadora se fusionó, demasiado pronto, con el gamonalismo bipartidista señorial para conformar una Oligarquía Trasnacional Cipaya y Lacaya: Panamá, Bananeras, Bogotazo y OEA, Batallón Corea, Plan Latin American Security Operation o LASSO, Misión del general Yarborough, War Drugs. Plan Colombia….  

Menos aún, analizar la tenue y gris línea académica que tanta tinta tonta ha hecho correr sobre la separación “in abstracto” entre las llamadas Derecha e Izquierda, porque allí solo había personas que los entendían, o, los perseguían para exterminarlos porque los culpaban de ser comunistas y agentes rusos, y la línea divisoria era horizontal entre los de arriba y los de abajo.

Y como cualquier mala interpretación podía costar la vida era necesario aprenderlo, asimilarlo, enseñarlo y trasmitirlo disciplinadamente, en frases contundentes e inolvidables como por ejemplo esta: ¡El anticomunismo es la ideología del adversario!

Así talvez, todo este bagaje intelectual para no decir toda esta “mochilada de experiencias”, era lo que Marulanda Vélez recordaba cuando haciendo ese gancho con los dedos tan característico y mirando fijamente al periodista le dio esta respuesta tan simple y complicada al mismo tiempo.

Esto es lo que personas como JM Santos y sus adláteres de clase no pueden entender fácilmente y para medio aceptarlo, deben estrellarse con la realidad como le acaba de pasar estos días con el tal Paro Agrario Étnico y Popular que se acaba de realizar: Que la formidable movilización popular ha hecho retroceder una vez más a los robots de la Policía del anillo, a los militaristas y guerreristas infiltrados de todos los pelambres, a los divisionistas oficiales, con la única arma que han heredado desde hace muchos años: con Disciplina y Doctrina.

No es sino ver la respuesta disciplinada y serena de los “labriegos” a las embestidas violentas de los militares, y leer el acuerdo doctrinario que acaban de firmar Gobierno y Dirigentes Agrarios, Étnicos y Populares, para ver el fondo y la esencia de lo que está en movimiento:

Una REFRENDACIÓN popular directa y democrática de una transición social posible y deseable, que se va a parir con los acuerdos de la Habana por firmar, y que desde ya empieza a dejar obsoleta la polarización mediática que se está montando entre el plebiscito santista y el firmatón uribista.

Es también lo que los alumnos de Marulanda Vélez han dicho innumerables veces y JM Santos tampoco ha podido entender:  “No nos vamos a desmovilizar o a acabar. Simplemente nos vamos a trasformar”.

Hombre ¿por qué le es tan difícil entender esto?

Fuente imagen Internet.            

.    

 

 

                           

    

Publicado en Opiniones

Cada día que pasa JM Santos, el astuto jugador de naipes, (pero ausente de la realidad por estar concentrado en la próxima jugada) se encuentra con un nuevo hecho social que golpea su gobierno en pleno, sufre un barrigazo, como le señaló cierto consejero que le sopla al oído desde uno de los diarios del oligopolio contrainsurgente.   

Barrigazo cuando descubrió que el Catatumbo no era otro Bronx bogotano, donde desde hace muchos años, pero muchos, la tradicional incuria gubernamental y la podrida complicidad policial del anillo, permitieron a pocas cuadras del llamado Palacio Presidencial la creación de una zona de descomposición y podredumbre social  de que se tenga noticia en el mundo, sin ningún control o domesticación oficial y, regida solamente por las leyes más criminales del capitalismo neoliberal más salvaje, primitivo, degradante conocido.   

Barrigazo cuando se dio cuenta de la incapacidad o impotencia, de las innumerables y seleccionadas “Task Forces” civiles y militares del heroico ejército colombiano, enviadas a “militarizar” la región limítrofe del Catatumbo para rescatar a la “opinadora” del diario el Tiempo Salud Hernández, de la provocación contra el proceso de paz realizada en acuerdo con su jefe Uribe Vélez y otros medios periodísticos contrainsurgentes; debiendo esperar pacientemente a que el ELN los liberara de buena voluntad después de haberlos “retenido para registrarlos”. Es decir, sin haberles podido imponer a los guerrilleros la voluntad del gobierno y del Estado que representa.  

