powered ByGiro.com

Descargar
0:00



El falso testigo en el caso Mateo...

Mateo Gutiérrez León Mateo Gutiérrez León it

El carrusel de los Falsos testigos contra el Pensamiento crítico...Mateo  Gutiérrez  León otro estudiante  de la  Universidad  Nacional de  Colombia   víctima  de  montaje  judicial  detenido  el  pasado  23 de febrero de  2017, es un joven de  20 años de edad acusado injustamente  de terrorismo.

Vamos a realizar   un análisis  jurídico de fondo  sobre el falso testimonio  que ha hecho  que varios  estudiantes,  han sido  injustamente  acusados  encarcelados, condenados o han sufrido el escarnio de un proceso  penal por  culpa de testimonios falsos  o errados.

Muchas y diversas  son las consecuencias;  a los ojos de la sociedad. Mateo  aparece como un delincuente, como un terrorista.  “…La  imposición  de una pena privativa  de la libertad es la más  grave  intervención  en la  Libertad  de  una persona  que el ordenamiento Jurídico  que autoriza al  Estado, intervención que se proyecta  de la privación de la  libertad”. [1]

Tengamos en cuenta  que la verdad es una sola aunque algunos filósofos y teóricos han distinguido  varios  tipos de verdad  como la ontológica,  histórica, noticiada  y procesal;  La verdad procesal  por su parte, es la que se plasma en los relatos fácticos  de las resoluciones judiciales.  Es  un concepto reducido, se conoce  como la verdad a través del proceso,  solo cuando se produce  en las  formas  legales establecidas  y los tiempos determinados para ello: es decir  que la prueba  es el medio  más confiable para descubrir  la verdad real  y, a la vez,  la mayor garantía  contra la arbitrariedad de las decisiones  judiciales.

La prueba constituye  el medio más  confiable   para descubrir la verdad, por lo cual,  en el proceso  judicial  se debe siempre  trabajar  sobre hechos históricos  que  serán parte  de la sentencia y que deberán  estar sustentados  en pruebas.  Así mismo, las sentencias  solo pueden  y deben apoyarse  en pruebas.  

Es por ello que el falso testimonio  atenta  contra la administración de  justicia, busca inducir en error  al  Juez  o Tribunal  ante  el que se presta, actitud que causa grave daño , no solo a la recta  administración de justicia , sino  a los particulares  que ven  comprometida  su  libertad  , dignidad y honra  cuando el falso testimonio es dado en causa  criminal.  El delito de falso testimonio  castiga  el incumplimiento  de los deberes  de veracidad en integridad  inherentes  a  la obligación de testificar ,  en tanto entorpece  la  actividad  judicial  y obstaculiza  la  justicia,  por lo cual,  puede afirmarse que,  tiene  por objeto jurídico  especifico  la justicia en su  más amplio sentido.  Concretamente,  la tipificación del falso testimonio  protege la certeza  de la prueba testifical. 

La Ley 599  de 2000   establece  en su Artículo  442  que  “ El que en actuación judicial o administrativa,  bajo la gravedad del juramento  ante autoridad competente, falte  a la verdad  o la calle total  o parcialmente,  incurrirá  en prisión de  6  a  12  años”.

Es decir que el delito se consume  cuando el declarante termina su exposición  y en el caso en comento  de Mateo  apreciamos que existe claramente  un dolo por parte  del  testificante  pues el agente  conoce los  hechos constitutivos  de  la infracción penal y quiere  su realización  y también es dolosa  la conducta , ya que falta  a la verdad y esta declarando falsamente .

En conclusión el falso testimonio no es un delito de resultado  , no hace falta  que el comportamiento  típico  ocasione  una concreta  alteración al mundo circundante , basta  que tenga  la potencialidad  de producir efectos  jurídicos, de ahí que   a afecto  de la anti juridicidad del delito, es suficiente  que la falta  a la verdad  o ocultamiento parcial  o total de ésta,  recaiga en aspectos creíbles  , verosímiles  y potenciales  capaces de afectar la eficacia  de  la  credibilidad y la confiabilidad  de las decisiones judiciales  o administrativas.

Aclaremos que la prueba testimonial  consiste  en el relato  que un tercero le  hace al Juez sobre el  conocimiento  que tiene  de hechos en general  o la declaración representativa   que una persona,  que no es parte en el proceso  en que se aduce ,  hace a un Juez  con fines procesales, sobre lo que dice  saber  respecto de los  hechos  de cualquier  naturaleza.  Ha dicho por ejemplo la Corte Suprema  de  Justicia  que el testimonio es la expresión  de  los hechos percibidos  por los sentidos; es un recuento   de las diversas  modalidades  que rodean el acto  y del modo como han llegado  a su conocimiento los hechos  que se aseveran.

En todo caso, el  Juez,  cuando  el testigo explique las circunstancias de tiempo  y lugar  debe preguntarle  el porqué de su presencia en el sitio    y el porqué  de la  observación de los hechos  situación que en el caso  de  Mateo  a todas luces, se puede percibir  es falso, dado que  la descripción  que el testigo  da  de  la descripción física que no corresponde   a la real de Mateo.