Barrigazo como en 2013, cuando se dio cuenta de que el tal Paro Agrario Étnico y Popular, ignorado como siempre ocurre con los reclamos de la despreciada gentecita de a pie (explotada y oprimida) no solamente era una realidad “realmente existente” en las seis “zonas rojas” sin control o Catatumbos señalados por los medios contrainsurgentes; sino una realidad nacional generalizada que contaba con amplios apoyos y solidaridades de clase de otros sectores sociales también explotados y oprimidos como obreros, campesinos, maestros, camioneros, empleados bancarios, estudiantes, intelectuales, poetas, colectivos de mujeres y transgénero. Y con la solidaridad nacional e internacional de ONGs, partidos políticos y otros sectores sociales y movimientos populares, democráticos y progresistas.

Paro Agrario Étnico y Popular, excelentemente nombrado y conducido, cuya bandera de lucha hoy como siempre es y ha sido simplemente exigir (lo mismo que están pidiendo las dos insurgencias de Las FARC y el ELN)  que les cumplan los acuerdos signados anteriormente, y frente al cual, el gobierno ha respondido con la única respuesta que conoce desde hace 200 años: Violencia oficial, bombardeos militares, represión sangrienta y robotizada con balas oficiales recalzadas que presentan como armas de la guerrilla; muerte indiscriminada y desmesurada y más muerte, en lugar de simples soluciones democráticas.   

Barrigazo terrible, al darse cuenta definitivamente que el Bloque de Poder Contrainsurgente, cuya dirección en el Estado se disputa a mordisco limpio con su rival Uribe Vélez, ha perdido definitivamente el control hegemónico (político e ideológico) sobre un amplio sector del campesinado y trabajadores del campo, ect, de negritudes y de indígenas, agrupados y movilizados en el actual Paro Agrario Étnico y Popular; quienes ya no comen más cuento oficial.

Y al comprobar que han fallado todos los mecanismos de engaño, de zalamerías y de cooptaciones de ministros obreros y de ministros consejeros sociales, de zarrapastrosos bien vestidos y perfumados con alhucema y pachulí baratos.

Barrigazo más terrible aún, al confirmar día tras día que ha fallado su astucia y habilidad de jugador de póker, con la cual siempre contó para ganar tiempo e imponer su victoria cuando decidió entrar en un proceso de paz con la insurgencia de las FARC; diciendo arrogantemente que “la llave de la paz estaba únicamente en su bolsillo”. Que, jugada tras jugada, incertidumbre tras incertidumbre, regateo tras regateo, tiempo va y tiempo viene hasta llegar a la victoria final o pax santista, como si dispusiera de todo el tiempo posible y las circunstancias no se modificaran constantemente, en lugar de llegar a acuerdos prontos y expeditos para superar el síndrome social de la desconfianza por el reiterado incumplimiento oficial a los acuerdos pactados (lo que hoy es el motor del Paro Agrario actual).

Esa llave de la paz de Santos, ha sido sacada de la faltriquera santista, lentamente, por un Pueblo Trabajador actuante, que finalmente ha entendido que la llave de una verdadera Paz con Justicia Social, con una verdadera Democracia y una verdadera Soberanía Popular, es la más amplia y unitaria Movilización Social como la que estamos viendo y presenciando, y no, las elecciones oficiales realizadas con un estatuto electoral inspirado en las leyes que rigen el Bronx bogotano.

Bienvenida la movilización social en todas sus formas de expresión. Bienvenida la toma de conciencia social y bienvenida la lucha por una verdadera paz con justicia social y soberanía. Que, al Pueblo Trabajador colombiano fraguado en miles de combates de masas durante más de 200 años, tampoco le va a temblar la mano a la hora de seguir movilizado.

Si Santos y su ministro Echeverri ofrecen más violencia oficial, más bombardeos, más robots represivos con balas recalzadas y más muerte; hay que pararles la mano con más Movilización Social. Parodiando a  Churchill: de barrigazo en barrigazo hasta el barrigazo final.

Fuente Imagen: Internet. Santos anuncia que no le temblará la mano.                                       

Publicado en Opiniones
Domingo, 05 Junio 2016 09:22

Paz en Colombia. Guerra en Venezuela

 Con los añicos de la Unión Soviética en el bolsillo, y la incorporación mediante la llamada guerra del Gofo de 1991, de la región Central del Asia a la globalización general; el filósofo estadounidense Francis Fukuyama, como ruiseñor del complejo militar industrial financiero de su país, le declaró la guerra a la Historia universal con una bien enmascarada formulación anti marxista: “La historia como lucha de ideologías ha terminado con un mundo final basado en una democracia liberal que se ha impuesto (obviamente mediante la guerra) tras el fin de la guerra fría´”.

 El centro de la formulación dirigía todo su filo filosófico contra dos de los pilares fundamentales del método materialista de la historia establecido científicamente por Marx y Engels: Uno, el que la historia de la Humanidad es la historia de la lucha de clases, por decirlo en breve, su motor movido por la contradicción social. Y otro, el que la violencia (ojo) no engendra o genera una nueva sociedad, sino que asiste como una partera, como un medio racional, a la sociedad antigua preñada de la nueva sociedad que está por nacer.

Desde la formulación de Fukuyama, criticada superficialmente o no tomada con la trascendencia que ha ido adquiriendo, la globalización neoliberal del Imperio capitalista trasnacional que salió triunfante de esa guerra llamada fría, ha ido modificándose vertiginosamente, profundizándose y adquiriendo nuevas características que sus ideólogos han denominado “olas” de la revolución científico-tecnológicas. Ya vamos en la cuarta ola: la de las plataformas robóticas que muy probablemente y debido al atropellado e irresistible desarrollo de las Fuerzas Productivas, mute o se desarrolle más rápido de lo esperado en una tecnología aún más sofisticada. ¿Cuál es el temor?

Si se es revolucionario, se sigue el método fundamentado por Marx y, no se confunde mecánicamente (como hasta ahora se ha hecho) las crisis capitalistas producidas por esas olas tecnológicas con revolución social. Es decir, si ya se acepta que la crisis capitalista por sí sola no derriba el capitalismo trasnacional depredador para poner de acuerdo o armonizar a esas Fuerzas Productivas con las Relaciones de Producción que le corresponden necesariamente; sino que, se requiere obligatoriamente de la conciencia y la praxis trasformadora de los hombres (y obviamente de las mujeres y niños de cualquier sexo, ect) entonces no hay nada que temer, y menos del futuro.

La guerra contra la Historia y contra Marx decretada en 1991 no ha sido ganada por quienes la decretaron. Todo lo contrario, nuevos continentes y pueblos nuevos han sido incorporados violentamente a la globalización neoliberal del imperialismo y nuevas contradicciones han ido aflorando ante nuestros ojos, en este cambio de era.

Sin embargo, y a pesar de haber concluido la llamada guerra fría, seguimos pensando (me autocritico) con las categorías introyectadas durante aquella época y más en Colombia, donde todavía, desde 1946, se libra una Guerra Contrainsurgente, apéndice directo de la guerra fría estadounidense contra el comunismo internacional, y  donde sus cruzados, históricamente han basado su pensamiento en la escolástica medieval que oculta las contradicciones materiales y reales, o las nubla bajo la forma de dicotomías. Por ejemplo, oponer el día con la noche: a Santos con Uribe.

Contradictorio es el mundo que está surgiendo y afianzándose a nivel global, y es sobre esta base, la de reconocer las contradicciones materiales para actuar conscientemente sobre ellas como debemos enfrentar las “turbulencias” que el Imperialismo neoliberal y depredador está generando en el mundo o globo actual, pero en especial en nuestro entorno nuestroamericano.

Hay contradicciones muy profundas de forma y contenido entre los grupos que se disputan el gobierno del complejo militar industrial de los EEUU: el grupo Obama- Clinton y el de Donald Trump, más marcadas cuando se trata de la posesión del Patio Trasero de sus negocios. Hay contradicciones ya casi insalvables con otros bloques comerciales que llamaron BRICS y que dificultan la expansión global del Imperio global centralizado. (Toni Negri tampoco estaba tan desenfocado como se le criticó)

Hay contradicciones muy profundas en Europa, entre quienes saben y son conscientes que sin la emigración extra-europea no será posible la supervivencia del capitalismo renano; y entre quienes con argumentos y practicas nazi-fascistas se oponen radicalmente a la “islamización de Europa en curso”. A esto se le llama con el eufemismo de crisis de los refugiados.