Podemos decir  entonces que un testimonio no debe gozar  de credibilidad alguna  cuando desconoce o violenta  los principios de la lógica, la ciencia  o la experiencia y en estos casos como el de Mateo  y otros   se ha logrado demostrar  que son testigos falsos, donde el delito  y la falsedad   han adquirido  el carácter  de   habito,  mitomanía, o tendencia  a mentir.

Finalmente,  podemos determinar  que la valoración de este testigo  no tiene  ninguna relevancia  para el caso Mateo, pues observemos que   este medio de  prueba  carece la percepción, memoria  y   credibilidad del depositante. Como  lo explica  el Profesor  Miguel Ángel Beltrán; “En efecto, la captura de Mateo se hizo con base en la declaración de una de las víctimas que en el momento de los hechos era menor de edad y que identificó a la persona que lo amordazó como un individuo de tez morena, cabello rubio recogido y depilado. Cerca de un año y medio después el mencionado testigo, en un reconocimiento fotográfico, cuyo procedimiento arroja serias dudas, señaló a Mateo como el responsable de haber colocado el explosivo panfletario en el lugar de los hechos que se le imputan. Pero lo cierto es que la descripción física hecha por el testigo no coincide con la de Mateo que es una persona de tez blanca, de pelo castaño oscuro, cejas pobladas y que desde sus años de adolescente no usa el cabello largo, como lo puso de presente su abogado defensor Eduardo Matías.”[2]

Es más,  podemos  afirmar  con toda certeza que   esta práctica  se viene realizando  de una manera  sistemática  por parte del Estado  como  una política  pública  para  mostrar falsos resultados frente   a la  criminalidad, pues el mismo señor presidente  de la República  y su Ministro de Defensa  tomaron cartas  en el asunto  y de una  manera pública  mostraron  un show mediático en el caso  Mateo; frente  a esta situación el Profesor  Miguel Ángel Beltrán expresa; Es claro que la captura de Mateo y su presentación ante la opinión pública como un “peligroso terrorista”, tuvo como trasfondo inmediato la directriz presidencial dada el día anterior a la policía en el sentido de “capturar de manera inmediata a los responsables del atentado de la Macarena” y dar así un parte mediático de tranquilidad a la ciudadanía bogotana, tras el fallecimiento del patrullero Albeiro Garibello. Para ello se recurrió aun “falso positivo judicial”, práctica que ha ejercido de manera sistemática el Estado colombiano y que, entre otras cosas, busca mostrar la capacidad operativa de las autoridades incriminando en hechos delictivos a personas inocentes que proceden de familias de escasos recursos o como en el caso de Mateo, tienen un cierto perfil crítico.[3]

El Ente investigador  se ha convertido  en un instrumento de persecución  y criminalización  contra  la  Universidad, la Libertad  de Pensamiento, de opinión, de cátedra  y desde  luego  contra el pensamiento  crítico de los opositores al sistema; Como lo describe Pablo Enrique Triana; “Colombia es un Estado tan ridículo que su Fiscalía puede inculpar a un joven estudiante simplemente diciendo que es estudiante de la Nacional (la universidad de los tirapiedra), que viajó a Cuba (tierra del demonio) con su mamá, y que durante su adolescencia ha cambiado muchas veces de look (¿qué adolescente no lo hace?). Pero en cambio, frente al centenar de asesinatos de líderes sociales en las regiones apartadas del país, tiene la osadía de decir que son hechos inconexos, que no hay ningún común denominador en los asesinatos… Ah claro, salvo el pequeño detalle que todos eran líderes sociales en regiones de alta incidencia paramilitar. Pero no, la justa, imparcial e ilustre Fiscalía prefiere decir que eso deben ser homicidios de delincuencia común, atracos o venganzas personales, y que todos los que pensamos que tal vez esos asesinatos se deban a que todas las víctimas defendían causas sociales, somos loquitos de las conspiración, paranoicos obsesionados con el coco que vemos fantasmas donde no hay.[4]”,

 

Y es  por ello que  Mateo  Gutiérrez  debe ser puesto  inmediatamente  en Libertad  y que una vez  más  se debe investigar  a fondo  este carrusel  de los falsos testigos  de la Fiscalía General de la Nación  que ha venido  criminalizando  con estas falsos testimonios  el pensamiento crítico.

 

Abril 12 de 2017.

 

[1] Roxin Claus.  Fundamentos  Políticos  Criminales  del Derecho Penal

[2] Beltrán, Miguel Ángel. La Injusta Judicialización de Mateo: Continuidad de la Pedagogía para la Guerra.  Abril  10 2017.

[3] Ibídem.

[4]  Triana Ballesteros. Pablo Enrique.  Las Dos  Orillas.  https://www.las2orillas.co/mateo-gutierrez-falso-positivo-judicial/

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

  • Exiliados invisibilizados
  • Declaración final del II Encuentro de la Constituyente de Exiliadas y Exiliados Perseguidos por el Estado colombiano
  • marx_foto_misu_joaco_pinzon

Föreningen Jaime Pardo Leal

Föreningen Jaime Pardo Leal

Video Clip FARC EP

Volver