Hay contradicciones muy densas y oscuras pero muy reales, en lo que el comandante Raúl Castro, desde la Cuba en lucha contra el bloqueo criminal último vestigio de la guerra fría, llama “la turbulencia del ataque imperial contra Latinoamérica y el Caribe” (05.06.2016)  y  que ha sido calificado (escolásticamente) por la izquierda como un retroceso, o por la derecha como un avance, cuando lo que hay es una lucha de clases a nivel continental, como parte de la lucha de clases a nivel global entre las fuerzas de lo nuevo en resistencia muy aguda contra las fuerzas de lo antiguo. No de otra manera se entiende el reemplazo que se ha hecho de Cristina en Argentina o se está haciendo a Dilma en Brasil, o lo que viene en Perú, ect, ni el por qué los gobiernos de Bolivia o Ecuador “estén en capilla inmediata” para ser desestabilizados o mejor conducidos por la “ruta blanda” de Argentina y Brasil, la que tampoco ha descartado del todo el llamado “caos militar inducido”.

Tampoco se entendería la contradicción que plantea el gobierno de los EEUU al reiterar un apoyo irrestricto al proceso de paz de Colombia (http://www.noticiasrcn.com/nacional-dialogos-paz/estados-unidos-reitera-apoyo-al-proceso-paz-colombia)

Mientras despliega una inmensa ofensiva de todo tipo, por ejemplo con el “esclavo de las leyes” Almagro, para tener una justificación o legitimación internacional con el fin de intervenir militarmente en Venezuela, la que conducirá necesariamente a una confrontación militar de repercusión irremediable en Colombia; tal y como lo dice una aliada suya, la canciller del gobierno Santos María Ángela Holguín, cuando advierte que un conflicto violento en Venezuela afectaría muy negativamente a Colombia (http://www.rcnradio.com/nacional/canciller-advierte-conflicto-venezuela-colombia-seria-la-mas-afectada/)

Así pues, con lo dicho, retornamos al inicio de este escrito para no solo confirmar sino recordar los dos fundamentos del marxismo que, se pretendieron derrotar filosófica y militarmente en 1991 o que talvez se han ido olvidando: Mientras existan clases sociales la lucha de clases seguirá siendo el motor de la Historia universal. Y, la Violencia política como condensación económica, seguirá siendo una comadrona o partera de una nueva sociedad.

¿No estamos, acaso, asistiendo al parto de una nueva era global? ¿Cuál es el temor? 

Fuente Imagen Internet: Cumbre Caribe 05.06/16     

 

 

Publicado en Opiniones

El más grande error en el que hemos caído los partidarios de la Solución Política del conflicto social y armado de Colombia, es haber compartido la matrix mediática contrainsurgente impuesta por el oligopolio mediatico colombiano, de que la contradicción “objetiva y real” existente entre las dos fracciones del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante, que se disputan el presupuesto y las finanzas públicas del Estado colombiano, es una riña verbal y personal entre Santos y Uribe Vélez.

Que es una contradicción “subjetiva” de simples pareceres o apreciaciones o incluso métodos de “talantes personales” muy colombianos, por cierto, para enfrentar la realidad tanto nacional (o interna p ej sobre el conflicto armado) como internacional y global y no, un profundo choque histórico de intereses capitalistas y desarrollos económicos trasnacionales que, obviamente tienen sus expresiones en la esfera de la ideología, el derecho, la política, la ética y en las subjetividades.

En definitiva: haber pasado por alto el método Marxista de análisis de la realidad concreta históricamente determinada, y divagar sobre la “incertidumbre” de la post-modernidad, que es el pan de cada día con el cual J M Santos aborda cotidianamente los vaivenes de la paz y la guerra tanto en Colombia, como en Cuba, en Venezuela, o en Washington.

Método invencible que nos hubiera llevado necesariamente a concluir DOS cosas:

La primera, que a los únicos a quienes les interesa mantener unido y pegado en su interior al agrietado Bloque de Poder Contrainsurgente dominante en Colombia, es a sus miembros constitutivos. Por eso insisten todos los días a través de su propio oligopolio mediatico que esa pelea Santos-Uribe es personal, insensata o sin sentido, y debe ser morigerada o “arreglada”, para que se pueda llegar unidos a la firma de los acuerdos de la Habana y obviamente, enfrentar el periodo transicional del post-acuerdo.

Y que, para superar esa fisura (que ya se ha tornado fractura objetiva) basta con tomarse un café tinto como lo propuso Angelino Garzón, y no ver que la contradicción es objetiva que obedece a intereses diferentes y a lógicas capitalistas trasnacionales enfrentadas por los mercados, ambas arropadas bajo la cobertura neoliberal: En Colombia intereses económicos trasnacionales que obtienen ganancias del ejercicio de la guerra contrainsurgente VS intereses también trasnacionales que obtienen ganancias de otro tipo de negocios que son obstruidos por dicha guerra.

La segunda, es ver el asunto como únicamente doméstico y no entender el hecho tantas veces denunciado de que Uribe Vélez no está solo. Que él es el jefe de una tenaza Internacional o Global, cuyo objetivo es cerrar las dos pinzas, una sobre el actual gobierno venezolano y otra sobre el proceso de paz para Colombia de la Habana, con el objetivo geoestratégico claro y definido de apoderarse de esos dos países mediante el caos armado (como en la zona árabe) para luego expandir su dominación y sometimiento sobre Ecuador y sobre Bolivia, pues los gobiernos de Cristina en Argentina y Dilma en Brasil han caído como frutas maduras y  ya están entrando por el aro.  

Tal y como lo denunció la oportuna nota (obviamente silenciada) del periodista de Jamundí Luis Alfonso Mena, sobre la reunión internacional realizada en Miami por el Americas Socierty-Council of the Americas, el 12 y 13 de mayo 2016, coordinada por el conocido el expresidente español José María Aznar, a la cual asistieron además de los compinches de Uribe Vélez, el Procurador Ordoñez y el ex candidato presidencial Zuluaga; la enviada del Presidente de EE. UU Paula J. Dobriansky.  El amigo íntimo del ex presidente Pastrana Luis Alberto Moreno, actual presidente del Banco Interamericano de Desarrollo. John Negroponte ex secretario de Estado y jefe de inteligencia de la Administración de George Bush. Los expresidentes Luis Alberto Lacalle de Uruguay, Sebastián Piñera de Chile y Jorge Quiroga de Bolivia, Luis Almagro secretario general de la OEA, junto a Guillermo Lasso del partido Creo de Ecuador.  De Venezuela asistieron Lilian Tintori, María Corina Machado, Mitzy Capriles y José Toro Hardy exdirector de Petróleos de Venezuela. Como también los ejecutivos de las trasnacionales Cisco, Airbus, AES, Related Group y el Grupo Argos.  No podía faltar el periodista Andrés Oppenheimer  (ver  http://www.pacocol.org/index.php/comite-regional/valle-del-cauca/17688-el-ventrilocuo-de-la-extrema-derecha-continental

 Y en donde Uribe Vélez, llamó directamente y sin ninguna consecuencia a la invasión armada de Venezuela (ver video: https://www.youtube.com/watch?v=6u7WewAaXHM)

Es muy probable que los estrategas de este plan de recuperación paulatina del Patio Trasero de los EEUU, después de haber analizado concienzudamente la situación en Latinoamérica y el Caribe, estén haciendo el cálculo maligno de hacer coincidir tres eventos: La elección de Donald Trump como presidente de los EEUU, la caída del gobierno venezolano, con la destrucción de los avances logrados en el proceso de paz de la Habana. Con lo cual Libia, Somalia o Yemen serán nuestro espejo, imposible de mirar, tomándose un café tinto colombiano.  

Fuente Imagen: Internet

   

.

   

                                

Publicado en Opiniones
Página 1 de 10

  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon

Föreningen Jaime Pardo Leal

Föreningen Jaime Pardo Leal

Video Clip FARC EP

Volver